Los 7 Derramamientos de la sangre de Jesús según la biblia

Los derramamientos de la sangre de Jesús aparecen en la biblia en el momento en que iba a ser crucificado, donde se comienzan a dar las diferentes señales del valor de su sangre y lo que representa, ya que a través de ella seríamos liberados del yugo del pecado.

Puedes leer: La sangre de Jesús y su significado

En este sentido, la sangre de Jesús proporciona poder ya que está asociada a la Gloria de Dios, y es la revelación notoria y material de la vida perfecta de Dios, donde los cielos y la tierra se encuentran unidos en ella, Dios y el hombre se habían hecho uno mediante la sangre de Jesús.

Índice De Contenidos

    Los 7 Derramamientos de la Sangre de Jesús según la biblia

    Jesucristo vino a este mundo con el propósito de salvarnos de las ataduras del pecado, y por ello Dios lo envió como el cordero para ser sacrificado, muerto y sepultado. Pero resucitaría al tercer día para Glorificar el nombre del Señor.

    La Blasfemia contra: El Espíritu Santo tamaño de la fuente Imprimir Esquema 1. Mateo cap. 12: 31- 32 2. Marcos cap. 3: 20-30 3. Lucas cap . 12: 8-10 Según Mateo 12: 32 .La explicación a la cuestión del pecado contra el Espíritu Santo se encuentra en el contexto del texto. Los fariseos estaban atribuyendo a Satanás los milagros efectuados por Jesús, pecando así contra el Espíritu Santo quien en verdad los efectuaba. Esta clase de pecado, aplicado a la obra del Espíritu, es imperdonable, es decir que demuestra que la persona se pone en contra de toda posibilidad de salvación. I. El Pecado contra el Espíritu Santo veamos que nos dice la Escritura sobre esta expresión: " Todo será perdonado a los hijos de los hombres,pecados y las blasfemias,cuales quiera que sean; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo,no tiene jamás perdón,sino que es reo de pecado eterno", Jesús habló así porque decían: "Tiene un espíritu inmundo. Entendemos, que el pecado cometido por los principales sacerdotes de los judíos no era solamente la palabra que habían dicho en Marcos 3:30, pues era una expresión de una actitud anterior. "Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo" Jesucristo desde el comienzo de su ministerio había estando predicando el arrepentimiento y la fe,mientras hacia los milagros realizados por el poder del Espíritu. "Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios,ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios" Mateo 12:28 para convencer al pueblo de la verdad de su mensaje. Pero los judíos no querían creer, rechazando el testimonio del Espíritu de Dios. Y encontrando argumentos para poder negar la evidencia del Poder de Jesús. Lo que no querían era reconocer su pecado y aceptar a Cristo como Salvador. Fue entonces que Jesús les habla del pecado que no tiene perdón. veamos que nos dice la Escritura sobre el tema. "A todo aquel que dijese alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no le será perdonado" Lucas 12:10 En este caso, el pecado contra el Espíritu Santo había sido en forma de blasfemia, pero otros textos de las Escrituras nos indican que el hombre puede cometer en su corazón el mismo pecado imperdonable. Veamos los textos siguientes: "Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos,no creian en él" ver.37. "Para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? ver.38. Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: ver.39. Cegó los ojos de ellos,y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos,y entiendan con el corazón. Y se conviertan,y yo los sane. Juan 12: 37-40 A pesar de los milagros hechos en la presencia de ellos, los judíos no creen en él. Por esto Dios los abandono a su incredulidad ,y sus consecuencias espirituales. "Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad ya no queda más sacrificio por los pecados" " Sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios" Hebreos 10: 26,27 "El que viola la ley de Moisés,por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente" " ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el pisotease al Hijo de Dios,y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciese afrenta al Espíritu de gracia" Hebreos 10: 26-29 Si alguno continúa pecando voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados. Si despreciamos el sacrificio expiatorio del Hijo de Dios, ha despreciado al Espíritu de la Gracia que quería salvarle. Entonces no hay otro camino que el juicio de parte de Dios. Se puede decir que el pecar contra el Espíritu Santo, puede ser, no blasfemar contra Él ,sino rechazar voluntariamente la obra de Salvación. Pecar contra el Espíritu Santo es negarse a creer en Jesucristo,negar de su sacrificio. Si todo es cuestión de la actitud que tengamos acerca de Cristo, ¿Por qué dice Jesús que toda palabra contra el Hijo del hombre será perdonada, mientras que la blasfemia contra el Espíritu Santo no será perdonada jamás?. Hay una razón: el pecado contra Dios bajo la ley de Moisés era grave. El pecado contra Jesucristo era más grave. "Si yo no hubiera venido,ni les hubiera hallado,no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado" "El que me aborrece a mí (Cristo),también a mi padre (Dios) aborrece" Juan 15: 22-23 El hijo de Dios se presento ante los hombres: el rechazarlo todavía podía ser perdonado,Pero resistir al Espíritu que le da gloria y produce un convicción interior, es pecar contra el Espíritu. La obra por la cual el Espíritu nos pone delante del Salvador es el principal plan de Dios hacia el hombre. si lo rechazamos ostinadamente,Dios no puede nada en favor del hombre: pues no puede salvarle en contra de su voluntad. II. Las Consecuencias del Pecado contra el Espíritu a). Dios abandona al hombre a su destino Nadie puede burlarse de Dios. Si el hombre no quiere saber nada de Él Dios lo deja. 1. Después de la blasfemia de los judíos, Jesús se niega a hacer ningún milagro y se pone a hablar en parábolas que luego explicaría a sus discípulos. Mateo 12:38-39; 13:10,13 Declarando que los incrédulos no les será dado a conocer los misterios del reino de los cielos y se les quitará incluso lo que tienen. Esto indica que Dios deja de revelarse a aquellos hombres que le resisten y por lo tanto, pierden todo contacto espiritual que tienen. 2. En Jeremías Dios describe la actitud del pueblo. No quisieron recibir corrección Endurecieron sus rostros como piedras, rehusan convertirse. No andemos en sus caminos. No escucharemos Rehusaron conocerme (a Dios) Entonces el Señor les habla de lo que va a hacerles: "Y os echaré de mi presencia" Este abandono es tan real ,que Dios le repite varias veces al profeta que ya es inútil rogar por el pueblo,por que Dios ya no quiere escucharlos de nuevo. b). El Corazón del hombre está endurecido No es Dios,sino el hombre quién voluntariamente endurece su corazón. veamos que nos dicen las Escrituras: " De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no entenderéis" " Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado (endurecido), Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane" Mateo 13:14-15 Pues ,quien oye la llamada de Dios y no le responde, endurece su corazón por eso dice: el Espíritu Santo. "Por lo cual,como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones" Hebreos 3: 7,8. C ). Es Imposible el arrepentimiento En Hebreos 6:6 ,se nos dice de hombres que no pueden ser llevados hacia el arrepentimiento. "Y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio" Hebreos 6:6 Y que este endurecimiento les impide ver,comprender y convertirse, en Mateo 13:15 nos dice " El corazón de este pueblo se ha endurecido" La convicción de pecado que produce el Espiritu,y sin esta no podrá ir a Jesús. pues como dice Juan 6:45,46. "Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios,Así que ,todo aquel que oyó al Padre,y aprendió de él, viene a mí" No que alguno haya visto al Padre,sino aquel que vino de Dios ; éste ha visto al Padre. (Cristo) b). Es imposible Creer Después de haber resistido al Espíritu Santo, el hombre ya no puede creer pues su entendimiento esta bajo la influencia del diablo, siendo esto una de las consecuencias de una posible blasfemia. En los textos siguientes nos dice que: ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos a los otros,y no buscáis la gloria que viene de Dios único? Juan 5:44 "Ha cegado los ojos de ellos y endureció su corazón para que no vean" Juan 12:40 Aquel que no desea obedecer a Dios, no puede creer sin si ayuda. Por tanto no habrá recibido ayuda para recibir la fe que Dios concede a aquellos que humildemente se acercan a Dios. " Y yo os digo: Pedir,y se os dará; buscad y hallaréis;llamad,y se os abrirá." " Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿Cuanto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11: 9,13 C). No se puede recibir el perdón Según nos dice las Escrituras la Blasfemia contra el Espíritu Santo no tiene perdón, pues atentar liberadamente contra Dios, pues este Espíritu no es mas que Dios. " Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene nunca perdón,sino que es reo de juicio eterno" Marcos 3: 29 Pues quien rechaza voluntariamente La obra de Jesucristo y la del Espíritu Santo, no puede obtener de nuevo la salvación, pues ya no hay otro sacrificio expiatorio. Dios no obliga al hombre a que se le acerque a Él, y solo puede ofrecer a su Hijo y su Santo Espíritu. Y por otra parte esta blasfemia es eterna, pues todos los pecados y blasfemias que los hombres hagan hacia Dios, hacia Su hijo Jesucristo con sincero arrepentimiento se obtiene el perdón, pero contra el Espíritu Santo ya no hay perdón ni arrepentimiento, se esta condenado eternamente. " De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno" Marcos 3: 28,29 III. ¿Quien puede cometer hoy en día la Blasfemia? Yo personalmente lo definiría , todos los hombres que hasta el fin de los tiempos rehusan arrepentirse y aceptar a Cristo como Salvador, después de llegar a la convicción que Cristo es Salvador y Dios y aceptar como suficiente el sacrificio expiatorio de Cristo en la Cruz, llegado a este conocimiento es posible que se produzca una resistencia al Espíritu, y como consecuencia las blasfemia. No creo, que un verdadero creyente, pueda después de conocer la verdad. Hacerca de Cristo rechazarla de nuevo volviendo atras. Veamos que nos dicen algún texto de las Escrituras. " Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos participes del Espíritu Santo" "Y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo al Hijo de Dios y exponiéndose a vituperio" Hebreos 6: 4.6 Estos pasajes creo que fueron escritos para recordar que el hombre es libreincluso después de su conversión, y que debe progresar espiritualmente. Finalmente nunca puedo decir cuando una persona puede haber cometido la blasfemia contra el Espíritu Santo. Pues solo el Señor sabe quienes le pertenecen. "Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello:Conoce el Señor a los suyos;y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo" 2ª de Timoteo 2:19 El verdadero creyente una vez obtenida la salvación ya no la puede perder podrá caer, apartarse de la unión con sus hermanos,olvidarse de Dios por un tiempo, pero nunca podrá perder la Salvación, y luego arrepentirse y volver de nuevo a Dios. y no creo que llegue nunca al limite que es el camino hacia la Imperdonable blasfemia al Espíritu Santo. "No juzguemos, para no ser juzgados" CONCLUSIÓN Con este breve estudio hemos visto que con Dios no se juega, ni el hombre natural no regenerado, ni el creyente mas fiel puede jugar con fuego. Las cosas de Dios son muy serias No lo dice Cristo y en las Escrituras hay muchas citas. Los fariseos jugaron con Jesus, pero después de su sacrificio expiatorio, Ya no se permite al hombre jugar con Dios ,pues puede cometer la Blasfemia hacia el Consolador que es el Espíritu Santo de Dios.

    En este sentido, la obra completa es manifestada en cada forma en que la sangre fue derramada, y representa cada uno de los padecimientos que Cristo sufrió, en la cual su preciosa sangre fue derramada.

    La entrada a la Nueva Jerusalén, a los lugares celestiales, a las moradas del Espíritu están delante de cada uno de los hijos de Cristo, quienes deben proclamar y glorificar el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dentro de los derramamientos de Sangre que experimentó Nuestro Señor Jesucristo encontramos 7:

    1.- La sangre de Jesús proveniente de su sudor

    El primer derramamiento de sangre que experimentó Cristo fue a través del sudor cuando se encontraba en el huerto de Getsemaní, donde se le apareció un ángel del cielo . Éste es una condición fisiológica del ser humano que se hace presente como un medio de refrigeración donde el cuerpo transpira.

    De igual forma el sudor se hace presente cuando nos encontramos en una situación que nos causa miedo, susto, angustia, y esto aparece como una respuesta física. Incluso  estos estímulos aceleran el pulso cardíaco y generan una mayor producción de calor.

    Nuestro Señor Jesucristo tuvo su primer derramamiento de sangre mediante su sudor mientras oraba fervientemente y se encontraba en total agonía porque sabía que su hora estaba cerca. Su sudor eran como grandes gotas de sangre que descendían hasta la tierra.

    En este sentido, el momento más decisivo del ministerio de Jesucristo se dio en el Getsemaní, ya que aquella noche resultó ser la más afligida para él. Pero  al final Jesús sabía que se debía cumplir la voluntad de su Padre y estaba dispuesto a tomar esa copa amarga. Tal como lo revela la palabra:

     ”Padre si quieres, pasa de mí esta copa mas no se haga mi voluntad sino la tuya” “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:42-44)

    2.- Sangre derramada por los golpes

    El segundo derramamiento de sangre de Jesús fue producto del castigo que sufrió con látigos, donde su cuerpo quedó ensangrentado y desfigurado. Éste representa el triunfo sobre el orgullo y la vanagloria, y nos rescata de la opresión del rechazo y discriminación.  Nos proporciona el poder para poder sobrellevar las humillaciones, burlas  y lograr ser imagen y semejanza de él para que brille su luz admirable.

    Te puede interesar leer: Análisis del versículo: "Padre perdónalos porque no saben lo que hacen"

    Cuando nuestra alma y el espíritu recibe la presencia del santo espíritu, la hermosura de Jesús resplandece en nosotros y en nuestra vida. Así que esa sangre derramada manifiesta victoria y esperanza, y además fortalece nuestro corazón para poder amar de la forma en que Cristo lo hizo. Esto se puede apreciar en la palabra:

     ”Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” (Isaías 52:14)

    3.- La sangre derramada que salió cuando le arrancaron  los pedazos de su barba

    La barba hace referencia al sacerdocio, y mediante esta sangre lo retomamos y esto nos permite ministrar delante de la presencia del Señor. Es de la barba de Jesús que la unción desciende por todo el cuerpo, tal como pasó con Aarón el sumo sacerdote: “Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras” (Salmos 133:2)

    4.- La Sangre derramada por los latigazos que desgarraron su espalda

    El derramamiento de esta sangre representa el triunfo sobre toda enfermedad física. Así como Jesús llevó nuestros pecados, él sufrió para llevar en su cuerpo todo nuestro sufrimiento, dolores y enfermedades. Jesús nunca se enfermó mientras estuvo en este mundo. Él fue un hombre santo, sin pecado, por lo cual estaba protegido de toda maldad y el diablo no lo podía tocar.

    El enemigo que es Satanás sólo puede tocar la naturaleza que está caída debido al pecado. El príncipe del mal tenía como fin destruir a Jesús con enfermedades, pero no tenía la autoridad ni permiso para hacerlo. Una vez que Cristo está en la cruz se cubre de pecado y recae sobre él toda enfermedad, y la lleva a la muerte, mediante su propia muerte.

    Esto es un hecho muy poderoso que nos permiten tener la posibilidad de vivir una vida saludable. Por lo cual, un cuerpo que es limpio con la sangre de Cristo es poco probable que se enferme.

    De esta manera, Dios nos hace un llamado para obtener todo lo que Jesucristo dio mediante su sacrificio. Tal como lo expresa su palabra:

    ”Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:4-5)

    5.- La sangre derramada por la corona de espinas

    Esta sangre lo coronó como Rey de Reyes y Señor de Señores, y a pesar de que se la pusieron como motivo de burla, le proporcionó toda la victoria contra el imperio de Satanás, y conquistó el gobierno de la tierra. Por esta razón tenemos la autoridad de gobernar junto con Cristo.

    ”Y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él le escarnecían, diciendo: Salve Rey de los Judíos y escupiéndole, tomaba la caña y le golpeaban la cabeza” (Mateo 27:29-30)

    En este sentido, la corona representa la gloria, el poder, la victoria. Así que toda burla y humillación representa para cada uno de nosotros el poder sobre el enemigo, ya que a través de ese pacto divino fuimos liberados, perdonados y ahora tenemos la autoridad para derribar fortalezas, echar fuera demonios en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

    De esta forma, el derramamiento de la sangre de Cristo por esta corona logró derrotar fortalezas en el aspecto espiritual y en la mente del hombre. Así que ahora podemos llegar a tener la mente de Jesús. Tal como nos exhorta la palabra:

     “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2Corintios 10:5)

    6.- La Sangre derramada por los clavos

    Esta preciosa sangre representa la victoria sobre toda iniquidad y pecado. Nos abre caminos hacia una vida llena de rectitud y gratitud al Señor, ya que restaura nuestra vida y nos muestra la verdad que nos hace libres: ”Por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos”.  Es la sangre que también sana la tierra contaminada con nuestras iniquidades” (Isaías 53:11)

    En este sentido, Jesucristo al derramar su sangre por los clavos nos está diciendo que él soporta todo dolor por la salvación de la humanidad, y ese amor incomparable nos debe mantener firmes y tener la convicción de que su pacto no fue en vano y que hay esperanza.

    7.- La Sangre que salió de su costado cuando fue atravesado por la Lanza

    Esta sangre preciosa que brotó de su costado, derramó literalmente el espíritu divino y su poder bendito. Nos da entrada al reino de los cielos y nos conduce al corazón del Señor, tal como lo revela la palabra:

    “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo” (Juan 19:34-36)

    Cuando el Señor nos otorga el privilegio de abrirnos su corazón, entenderemos su absoluta compasión y eso es parte de nuestro propio ser. Así que su sufrimiento en la cruz del calvario es una muestra plena de su devoción y santidad, venciendo de esta manera el reino de las tinieblas.

    En los lugares celestiales existen diferentes niveles de ver y conocer plenamente al Señor, desde la hermosa revelación del rostro de Jesús, hasta las inexplicables manifestaciones de su Gloria, la cual se manifestó en la vida de diferentes personajes bíblicos como Moisés, quien pudo ver el rostro del Señor.

    La comunión con la sangre de Jesucristo nos lleva a conocerlo íntimamente, y nos va a ir cambiando para que así podamos adentrarnos en las zonas más sensibles de su corazón. Este es uno de los privilegios más grandes al que una persona puede anhelar, ya que Dios solo le abrirá esta parte de su ser a sus hijos fieles.

    De todos sus discípulos, solo Juan tuvo la gracia de llegar a conocer profundamente al Señor porque lo amaba más que ningún otro y lo siguió hasta la cruz cuando los demás huían con temor. Pero a Juan no le importó nada, solo estar con Jesús hasta el final:

    “no estás sólo, yo estoy contigo hasta el final; y si estar aquí me cuesta la vida, con gusto muero a tu lado.”

    En este sentido, debemos comprender que lo que hizo Jesucristo en la cruz del calvario fue algo absoluto. Lo que él hizo, lo hizo una vez y para la eternidad. Pero nosotros tenemos la responsabilidad de apropiarnos de cada parte ya conquistada por Jesús en esa cruz del Calvario.

    Si un creyente lucha para poder dejar el pecado es porque existe aún una constante presencia de iniquidad en su vida, la cual debe eliminar por completo a través de la sangre de Jesucristo, la cual nos limpia de todo pecado y su presencia nos aleja del mal.

    La determinación del corazón junto con el poder de la sangre de Jesús, le proporcionarán al creyente la victoria plena, donde el enemigo será derrotado y no podrá dañarlo ni físicamente ni espiritualmente.

    Beneficios de la sangre de cristo

    Los derramamientos de sangre de Jesús representan el perfecto sacrificio que hizo para otorgarnos la salvación. Pero para poder acceder al reino de los cielos debemos ser limpiados, renovados y transformados. Por lo cual debemos pasar por muchas pruebas difíciles para ser moldeados a la imagen y semejanza de Cristo.

    El camino es angosto, no es fácil en la actualidad ser creyente, en un mundo tan sumergido en la maldad y en banalidades. Pero su preciosa sangre y lo que representa nos da la fortaleza para avanzar y llegar a conocer el amor de Dios y poder amar así como él lo hizo.

    Tomar de la sangre de Cristo nos hace perdonar lo imperdonable. Cuando hacemos la Santa Cena en su nombre somos reivindicados y perdonados de todas nuestras iniquidades, y así como somos redimidos, de igual forma podremos perdonar de corazón y alcanzar la liberación. Lo cual es algo que Dios nos manda a hacer y de esa forma seremos reconocidos como sus hijos, tal como lo expresa su palabra:

    “Nadie ha visto jamás a Dios, pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente” (1 Juan 4:12)

    De esta forma el amor de Dios se observa en cada uno de los derramamientos de la sangre de Jesús donde su dolor, sufrimiento, angustia, nos liberó de toda opresión del enemigo. Por lo cual como creyentes, a través de su amor debemos reivindicarnos, arrepentirnos y amarnos los unos a los otros. De esta forma podremos acceder al reino de los cielos.

    Puedes leer: Dios ayúdame a perdonar y olvidar: La importancia de liberarnos

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir