Bienaventurados Los De Limpio Corazón. Mateo 5: 8

Bienaventurados los de limpio corazón

Dios dice “Bienaventurados los de limpio corazón”. Seguramente en algún momento has escuchado esta frase en la iglesia o de alguno de tus compañeros cristianos. Pero ¿Qué significa esto? ¿Cómo es en realidad un corazón puro? A lo largo de este estudio lo estaremos explicando.

Lejos de la gracia de Dios, no hay felicidad. Es debido a la gracia común de Dios (es decir, Su bondad inmerecida otorgada a todas las personas sin importar su amor y creencia en Él) que todas las personas, sean cristianas o no, pueden experimentar un grado u otro de felicidad en todo el mundo, pero más los que tienen un corazón puro y agradecido.

La felicidad verdadera y duradera, está arraigada y se desborda al experimentar la gracia salvadora de Dios. La gracia salvadora de Dios satisface nuestras almas y ofrece gozo sin importar lo que nos rodea. Solo encontramos este tipo de felicidad duradera al creer en el evangelio de Jesucristo.

Es solo a través de la gracia salvadora de Dios que podemos llegar a tener un corazón puro ante Dios. Su sangre purifica nuestras almas y nos otorga la capacidad de ver a Dios, parcialmente ahora y completamente en la eternidad. Aquellos que son puros de corazón, están felices en Dios porque han visto a Dios en Jesús y esperan ansiosamente el gozo de verlo cara a cara.

Quizás te puede interesar: Lo que en verdad contamina el corazón según la biblia

Índice De Contenidos

    ¿Cuál es el significado de 'Bienaventurados los de limpio corazón'?

    En el Evangelio según Mateo, Jesús enseña a sus discípulos “Las Bienaventuranzas”, “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” (Mat. 5: 8). Ser bendecido es un estado de bienestar o felicidad en la relación con Dios. Los de limpio corazón están felices porque su pecado ha sido perdonado y se les ha concedido acceso a Dios el Padre.

    En nuestra cultura, la palabra “bendito” a menudo se refiere a recibir riquezas, bienes materiales o fama inconmensurables. Pero en el reino de Dios, “ser bendecidos” se refiere a nuestra satisfacción en Dios y el gozo de nuestra salvación. El rey David demuestra esta verdad al comprender el peso del pecado y pide un renovado deleite en la salvación de Dios:

    “Déjame oír gozo y alegría; que se regocijen los huesos que has quebrado. Esconde tu rostro de mis pecados y borra todas mis iniquidades. Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de tu presencia, y no me quites tu Santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y sustente con un espíritu dispuesto". - Salmo 51: 8-12.

    David acepta que cuando sus pecados están ocultos del rostro de Dios, el gozo y la alegría se encuentran en medio del quebrantamiento. Ha hecho la conexión de que un corazón y un espíritu puros restauran la alegría. Si hemos puesto nuestra fe en el evangelio, entonces nuestros pecados están cubiertos por la sangre de Jesús y nuestras vidas están escondidas en Cristo (Colosenses 3:17, Efesios 1: 7).

    ¿Quiénes son los puros de corazón?

    A través de la vida, muerte y resurrección de Jesús, a todos los pecadores que ponen su fe solo en Cristo se les concede un corazón puro. Aquellos que han sido llamados y redimidos por Dios, que “aman al Señor tu Dios con todo su corazón y con toda su alma y con toda su mente” (Mateo 22:37) son los que tienen un corazón puro.

    A lo largo de los Evangelios, Jesús nos llama repetidamente a una vida de pureza, una vida sin pecado ni contaminación. Muchos creen que el pecado es un comportamiento externo o una acción tomada, pero Jesús enseña que el pecado es lo que sale del corazón. Nuestro pecado se revela a través de nuestros pensamientos, actitudes, palabras y acciones.

    Porque de adentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, el hurto, el asesinato, el adulterio, la codicia, la iniquidad, el engaño, la sensualidad, la envidia, la calumnia, el orgullo, la necedad. Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre” (Marcos 7: 21-22).

    Los puros de corazón “se revestirán, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de corazón compasivo, de bondad, humildad, mansedumbre y paciencia, soportándose unos a otros y, si uno tiene una queja contra el otro, perdonándose unos a otros; como el Señor os perdonó” (Colosenses 3: 12-13).

    Aquellos que son puros no son solo aquellos que se visten de compasión, sino principalmente aquellos a quienes Dios ha perdonado por Su Hijo en la cruz. Entendemos que aquellos que son puros verán a Dios y serán felices. Pero nuestras vidas no se tratan completamente de ser felices. En la tierra lo que más importa es nuestra santidad. Porque sin luchar por la santidad, no veremos a Dios, negando así nuestra felicidad (Hebreos 12:14).

    ¿Cómo podemos llegar a ser puros de corazón?

    No podemos volvernos puros de corazón por nuestra cuenta. Es solo por un acto de la gracia de Dios, que Él nos limpia y nos purifica en Jesús a través del poder del Espíritu Santo. Por la gracia de Dios, reconocemos que somos pecadores que necesitan un salvador, nos alejamos de una vida de impureza y nos entregamos a caminar en pureza y santidad (alineados con la voluntad y la Palabra de Dios). En el Salmo 24: 3-4, David escribe:

    “¿Quién subirá al monte del SEÑOR? ¿Quién puede estar en su lugar santo? El de manos limpias y corazón puro, el que no eleva su alma a la mentira y no jura con engaño”.

    Nuestros corazones fueron hechos para tener una sola lealtad, y esa única lealtad es solo para Cristo. Si en nosotros encontramos engaño, hipocresía y doble ánimo, nuestro corazón no es puro. La fachada detrás de la que nos escondemos en las redes sociales, en nuestra comunidad o en nuestras profesiones puede engañar a algunos, pero Dios no se deja influir por lo falso que aplacamos.

    Dios sabe cuándo nos sentamos y nos levantamos. Él puede percibir nuestros pensamientos y conoce nuestras palabras antes de que lleguen a nuestra lengua. No hay ningún lugar al que podamos huir de Su presencia (Salmo 139: 1-7).

    ¿Cómo demostramos que somos puros de corazón?

    Demostramos que somos puros de corazón al ser transparentes ante Dios y los demás acerca de nuestro pecado. Dios ya conoce todos los pecados que tenemos o cometeremos, pero aquellos que desean un corazón puro se lo confesarán, apartándose de su infidelidad y descansando en Su gracia.

    Cuando comenzamos a ser honestos con Dios y con los demás, puede haber repercusiones, pero la gracia que es funcional nos liberará de la esclavitud del engaño y atará nuestros corazones a la misericordia y bondad de Dios. Vivir una vida transparente de fidelidad elimina el miedo y la vergüenza, y ofrece una dulce alegría incluso si enfrentamos las consecuencias.

    Amar a Dios fielmente ejemplifica nuestra pureza de corazón y parece desechar todos los demás ídolos. No podemos estar divididos en nuestra devoción a Dios, sino que debemos mantenernos firmes en nuestra fe en Él. Nos volvemos puros de corazón al deshacernos de todos los demás lazos y someternos solo a Cristo.

    Amamos al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente reconociendo que todo lo que tenemos es un regalo de Él. Utilizamos nuestro tiempo, talentos y tesoros para glorificar a Dios, y humildemente sometemos nuestras vidas a Él.

    Al hacer esto, la obediencia a sus mandamientos crece a medida que amamos a los demás porque Él nos amó primero (1 Juan 4:19). Sin embargo, en última instancia, no podemos crecer en pureza si no conocemos la palabra de Dios. Santiago 1: 22-24 dice:

    No escuchen simplemente la palabra, y así se engañen a ustedes mismos. Haz lo que dice. Cualquiera que escucha la palabra pero no hace lo que dice es como quien se mira a la cara en un espejo y, después de mirarse a sí mismo, se va y de inmediato se olvida de cómo es”.

    Para amar a Dios, debemos conocerlo, y para conocerlo, debemos escuchar la Palabra y hacer lo que dice. Por eso es tan importante estudiar y obedecer la Palabra de Dios con diligencia. Si queremos tener un corazón puro, debemos comenzar al pie de la cruz, poniendo nuestra fe en el Salvador y siguiendo todos sus mandamientos. “Bienaventurados los del limpio corazón, porque verán a Dios” es una verdad bíblica que debería motivarnos a esto.

    ¿Cómo podemos ver a Dios?

    Como creyentes ahora, vemos a Dios por medio de Jesucristo. Experimentamos Su bondad y gracia a través del Espíritu que obra en nuestras vidas y en las vidas que nos rodean. Vemos Su gloria y gracia común a través del mundo creado, y lo vemos más plenamente por medio de la Palabra de Dios en la obra de Cristo en la cruz. Incluso Moisés, cuando pidió ver a Dios, fue rechazado.

    La gloria de Dios es demasiado para nosotros, para soportarla con toda su fuerza. Moisés estaba al tanto de ver solo la espalda de Dios (Éxodo 33: 18-32). Él lo vio parcialmente, así como nosotros lo vemos parcialmente. Pero un día, Jesús regresará “viniendo con las nubes, y todo ojo le verá, incluso los que le traspasaron, y todas las tribus de la tierra harán lamentación por él” (Apocalipsis 1: 7).

    Echa un vistazo a: Porque allí donde está tu tesoro estará tu corazón

    Como dijo Pedro en su sermón “Bienaventurados los puros de corazón”, porque en ese momento, verán a Dios. “Prácticamente toda nuestra visión espiritual en esta vida está mediada por la palabra de Dios o la obra de Dios en la providencia. Vemos imágenes y reflejos de su gloria. Escuchamos ecos y reverberaciones de su voz. Pero llegará el día en que Dios mismo morará entre nosotros.

    Su gloria ya no se inferirá de los relámpagos, las montañas, los mares rugientes y las constelaciones de estrellas. En cambio, nuestra experiencia de él será directa. Su gloria será la misma luz en la que nos movemos (Apocalipsis 21:23) y la belleza de su santidad se probará directamente como miel en la lengua".

    A medida que amamos a Dios, crecemos en pureza y, a medida que nos volvemos puros de corazón, vemos a Dios. Lo vemos en toda Su gloria, maravilla, poder, autoridad, amor, justicia y misericordia, y en él encontramos la plenitud del gozo.

    En esto mi Padre es glorificado, en que llevéis mucho fruto y así seáis mis discípulos. Como el Padre me amó, también yo os amé a vosotros. Permanece en mi amor. Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Estas cosas les he dicho para que mi gozo esté en ustedes y su gozo sea completo” (Juan 15: 8-11).

    11 señales de un corazón puro y cómo beneficia tu vida

    "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios" es una de las bienaventuranzas y se encuentra en Mateo 5: 8. Jesucristo nos enseña en sus Bienaventuranzas que las personas deben cuidar no solo su corazón físico sino también su corazón espiritual, si quieren recibir las bendiciones de Dios.

    El hombre mira las apariencias, pero Jehová mira el corazón(Samuel 16: 7). La Biblia también nos enseña mucho sobre la pureza de corazón. Esto es lo que significa tener un corazón limpio como se ve en las palabras de Dios. Hay demasiada gente falsa hoy en día, personas que solo fingen sus emociones.

    No puede servir a Dios adecuadamente ni mantener una relación estable con otro ser humano. Sin embargo, todavía hay buenas personas en el mundo y no es tan difícil notarlas porque nadie puede usar una máscara o fingir toda su vida; tendrán que mostrar su verdadero rostro tarde o temprano. No creas que si alguien se comporta como un "verdadero cristiano" significa que tiene un corazón limpio. Eso no siempre tiene que ser cierto.

    Muchas personas pueden abandonar el pecado, pero eso no les da un buen corazón. Recuerda, no creas todo lo que escuches de los demás porque muchos son buenos actores y son bastante convincentes en eso. Aquí hay algunos signos de un corazón puro que te ayudarán a saber si alguien es de buen corazón signos de un corazón puro que te ayudarán a saber si alguien es de buen corazón o si lo finge y se comporta de manera falsa:

    1. Siempre sonriente

    Una persona con un corazón limpio siempre está sonriendo y eso la convierte en una persona agradable. Siempre es alegre y optimista. Nadie puede sentirse mal en su compañía. Irradia esa energía positiva y afecta a todos los que les rodean.

    Para ser honesto, nadie tiene una vida perfecta y todos tenemos que experimentar algunas dificultades y períodos difíciles, pero las personas bondadosas no permiten que esos períodos oscuros afecten su estado de ánimo o perspectiva de la vida. Luchan contra todo con una sonrisa en su rostro porque saben que todo es temporal.

    2. Da sin esperar nada a cambio

    Cada uno debe dar lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre” (Corintios 9: 7)

    A las personas de corazón puro les gusta ayudar a los demás. Ayudar y dar a los demás es lo que los hace verdaderamente felices. Y nunca tienen ninguna intención oculta detrás de sus acciones, por lo que nunca esperan obtener nada a cambio. Solo lo hacen por Dios y para hacer felices a otras personas.

    3. Trata a todos con respeto

    Nunca oirás que una persona de buen corazón ha ofendido o lastimado a alguien de alguna manera. No se perdonaría por eso. Trata a todos con dignidad y respeto y celebra las diferencias. No siempre está de acuerdo con todos, pero respeta las opiniones de los demás. Trata a los demás como quiere que la traten. Este es uno de sus mayores rasgos y es también la razón por la que otras personas la respetan.

    4. Hace felices a los demás

    "Habiendo purificado sus almas por su obediencia a la verdad por un sincero amor fraternal, ámense los unos a los otros sinceramente con un corazón puro" (Pedro 1:22).

    Al hacer felices a los demás, ellos también se hacen felices. Es como si la misión de su vida fuera ayudar a los necesitados y hacerlos felices. Siempre tienen tiempo para los demás y siempre son los amigos más 'buscados'. Usan pequeñas cosas para hacer felices a otros y mostrarles que los aman y se preocupan por ellos.

    5. Siempre dispuesto a ayudar

    No importa qué hora sea, dónde estén o si están ocupados, siempre ayudarán a un amigo que lo necesite. Dejarán todo lo que estaban haciendo y correrán para ayudarlos. Y no solo para sus amigos o familiares, sino para cualquier persona que necesite ayuda. Simplemente se sienten obligados a ayudar a los demás y nunca piden nada a cambio, lo que también los hace satisfechos y felices.

    6. No puede estar enojado con los demás

    Por supuesto, pueden estar enojados con alguien, si alguien les hace algo malo, pero no pueden permanecer enojados por mucho tiempo. Son los que llaman primero después de una pelea y piden arreglar las cosas. Incluso comienzan a poner excusas para las personas que no los tratan bien porque no pueden enfadarse con nadie.

    7. Perdona incluso a quienes no lo merecen

    Las personas de corazón puro siempre tienen pensamientos caritativos sobre los demás, a diferencia de las personas de corazón impuro, que no piensan en los demás en absoluto y que son hipócritas. Un hipócrita sospecha de los demás todo el tiempo y solo tiene pensamientos caritativos sobre sí mismo. Nunca puede perdonar a nadie que les haya hecho mal porque piensa que nadie merece su misericordia o su perdón.

    Un hombre de corazón sincero piensa bien en los demás, y también cree que incluso aquellos que no tienen un corazón puro pueden cambiar que su perdón los ayudaría en ello. Piensan que si Dios puede perdonarnos incluso por algunos pecados graves, ellos también pueden hacerlo. Tal vez no olviden cómo alguien los lastimó, pero seguramente perdonarán.

    8. Elige siempre una perspectiva optimista de la vida

    Su perspectiva de la vida es optimista, por lo que les gusta ver ese vaso de vida medio lleno. Creen en las personas y creen que la gente puede cambiar y mejorar. Creen en segundas oportunidades y nuevos comienzos. Son como niños pequeños inocentes que miran el mundo a través de lentes color de rosa.

    9. Desborda generosidad

    Siempre se involucran en el trabajo voluntario y donan su ropa, posesiones personales o dinero a organizaciones. Ponen a los demás primero, y todo lo que hacen, lo hacen de corazón. No quieren nada a cambio o impresionar a otras personas; lo hacen solo porque quieren hacerlo.

    10. Es digno de confianza

    "¿Cómo puede un hombre joven mantenerse en el camino de la pureza? Guardándolo según tu palabra" Salmo 119: 9-16.

    Las personas que son puras de corazón son confiables y dignas de confianza. Conocen los secretos de todos y nunca hablan de ellos con otras personas. Saben el significado real de un secreto o de decirle algo a alguien en confianza. Nunca traicionarían a un amigo o alguien que confiara en ellos lo suficiente como para contarles su secreto.

    11. Es humilde

    Nunca se jactan de sí mismos o de sus posesiones. Siempre están satisfechos con su vida y solo piden al Señor para que les dé buena salud y proteja a sus seres queridos.

    Pensamientos finales

    Ahora conoces el significado de la frase “Bienaventurados los de limpio corazón”. Esperamos que estos signos de un corazón puro te hayan resultado útiles. Elige ser una de las personas de buen corazón y trata de mantenerte alejado de aquellos con corazones impuros. Es muy fácil ser una persona de buen corazón y lo mejor es que vale la pena. Solo tienes que vivir con el ejemplo de Jesús y mantenerte alejado de las acciones pecaminosas y apartarte de los malos comportamientos y actitudes.

    Necesitas aprender: Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles

    Las personas con corazones puros son verdaderamente bendecidas. Dios hará realidad todos sus deseos y les dará todo lo que se merecen, tanto en este mundo como en el otro. Sé quizás te estarás preguntando por qué las personas con corazones puros sufren más y, de hecho, es bastante simple responder eso. Dios los hace pasar por momentos difíciles porque quiere ponerlos a prueba.

    Dios los prueba de la manera más difícil para ver cómo reaccionarán. Quiere ver si su fe es lo suficientemente firme y si cambiarán su comportamiento cuando estén bajo presión. La gente a menudo ni siquiera es consciente de lo importante que es cuidar tu espíritu, tu belleza interior. El autocuidado espiritual te ayudará a conectarte contigo mismo y comprender tu verdadero propósito de vida.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información