El Centurión Y Jesús: Lo Que Nos Enseña La Historia

Los evangelios cuentan muchos milagros que Jesús hizo mientras estuvo en la tierra. En Lucas 7: 1-10 (que también se encuentra en Mateo 8: 5-13) vemos a Jesús sanando al siervo de un centurión fiel.

El centurión y Jesús es una historia bastante interesante que muestra cómo la fe puede obrar a pesar de las circunstancias y qué tan importante es reconocer que Jesús es la autoridad. El centurión representaba una autoridad terrenal, sin embargo, reconoció que la verdadera autoridad estaba en Jesús. Sigue tu lectura y conoce el comienzo, el desarrollo, el desenlace y las enseñanzas del relato.

Índice De Contenidos

    ¿Cuál es la historia de “el Centurión y Jesús”?

    Cuando Jesús entró en Capernaum, unos ancianos judíos se acercaron a él y le dijeron que el criado de un centurión estaba enfermo. El centurión envió a estos ancianos a pedirle a Jesús que fuera a su casa y sanara a su criado.

    El centurión y Jesús

    Mientras Jesús se dirigía a la casa, se le acercaron más hombres. El centurión volvió a enviar a estos hombres con un mensaje. Le dijeron a Jesús que no se molestara más en venir.

    El centurión dijo que no es digno de tener a Jesús en su casa. Todavía creía que si Jesús decía la palabra, su siervo sería sanado. Jesús proclamó que no había encontrado una fe como la de los centuriones en todo Israel. Cuando los amigos regresaron, encontraron que el sirviente estaba sano.

    La fe del centurión es increíble en esta historia. Este hombre era un gentil y un soldado romano. Debería haber sido una de las últimas personas en confiar en Jesús. Sin embargo, lo vemos en esta historia poniendo toda su confianza en Jesús. Creía que su sirviente sería sanado. Ahora, profundicemos en cada parte de esta historia.

    Quizás te puede interesar: Historia de Jesús Y La Tempestad: Lecciones Que Podemos Aprender

    El centurión y Jesús

    Después de haber terminado, entró en Capernaum. Ahora bien, un centurión tenía un criado que estaba enfermo y al borde de la muerte, que era muy apreciado por él (Lucas 7: 1-2)

    Para darle un poco de contexto, Jesús acababa de terminar Su Sermón del Monte y estaba pasando por Capernaum. Debe haberse corrido la voz de que Él estaba allí porque un centurión romano envió líderes judíos a buscarlo. Los centuriones eran oficiales romanos que estaban a cargo de 100 soldados, y era muy poco probable, incluso extraño, encontrar a uno con líderes judíos.

    No sabemos exactamente cómo llegó este centurión a confiar en el Dios de los israelitas, pero sin duda el milagro de su fe fue un regalo de Dios y también el producto de la comunidad de sus amigos judíos.

    Jesús es digno

    Cuando los líderes judíos se encuentran con Jesús, le ruegan que venga a curar a un sirviente en nombre del centurión. El centurión oyó hablar de Jesús y le envió algunos ancianos de los judíos, pidiéndole que fuera a curar a su criado. Él es digno de que hagas esto por él, porque ama a nuestra nación, y él es quien nos construyó nuestra sinagoga (Lucas 7: 3-4)

    Después de decir esto, Jesús y su séquito los siguen. Sin embargo, es extraño que parezca que la dignidad, el amor y las obras del centurión son los que motivan a Jesús a seguirlo. Es triste que esta parte del pasaje sea por lo que la mayoría de la gente vive hoy.

    Si eres lo suficientemente digno, si eres lo suficientemente amoroso, si haces lo suficiente, Jesús responderá tus oraciones. Contrariamente, el centurión romano era una de las personas menos dignas a los ojos de los judíos. El centurión incluso admite esto:

    Señor, no te preocupes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo. Por tanto, no me atreví a acudir a ti. Pero di la palabra, y que mi siervo sea sano (Lucas 7: 6)

    En lugar de insistir en su propia dignidad o logros, el centurión reconoce a Jesús como digno y todopoderoso. Él sabe que Dios tiene el poder de hacer que las cosas ocurran, tal como Dios habló al mundo en la creación. Entonces, una de las enseñanzas que podemos obtener del centurión y Jesús, es que debemos entender que no somos dignos de nada pero Él es misericordioso y poderoso.

    La Autoridad de Jesús

    Porque yo también soy un hombre puesto bajo autoridad, con soldados debajo de mí; y le digo a uno: "Ve", y se va; y a otro, 'Ven', y viene; y a mi criado, 'Haz esto', y lo hace (Lucas 7: 8)

    Así como el centurión reconoce lo indigno que es y lo digno que es Jesús, también sabe que Jesús tiene la máxima autoridad. Recuerda, este centurión tenía 100 soldados bajo su mando. Era lo suficientemente rico como para construir una sinagoga. Pudo haber elegido sobornar o amenazar a Jesús. Pero no lo hizo.

    Él cree que Jesús es quien dice ser, y el centurión ve la autoridad que tiene como un regalo de Dios, el que está por encima de todas las cosas, incluso por encima de los oficiales romanos. Por lo tanto, de la historia de “El centurión y Jesús” podemos aprender también que la autoridad está en Dios y debemos reconocerlo.

    La fe del centurión

    El centurión se acercó a Jesús con humildad y reconociendo su autoridad por fe. ¿Qué es la fe? ¿Cómo afecta nuestra relación con Jesús?

    La fe es la realidad de lo que se espera y la prueba de lo que no se ve (Hebreos 11: 1 CSB)

    La fe es creer en algo, incluso si aún no se ha probado o se ha hecho realidad. El centurión hizo realidad la curación de su siervo poniendo su fe en Jesús, quien ha demostrado que lo invisible o imposible, se puede ver y hacer posible.

    Jesús demostró que la fe del centurión era real y manifestó su propia divinidad en el acto de sanar milagrosamente al sirviente. Jesús, no necesitaba hacer esto para probar nada, pero aun así eligió sanar al siervo del centurión, a quien amaba profundamente.

    Hebreos 12: 2 se refiere a Jesús como el autor y consumador de nuestra fe, no solo porque Él nos capacita para tener fe por Su poder (es el autor de nuestra fe) sino porque Él realmente la cumple (perfeccionando nuestra fe).

    Por lo tanto, nuestro poder no se encuentra en nosotros, ya que no fue cualquier fe la que sostuvo el hechizo mágico para sanar, sino la fe en Jesús. Él (Jesús) es el que puede despertar la fe en nosotros.

    Jesús estaba asombrado

    Cuando Jesús escuchó estas cosas, se maravilló de él y, volviéndose hacia la multitud que lo seguía, dijo: "Les digo que ni siquiera en Israel he hallado tanta fe". Y cuando los que habían sido enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente bien (Lucas 7: 9-10)

    En otras versiones, la Biblia dice que Jesús estaba asombrado, y por una buena razón. En todo Israel (la gente que conoce las maravillas de Dios), Jesús no pudo encontrar una persona más llena de fe. Y lo dijo delante de todos. Debido a la fe del centurión, vemos a Jesús maravillarse, y recordamos que la única otra vez que Jesús se asombró en la Biblia fue cuando vio la falta de fe en su ciudad natal.

    Un centurión romano, que ni siquiera era israelita, tenía más fe que las personas que crecieron con Jesús y lo vieron vivir una vida perfecta. No seamos las personas que asombran a Jesús con nuestra incredulidad.

    ¿Cómo nos acercamos a Jesús?

    A lo largo de esta historia, el centurión solo se acercó a Jesús con humildad, fe y amor. El centurión ni siquiera se veía a sí mismo como lo suficientemente digno para ir a encontrarse con Jesús o hacerlo caminar hasta su casa, sino que se humilló y confió en Él.

    Creía en quién era Jesús, sabiendo que su fe le daba a Dios espacio para moverse y sanar a lo grande. Después de todo esto, toda su motivación para pedirle a Jesús que sanara a su siervo no fue por beneficio personal, sino por amor.

    ¿Cuántas veces hemos sacrificado nuestra fe por nuestro orgullo? Habría sido tan fácil para el centurión mantener su posición y orgullo en lugar de exaltar a Jesús y pedirle ayuda. A veces pensamos que si damos un paso en la fe, nos veremos tontos. No creemos completamente que Jesús sea quien dice ser.

    Nunca serán nuestras obras o dignidad lo que sorprenderá a Jesús, Él ya nos ama sin cesar. Es la fe que Jesús crea y perfecciona en nosotros la plataforma para su grandeza. Así que dejemos que el amor nos motive a dar un paso de fe, confiando en que Dios nos sanará y se moverá a través de nosotros.

    Qué podemos aprender de la historia llamada “El centurión y Jesús”

    El papel del centurión en el ejército romano lo colocó dentro de las filas de una cadena de mando. Era un hombre que estaba bajo la autoridad de otros y también era responsable de dar dirección a los que estaban bajo su autoridad.

    Si el centurión recibió una orden, ordenó a sus subordinados que la cumplieran; con ese comando vino el poder y los recursos para completar la tarea. A medida que todos cumplieran con sus responsabilidades, lograrían los objetivos del emperador.

    El centurión se dio cuenta de que el reino de Dios también estaba estructurado con una cadena de mando. Sobre esta base, el centurión sabía que por mandato autorizado de Jesús, ya fuera dado en persona o desde la distancia, el sirviente enfermo sería sanado de inmediato.

    Jesús se maravilló de la fe del centurión y accedió a su pedido. “Y los enviados, volviendo a la casa, hallaron sano al criado que había estado enfermo” (Lucas 7:10). Además de la comprensión del centurión de la cadena de mando y su fe en Dios, su comportamiento demuestra varias cualidades de buen liderazgo:

    1. El bienestar de quienes están bajo su autoridad debe ser una de las principales prioridades de un buen líder

    Esta historia no comienza con un relato del centurión promocionando su propio poder, sino más bien con un relato de su amor y compromiso con los que están bajo su autoridad:

    “El criado de cierto centurión, que era querido para él, estaba enfermo y listo para morir” (Lucas 7: 2).

    La profunda preocupación del centurión por el bienestar de su siervo se refleja en la intensidad de su súplica a Jesús:

    Cuando oyó hablar de Jesús, le envió a los ancianos de los judíos, suplicándole que viniera y sanara a su siervo” (Lucas 7: 3).

    Los ancianos judíos confirmaron la preocupación del centurión por los que estaban bajo su autoridad. Instaron a Jesús a responder a la solicitud del centurión, diciendo:

    Digno era por quien debía hacer esto: porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga” (Lucas 7: 4b – 5).

    Cuando una autoridad está sinceramente preocupada por el bienestar de quienes están bajo su cuidado, generalmente es fácil para los demás someterse a su liderazgo.

    2. El poder de una autoridad debería ser una ocurrencia tardía.

    Cuando a una persona con autoridad le preocupa principalmente que otras personas reconozcan su posición y respeten su poder, está desequilibrada. Es mejor que una autoridad se concentre en sus responsabilidades bajo Dios y en cómo puede honrar a otras autoridades.

    El relato llamado “El centurión y Jesús”, nos muestra que el centurión obviamente estaba más preocupado por procurar la curación de su sirviente enfermo; no estaba interesado principalmente en promocionarse a sí mismo ni a su autoridad.

    3. Una autoridad debe verse a sí misma como bajo autoridad

    El centurión no dijo primero que era un hombre de autoridad, sino más bien “Yo también soy un hombre sometido a autoridad" (Lucas 7: 8a). Esta declaración comunica humildad y expresa un sentido de responsabilidad ante Dios y los demás por el uso de ese poder.

    Los que están en el liderazgo deben verse a sí mismos como miembros de una larga lista de personas responsables de dirigir y proteger a los demás. Los líderes deben reconocer que también están bajo autoridad y serán responsables de cómo ejercen su poder.

    El centurión comprendió la autoridad absoluta de Cristo. El centurión sabía que los principios que había observado en la cadena de mando del ejército romano serían ciertos en el reino de Cristo.

    Necesitas leer: 7 Diferencias entre iniquidad y pecado según la biblia

    Pensamientos finales

    Hay muchísimas cosas que podemos aprender al adentrarnos en “El centurión y Jesús”, pero principalmente nos enseña a ser humildes en todo momento y a reconocer la autoridad del único que tiene autoridad sobre todo en la tierra y en el cielo; Dios. Otra lección muy importante que nos deja es que la fe realmente puede mover montañas, y si confiamos en Dios, veremos nuestro milagro.

    Te invito en este momento a dirigirte a Dios con confianza y a plantearle todos tus problemas con confianza. Si lo haces, verás que todo en tu vida irá por un buen camino, porque como dice la palabra: “A los hijos de Dios, todas las cosas les ayudan para bien”, y esto incluye también las malas.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información