Cómo Escuchar La Voz De Dios Y Por Qué No Puedes Oírla

Cómo escuchar la voz de Dios¿No sería maravilloso escuchar la palabra de Dios en forma audible? Dios habló en voz alta muchas veces en el Antiguo Testamento, comenzando en Génesis.

Dios caminó con Adán y Eva, dándoles instrucciones verbales para ser fructíferos; gobernar sobre toda criatura viviente, lo que debían comer (Génesis 1: 28-30).

Dios tuvo una conversación completa con ellos sobre su pecado en Génesis 3. Pero el Señor no habló solamente en la época antigua, también puede hacerlo ahora.

En este artículo te diremos cómo escuchar la voz de Dios, cómo saber que es Él quien te está hablando y por qué muchas veces no puedes oírlo.

Quizás te puede interesar: 7 Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios e hicieron su voluntad

Índice De Contenidos

    Cómo escuchar la voz de Dios

    A continuación hay algunos consejos que te ayudarán a saber cómo escuchar la voz de Dios. Lee detenidamente:

    1. Encuentra un momento para reunirte con Él diariamente en quietud y silencio

    Esto no tiene que suceder a la misma hora del día o ser largo y prolongado. Silencia tu teléfono y encuentra un lugar tranquilo sin distracciones. Puede ser al despertar por primera vez o al acostarse para dormir.

    Salir a caminar solo, conducir sin la radio encendida o entrar en una habitación y cerrar la puerta para tener privacidad, pueden ser formas de encontrar lugares tranquilos para escuchar a Dios.

     

     

    2. Ten paciencia y aprende a escuchar

    No existe una fórmula mágica. Escuchar Su voz viene al enfocarse en la relación que existe. Si solo acudes a Él en busca de respuestas cuando te enfrentas a una crisis o necesitas orientación sobre una decisión importante, es posible que te sientas frustrado porque no estás escuchando claramente Su voz. Él quiere que puedas oírlo claramente. Invierte tiempo para hablar y escucharlo con regularidad.

    3. Abre tu Biblia

    Dios nos habla cada momento que pasamos en Su Palabra. Envía al Espíritu Santo para despertar la curiosidad sobre lo que has leído, darte entendimiento o convencerte para que hagas un cambio. Cuando esto suceda, conviértelo en una conversación. Haz preguntas y escucha sus respuestas.

    4. Pasa tiempo en Su presencia a través de la adoración y la alabanza

    Haz una pausa y escucha ocasionalmente mientras lo alabas. ¡Hablar con nuestro Señor se supone que es un diálogo, no una conversación unilateral! Cuando alabas a Dios, puedes sentir su presencia y abrir tu corazón para escuchar su voz de una manera increíble.

    5. Escucha con el enfoque de atender sus planes e ideas

    A menudo acudimos a Su presencia con nuestras preocupaciones, nuestros deseos y frustraciones. Él quiere que le demos todas estas cosas, pero también desea que vayamos un paso más allá. Intenta pedirle que te diga qué acción quiere que tomes, qué consuelo tiene para ti o qué verdad espiritual debes aplicar a tu situación.

    6. No lo fuerces

    Escuchamos la voz de Dios con la ayuda del Espíritu Santo. (Juan 16:13) ¡Dios está listo para hablarnos! (Jeremías 33: 3, Salmo 145: 18, Mateo 7: 7). Sin embargo, él nos hablará con lo que Él quiere que escuchemos, no necesariamente con lo que le pedimos. Sé paciente, persistente y permanece abierto a sus pensamientos, enseñanzas y guía.

    7. Entiende que Dios puede hablar a través de las circunstancias (¡y de formas misteriosas!)

    Dios puede hablar a través de las circunstancias, las conversaciones con los demás, nuestros pensamientos, la música, los libros que leemos, la belleza de la naturaleza, entre otros. La lista es interminable, pero una cosa siempre será cierta: Su voz, en todo momento está a la altura de la verdad bíblica. Nunca diría palabras que contradigan los principios bíblicos.

    8. Guarda silencio ante el Señor

    No estamos realmente escuchando si iniciamos una conversación con nuestras propias palabras o si estamos ocupados formulando cómo vamos a responder. Escuchar implica aquietar nuestras mentes y prestar toda nuestra atención a lo que Dios quiere decirnos.

     Esto me recuerda cuando Jesús le habló a una violenta tormenta en el mar de Galilea. Calmó todo el ruido con las simples palabras “¡Silencio! ¡Estate quieto!” (Marcos 4:39 NVI). ¿Podría estar hablando a nuestros corazones de la misma manera? Si queremos escuchar la voz de Dios, practiquemos el silencio y la quietud.

    ¿Cómo podemos saber si la voz que estamos escuchando es la de Dios?

    Jesús usó la parábola del Buen Pastor para ilustrar cómo podemos distinguir Su voz de la de los demás:

    "Soy el buen pastor; Yo conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen a mí… Mis ovejas escuchan mi voz; Yo las conozco y ellas me siguen." Juan 10:14, 27 NVI.

    Cuando nuestra relación refleja la de las ovejas y su pastor, confiamos en Él y seguimos Su ejemplo. Conocer la voz de Jesús significa que nos concentramos en su voz, evadiendo todas las demás voces que se arremolinan a nuestro alrededor.

    Empapados de Su palabra, podemos discernir Su voz y escapar de aquellos que tratan de engañarnos. Cuanto más cercana sea tu relación personal con Jesús, más fácil será escuchar claramente lo que Él tiene que decirte.

    ¿Cómo habló Dios en la época antigua y cómo lo hace hoy?

    A continuación te mostramos algunos ejemplos de cómo Dios habló a muchos hombres en la antigüedad:

    • Aarón y María escucharon al Señor hablar cuando descendió en una columna de nube para castigarlos por criticar a Moisés.
    • Dios dijo acerca de Moisés: "Con él hablo cara a cara, claramente y no con acertijos". Números 12: 8 NVI.
    • Dios habló en voz alta a los profetas (y en sueños y visiones) con el propósito de registrar Sus palabras y planes.
    • Samuel pensó que estaba escuchando la voz del sacerdote Elí en la noche, pero era Dios llamándolo. “El Señor vino y se quedó allí, llamando como las otras veces: '¡Samuel! ¡Samuel!' Entonces Samuel dijo: 'Habla, porque tu siervo está escuchando'”. 1 Samuel 3:10 NVI.
    • Jesús habló a lo largo del Nuevo Testamento para enseñar y anunciar el plan de nuestra redención a través de Su sacrificio.
    • Jesús les dijo a sus discípulos que el don del Espíritu Santo vendría cuando ya no estuviera en la tierra.
    • A través del Espíritu Santo: "Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que les he dicho". Juan 14:26 NKJV.
    • Una vez que la Biblia estuvo escrita y distribuida, se convirtió en la forma en que Dios se comunicaba con todos a través de esta.
    • Su palabra escrita y la guía y convicción del Espíritu Santo nos ayudan a escucharlo hoy.

    Echa un vistazo a: Dios Y Yo: Cómo Desarrollar Una Relación Personal Con Dios

    5 razones por las que quizás no escuches la voz de Dios

    Quizás sabes cómo escuchar la voz de Dios, pero a pesar de esto, se te dificulta hacerlo y no sabes el porqué. La realidad es que Dios te está hablando y quiere que puedas escucharlo, lo desea aún más que tú.

    Dios nos dio a Jesús para que pudiéramos tener comunión con él. Así de desesperadamente quiere comunicarse con nosotros. Entonces, ¿cuál es el error que estamos cometiendo? Aquí hay 5 razones por las que podrías tener problemas para escuchar la voz de Dios:

    1. Expectativa falsa

    A menudo pensamos en la voz de Dios que suena como algo fuerte y audible, o esperamos ver ángeles o tener alguna experiencia espiritual dramática asociada con escuchar a Dios hablar. Probablemente todos hemos escuchado alguna historia fantástica acerca de escuchar la voz sobrenatural del Creador.

    Nos impresionan esas historias y pensamos que cada vez que Dios habla tiene que ser así de espectacular. He descubierto que estas falsas expectativas a menudo llevan a la gente a pasar por alto cuando Dios realmente les está hablando.

    2. Distracción

    Demasiados de nosotros extrañamos la voz de Dios porque simplemente no estamos prestando atención. Honestamente, esta es la barrera más ubicua para escuchar la voz de Dios que he encontrado.

    Las personas se desconectan de la voz del Creador, para perseguir constantemente la estimulación, enfocarse en sus propios problemas y negarse a poner su mente en las cosas del Cielo por más de un minuto.

    La mayor parte del tiempo que pasamos meditando en la palabra de Dios es el domingo, y el resto de la semana, solo tenemos otras cosas con las que llenar nuestras mentes. Dios está hablando todo el tiempo, y simplemente no podemos escucharlo a través de todo el ruido.

    Debemos ocuparnos de nuestra vida interior. Si pasamos el día meditando en las cosas del Señor, seremos más sensibles a la voz del Espíritu Santo cuando nos hable. (Romanos 8: 5, Colosenses 3: 1).

    3. Esforzarse demasiado

    Todo lo que recibimos de Cristo viene por la gracia de Dios a través de la fe en la obra de Jesús en la cruz. A través de la obra de Cristo, los pecados son lavados. Tenemos una posición justa ante Dios con la justicia imputada de Cristo, recibimos el Espíritu Santo, nos convertimos en ciudadanos del Cielo y disfrutamos siempre de las bendiciones espirituales en los reinos celestiales.

    Este es el Evangelio. No son nuestras obras las que nos otorgan ninguno de estos privilegios, es la gracia de Dios. Nunca podríamos ser lo suficientemente buenos, santos o justos como para merecerlos como recompensa. Si bien los cristianos estarán de acuerdo con estas verdades intelectualmente, tienden a olvidarlas cuando se trata de dones espirituales y de saber cómo escuchar la voz de Dios.

    Escuchar la voz de Dios no es un don especial para personas extra santas y no es una recompensa por ser un “súper cristiano”. La voz de Dios viene porque somos las ovejas del Señor y reconocemos su voz. (Juan 10: 27-30). Cuando consideramos que escuchar la voz de Dios es una recompensa por ser especialmente buenos cristianos, nos sentimos ansiosos.

    Trabajamos muy duro y tratamos de volvernos tan espirituales que en realidad se vuelve más difícil porque estamos actuando por incredulidad. Las veces que escuché a Dios con más claridad fueron momentos en que no estaba tratando de hacerlo, simplemente descansaba y escuchaba.

    Si te encuentras esforzándote por escuchar la voz de Dios, quiero animarte a que descanses. Relájate y escucha la voz de Dios. Fuiste construido para lograrlo con facilidad. Es parte de la nueva naturaleza que recibiste cuando aceptaste a Cristo. Permanece en Su presencia y luego escucha los “pensamientos de Dios”.

    4. Desobediencia

    Una y otra vez en el Antiguo Testamento leemos acerca de la dureza de corazón de Israel. Serían disciplinados por su pecado, se arrepentirían, serían perdonados y luego repetirían el ciclo. Conocemos de ellos que fueron rígidos y rebeldes. Varias veces, las escrituras reprendieron a los israelitas por tener ojos y oídos, pero rehusarse a ver u oír lo que Dios estaba diciendo.

    Tengo noticias para ti, Israel no fue el último grupo de personas que tuvo ese problema. Los humanos son criaturas tercas. Amamos nuestra libertad y desde el principio nos hemos rebelado contra la autoridad de Dios. Los corazones duros y desobedientes simplemente no pueden escuchar la voz de Dios.

    Demasiadas personas tienen un dios que, muy convenientemente, siempre parece estar de acuerdo con ellos. Una buena señal de que estás escuchando la voz de Dios y no es solo un producto de tu imaginación es que Él te está diciendo cosas que no te gustan o con las que no estás de acuerdo. Si te sometes a Su autoridad en esos momentos, conservarás un corazón tierno y continuarás escuchando la voz del Señor.

    5. Incredulidad

    La mayoría de las personas no pueden escuchar la voz del Señor porque realmente no creen que les esté hablando. Tal vez piensan que carecen de la capacidad, quizás tienen barreras teológicas falsas para escuchar la voz de Dios, o simplemente no creen que el Señor les hablaría porque piensan que no están calificados.

    Jesús nos dice que no podemos ir a Él sin que el Padre nos atraiga. Romanos nos dice que el Espíritu Santo da testimonio de que somos hijos de Dios. 1 Juan 2:27 nos dice que el Espíritu Santo es nuestro maestro.

    Te recomendamos leer: Mis Ovejas Oyen Mi Voz. Significado Bíblico

    Pensamientos finales

    Si has descubierto realmente cómo escuchar la voz de Dios, te felicito, es una bendición. Si sientes que simplemente no puedes hacerlo, quizás haya falta de comprensión del Evangelio. Pero tengo buenas noticias para ti; si perteneces a Cristo, eres un candidato para escuchar Su voz.

    Se te ha dado Su Espíritu y tienes la mente de Cristo. Es hora de creer, ablandar tu corazón, prestarle atención y comenzar a seguir su dirección en tu vida. Que Dios te bendiga mientras continúas escuchando y siguiendo la voz de tu Creador.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir