Afuera Los Disfraces – Reconociendo Al Verdadero Creyente

¿Has escuchado la frase: “Afuera los disfraces” dentro de alguna predicación o estudio? yo en lo particular no la eh oído. La razón es porque en algunas iglesias cristianas no se enseña la importancia real de ser un verdadero creyente.

Sí, aunque la frase “afuera los disfraces”, y más la palabra “disfraz” suene fuerte, es importante saber identificar si somos parte de estas personas que piensan que son creyentes o si somos realmente seguidores de Jesús (Yahshúa Ha Mashiaj). En este estudio te mostraremos cuales son las características de un creyente y de un no creyente y así puedas cuidar la integridad de la iglesia en general:

También puedes leer sobre:Estilo de Vida del Creyente. 10 formas para ser un verdadero cristiano

Índice De Contenidos()

    ¿Cuáles son las características de los verdaderos creyentes?

    Afuera Los Disfraces – Reconociendo Al Verdadero CreyentePara comenzar, las características del verdadero creyente comienza a presentarse a lo largo de la vida cristiana, estas “características” no solo se reflejan en quitar de nuestra vida los pecados que son “visuales” como: las drogas, alcohol, fumar, decir malas palabras, entre otras, que para la sociedad no tienen moralidad.

    Las características del creyente verdadero la podemos idealizar en (Efesios – Efesyim 1:19), donde el apóstol Pablo ora para que los creyentes comprendan el gran poder de Dios obrando en ellos.

    La enumeración real comienza en Efesios – Efesyim 2: 1-7 en estos pasajes Pablo explica y describir el pasado, presente y futuro del creyente verdadero.

    También describe lo que el poder de Dios ha hecho en nuestras vidas, lo que está haciendo y lo que hará. Por lo tanto, está dando características de los verdaderos creyentes, aquellos que han experimentado el poder de Dios.

    Este es uno de los problemas de la iglesia contemporánea. Está lleno de personas que declaran: "Conozco a Dios (Elohim)" y "Soy cristiano". Pero sus vidas no muestran señales de su poder, de una relación salvadora con él.

    Si el poder que levantó a Cristo (Mahiaj) de entre los muertos y lo sentó por encima de todas las autoridades está obrando en nosotros, habrá evidencia. Al considerar estas características de los verdaderos creyentes, debemos considerar si las poseemos. Porque si la realidad pasada y presente de un verdadero creyente no es nuestra, podemos estar seguros de que la realidad futura de un creyente (principalmente el cielo) no es nuestra también.

    Cristo (Mashiaj) dijo que en los últimos días muchos declararán: "Señor (Mi Amo), Señor (Mi Amo)", pero él responderá: "Nunca te conocí". (Mateo - Mattiyah 7: 22- 23).

    Características del no creyente (El disfraz)

    Las características del NO CREYENTE la podemos notar en (Mateo - Mattiyah 7: 22- 23):

    1. Siempre van por la vida juzgando a las personas por los errores: esta es la primera característica de una persona que se cree creyente. La mayoría de las veces estos (“cristianos”) usan la biblia para regañar en público a los demás hermanos de la congregación, se meten mucho en la vida ajena dando opiniones, cuestiona constantemente la salvación de los demás y se sienten superiores.
    2. Creen saberlo todo: este es otro punto de reconocer a un “disfraz cristiano”. Estas personas tienen mucho estudio, conocen muy bien la palabra, pero olvidan ponerla en práctica. por ejemplo; si un hermano hace un estudio, estos (disfraces) critican el más mínimo error y tratan de ridiculizar al hermano que da la enseñanza.
    3. Están inflados del ego: piensan que siempre tienen la razón, se creen súper sabios, se creen los más ungidos o que son especiales.
    4. Están criticando constantemente: en las reuniones siempre están criticando las opiniones de los líderes, imponen sus ideas y hacen berrinches si no se les toma la palabra. además de esto, nunca aportan ningún beneficios para la comunidad cristianas, solo emite quejas y más quejas.
    5. Ayudan para ser vistos por los demás: tienden a dar a los necesitados para ser reconocidos, dan cantidades de dinero en ofrendas para que los demás vean que es mejor benefactor, tiende a tomarse fotos y videos presentándose como el actor principal.
    6. Nunca fueron salvo en realidad: lamentablemente, estas personas nunca fueron salvas a pesar de haber confesado, aprendido la palabra y asistido con regularidad a la iglesia. Esto se refleja en (Mateo - Mattiyah 7: 22- 23)

    ¿Cómo reconocer que hemos echado afuera los disfraces en nuestra vida cristiana?

    Responder esta pregunta es muy sencilla cuando comenzamos a conocernos a nosotros mismos, para empezar puedes hacerte estas grandes preguntas:

    • ¿Cuáles son las características de los verdaderos creyentes: su pasado, presente y futuro? 
    • ¿Qué aplicaciones debemos tomar de estas verdades?

    Para la primera interrogante debemos pensar sobre la realidad del pecado en nuestra vida. El pecado en sí, nunca dejará de existir, nacimos con una naturaleza pecaminosa y siempre tendremos tentaciones rondando en cada aspecto esencial (CON ESTO NO QUIERO DECIR QUE ES BUENO PECAR) sino todo lo contrario, Dios (Elohim) nos dio el poder para poder resistir (controlar) el pecado.

    Estas son las características de que estas echando afuera los disfraces de tu vida:

    1. Constancia a pesar de las caídas: esto es cuando pecas (no deliberadamente) pero, aun así sigues asistiendo y tratas de cambiar el error cometido a tu propio ritmo. NO todos podemos quitarnos un pecado de golpe, así que no te desanimes si sientes que fallaste, sigue el camino hacia adelante.
    2. Sientes misericordia por tus hermanos: no críticas a tus hermanos caídos, el proceso de madurez comienza cuando piensas que tu también pasaste por la misma situación y ayudas de alguna forma a levantar al débil en la fe.
    3. Das sin condicionamientos: no te preocupas por sobresalir a dar a los necesitados, siempre le das el mérito a Dios (Elohim) por cada acción buena que haces y evitas lo más posible que te reconozcan como el beneficiario principal. También te despreocupa a quien le haces favores (no sientes rencor si la persona a la que ayudas te hizo daño alguna vez)
    4. Reconoces que aun eres pecador: a pesar de lograr tener una vida integra y sin reproches, reconoces que puedes caer en cualquier momento. También eres humilde y tomas consejos.

    ¿Cuáles son otras características de los verdaderos creyentes?

    Aparte de las características mencionadas, existen otras que hacen notoriedad en nuestras vidas y que son esenciales para demostrar que somos verdaderos cristianos y que echamos afuera los disfraces de creyente falso o a la secreta.

    (Efesios – Efesyim 2: 2-3) en los versículos 2-3, Pablo describe cómo los creyentes vivían anteriormente un estilo de vida de desobediencia.

    Antes de Cristo (Mashiaj), seguimos al mundo, a Satanás (Ha satán) y a la carne hacia la desobediencia hacia Dios (Elohim). No es que los creyentes ya no sean tentados por estas tres fuerzas, porque lo son. Sin embargo, los verdaderos creyentes ya no siguen estas tres fuerzas como estilo de vida. Un estilo de vida de desobediencia y cautiverio a estas fuerzas ya no los caracteriza debido al poder de Dios en la salvación.

    Un verdadero creyente ya no vive un estilo de vida de desobediencia al seguir estas fuerzas. Ahora consideraremos estas tres influencias que controlan la vida de los incrédulos y aún tientan a los creyentes.

    1. Antes de Cristo (Yahshúa Ha Mashiaj), los creyentes siguieron los caminos de este mundo.

    Cuando Pablo dice "mundo" (olam hazeh), no se está refiriendo al mundo físico sino al sistema social de valores en el mundo, que está en contra de Dios (Elohm). El mundo es un sistema de pensamientos y creencias que contradicen a Dios y su Palabra. Es un sistema de pensamiento grupal, en el que se espera que todos piensen lo mismo, es una especie de "esclavitud cultural".

    Incluye cómo las personas ven el éxito, la belleza, la familia, las riquezas, el poder y la vida en general. El mundo está tratando de adaptar a todos a la misma imagen y alejar a las personas de seguir a Dios. (Romanos – Romanyim 12: 2)

    El mundo está tratando de moldear a las personas en el mismo patrón. Esto se manifiesta en muchas formas e ideologías. Uno de los patrones principales en este mundo de hoy es el pluralismo y el relativismo. Dice: "Puedes creer todo lo que quieras creer, y si es bueno para ti, está bien, siempre y cuando no lastime a nadie más". 

    Esto es lo que ofrece el sistema actual:

    • No existe el bien o el mal real, excepto creer en la verdad absoluta.
    • La inmoralidad sexual está bien.
    • La homosexualidad está bien.
    • El adulterio está bien.
    • El divorcio es aceptable.

    En una sociedad como esta, el cristianismo se vuelve cada vez más marginado y perseguido porque enseña "absolutos verdaderos" como:

    • No se debe mentir.
    • No se debe robar o engañar.
    • La inmoralidad sexual está mal.
    • La homosexualidad está mal.
    • Cristo es el único camino al cielo.

    Sin embargo, aquellos que han sido verdaderamente salvos, aunque todavía afectados por el mundo, no se caracterizan por él. Un verdadero cristiano comúnmente se verá burlado, considerado extraño o incluso perseguido.

    Otros dirán: "No quieres emborracharte el fin de semana". "No tienes relaciones sexuales antes del matrimonio". "No nos ayudarás a hacer trampa en esta prueba". "No mentirás". "No maldices". "¿Qué sucede contigo?"

    2. Antes de Cristo (Mashiaj), los creyentes siguieron los caminos del diablo (Ha satán).

    Los creyentes no solo siguieron el camino del mundo antes de conocer a Cristo, sino que también siguieron los caminos del diablo (Ha satán). Pablo dijo que los efesios siguieron al "gobernadores de los poderes del aire " (Efesios - Efesyim 2: 2).

    Ahora, cuando Pablo habla de esto, no está diciendo que todo incrédulo esté poseído. Las Escrituras enseñan que Satanás (Ha satán) no es omnipresente como Dios. Lo que hace es engañar a los incrédulos tentándolos a través del sistema mundial, los demonios y la carne para que sean desobedientes a Dios.

    ¿Qué tipo de tentación usa Satanás?

    Satanás tienta a la gente con mentiras. En la primera tentación, le mintió a Eva, diciéndole que si comía del árbol sería como Dios. También dio a entender que Dios le mintió y no quería lo mejor para ella.

    Esto también se aplica a la obra de Satanás en el sistema mundial. Es un sistema construido sobre mentiras. Dice: “La gente debe hacer esto; deben hacer eso; deben pensar de esta manera; deben vestirse de esa manera". Es un sistema basado en las mentiras.

    Satanás tienta a la gente a través del miedo.

    Satanás tienta a través del miedo: miedo al futuro, miedo al pasado, miedo a lo que piensan los demás. Proverbios – Mishlei 29:25 dice: "temer y reverenciar a seres humanos es una trampa". A través del miedo, Satanás obstaculiza a las personas y les impide seguir a Dios y hacer su voluntad.

    Satanás tienta a la gente por amor al dinero y al poder.

    Esto es exactamente lo que persigue la mayoría del mundo. Están buscando dinero y fama, y ​​eso los aleja de seguir a Dios. 1 Timoteo – Timoteos alef 6:10 hace la referencia sobre los que aman el dinero.

    3. Antes de Cristo (Mashiaj), los creyentes siguieron las concupiscencias y los deseos de la carne.

    La última forma en que los creyentes fueron controlados e influenciados para desobedecer a Dios es a través de la carne. Cuando Pablo dijo la carne, no se estaba refiriendo al cuerpo.

    El cuerpo en sí es neutral, se puede usar para bien o para mal. Sin embargo, dentro de nuestros cuerpos, tenemos una "naturaleza caída" heredada de Adán. Tenemos una naturaleza llena de lujuria y deseos de cosas malas como:

    • Anhelamos el sexo fuera del matrimonio
    • La riqueza y el poder.
    • La comida y el sueño excesivos, etc.

    Sin embargo, si ahora estamos siguiendo a Cristo (Mashiaj), ya no estamos controlados por estos deseos porque Jesús (Yahshúa Ha Mashiaj) quebró el poder y el control de la carne. Estos deseos ya no nos controlan, pero aún nos tientan y pueden convertirse en fortalezas en nuestras vidas.

    ¿Qué pasa con otras religiones y cómo la gente busca otros dioses?

    Las Escrituras dicen que esto es en realidad un rechazo del Dios (Elohim) verdadero. Dado que el hombre no acepta al Dios (Elohim) verdadero, inventa ídolos a su propia imagen o las imágenes de otras criaturas (Romanos 1: 21-23).

    Pero no buscarán al Dios verdadero. Ellos no pueden Romanos - Romanyim 3: 11-12 dice: “¡de hecho, cambiaron la Gloria de YAHWEH inmortal por semejanza de meras imágenes, como un ser humano mortal, o como pájaros, animales o reptiles".

    Este es el estado de la humanidad: muerta para Dios (Elohim). No pueden entender a Dios (Elohim), se han apartado de él y no lo buscan. Están muertos en transgresiones y pecados.

    ¿Significa esto que el hombre no puede hacer ningún bien?

    El hombre todavía está hecho a imagen de Dios (Elohim), a pesar de que está dañado por el pecado y tiene una naturaleza caída (Génesis - Bereshit 9:6). Por lo tanto, tiene una tremenda capacidad para hacer el bien, ya que refleja naturalmente a Dios (Elohim).

    Sin embargo, el hombre no puede hacer nada bueno que agrada a Dios, ni puede contribuir a su salvación. Romanos - Romanyim 3:12 dice, "no hay uno que muestre bondad, ni tan siquiera uno". Incluso las acciones justas del hombre son como trapos de inmundicia a los ojos de Dios (Isaías – Yeshayah’ yah 64: 6).

    Esto es cierto porque las obras del hombre provienen de un corazón equivocado, un corazón lleno de orgullo, ambición egoísta, envidia y celos, un corazón sin amor (cf.1 Cor 13: 1-3). A esto a menudo se le llama la "depravación del hombre".

    Quizás te interese leer: 10 Consejos prácticos para vencer la ira

    ¿Qué significa esto?

    Este es el estado de todos los creyentes antes de venir a Cristo. “Estábamos” muertos y todo verdadero creyente comprende su estado pecaminoso ante Dios, tal como lo hicieron los efesios. 1 Juan – Yojanán alef 1: 8 dice que aunque digamos que no pecamos nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

    Cuando Juan dice que la verdad no está en nosotros, probablemente se esté refiriendo al evangelio. La seguridad de la salvación es uno de los temas de 1 Juan. Escribe a los que creen en el Hijo de Dios para que sepan que tienen vida eterna (1 Juan 5:13).

    Sin el reconocimiento de nuestro pecado, depravación y muerte ante Dios, nadie puede ser salvo. Para entender el evangelio, las buenas nuevas, primero hay que entender las malas noticias: la muerte espiritual del hombre y la necesidad de un salvador.

    Si uno no lo reconoces y aceptas, no puedes salvarte. No puedes confiar en tus buenas obras, la inmersión, las oraciones, etc., y ser salvo.

    Es importante entender esto, porque hay quienes piensan que no tienen pecado o que sus pecados no son tan malos, y que pueden ser salvos sin la gracia. Era especialmente importante para los judíos escuchar esto, porque muchos judíos creían que podían guardar la ley perfectamente y, por lo tanto, merecían la salvación.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir