9 Versículos Sobre El Perdón: Qué Dice La Biblia Acerca Del Perdón

Versículos sobre el perdónLa Biblia nos ofrece consejos específicos sobre qué hacer cuando reconocemos nuestro pecado y la necesidad de ser rescatados: acudir a Dios y buscar el perdón. En este artículo te mostraremos algunos versículos sobre el perdón y sus respectivas explicaciones.

Muchos de los problemas que presentamos hoy en día (incluida la amargura en nuestro corazón), son  a causa de la falta de perdón hacia los demás, por lo cual debemos sacar todo lo que llevamos por dentro y perdonar a nuestros semejantes.

Por otro lado, recordemos que Dios perdona nuestras iniquidades, pero también desea que perdonemos a los que nos han ofendido. No solo porque es agradable ante sus ojos, sino también porque el hecho de no hacerlo nos causa daño.

Quizás te puede interesar: Perfeccionando el Perdón. 3 Pasos para Avanzar en la Madurez Cristiana

Índice De Contenidos

    Versículos sobre el perdón

    A continuación te mostramos los más representativos versículos sobre el perdón. Debajo de cada uno de estos encontrarás una pequeña explicación para ayudarte en su análisis. Es importante que los internalices y entiendas lo que Dios te está queriendo decir. Lee con detenimiento:

    1. Salmo 103: 10-12

    Él no nos trata según nuestros pecados, ni nos paga según nuestras iniquidades. Porque tan alto como los cielos sobre la tierra, tan grande es su misericordia para con los que le temen; Como está el oriente del occidente, así aleja de nosotros nuestras rebeliones.

    Los términos iniquidades (v. 10) y transgresiones (v. 12) son términos que se utilizan en la biblia para nombrar el pecado; Dios perdona todas esas cosas. Asimismo, el amor constante (Sal. 103: 11) y la compasión se relacionan con la misericordia de Dios.

    2. Salmo 51: 1–2

    Ten misericordia de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a tu abundante misericordia borra mis rebeliones. ¡Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado!

    El salmo comienza con una petición de perdón a Dios. Los términos misericordia y amor constante, así como transgresiones, iniquidad y pecado, todos evocan la proclamación de Dios (Éxodo 34: 6-7), con su enfoque en su gracia y bondad. La súplica de misericordia aquí es humilde, basada enteramente en la misericordia de Dios, reconociendo francamente que el adorador no la merece.

    Los términos lavar (cf. Ex. 19:10) y limpiar (cf. Num. 19:19) provienen del sistema ceremonial, donde se refieren a ritos que permiten a una persona entrar sin peligro a la presencia de Dios. Aquí el salmo se centra en la condición interior a la que apunta la ceremonia.

    3. Mateo 6: 9-15

    Oren, pues, así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu reino, hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

    Porque si perdonas a otros sus ofensas, tu Padre celestial también te perdonará a ti; pero si no perdonas a otros sus ofensas, tampoco tu Padre perdonará tus ofensas. Perdónanos nuestras deudas no significa que los creyentes necesiten pedir diariamente la justificación, ya que son justificados para siempre desde el momento de la fe salvadora inicial (Romanos 5: 1, 9; 8: 1; 10:10).

    Más bien, esta es una oración por la restauración de la comunión personal con Dios cuando la comunión ha sido obstaculizada por el pecado (cf. Efesios 4:30). Aquellos que han recibido tal perdón están tan conmovidos por la gratitud hacia Dios que también perdonan con entusiasmo a los que le deben.

    4. Hechos 2: 38-39

    Y Pedro les dijo: “Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para ti, para tus hijos y para todos los que están lejos, todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios llama”.

    Esto no implica que las personas puedan ser salvas sin tener fe en Cristo como Salvador, porque la necesidad de creer está implícita tanto en el mandamiento de "arrepentirse" como en el mandamiento de "ser bautizados en el nombre de Jesucristo por el perdón de tus pecados".

    La disposición a someterse al bautismo es una expresión externa de fe interna en Cristo (cf. 1 P. 3:21). El evangelio se puede resumir de diferentes formas. A veces, la fe sola es nombrada como la única cosa necesaria para la salvación (Juan 3:16; Hechos 16:31; Rom. 10: 9; Efesios 2: 8-9).

    Otras veces se menciona el arrepentimiento solamente (Lucas 24:47; Hechos 3:19; 5:31; 17:30; 2 Corintios 7:10), y a veces ambos son nombrados (Hechos 20:21). La fe genuina siempre implica arrepentimiento y viceversa. El arrepentimiento incluye un cambio de mentalidad que termina por reforzar la confianza en Dios o la fe.

    5. 1 Juan 1: 7–10

    Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarlos y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso y su palabra no está en nosotros.

    Los cristianos deben confesar sus pecados, inicialmente para recibir la salvación y luego para mantener la comunión con Dios y entre sí (v. 3). Dios es “lento para la ira y grande en misericordia, perdonando la iniquidad y la transgresión” (Núm. 14:18). Sin embargo, Juan también deja en claro (1 Juan 3: 6, 9) que el pecado persistente sin arrepentimiento no es la marca de un cristiano: Dios “de ninguna manera librará al culpable” (Núm. 14:18).

    6. Hebreos 9:22

    De hecho, según la ley, casi todo se purifica con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados.

    En la ley mosaica, la purificación inicial del pueblo de Dios y de su santuario requería sangre de sacrificio (v. 18-21), y tales sacrificios seguían siendo necesarios en la ley en nombre del pueblo de Dios (p. Ej., V. 7; 10: 1–4). Esto se debe a que el pecado requiere un sacrificio de sangre expiatorio (Levítico 17:11). El sacrificio más grande fue el de Cristo.

    7. Salmo 32: 1

    Bienaventurado aquel cuya transgresión es perdonada, cuyo pecado está cubierto. Bienaventurado el hombre contra quien el SEÑOR no cuenta iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño. Porque cuando guardé silencio, mis huesos se consumieron a causa de mis gemidos durante todo el día. Porque de día y de noche tu mano pesaba sobre mí; mi fuerza se secó como por el calor del verano. Reconocí mi pecado, y no encubrí mi iniquidad; Dije: "Confesaré mis transgresiones al SEÑOR", y tú perdonaste la iniquidad de mi pecado. 

    Los términos “transgresión”, “perdonado”, “pecado” e “iniquidad” hacen eco de Éx. 34: 6–7, la expresión fundamental de la bondad y la misericordia de Dios para con aquellos que reciben su pacto. Nadie necesita obligar a Dios a mostrar misericordia; más bien, los fieles confiesan sus pecados porque creen que él es misericordioso.

    Cuando Dios “cubre” el pecado, con gracia lo borra (cf. 85: 2); cuando el hombre "cubre" su pecado, lo está escondiendo pecaminosamente (cf. Prov. 28:13). Estos versículos apoyan el tema de que solo los perdonados son verdaderamente felices.

    Tal vez quieras conocer: El poder del perdón - 5 pasos a seguir para perdona

    La vitalidad perdida de los v. 3-4 refleja realmente una misericordia; refleja la mano de Dios sobre sus fieles, para ayudarlos a llegar al punto de confesarse. Habiendo llegado a ese punto, el cantante reconoció su pecado, y Dios perdonó su iniquidad; esto trae el salmo de regreso al v. 1, con la implicación de que el cantante ahora ha aprendido más plenamente la bendición de ser perdonado.

    8. Mateo 18: 21–22

    Entonces se acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿Cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo le perdonaré? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: “No te digo siete veces, sino setenta veces siete”.

    Dentro del judaísmo, tres veces fue suficiente para mostrar un espíritu perdonador (basado en Job 33:29, 30; Amós 1: 3; 2: 6), por lo que Pedro cree que ha mostrado generosidad. Pero los verdaderos discípulos de Jesús deben perdonar sin llevar la cuenta (setenta veces siete). Esto puede hacer eco y revertir la jactancia de venganza de Lamec en Génesis 4:24.

    9. Lucas 23:34

    Y Jesús dijo: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Y echaron suertes para dividir sus vestidos.

    Jesús cumple su propia enseñanza sobre amar a los enemigos (Lucas 6:35) y destaca el hecho de que su muerte estaba proporcionando la base misma sobre la cual los que lo crucificaron podrían ser perdonados (Isa. 53:12). Por tanto, Jesús proporciona un ejemplo para todos los creyentes que lo seguirían (Hechos 7:60; 1 Ped. 2: 21–24).

    "No saben lo que hacen" no absuelve ni a los judíos ni a los romanos de su responsabilidad en la muerte de Jesús, pero muestra que no comprendieron completamente el horrible mal que estaban haciendo al crucificar al "Santo y Justo". (Hechos 3:14) quien era tanto el verdadero Mesías como el Hijo de Dios.

    Cómo afecta el hecho de no perdonar

    Una de las cosas más difíciles de hacer en la vida es dejar de lado los sentimientos amargos hacia los demás, hacia nosotros mismos y hacia Dios. La amargura se define como una actitud de ira y hostilidad prolongadas e intensas. A menudo se le une el resentimiento y el deseo de "desquitarse".

    Es el resultado de no perdonar a alguien y dejar que el dolor y la ira crezcan hasta que el dolor y el resentimiento hieran la visión de la vida. La amargura también es un pecado que puede destruir la vida. Romanos 12:19 nos ordena no buscar venganza, sino dejar que Dios se vengue. Los elementos clave de la amargura son la ira no resuelta, la incapacidad de llorar y la falta de control:

    • Ira no resuelta: Efesios 4:26 dice que podemos enojarnos sin pecar. Pero cuando la ira no se resuelve y le permitimos quedarse con nosotros, se convierte en amargura.
    • Incapacidad para llorar: al pasar por traumas, pérdidas y relaciones que no están a la altura de las expectativas o no satisfacen nuestras necesidades, experimentamos tristeza y pérdida. Cuando no nos afligimos adecuadamente y experimentamos la ira adecuada, esto puede convertirse en amargura.
    • Falta de control: cuando las personas no cumplen con nuestras expectativas, podemos obsesionarnos con tratar de arreglarlas o pensar en las formas en que podrían cambiar. La realidad es que normalmente no podemos hacer que los demás cumplan con nuestras expectativas, solo podemos esperar controlar nuestros propios comportamientos.

    Cómo deshacernos de la amargura

    Los pasos de acción clave para dejar ir la amargura deben involucrar primero un proceso de aceptación y perdón:

    Aceptación

    Estos son los pasos que debes seguir para llegar a la aceptación:

    • Paso 1: haz una lista de las personas que te han lastimado y escribe lo que necesitabas o esperabas de cada una.
    • Paso 2: al lado de cada persona, escribe cómo te sentiste cuando esa persona no satisfizo tus necesidades.
    • Paso 3: por último, escribe si crees que esa persona alguna vez podrá satisfacer tus necesidades. Sé muy honesto y realista cuando haga esta lista.

    Perdón

    Esto es lo que te recomendamos hacer para pedir perdón a Dios con sinceridad:

    • Paso 1: pídele a Dios que te ayude a perdonar. El perdón consiste en dejar ir la ira y el deseo de venganza. Date cuenta de que eres impotente para perdonar a menos que tengas la fuerza de Dios. Dios no te pide que hagas algo sin usar Su fuerza y poder (Salmo 29:11).
    • Paso 2: es necesario tener compasión por los que nos han ofendido. Una vez más, Dios puede darnos esta compasión cuando la pedimos.
    • Paso 3: mírate en el espejo y piensa en las áreas en las que necesitas perdonar tus propias acciones y comportamientos. La amargura hacia los demás puede empeorar cuando llevamos con nosotros la vergüenza y la culpa por las cosas que hemos hecho. Recuerda que el perdón de Dios está disponible para todas las personas, incluido tú.

    Echa un vistazo a: El Deber de Perdonar. Los 4 Llamados al Ejercicio del Perdón.

    Pensamientos finales

    Esperamos que estos versículos sobre el perdón hayan llegado de forma agradable a tu corazón. Recuerda que el pecado, la culpa y la falta de misericordia hacen que se cree una barrera en nosotros, la cual nos separa de la presencia de Dios. No por el hecho de que el Señor se aleje de nuestra persona, sino porque nosotros mismos tendemos a alejarnos de Él. El perdonar a los demás no solamente es agradable a Dios, también nos libera de la amargura.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir