Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo según la biblia

Los creyentes con frecuencia nos hacemos la siguiente pregunta: Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo, pero para responder esta interrogante debemos primeramente saber lo que significa el Espíritu Santo según la biblia. Este espíritu representa el espíritu de Dios, que permanece con nosotros en este mundo para ayudarnos a sobrellevar las adversidades propias de la vida.

Te invito a leer: 7 Símbolos Del Espíritu Santo, Lo Que Debes Saber.

En este sentido el Espíritu Santo es aquel que genera un nuevo nacimiento en la persona que recibe a Cristo Jesús como su Señor y Salvador. Desde ese momento este espíritu divino entra en la persona y empieza a hacer una transformación radical en todos los aspectos, en su manera de actuar, de pensar, de hablar y éste se revela de una forma sobrenatural y poderosa.

Al respecto en la biblia podemos ver cómo Jesús anunció que debemos nacer de nuevo para tener acceso al reino de los cielos: “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”(Juan 3:5)

De esta manera, nuestro cuerpo es morada y templo del Espíritu Santo, donde todo creyente, sea débil e imperfecto, posee el poder de Dios para hacer su voluntad y cumplir con el propósito que tiene en este mundo.

Índice De Contenidos

    Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo según la biblia

    Cuando el Espíritu Santo está presente en una persona que es creyente comienzan a darse diferentes obras y manifestaciones sobrenaturales, debido a que la carne no puede imitarlas de ningún modo. De esta manera el Espíritu Santo de manifiesta de la siguiente manera:

    1.- Nos da consuelo

    El Espíritu Santo es nuestro consolador, defensor, ayudador que nos da las fuerzas para enfrentar las dificultades que se nos presenten en la vida cotidiana. Tal como lo revela la palabra: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16)

    De esta manera cuando recibimos a Jesucristo como nuestro único y verdadero salvador, estamos recibiendo el espíritu de Dios, quien nos dará consuelo en todo momento.

    Comenzará a cambiar nuestro interior, transformando nuestra vida por completo, dándonos la fortaleza necesaria para enfrentar las adversidades y enaltecer el nombre de Cristo, dando buen testimonio de su obra en nosotros.

    2.- Nos proporciona el poder

    A través del Espíritu Santo, seremos fortalecidos con poder en nuestro interior, viendo el milagro sobrenatural de la transformación interior y espiritual de la persona que recibe el Espíritu divino del Señor. Esto lo podemos evidenciar en las Sagradas Escrituras: “para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu” (Efesios 3:16)

    3.- Se recibe la transformación

    Mediante el Espíritu santo obtendremos una transformación total de nuestra vida, pensamientos, actos, obras, es decir en todos los aspectos, dando testimonio del poder que tiene Dios para cambiarnos y hacernos nuevas criaturas conforme a su imagen y semejanza, moldeándonos cada día con su Santo Espíritu.

    Esta transformación se evidencia en nuestro testimonio de vida, cuando vamos de Gloria en Gloria con Cristo Jesús: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3: 18)

    De esta forma la persona que tiene el Espíritu Santo en su interior, va pasando del dominio del pecado al dominio del Espíritu y se adentra en una etapa de crecimiento, progreso y libertad espiritual, donde la meta es la madurez espiritual, y por eso tenemos la certeza de que si andamos en el camino de Cristo, obtendremos la victoria frente a nuestro adversario.

    4.- Se vencen los deseos carnales

    En la actualidad debemos enfrentarnos a muchas tentaciones que se presentan en el mundo de una forma muy atractiva. Pero dichas tentaciones nos alejan de Dios y no nos permiten estar en su presencia.

    Cuando tenemos el Espíritu Santo en nuestra vida, podemos discernir con claridad lo bueno y lo malo. Sin embargo el enemigo se vale de muchas estrategias para engañarnos y adentrarnos en el mundo de las tinieblas. Por lo cual debemos evitar los lugares donde podamos ser tentados, porque podemos caer.

    Tener el Espíritu Santo nos protege, nos resguarda, nos fortalece pero debemos ser prudentes y andar en los caminos de Cristo, obedeciendo la palabra de Dios y haciendo la voluntad. Así que la única razón justificable en la cual podamos transitar por ese mundo oscuro es para rescatar a las almas y predicar el evangelio. Pero esto requiere de una cobertura especial, ya que el mundo de las tinieblas es poderoso  y no se debe tentar al diablo.

    No todos somos escogidos a ser guerreros espirituales, ya que amerita una unción especial para poder vencer las fuerzas del mal. Por esta razón siempre debemos dejarnos guiar por Dios y no por nuestra propia voluntad, ya que somos imperfectos y podemos errar. Tal como lo manifiesta la palabra: “porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Romanos 8:13)

    4.- El Espíritu Santo guía en todo momento a los hijos de Dios

    Dios nunca nos abandona, él nos guía a través de su Santo Espíritu a hacer su perfecta voluntad. El Señor conoce todo de nosotros, nuestras debilidades y fortalezas y en cada situación él se glorifica.

    Te puede interesar leer: Qué Es Y Qué Significa El Fuego Del Espíritu Santo

    Así que cuando estemos pasando por un momento difícil debemos comprender que tenemos el Espíritu Santo y que con eso es suficiente para avanzar frente a los problemas, dejándole todo en manos de Dios y dejando que él sea nuestra guía: “pero cuando venga el Espíritu Santo de verdad, Él os guiará a toda verdad” (Juan 16:13)

    6.- Se revelan los frutos del Espíritu Santo

    Cuando recibimos a Cristo en nuestro corazón y le damos entrada a nuestra vida, el Espíritu Santo se manifiesta, nos limpia de todo pecado, nos transforma, nos aleja del mal y nos guía en todo momento.

    De esta forma que el creyente va creciendo espiritualmente de una forma sobrenatural, y es allí donde comienzan a manifestarse los frutos del Espíritu Santo, tal como lo revela la palabra: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23)

    En este sentido, el creyente ha nacido de nuevo y los frutos del Espíritu Santo se manifiestan de forma natural en su vida, dando testimonio de las maravillas que Dios puede hacer con sus hijos, con los que verdaderamente creen en su poder.

    7.- Se recibe revelación del Espíritu Santo

    A través del poder del Espíritu Santo podemos tener revelación de lo Alto, hablar en lenguas, profetizar, tener el don de ciencia, interpretación de los sueños, entre otros. Pero debemos siempre estar bajo la cobertura de Dios, ya que existen espíritus engañosos que pretender destruir la obra de Cristo.

    Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo
    Cuáles son las manifestaciones del Espíritu Santo

    Por lo cual debemos pedir discernimiento a Dios para evitar caer en falsos profetas y falsan enseñanzas y doctrinas que no vienen de Dios y que no son avaladas por Dios en la palabra: “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Corintios 2:10)

    En este sentido, el Señor nos capacita de una forma sobrenatural, para darle cabida a las manifestaciones del Espíritu Santo, con el fin de darle toda la Gloria y Honra a Dios. Muchas veces el hombre busca la aprobación de los hombres, pero debe buscar es la aprobación de Dios, y no vanagloriarse por los dones que Dios le atribuye.

    8.- El Espíritu Santo se manifiesta a través de los milagros

    Dios nos ha otorgado poder a través de su Espíritu Santo, dándonos potestad para realizar milagros en su nombre como la sanación de enfermos, donde se glorifica el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

    Tal como lo revela su palabra: “Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad” (Hebreos 2:4)

    Cuáles son las condiciones que deben existir para la manifestación del Espíritu Santo

    Para poder apreciar las manifestaciones del Espíritu Santo en nuestra vida debemos tener un corazón dispuesto a recibir y a dar todo nuestro ser, entregarnos al Todopoderoso para que él obre en nosotros y podamos ver las maravillas y prodigios.

    Jesucristo cuando vino a esta tierra nos mostró el poder de Dios antes de dejarnos el Espíritu Santo y nos exhorta a hacer lo siguiente:  “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Juan 7:37)

    De esta manera que cuando hemos recibido la gracia del espíritu Santo debemos preservar siempre el deseo de estar en la presencia de Dios en todo momento y cumplir con las siguientes condiciones:

    1.- Tener sed de Dios

    Tener sed del Señor, es el principio de nuestro crecimiento y progreso espiritual. Antes de poder ser llenos debemos tener sed, ya que aquel que tiene sed se satisface tomando agua.

     Por lo cual Jesús le hace un llamado a todos los sedientos, a los que tienen gran necesidad de su presencia y enseñanzas, para así recibir el gozo del Señor y las bendiciones que tiene para cada uno de nosotros en este mundo.

    De esa manera, esa sed nos encaminará a querer clamar al Señor mientras llevamos a cabo nuestra vida rutinaria, en el trabajo, en la casa, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia en la que nos encontremos.

    Esto causará que en cualquier momento del día nos centremos y nos dediquemos en oración a Dios, buscando su presencia en nuestra vida, ya que sin ésta no podemos lograr nada.

    2.- La fe

    Otra de las condiciones que permiten o no la entrada del Espíritu Santo a nuestra vida y su manifestación gloriosa, es la fe, ya que sin ésta es imposible agradar a Dios. Por fe aceptamos al Señor en nuestro corazón, por fe oramos y leemos la palabra. De esta manera que creer con fe en el Cristo Glorificado, es poder tener la revelación del Jesús Omnipotente, quien hizo milagros y ayudó al desamparado.

    Además tener fe es creer en lo que Jesucristo te dice que hará en tu interior, lo cual es sorprendente. De tal forma que así como recibimos al Señor Jesucristo a través de un acto de fe, así también debemos tener fe para recibir la manifestación del Espíritu Santo.

    3.- Debemos rendirnos ante Dios

    De la misma forma en la que Dios entregó a su único hijo para darnos la salvación, de la misma forma nosotros debemos entregarnos y rendirnos ante él, tal como lo dice la palabra: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto raciona” (Romanos 12: 1)

    Cuando se tiene el Espíritu Santo, no se puede andar en cosas malas ni adentrarse en el mundo de las tinieblas, ya que ahora pertenecemos a Cristo, por lo cual debemos dejar que él dirija nuestros pasos y no imponer nuestra propia voluntad, ya que seguramente fallaremos y nos sentiremos agotados, angustiados y perdidos.

    Obstáculos para la manifestación del Espíritu Santo

    A pesar de que el Espíritu esté en nuestro interior y hayamos aceptado a Cristo en nuestro corazón, pueden existir diferentes obstáculos que impiden la libre manifestación del Espíritu Santo, tales como:

    1.- La resistencia al Espíritu Santo

    Uno de los obstáculos que se pueden presentar es nuestra propia resistencia, nuestra rebeldía, el querer imponer nuestra propia voluntad y no la del Señor. Lo cual es un error que nos impide presenciar las maravillas de su Santo espíritu.

    2.- Hacer afrenta al Espíritu divino de Dios

    Hacer afrenta tiene que ver con la ofensa que le podemos hacer al Espíritu de Dios cuando nos negamos a hacer la voluntad de Dios y nos enfrentamos a él. Esto nos puede llevar por senderos de oscuridad.

    3.- Blasfemar contra el Espíritu Santo

    Este es el obstáculo más grave que existe porque Jesucristo afirma en la palabra que no hay perdón para éste, ya que los pecados contra el Hijo pueden ser perdonados pero contra el Espíritu divino de Dios no.

    4.- Contristar al Espíritu Santo

    El Espíritu Santo representa la santísima divinidad, el corazón de Dios dentro del corazón del Hombre. Así que cuando nosotros actuamos de forma incorrecta, tenemos malos pensamientos o hablamos cosas que no le agradan a Dios, contristamos al Espíritu de Dios, y esto impide a que se manifieste en Gloria en nuestra vida, ya que nosotros mismos somos el obstáculo.

    5.- Apagar al Espíritu Santo

    Apagamos al Espíritu Santo cuando nos llenamos de angustia, cuando sentimos el afán por las cosas de la vida y nos dejamos arrastrar por la rutina y el estrés que conlleva, ya que estamos concentrado en lo que nosotros podemos hacer por nuestra cuenta, sin considerar que Dios puede aligerar nuestra carga y ayudarnos en todo momento.

    Así que el Espíritu se apaga, y ya no sentimos la presencia de Dios en nuestra vida porque nosotros mismos le cerramos la puerta y nos dejamos llevar por el afán de las cosas de este mundo.

    6.- Mentirle al Espíritu Santo

    Dios no miente, por lo cual no se mueve en las mentiras y conoce cuando la persona no está siendo sincera, ya que él escudriña los corazones. Una de las peores cosas que podemos hacer es pretender engañar a Dios porque él conoce todo de nosotros y sabe cuando nuestro corazón está dispuesto o no. Las mentiras no permiten que Dios entre en nuestra vida y manifieste su poder.

     En este sentido, el Espíritu Santo cuando tiene entrada en tu vida se manifiesta de forma sobrenatural, glorificando el nombre de Jehová de los ejércitos, del Todopoderoso, del creador del cielo y de la tierra. Por lo cual si no se revela en tu vida es porque hay algo que no estás haciendo de forma correcta, lo cual impide que puedas ver las maravillas de Dios.

    Recuerda que eres morada y templo del espíritu Santo, así que debes siempre mantener la comunión con nuestro Padre Celestial, orar, ayunar y leer la palabra. De esta forma, no te dejarás llevar por las cosas de este mundo y crecerás espiritualmente.

    Puedes leer: Lista de dones espirituales según la biblia. 7 Versículos para saber usarlos

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    1. Eleomar dice:

      Exelente página de estudio gracias;!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano