Dios Resiste A Los Soberbios: Santiago 4: 6-10

Santiago, inspirado por el Espíritu Santo, escribió una audaz carta dirigida a todos los cristianos. En el capítulo 4, habla de la humildad y la sumisión a Dios. Este es un tema difícil de tratar, pero Santiago lo aborda con la autoridad dada por el Señor.

Da consejos prácticos a todo cristiano que quiera vivir una vida misericordiosa. Centrémonos en el versículo 4: 6, donde nos muestra el mayor obstáculo que nos impide someternos a la voluntad de Dios: nuestro orgullo. Santiago 4: 6 afirma:

Pero él da más gracia. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes”.

Índice De Contenidos

    La humildad y la soberbia

    A diferencia del orgullo, la humildad no es algo natural; debe, en la terminología de la Biblia, agregarse a nuestro carácter por medio del Espíritu de Dios y decisiones consistentes de someternos a Dios porque lo amamos, porque buscamos sinceramente ser como Él y porque deseamos grandemente glorificarlo.

    Dios resiste a los soberbios

    De esta manera, por el poder de Dios y nuestra cooperación, la humildad se crea como parte de nuestro carácter, lo que nos permite fortalecernos para vencer las malas influencias del orgullo.

    Debido a la exposición a Satanás y este mundo, el orgullo está dentro de nosotros casi desde que nacemos. La humildad definitivamente no es así, sino que es un atributo creado del carácter.

    Se puede crear una humildad carnal dentro de un niño que vive bajo la supervisión de padres amorosos que se esfuerzan por educar a sus hijos en buenas cualidades de carácter.

    De la misma manera, la humildad espiritual es definitivamente una característica desarrollada debido al contacto con Dios y nuestra cooperación voluntaria. Santiago 4: 6-10 afirma:

    Pero da más gracia. Por eso dice: "Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes".

    Por tanto, sométete a Dios. Resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acércate a Dios y Él se acercará a ti. Limpiad vuestras manos, pecadoras; y purificad vuestros corazones, de doble ánimo. Deja que tu risa se convierta en duelo y tu alegría en tristeza. Humíllate ante los ojos del Señor, y Él te exaltará.

    Una vez que entendemos algunas de las instrucciones de la Biblia con respecto a la humildad espiritual, esta serie clara de mandamientos se vuelve importante. Existen porque estas acciones no son naturales para la naturaleza humana y porque el orgullo que habita dentro de nosotros es muy fuerte e influyente.

    Quizás te puede interesar: Las consecuencias de la soberbia según la biblia - Cómo trata Dios a los soberbios

    Humillarnos a nosotros mismos se manda con tanta certeza como resistir al Diablo, limpiar nuestras manos y purificar nuestros corazones. Esto significa que humillarnos en sumisión a Dios es una elección que puede, de hecho, debe ser ejercida. La humildad es lo suficientemente importante como para que Dios repita este mandato brevemente en Proverbios 3:34 y en I Pedro 5: 5-6.

    La humildad se trata de manera algo diferente en cada testamento, pero al mismo tiempo, existe una estrecha similitud entre los dos tratamientos. En el Antiguo Testamento, se muestra menos como una buena cualidad del carácter de una persona honorable que como una condición o situación en la que un individuo se encuentra debido a la pobreza, aflicción o persecución.

    En este enfoque, una persona humilde es aquella que se encuentra en una circunstancia pobre. En otras palabras, las personas humildes han sido humilladas en un sentido social. Esta perspectiva proporciona una ilustración comprensible que retrata visiblemente la actitud espiritual más importante del corazón.

    Entonces, qué indica la biblia sobre la humildad y la soberbia

    Tomados en conjunto, Santiago 4: 5-6, Proverbios 23: 6-7 y Romanos 12: 3 indican que lo que una persona piensa de sí misma es claramente importante para Dios. Todos tenemos una imagen de nosotros mismos que llevamos en el corazón. Tendemos a pensar en nosotros mismos de cierta manera.

    Esto no es incorrecto en sí mismo. Debido a que amamos a Dios, debemos desear mucho proyectar a los demás una imagen de Él que le agrada. Sin embargo, lo que está mal es que con demasiada frecuencia la imagen que proyectamos tiene su base en alguna área de orgullo.

    La mayoría de nosotros no entendemos exactamente qué imagen proyectamos a los demás. En otras palabras, a menudo no logramos proyectar la impresión que queremos que los demás tengan de nosotros. Por ejemplo, es fácil para una persona pensar que está proyectando la imagen de alguien serio, tranquilo y contemplativo, cuando la realidad es que otros lo consideran severo y condenatorio.

    En realidad, es bastante común una amplia divergencia de conclusiones sobre un individuo. Si bien los que nos conocen pueden ver a la misma persona, le quitan impresiones diferentes, lo que da lugar a evaluaciones diferentes. La imagen que intentamos proyectar es la que pensamos que deberíamos mostrar para alguien en nuestro puesto. El problema en la mayor parte de esta proyección de imágenes es que está impulsada por el orgullo y "Dios resiste a los soberbios".

    Dado que muchos comentaristas creen que el orgullo es el padre de todos los pecados, es sorprendente que el "orgullo" aparezca solo 49 veces en las Escrituras y solo tres veces en el Nuevo Testamento. El término hebreo ga'on en un buen sentido indica "majestad" o "excelencia". Sin embargo, la mayoría de sus usos son negativos, como antónimo de "humildad". Está asociado con la arrogancia, la insolencia, el mal comportamiento y el habla perversa.

    La palabra griega orgullo es tuphoo. Su significado literal es "envolver en humo", pero metafóricamente, indica "vanidad", "enaltecido" y "altivez". La palabra representa a una persona que usa el humo como pantalla para ocultar la imagen que no quiere que el público vea.

    El orgullo incluye un grado de altivez, una medida de desprecio por los demás. Es una cuestión del corazón que está enterrado bajo la superficie. Sin embargo, aunque el que la padece parezca caminar con abatida humildad, todo el tiempo en su corazón siente un gran desprecio por Dios y el prójimo, que se revela en su falta del temor de Dios y la desobediencia general.

    Te invitamos a leer: Humildad La virtud de los grandes - Qué Significado tiene según la biblia

    ¿Por qué Dios está tan en contra del orgullo?

    Dios resiste a los soberbios, porque una persona infectada por esta cualidad mortal se admira tanto a sí misma que no se da cuenta de su escasez de cualidades mucho más importantes. Una persona orgullosa aprecia la independencia para no estar en deuda con los demás. Está tan preocupado por su bondad autoproclamada que nunca se da cuenta de que tiene algún pecado del que necesita ser salvo y, por lo tanto, no será corregido. Cree que está por encima de todo.

    ¿Qué tiene de malo el orgullo?

    Hay un tipo de orgullo que no es pecaminoso. Pablo habla de este orgullo “positivo”, diciendo:

    Cada uno pruebe su propia obra, y entonces se regocijará solo en sí mismo, y no en otro” (Gálatas 6: 4).

    Si estás orgulloso de terminar un trabajo que requirió mucho esfuerzo, eso es legítimo. Pero si eso te hace pensar que eres mejor que los demás, entonces has cruzado la línea. La frontera entre el buen orgullo y el orgullo pecaminoso es sutil.

    La Biblia nos dice que Dios resiste a los soberbios, es decir, no los aprueba. Proverbios 8:13 y 1 Samuel 2: 3 hablan del orgullo negativo y lo tratan como sinónimo de arrogancia. La arrogancia es la “demostración ofensiva de superioridad o engreimiento; orgullo dominante”.

    Ese es el problema del orgullo: nos hace pensar que somos superiores a los demás. Nos hace exagerar nuestra propia importancia. Eso nos impulsa a rechazar los consejos, incluso los de las Escrituras. Nos hace pensar, aunque sea inconscientemente, que no necesitamos a Dios.

    El salmista escribió que “el impío, con la soberbia de su rostro, no buscará a Dios; Dios no está en todos sus pensamientos” (Salmo 10: 4). El orgullo hace que las personas se centren en sí mismas y, en última instancia, las aleja del camino. Es por esto que Dios resiste a los soberbios.

    ¿Qué significa ser humilde?

    Pablo les dijo a sus lectores que “no pensaran demasiado en sí mismos” (Romanos 12: 3). También dijo que cada uno debe "estimar al otro mejor que a sí mismo" (Filipenses 2: 3). Pedro, citando el mismo proverbio que hizo Santiago, escribió que debemos estar “sujetos los unos a los otros y revestidos de humildad” (1 Pedro 5: 5).

    En otras palabras, una persona humilde no es egocéntrica. Valora y sirve a los demás. También agradece la ayuda y los consejos de otros (Proverbios 13:10). Los humildes saben que toda buena acción que hacen es un regalo de Dios (1 Corintios 4: 7).

    El apóstol Pablo fue un hombre extraordinario. Pero aprendió a ser humilde. Él dijo:

    Dios no permita que me gloríe, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo” (Gálatas 6:14).

    El humilde da gloria a Dios, no a sí mismo. Busca que se exalte el nombre de Dios, no el suyo. En el capítulo 4 de su carta, Santiago nos dice lo que debemos hacer para volvernos humildes:

    • Someternos a Dios (Santiago 4: 7).
    • Acercarnos al Señor (Santiago 4: 8a).
    • Perseguir la santidad (Santiago 4: 8b).
    • Arrepentirnos (Santiago 4: 9).

    Cada uno de estos pasos es parte del proceso de santificación. Ser humilde es necesario para cualquier cristiano que quiera estar más cerca de Dios, porque Dios resiste a los soberbios.

    Dios recompensa a los humildes

    La humildad es necesaria para buscar una verdadera relación con Dios y hacer su voluntad (Colosenses 3:12). Pero no podemos hacerlo solos. Por eso Santiago dice que Dios "da gracia a los humildes" (Santiago 4: 6). Cuando nos humillamos, podemos reconocer nuestra dependencia de Dios, buscarlo y recibir la gracia.

    Pablo escribió que nuestro ejemplo de humildad es Jesucristo, quien “se humilló y se hizo obediente hasta la muerte en la cruz” (Filipenses 2: 8). El Hijo de Dios pudo haber venido al mundo como un rey rico y poderoso. Pero vino como un siervo, y murió de la forma más humillante (Gálatas 3:13).

    Su objetivo no era exaltarse a sí mismo. Él fue obediente al Padre, y el Padre “lo exaltó y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Filipenses 2: 9).

    El apóstol Pedro les dijo a sus lectores:

    humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo” (1 Pedro 5: 6).

    Su afirmación es como la que escribió Santiago en el versículo 4:10, mientras hablaba de la humildad. Él dijo:

    Humillaos ante los ojos del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4:10).

    El mismo Señor Jesús también nos dio un consejo similar, diciendo:

    "Porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado" (Lucas 14:11).

    Los humildes no buscan el reconocimiento de sus logros; se los atribuyen a Dios. Buscan la gloria de Dios, no la suya propia, tal como lo hizo Jesús. Es Dios quien dará la recompensa adecuada y quien exaltará a cada persona en el momento adecuado.

    Echa un vistazo a: Ejemplos De Humildad En La Biblia: 10 Formas De Reflejar La Humildad De Dios

    Pensamientos finales

    Dios resiste a los soberbios, pero nos da la gracia que nos capacita para ser humildes. La humildad nos permite saber cuán incapaces somos de hacer buenas acciones sin Dios. También nos permite reconocer la obra misericordiosa de Dios en nuestras vidas.

    Ser humildes nos hace dependientes de Él y no de nosotros mismos. Nos ayuda a someternos a Él y buscar una vida santa, no para estar orgullosos de ello, sino para ser aún más humildes. A través de cada paso, Él nos dará más gracia y nos ayudará a hacer Su voluntad.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información