Dios Sanando Las Heridas Del Alma De Los Perdidos En la Fe

Es importante que siempre estemos sanando las heridas del alma. Estas heridas son reales. Son el resultado de nuestra mente, voluntad o emociones sacudidas tan abruptamente que se hace una herida en el alma, dejando una cicatriz que debe ser tratada.

La muerte de un ser querido, conflictos familiares, un niño rebelde, adicciones, accidentes, una puñalada en la espalda, la lista podría seguir y seguir, cosas que pueden golpearnos de la nada y dejarnos girando.

Es por eso que David es tan identificable en los Salmos. Llamamos a sus escritos el Libro de las Canciones (Salmos), pero cuando lo lees, se hace evidente que estamos leyendo el Diario de David.

Sanando las heridas del alma
Sanando las heridas del alma
Índice De Contenidos

    Sanando heridas del alma

    La palabra alma se menciona 341 veces en New Kings James, y 100 de ellas están solo en el Libro de los Salmos. David entendió las heridas del alma. Él dijo:

    Porque mi alma está llena de problemas y mi vida se acerca a la tumba. Soy contado con los que bajan al pozo; Soy como un hombre que no tiene fuerzas"(Salmo 88: 3-4 NKJV)

    Nada ha cambiado entre su día y el nuestro: nosotros también enfrentamos el trauma del alma herida y queremos tirar la toalla. Es una reacción natural de nuestro ser.

    Pero David oró:

    "El señor es mi pastor; Nada me faltará. Me hace acostarme en pastos verdes; Me conduce hacia las aguas tranquilas. Él restaura mi alma... "(Salmo 23: 1-3 a NKJV)

    La verdad es que nuestra alma no necesitaría ser restaurada a menos que algo la haya dañado. Pero Dios lo sabía. Y David descubrió este hermoso reino de la curación. En otro lugar, dijo:

    Oh Señor, sacaste mi alma de la tumba; Me has mantenido con vida, para que no baje a la fosa. "(Salmo 30: 3 NKJV)

    Esto es todo lo contrario de sus escritos en el Salmo 88. ¿Está confundido? No. Esto es curación del alma. Cuando mi vida y ministerio fueron atacados, no pude ver una salida. Las lágrimas no paraban de fluir. La ira y la frustración hirvieron. La tentación de encontrar la culpa en una persona tocaba a la puerta de mi corazón todos los días.

    Pero afortunadamente, la Palabra de Dios, que había escondido en mi corazón durante años, surgió como un bote de rescate sobre una ola de dolor demoledora. Encontré la curación del alma a través de la palabra escrita de Dios. Me recordó que no luchamos contra carne y hueso, sino contra influencias demoníacas que quieren descarrilarnos.

    Jesús dijo que nos daría el Espíritu Santo como consolador y consejero, y encontré el consuelo y la guía que necesitaba a través del precioso Espíritu de Dios. Pero en última instancia, lo que descubrí sobre la curación del alma es que lleva tiempo, lágrimas y verdad., necesitas un poco de paciencia, constancia y fe.

    ¿Que debes tener en cuenta al curar las heridas de tu alma?

    La curación de las heridas del alma lleva tiempo. Cada uno de nosotros tiene que caminar por el valle, pero nunca estamos solos. Cuando nuestra fe está en Cristo, podemos estar seguros de que Dios está trabajando en nuestro nombre.

    Al estar sanando las heridas del alma también muy posiblemente derramemos lágrimas, esto es parte del proceso para sacar todo eso que nos lastima. Cuando la mujer lloró a los pies de Jesús, Él no la rechazó. Podemos aprender de su postura:

    • No evites a tu sanador.
    • Llora a él.
    • Ríndete a sus pies.

    Si haces esto, estoy segura de que encontrarás ayuda en tiempo de necesidad. Y, por último, la curación de las heridas del alma requiere la verdad. La Biblia dice que Jesús experimentó toda angustia del alma. Él es tu gran sumo sacerdote. Pero si no sabes la verdad sobre tu Salvador, el diablo con gusto te alimentará de mentiras.

    3 pasos bíblicos para sanar las heridas emocionales

    Al igual que con cualquier herida física, tenemos un papel que desempeñar en nuestra curación. Hay pasos que El Sanador nos haría tomar para asociarnos con Él en nuestra recuperación y restauración.

    Sí, a veces Dios elige obrar un milagro en nuestras vidas, sanándonos de inmediato del dolor y cerrando completamente nuestras heridas para siempre. ¡Puede pasar!

    Sin embargo, para muchos de nosotros, la curación espiritual será un proceso. Y, sinceramente, no sería justo de mi parte decirte que estos tres pasos son fáciles, que la curación ocurrirá de la noche a la mañana o que nunca recibirás más heridas.

    Pero, puedo decirte que, aunque puede llevar más tiempo del que quisiéramos, a  través de la gracia y la misericordia de Dios es posible tener nuestra sanación del espíritu de una vez por todas.

    1. Limpia la herida

    Al igual que con una herida física, las heridas espirituales deben limpiarse a fondo para prepararse para la curación completa. Y eso realmente puede ser un proceso doloroso. Nuestra limpieza comienza con la oración. Debemos acercarnos a Él, pidiéndole con fe que nos sane. Y debemos estar dispuestos a recibir nuestra curación.

    Aunque la mayoría de las heridas espirituales son causadas por otros, nosotros mismos podemos ser la causa de nuestro daño. No importa la causa, la falta de perdón está en la raíz. Debemos pedirle a Dios que nos ayude a perdonar a quienes nos han lastimado (incluso si eso significa pedirle que nos ayude a perdonarnos a nosotros mismos).

    El perdón es una elección que debe hacerse para romper el ciclo de la debilidad espiritual crónica y la esclavitud. Cuando perdonamos, purgamos la amargura, la contienda, el resentimiento, el dolor, la ira, la culpa, la autocompasión, toxinas que de otro modo afectarían negativamente la herida y dificultarían su capacidad de curar por completo.

    2. Protege la herida

    Él sana a los que tienen el corazón roto y venda sus heridas. Salmo 147: 3 (NKJV). Las heridas espirituales deben protegerse de las fuerzas externas que frenarían o detendrían la curación, incluso causarían más lesiones.

    Si bien confiamos en que Dios está haciendo su parte para vendar nuestras heridas y finalmente sanarnos, podemos ayudar protegiéndolas de manera vigilante. ¿Cómo? Siendo transformados por la renovación de nuestra mente, como dice en Romanos 12: 2 (NKJV)

    Puedes preguntar qué tiene que ver la mente con una herida espiritual. Yo diría que es exactamente donde se encuentra el control de la herida espiritual sobre ti. Claro, todo te duele por el mal que te han hecho o por el dolor autoinfligido.

    Cuando nos enfocamos en nuestro propio dolor, nos abrimos al enemigo porque nos detenemos en el dolor en lugar de creer en la curación. Pero podemos enfrentarnos a él enfocándonos en las cosas de Dios y en lo que Él quiere que hagamos mientras esperamos nuestra curación.

    3. Monitorea la herida

    1 Pedro 5: 8 (NKJV) nos exhorta a ser sobrios y vigilantes para evitar que el enemigo cumpla con su propósito, el cual es totalmente contrario a la voluntad de Dios. No es diferente a cualquier lesión física, cuando nuestras heridas espirituales no se controlan de cerca, corremos el riesgo de infección.

    La infección puede extenderse rápidamente al resto de nuestras vidas, envenenando nuestra fe y nuestra relación con Él y con los demás. Cuando esto sucede, estamos destinados a más de lo mismo: más heridas espirituales crónicas y la incapacidad de experimentar la libertad en Cristo.

    El enemigo nos sigue atacando, para infectarnos con más ira, dolor y dudas sobre nuestra propia curación. Así es como él trata de convencernos de no entregar nuestro dolor a Dios para que podamos recibir la curación. Él sabe que cuando nuestras heridas estén verdaderamente curadas, daremos gloria a Dios y ya no estaremos esclavizados a él.

    Para que nuestras heridas cicatricen por completo, no solo tenemos que continuar el proceso de limpieza y protección hasta que se conviertan en cicatrices,  sino que debemos controlar nuestras heridas y  examinarlas detenidamente para detectar los primeros signos de infección.

    Si has estado sufriendo una herida espiritual crónica y estás haciendo todo lo posible para ocultarla, incluso de Dios, es hora de pedir curación. Confiesa cualquier falta de perdón y pon tu dolor a sus pies. Confía en el Gran Médico para la curación. Y luego ¡prepárate para llevar con orgullo tu cicatriz como una hermosa insignia, un testimonio de Él. Porque por las manos del Maestro Cirujano, tus heridas han sido cerradas!

    ¿Puede Dios cambiar tu vida?

    Dios ha hecho posible que lo conozcas y experimentes un cambio sorprendente en tu propia vida. Descubre cómo puedes encontrar la paz con Dios.

    Dios puede estar sanando heridas del alma, que han dañado tu vida por mucho tiempo. No importa qué clase de daño sea, ni tampoco cuanto tienes sufriendo por este, puedes dirigirte a Dios, por medio del sacrificio de Cristo para que Él obre en tu vida, tu corazón pueda ser curado, y entres en la renovación de tu mente.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información