El amor ágape según la Biblia. 4 Aspectos resaltantes

El amor ágape según la biblia se refiere a un término greco-cristiano que denota la manera de amor más elevada que existe, y es el amor de Dios por la humanidad y la que siente el hombre por Dios. Según la creencia cristiana y de acuerdo con el Nuevo Testamento, el amor ágape hace alusión al amor de alianza de Dios hacia los seres humanos, y de éstos hacia Dios.

Puedes leer: Cuáles Son Los Atributos De Dios: Características Trasferibles E Intransferibles

Índice De Contenidos

    El amor ágape según la biblia

     El vocablo “ágape” es traducido por lo general como la palabra “amor” de acuerdo con el Nuevo Testamento de la biblia. Pero cuál es la diferencia entre el amor ágape y otras formas de amor, se diferencian porque la esencia del amor ágape es la benevolencia, la buena voluntad y la complacencia de hacer la voluntad de Dios.

    Por otro lado, debemos aclarar que esté término no está asociado al amor sexual o romántico, ni tampoco hace referencia al amor de amistad o fraternal sino que el amor ágape implica compromiso, lealtad y se refleja en un acto de hacer la voluntad de Dios, la cual es perfecta.

    Así que este tipo de amor se diferencia de las otras manifestaciones afectivas porque tiene un alto nivel de moralidad y de carácter fuerte. En la biblia podemos encontrar una descripción hermosa acerca de lo que es el amor ágape:

    “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

    El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Corintios 1-13

    En este sentido, en este versículo queda descrito de forma extraordinaria y detallada el significado del amor más puro, que es el amor ágape, el amor de Dios hacia la humanidad entera. Y el Apóstol Pablo exhorta a los Corintios para que recuerden la importancia de este tipo de amor, ya que quería que mostraran amor en todo lo que hacían.

    Te invito a leer: ¿Que Es El Amor De Dios? Características

    Así que este profeta exaltó el amor como el nivel más elevado en esta carta a la iglesia en Corinto, donde se refleja que el amor a Dios y a los demás debía ser el principal motivador de todas sus acciones, porque el amor no se refiere solamente a un atributo de Dios, sino que el amor es su esencia.

    Así que Dios es esencialmente amor. Sólo Él puede amar en la plenitud y perfección de lo que es el verdadero amor: “Quien no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:8)

    Por su parte, el término ágape en otros contextos tiene connotaciones diferentes, pero en el nuevo testamento se emplea para describir el amor que es de Dios y que proviene de Él, donde la naturaleza misma es el amor: "… Dios es amor" (1 Juan 4:8). Así que Dios no solo ama, sino que Él constituye el amor y todo lo que Dios hace emerge de su amor.

    Por otro lado, la palabra Ágape además se emplea para describir nuestro amor por Dios (Lucas 10:27), el respeto fiel de un siervo hacia su Padre Celestial (Mateo 6:24), y el apego de un hombre por el mundo (Juan 3:19).

    Cabe destacar que la clase de amor que define a Dios no se refiere a un sentimiento romántico, sino que Dios ama, ya que es su naturaleza y la manifestación de su ser. Él ama a todos por igual, no porque lo merezcamos, sino porque constituye su propia naturaleza, y él es fiel a esa naturaleza.

    El amor ágape según la Biblia
    El amor ágape según la Biblia

    El amor ágape se manifiesta siempre por aquello que Dios hace, y lo podemos ver representando en la cruz: "Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)" (Efesios 2:4-5).

    En este sentido, el sacrificio era inmerecido, pero el amor de Dios es bondadoso, y siempre busca el beneficio de los que Él ama. La biblia señala que nosotros somos los destinatarios inicuos de su amor ágape, y este amor acarreó el sacrificio del Hijo de Dios por los que Él ama.

    Así que debemos amar con ese amor ágape, sean creyentes o enemigos. Al respecto en la biblia podemos ver que Jesús a través de la parábola del buen samaritano, nos mostró un vivo ejemplo de sacrificio hacia el bienestar de los demás, incluso por aquellos que quizás no son de nuestro agrado o no nos interesan.

