Significado de "El león de la tribu de Judá" según la biblia

El león de la tribu de Judá según la biblia es conocido como Jesús, sin embargo algunas personas prefieren decirle el cordero inmolado. Por lo cual hay dos posturas, la del cordero sumiso, lleno de misericordia y nobleza, pero Jesucristo no solamente es de esa manera, ya que también puede llegar a ser un león feroz y mostrar su ira contra los que pretendan quitarle su poder y gloria, porque solo le pertenece a él.

Te invito a leer:  Interpretación de los 7 sellos del libro de apocalipsis.Simbología

Índice De Contenidos

    Significado del León de Judá según la biblia

    El león de Judá puede ser representado de diferentes formas, las cuales han usado el símbolo del León de Judá como elemento fundamental dentro de sus banderas, estandartes e insignias. Y los significados van a depender según las creencias de los diversos grupos religiosos que adoptaron el símbolo.

    El León de Judá representa uno de los símbolos fundamentales de la tribu hebrea de Judá. La historia de esta figura surge mediante el relato religioso de Jacob con su hijo Judá. En el libro de Génesis se puede apreciar cuando el padre llama a su hijo “cachorro de león” cuando le otorgó la bendición y se agarró la simbología del león para asociarla con el pueblo de Judá:

    “Cachorro de león es Judá: De la presa subiste, hijo mío: Se encorvó, se echó como león, así como león viejo; ¿quién lo despertará?” (Génesis 49:9) También podemos encontrar otros significados, donde figura como símbolo de Jerusalén, la capital del judaísmo. Desde el punto de vista cristiano, el León de Judá hace alusión directa a Jesucristo.

    En este sentido, para entender su significado, debemos entender el objetivo principal de Jesucristo cuando vino a la tierra, ya que él defendió con autoridad la palabra de Dios y su voluntad, y no permitió  ningún tipo de manipulación ante los constantes ataques. Siempre respondió con sabiduría, haciéndose respetar como Hijo de Dios.

    El león de la tribu de Judá
    El león de la tribu de Judá

    Jesucristo nunca tuvo dudas en denunciar a los deshonestos legalistas e hipócritas de la época, quienes trataban de invalidar la Palabra de Dios, y a quienes el pueblo brindaba pleitesía por su ignorancia.

    Pero en la actualidad Jesús es conocido como el cordero sacrificado de Dios. Su personalidad es amorosa y compasiva. Pero cuando Cristo venga por segunda vez, será conocido como el León de la tribu de Judá, el cual ruge con furia.

    El león de Judá en el cristianismo

    De acuerdo con la biblia, en el cristianismo el León de la tribu de Judá está asociado con la figura de Jesús. La historia comienza con Jacob, quien cumple la predicción de que sus hijos serían los precursores del pueblo de Israel.

    Judá representó el líder de todos los hermanos a quien su padre bautizó como “cachorro de León”.

    De este mismo linaje de Judá nació el rey David, quien fortaleció y expandió las tierras israelitas en su mandato. De esa descendencia del mismo rey David nació Jesús, el Mesías, por lo cual se le llama el León de Judá.

    En el libro de Apocalipsis aparecen las referencias bíblicas más notorias, donde se hace alusión al “León de la tribu de Judá” como el que procedió de la raíz de David, quien fue el único capacitado para leer el libro de los siete sellos. Tal como se puede apreciar en el siguiente pasaje:

    “Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos” (Apocalipsis 5:5)

    Si llevamos el león de la tribu de Judá a nuestra vida cotidiana debemos entender que en los momentos difíciles es muy probable que sintamos desesperación y angustia, pero Jesucristo triunfará ante cualquier situación, por lo cual no debes estar ansioso ni sentir preocupación, ya que él por su gran misericordia y cuidado nos conduce a la salvación.

    Sin embargo cuando descuidamos nuestra vida espiritual y nos desenfocamos podemos perder el tesoro de la salvación. Por lo cual es importante alimentar cada día  nuestra relación con Jesucristo para incrementar nuestra confianza en el león de la tribu de Judá, quien es nuestro Señor y Salvador.

    Jesús intercede por la humanidad

    Jesús representa el único mediador entre Dios y los hombres para que sean borradas las perversidades de la humanidad. Pero quien no tenga la disposición de amar a Dios y a su hijo Jesús, y hacer su voluntad, recibirlo y aceptarlo como su único y suficiente salvador no puede alcanzar la salvación. Tal como lo revela su palabra:

    " que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación." (Romanos 10:9-10)

    En este sentido, El León de Judá es el símbolo por excelencia  de la Tribu de Judá, y de acuerdo a las diferentes interpretaciones que aparecen en la biblia, podemos dilucidar que se refiere a la tribu del linaje de los Reyes de Israel, como los anteriores del Rey David.

    Puedes leer: 7 Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios e hicieron su voluntad

    Por otro lado, el lema simbolizado por Reyes y el León de la tribu de Judá, se debe a las palabras llenas  de bendición  proclamadas por Jacob. El Padre de Judá llama a su hijo cachorro de león, hijo mío, creando el escudo por la profecía proclamada por Jesús el Mesías, donde dice que vendría de la tribu de Judá. Tal como lo revela el siguiente pasaje:

     “Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible” (Hebreos 7:14-16)

    En este sentido el León de Judá, es un título mesiánico que se le otorgó a Jesús por ser el Mesías, gobernador del mundo entero. Procedente de la descendencia del rey David y de la tribu de Judá, y vino de quien derrotó a la propia muerte.

    Y quien está presente para pelear en el juicio final. De esta manera va a demostrar a todos sus creyentes que en él está el camino, la verdad y la vida. Tal como lo revela su palabra: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6)

    Por otro lado, los que no creen en Dios, ni lo aceptan de corazón no podrán alcanzar la salvación, así que todas aquellas personas que altivamente se apartan de Dios y no hacen su voluntad, no podrán gozar de la vida eterna, que es un regalo divino de Dios.

    Por esta razón es de suma importancia que todos proclamemos la palabra de Dios y es hora de hablar del León de la Tribu de Judá, quien vendrá por segunda vez para hacer escuchar su rugido feroz. De esta manera que el cordero de Dios se convertirá en el León de la tribu de Judá para establecer su reino.

    El León de la tribu de Judá se escuchará en todo el mundo y su rugir trae las buenas nuevas de salvación para todos los que fielmente han creído en su palabra y obedecen su palabra.  Por más de dos mil años los discípulos de Jesús,  rugen con Él para que en toda la tierra se oiga la verdad del Evangelio.

    Para dar la victoria contra el pecado y la muerte, contra el error de una vida sin la perfecta dirección de Dios. Para que los que crean reciban, la salvación de su alma para la eternidad.

    Cabe destacar que esta comparación que se hace de Cristo con el león, tiene una razón de ser, ya que este animal es poderoso y es llamado el rey de la selva, ya que su rugido puede ser escuchado más de 8 km de distancia. Sin embargo, el rugir de Jesucristo será más potente, ya que será escuchado por el mundo entero.

    La bandera de Jerusalén y su simbología

    El león de la tribu de Judá
    El león de la tribu de Judá

    La bandera de Jerusalén hace referencia al León de la Tribu de Judá, ya que tiene dos bordes azules, horizontales, y en el centro se encuentra un escudo amarillo que tiene al León de Judá en azul.

    El fondo del escudo tiene trazas que dibujan bloques que simbolizan el muro sagrado Kotel o Muro Occidental.

    Por otra parte, los laterales del escudo se encuentran decorados por dos ramas de olivo. En la parte posterior de la figura central está escrita la palabra “Jerusalén” en hebreo.

    En este sentido se puede notar la importancia de la simbología del León de la tribu de Judá que es Cristo, quien vendrá por segunda vez para hacer escuchar en todas las naciones su feroz rugir.

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano