Dios Honra A Los Que Le Honran. 7 Maneras De Honrar A Dios

Dios honra a los que le honran a ÉlDios honra a los que le honran a él, ¡que promesa tan bella tienen estas palabras que están dirigidas a nosotros por medio de Dios!, Él nos promete honrarnos a nosotros y todo su pueblo, pero primeramente debemos honrarlo a Él. Le debemos respeto en todo momento y hacer su voluntad conforme a lo que él nos manda en su Palabra.

El significado de la palabra honra viene del hebreo “kabod” que implica gloria. Honrar a Dios y a nuestros padres significa alabarlos y estimarlos a través de la obediencia, el respeto, amor y la retribución.

Esto no quiere decir que no debemos ser obedientes por obligación, sino que como hijos que lo amamos, todo acto de obediencia a su palabra debe ser hecho con amor.

Hoy en día, la sociedad ha perdido de vista lo que significa el ser honrado. La mayor parte del tiempo dejamos perder bendiciones porque no sabemos honrar a Dios, nos gusta pedirle, pero ¿Qué hacemos nosotros por nuestro Padre? En el tema del día de hoy, te diremos cómo podemos honrar a nuestro Señor Jesucristo.

Quizás te puede interesar: Las Razones por las que Dios Quiere que su Pueblo Sea Santo

Índice De Contenidos

    ¿De qué manera podemos honrar a Dios?

    En el versículo de 1 Samuel 2:30 dice:

    “por eso oráculo del Señor, Dios de Israel, aunque prometí que tu familia y la familia de tus antepasados me servirían eternamente, ahora retiro lo dicho. Porque yo respeto a los que me respetan, pero los que me desprecian se verán deshonrados”.

    Aquí podemos observar como Dios nos promete honra, si lo honramos fielmente a Él, más si no lo honramos, simplemente hará como si no nos conociera. Algunas de las maneras de honrarlo son las siguientes:

    1. La obediencia

    Cada vez que obedecemos a Dios lo estamos honrando. A Dios siempre hay que decirle que sí. No se trata de algo egoísta de parte de Él, sino que cuando ordena una actitud o una acción, es por alguna razón que no conocemos o por algún propósito que no esperamos. Es necesario que cuando pide obediencia, realmente le complazcamos y sigamos el camino que quiere mostrarnos.

    Un ejemplo claro de obediencia es, que si me gusta hacer algo, pero soy consciente que es malo delante los ojos de Dios, debo dejar de hacerlo. De lo contrario estaré cometiendo pecado, más deshonra, y debo recordar siempre que “Dios honra a los que le honran a él”.

    2. Alabanza y adoración

    Le damos honra y gloria al Señor mediante la adoración y la alabanza. Esto lo aplicamos cuando le cantamos, le agradamos con nuestras acciones, cuando reconocemos lo que hace por nosotros y quién es para nuestras vidas. El llegar a la iglesia con disposición de alabanza y agradecimiento, sentir la alegría de estar en su presencia es también una manera de honrarlo.

    3. Con nuestras palabras

    Podemos honrar a nuestro Señor también mediante las palabras. Cuando le hacemos promesas y pactamos con Él con una actitud sincera y responsable, cumpliendo lo que prometemos, esto es sin duda un acto de respeto y honra. Una persona que hace promesas y no las cumple, pierde el valor delante de los demás. Deshonramos a Dios cuando no cumplimos, también lo hacemos cuando criticamos, juzgamos a otros, maldecimos y herimos. Por eso, ¡ten cuidado con las palabras que dices!

    Tal vez quieras conocer: 5 Ejemplos De Obediencia En La Biblia. Cómo Obedecer A Dios

    4. Excelencia

    A nuestro Señor Jesucristo nunca se le da lo peor, siempre se le da la primicia para que la honra y gloria sea solo para Él. La excelencia son tres cosas fundamentales: tiempo, dinero y trabajo. Un ejemplo claro de darle a Dios lo que sobra es ¡si me queda tiempo, puede que ore!, ¡si me queda tiempo, voy a la iglesia!, ¡primero iré de paseo o al cine, ya veré si me queda tiempo para Dios! Pon al Señor en primer lugar en todo lo que hagas siempre y Él te honrara de igual manera.

    5. Con nuestros pensamientos

    Cuidado con lo que dices y con lo que piensas. Podemos decir muchas cosas, pero si tenemos malos pensamientos no agradables a Dios, lo estamos deshonrando y decepcionando. Jesús sabía que los fariseos lo deshonraban con sus pensamientos, así que lo que salga por nuestra boca en santidad, no lo dañemos con nuestra mente.

    6. Servicio

    Cristo dejó a cada uno de nosotros, dones y habilidades, y le hacemos honra cuando lo utilizamos para él, sin esperar nada a cambio y agradeciendo siempre todo lo que ha brindado en nuestras vidas.

    7. Bienes materiales

    El ofrendar y dar las primeras primicias a Dios de todo lo que hacemos, es un acto de respeto y honradez. Proverbios 3: 9-10 dice:

    “Honra al Señor con tus riquezas, con las primicias de todas tus cosechas: tus graneros se llenaran de trigo y tus bodegas rebosaran de vino”.

    Aquí podemos observar que Dios honra a los que le honran a él, es decir, siempre que estemos bien con nuestro Padre en todo momento, con nuestras acciones y pensamientos, él nos bendecirá grandemente. A lo mejor te preguntarás ¿Cómo puedo saber qué quiere Dios? Para responder esta pregunta debes aprender a escucharlo.

    Vivimos en un mundo donde siempre vamos deprisa, donde tenemos compromisos, una agenda llena y nada de tiempo para detenernos a escuchar a Dios. Ni siquiera atender tu propio hogar que es el primer ministerio que el Señor te mandó a velar. Filipense 4:6 dice:

    “No se afanen por nada, más bien oren por todo. Presenten a Dios sus necesidades y después no dejen de darle gracias por sus respuestas”.

    Debemos honrar a nuestro padre celestial poniéndolo siempre en primer lugar, y eso significa dejar de hacer con tanta insistencia muchas cosas que a veces se nos salen de las manos, y simplemente dejarlas en manos de Dios. A Él le gusta cuando dejas tus cargas en sus hombros y confías que todo saldrá bien. Muchas veces no ocurre de la manera que queremos, pero sí de la manera que lo necesitamos, aunque en ocasiones no entendamos.

    Echa un vistazo a: Más allá de lo que ves - ¿Cuál es tu propósito en la tierra?

    Sus procesos pueden ser dolorosos, pero debemos tener la certeza y la confianza de que al final del camino veremos la luz y comprenderemos por qué pasamos todo ese proceso. No tenemos que entender siempre lo que Dios quiere, si no confiar que él es el único que no nos fallará ni defraudará. Su amor es y será siempre igual, incluso cuando nosotros muchas veces le fallemos a él o nos apartemos. Espero te haya gustado el contenido y sea de gran ayuda para mejorar tu relación con Dios.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información