Aprendiendo de Lot - Cualidades y debilidades ante la adversidad

Aprendiendo de Lot aquello que es verdaderamente importante y es hacer la voluntad de Dios sin mirar atrás, siempre ir hacia adelante con esperanza de que nuestro Padre tiene el control aún en medio de la adversidad, porque en valles de sombras de muerte, encontraremos regocijo en su presencia.

Te invito a leer: 6 Niveles De Madurez Espiritual. Características Y Aplicación

Índice De Contenidos

    Aprendiendo de Lot – No mires atrás

    Para comprender las enseñanzas adquiridas de Lot y de sus vivencias como servidor de Dios, debemos conocer la historia. Lot era hermano de Abraham y éste le pidió que escogiera un lugar para vivir, y él escogió el área fértil de Sodoma, y Abraham tomó Sodoma que era como el Huerto de Edén, pero la otra área era distinta. Esto lo podemos observar en la palabra:

    “Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, antes que destruyese Jehová á Sodoma y á Gomorra, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto entrando en Zoar” (Génesis 13:10)

    Como suele suceder, muchas veces nos dejamos llevar por la apariencia, por aquello que vemos y por eso terminamos en problemas como le pasó a Lot. Sodoma era un pozo lleno de gran inmoralidad, de fornicación, homosexualidad, orgías, donde también se cambiaban las parejas con mujeres y solteras, y esto pasaba cuatro veces por año, en un ambiente muy bonito, ya que era un valle fértil entre las montes.  Incluso sus hijos participaban a esas abominaciones.

    Al ver todo esto, Dios bajó personalmente del cielo y se bajó de su trono, acompañado de dos ángeles, para investigar Sodoma. Estos tres seres espirituales visitaron a Abraham, y le advirtieron lo que pasaría en Sodoma, y también a las ciudades de la llanura.

    Luego de una comida con sus visitas, Abraham le clamó y le rogó para que el Señor salvara a Sodoma. Pero, Cristo le anunció que no había ni siquiera diez personas rectas en esa ciudad.

    Así que como no habían ni siquiera diez personas justas, Dios acabaría con Sodoma, Gomorra y las ciudades de la llanura. No era necesario que el Señor estuviera literalmente en Sodoma para saber todo lo que pasaba allí.  Él sabe todas las cosas, sin embargo él quería que supiéramos que él se interesa por su creación y tiene el control absoluto de todo lo creado. Aunque la biblia no nos indica que Dios siguió el camino a Sodoma, nos muestra que fueron allí los dos ángeles que le acompañaron.

    Jehová mandó a la familia de Lot a hacer lo que los ángeles le pidieran para poder salvarse de la destrucción que iba a ocurrir. Así que debían enfocarse en el mandato de Dios y seguirlo a cabalidad para resguardar su vida.

    Al respecto la palabra nos muestra este acontecimiento: “Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad” (Génesis 19:15)

    Al escuchar estas palabras, Lot le rogó a sus yernos que vinieran con él, y que salieran de Sodoma antes de que fuera destruida, pero ellos se burlaron y rechazaron su oferta para salvarles:

    “Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba” (Génesis 19:14)

    En este sentido, Dios le dio una oportunidad a la familia de Lot para que se salvaran de la destrucción de Sodoma y Gomorra pero los yernos no quisieron escuchar y se burlaron.

    Así que Dios actúa de acuerdo a su justicia pero no obliga a las personas, cada quien debe tomar sus decisiones y lamentablemente ellos tomaron una mala decisión que los destruyó.

    De la familia de Lot, solo las dos hijas, que habitaban en casa y su mujer, tuvieron la oportunidad de ser salvos. Sin embargo la mujer de Lot miró atrás, y fue convertida en sal: “Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal” (Génesis 19:26)

    Aprendiendo de Lot
    Aprendiendo de Lot

    De esta manera la mujer de Lot desobedeció el mandato de Dios cuando miró atrás y por eso fue convertida en estatua de sal porque anhelaba las cosas que estaba dejando y no estaba enfocada en ir hacia adelante a pesar de lo que estaba pasando.

    Cuál era el propósito de Lot a la luz de la biblia

    Al revisar la historia de Lot en las Escrituras podemos encontrarás características que realzan la identidad de este siervo de Dios, donde podemos resaltar los siguientes aspectos:

    1.- Lot era vigilante

     Lot era un siervo de Dios que estaba atento a lo que acontecía alrededor de la ciudad donde él habitaba, era vigilante cuando las tinieblas asechaban porque éstas son símbolos del pecado, y él no quería que entrara a su casa.

     2.- Un Adorador

    Lot se muestra como un adorador, ya que al recibir a los  ángeles, se inclinó en el  suelo, en señal de adoración y respeto al mensaje que Dios le estaba enviando.

    “Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino” (Génesis 19: 1-2)

    Este servidor se sentía perturbado por la conducta del pueblo, pero esto no le cambio su actitud como adorador porque él era justo y  su confianza estaba puesta en el Señor.

    Te puede interesar leer: Cómo ser un verdadero adorador. Claves para lograrlo

    De esta manera debemos aprender de Lot que a pesar de las adversidades y de las cosas que acontecen en este mundo, no debemos desenfocarnos, sino que debemos permanecer en actitud de adoración. Así que nuestra casa podrá ser salva, como en el caso de Lot, ya que no podemos evitar las abominaciones de este mundo, pero si podemos apartarnos, hacer el bien y confiar en la Supremacía de Nuestro Padre.

    3.- Servidor

    Lot se mostraba como un verdadero servidor del Señor, ofreciendo su casa para bendecir a los demás y atendiendo el mandato de Dios. Tal como se aprecia en el siguiente pasaje: “y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino” (Génesis 19:2) Lot siempre tenía la disposición de servir y el acto de lavar los pies es un acto de humildad.

    4.- Ofrecía lo mejor

    Lot nos muestra que cuando ofrecemos o demos algo, debemos hacerlo de corazón y con disposición. Lot ofreció panes sin levadura, y la levadura es símbolo de pecado, así que Lot ofreció de lo que tenía en su hogar.

    Él tenía una vida apartada para el Señor, así que debemos seguir su ejemplo y aprender a vivir sin levadura, ofreciendo lo mejor de nosotros. Por esta razón debemos vivir en santidad, ofrecer alabanzas en medio de la prueba como en el caso de Pablo y Silas que estando en la cárcel, adoloridos por los golpes que le dieron, solo alababan a Dios:

    “Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, este los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo. A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban” (Hechos 19:23-25) En este sentido, en la biblia hay muchos ejemplos donde nos muestran la importancia de la alabanza en medio de la prueba tal como Pablo y Silas.

     Cómo era la actitud de Lot - Cualidades y debilidades

    Lot era un hombre que por ser justo pudo alcanzar misericordia y Dios le dio la oportunidad de salir de Sodoma y salvar también a sus hijas. Fue tan noble que buscó salvar a sus yernos, pero éstos se negaron a escucharlo y por el contrario, se burlaron y por eso no lograron salvarse, al igual que la mujer de Lot que por mirar atrás fue convertida en estatua de sal.

    En este sentido, la actitud de cerrar la puerta tras de si nos muestra que Lot estaba decidido a pelear contra sus enemigos para que no entraran ni en su casa ni en su vida.

    De la misma manera, debemos adquirir esa actitud de lucha para no dejar que el enemigo entre en nuestra vida o en nuestros hogares. Así que debemos estar alertar y no dejar puertas medio abiertas, no permitir que todo el mundo entre a nuestra casa, de igual forma tenemos que cuidarnos de las cosas que tenemos en casa que pueden ser anatemas como videos, juegos, programas, películas, entre otros.

    De esta manera, Lot estaba pasando un momento difícil de lucha para que el pecado no entrara en su hogar, y de esa actitud de protección podemos aprender a no tomar decisiones apresuradas porque Lot comete el error de ofrecer sus hijas a esos hombres: “He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere” (Génesis 19:8)

    Por esta razón no debemos tomar decisiones sin consultar primeramente a Dios, ni debemos dejarnos guiar por nuestros impulsos y emociones, ya que esto nos puede traer consecuencias más adelante. Sin embargo, a pesar de que Lot tomó decisiones incorrectas supo establecer prioridades en su lugar; y esto lo hizo merecedor del título de Justo y pudo alcanzar la salvación.

    En este sentido, Lot nos enseña a pesar de vivir en una ciudad corrompida pudo vivir en santidad, apartado para Dios, y eso le agradó y por eso tuvo misericordia y atendió al clamor de Abraham, quien intercedió para salvar a su pueblo, pero solo Lot y sus hijas pudieron huir de la destrucción.

    Esto nos enseña que no tenemos en control de las personas para que éstas sirvan a Dios y atiendan a su mandato, así que a pesar de que él les advirtió a sus yernos, estos se negaron a creer, y fueron destruidos. Esto pasó de la misma manera en su mujer quien por mirar atrás se convirtió en estatua de sal.

    En este sentido, Lot nos da una lección de vida, ya que en medio de la destrucción tuvo la esperanza de ser salvo por la misericordia de Dios, y tuvo compasión por su familia y procuró salvarla.

    Sin embargo, no podemos obligar a las personas a que crean, solo podemos tener la intención de que busquen de Dios y reciban salvación, ya que nuestra familia está bajo la promesa divina de nuestro Padre Celestial: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa” (Hechos 16:31)

    Puedes leer: 10 Versículos De Salvación Y Sus Interpretaciones

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información