    Entonces el amor ágape es representado por Cristo y no se basa en un mero sentimiento, sino en  un determinado acto de la voluntad de colocar incluso a los demás por encima de nuestros intereses. Lo cual demuestra la naturaleza del amor verdadero que sobre pasa todo entendimiento.

    Sin embargo el amor ágape no se da en nosotros naturalmente, y esto se debe a nuestra naturaleza pecadora, por lo cual no tenemos la capacidad de generar ese tipo de amor. Así que si vamos a amar así como lo hace Dios, ese amor sólo puede provenir de su Origen.

    De esta manera que este es el amor que "ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado", cuando nos convertimos en Sus hijos (Romanos 5:5; cf. Gálatas 5:22). "En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos" (1 Juan 3:16). Debido al amor de Dios hacia nosotros, podemos ser capaces de amarnos los unos a los otros.

    4 Aspectos resaltantes del amor ágape según la Biblia

    Tal como se ha expuesto anteriormente el amor ágape es la muestra más ferviente del amor verdadero, ya que es el amor de Dios en todo su esplendor y la manifestación de ese amor en nosotros. Para describir este tipo de amor es importante considerar los siguientes aspectos que lo definen:

    1.- Va más allá de las emociones

    El amor ágape no es una emoción ni un afecto, se extiende más allá de eso, ya que proviene de la naturaleza perfecta de Dios porque él es amor. Pero este amor se manifiesta con las acciones, tal como lo hizo Jesucristo mediante su sacrificio en la cruz del calvario, donde llevó a cabo la voluntad de Dios.

    Fe obediente por amor a él y a nosotros. De esta manera que este tipo de amor se muestra a través de los hechos, de lo que hacemos día a día, reflejando el amor de Dios en nosotros. Esto se puede visualizar a través del siguiente pasaje bíblico:

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16)

    2.- Expresa la hermandad

    Otro significado del amor ágape en la Biblia era la “fiesta de amor”, que estaba representada por una comida común en la iglesia primitiva que significaba la hermandad y el compañerismo entre cristianos: “Estos son arrecifes escondidos en vuestras fiestas de amor, como si fuesen con vosotros sin miedo, pastores alimentándose; nubes sin agua, arrastradas por los vientos; árboles sin fruto a finales de otoño, dos veces muertos, desarraigados” (Judas 12)

    En este sentido, uno de los aspectos que resalta dentro de las características de este tipo de amor es la hermandad que debe existir entre creyentes y hermanos de nuestro Padre celestial, y esto se debe demostrar con acciones, con buenas obras, con gestos de amor, del amor de Dios en nosotros.

    3.- Amarnos unos a otros

    Este es uno de los mandamientos que nos dejó Jesucristo cuando vino a la tierra, donde Jesús les dijo a sus seguidores que se amaran los unos a los otros de la misma forma que él los amó dando su vida por ellos. Pero este mandamiento era nuevo, ya que exigía una nueva clase de amor, un amor que reflejara la naturaleza misma de Dios:

    “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; así como yo os he amado, también vosotros debéis amaros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros” (Juan 13:34-35)

    4.- Jesucristo y Dios son “uno”

    Las Escrituras nos hablan acerca de que Jesucristo y Dios son uno, por lo cual al amar a Dios, estás amando también a Jesús. Por lo cual una de las maneras de demostrar el amor ágape es obedecer los propósitos de Jesús y el Padre celestial, ya que representan una unidad, tal como lo expresa en los siguientes versículos de la palabra:

    “El que tiene mis mandamientos y los guarda es el que me ama. El que me ama será amado por mi Padre, y yo también los amaré y me mostraré a ellos” (Juan 14:21)

    “Yo en ellos y tú en mí, para que se conviertan perfectamente en uno, para que el mundo sepa que tú me enviaste y los amaste así como me amaste a mí” (Juan 17:23)

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano