El Mejor Camino: 6 Pasos Para Encontrar La Salvación

¿Quieres saber cuál es el mejor camino? Hemos preparado seis pasos que te ayudarán a encontrar el verdadero sendero de salvación. La vida eterna es un regalo que nuestro padre celestial nos proporciona de manera gratuita porque ya fue pagado con sangre. Sigue con detenimiento este estudio y sabrás (con bases bíblicas) la manera correcta de encontrar el camino y mostrarlo a los demás.

Índice De Contenidos()

    ¿Cómo tomar el mejor camino?

    El mejor camino es el sendero de la salvación. La salvación eterna se encuentra solo a través de la fe en Jesucristo, la confesión de esa fe y el arrepentimiento del pecado. Para ayudarte a encontrar este camino, hemos citado algunos versículos de la Biblia y declaraciones básicas de la verdad relacionadas con la salvación individual. Estos pasos te conducirán hacia la salvación en Cristo:

    El mejor camino

    Paso 1: Reconoce que eres un pecador — Romanos 3:23

    La respuesta que Pablo y Silas le dieron al carcelero que preguntó cómo ser salvo fue: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y tu familia” (Hechos 16:31).

    Para reforzar esta respuesta redactada de forma sencilla, Pablo y Silas “le predicaron la palabra del Señor a él y a todos los demás en la casa” (Hechos 16:32).

    La pregunta del carcelero nos dice que sabía que estaba perdido. Sabía que necesitaba ser salvo. El Espíritu Santo convence de pecado, el que está convencido puede continuar y seguir confiando en sus propias buenas obras.

    Pero si lo hace, no se salvará. Romanos 3:23 dice claramente que "todos han pecado y están lejos de la presencia salvadora de Dios".

    En Lucas 18: 9-14, Jesús da una interesante parábola de dos hombres orando. El recaudador de impuestos se limitó a gritar: "¡Dios, ten piedad de mí, pecador!" mientras que el fariseo recitaba sus propias buenas obras. Jesús resumió la parábola diciendo: "Les digo que el recaudador de impuestos, y no el fariseo, tenía parte con Dios cuando se fue a casa".

    Quizás te puede interesar: ¿La Salvación Se Pierde? Mitos Y Verdades

    Paso 2: Reconoce que Dios hizo algo al respecto — Juan 3:16

    ¿Por qué Dios hizo algo al respecto? El hombre podría haber continuado en su pecado y estar eternamente perdido, pero Dios hizo algo al respecto. Su razón fue el amor. “Tanto nos amó Dios que envió a su Hijo unigénito, para que todo el que tenga fe en él no muera, sino que tenga una vida eterna” (Juan 3:16).

    Al convertirse en miembro de la raza humana, se identificó con nosotros. Cuando sufrió y murió en la cruz fue con el propósito específico de quitar el pecado del mundo (Juan 1:29). El evangelio que predicamos, enseñamos y hablamos debe centrarse en estas palabras de Pablo de que “Jesús murió para quitar nuestros pecados” (1 Corintios 15: 3).

    Paso 3: Recibe a Cristo como tu Salvador — Romanos 6:23

    No es suficiente reconocer mentalmente el hecho de que Cristo murió para salvar a los pecadores. La Biblia dice que “el pecado paga su salario: la muerte; pero Dios nos da vida eterna en unión con Cristo” (Romanos 6:23). Un regalo debe ser recibido, aceptado por aquel a quien se ofrece.

    Por increíble que parezca, los registros han mostrado más de una vez la historia de un hombre en el corredor de la muerte que rechazó el perdón. ¿No parece casi increíble que un hombre voltee la cabeza e ignore deliberadamente a un mensajero que vino con un papel declarando el perdón del gobernador o del rey? Sin embargo, sucedió, y el prisionero fue ejecutado porque no quiso aceptar el regalo de la vida.

    Por increíble que parezca, los hombres y mujeres de hoy rechazan la oferta de vida que Dios da. Cada uno debe recibir a Jesucristo como Salvador, aceptando el regalo. Gracias a nuestro Creador que “algunos, sin embargo, lo recibieron y creyeron en él; por eso les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios” (Juan 1:12).

    Paso 4: Confiesa el pecado y deshazte de él — 1 Juan 1: 9

    El pecado es como una gran carga. Pero ocultarlo no nos ayudará a deshacernos de él. Debemos confesar nuestras malas obras, admitir nuestros pecados y renunciar a ellos. A veces vemos la palabra arrepentimiento como dar un giro completo de servirnos a nosotros mismos, al mundo y al diablo en vez de servir al Señor.

    ¿Qué pensarías de un preso condenado por asesinato que dijo que aceptaría el perdón del gobernador, pero que tenía la intención de salir y matar a otra persona? Sin duda, su perdón sería retirado de inmediato. Si fueras el hombre condenado y perdonado, tu gratitud y agradecimiento te ayudarían a dejar tus malos caminos, ¡especialmente si tu liberación se produjo por la muerte de alguien más!

    El nuestro vino a través de la muerte de Jesucristo, y ese perdón es tan completo que la Biblia dice: “Si confesamos nuestras malas obras a Dios, él cumplirá su promesa y hará lo correcto: perdonará nuestros pecados y nos limpiará de todos estos” (1 Juan 1: 9).

    Paso 5: Confiesa y cree que Jesús es el Salvador — Romanos 10: 9-10

    Si confiesas creer que Jesús es el Señor y tienes fe en que Dios lo levantó de la muerte, tendrás la salvación. Porque es por nuestra fe que somos reconciliados con Dios; es por nuestra confesión que somos salvos (Romanos 10: 9-10).

    Si la salvación solo fuera deshacerse del pasado, nos quedaríamos sin rumbo en nuestras vidas. Pero podemos confesar y creer. Por fe, podemos tomar a Jesús como nuestro Salvador y reclamarlo como Señor de nuestras vidas.

    Jesús dijo: “Si alguno declara públicamente que me pertenece, lo mismo haré por él delante de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10:32). No nos debe avergonzar ser parte de la familia de Dios. Darle a Jesús el lugar que le corresponde como Señor de nuestras vidas, significa también que podemos descansar completamente en Su gracia salvadora y Su poder para guardarnos.

    Este incidente real puede servir como una ilustración útil: un miembro de una tribu con una pesada carga de madera en la espalda caminaba fatigosamente por un camino de montaña en Taiwán hace muchos años. Llegó un camión maderero. El conductor se detuvo y le ofreció llevar al anciano. Como nunca antes había viajado en un vehículo, el hombre se mostró un poco reacio.

    El conductor, sin embargo, le aseguró un viaje seguro a su pueblo, por lo que el anciano se subió a la parte trasera del camión. Después de conducir algunos kilómetros por la carretera llena de baches, el conductor escuchó un fuerte golpe en la parte superior de la cabina. El hombre le gritaba salvajemente que se detuviera. “¡Insoportable!”, Gritó.

    Luego, el conductor descubrió que el anciano todavía llevaba la carga a la espalda y que el camino lleno de baches hacía que lo presionara con más fuerza. ¡No entendía que podía dejar su carga y que el camión llevaría su carga tan bien como él mismo!

    ¡Puedes sonreír ante esta historia y pensar en lo ingenuo que fue el anciano! Sin embargo, una persona puede estar haciendo lo mismo con respecto al paso de poner su confianza en Jesús. En su carta a los creyentes, Judas concluyó con estas palabras de alabanza: “al que puede evitar que caigan y llevarlos sin mancha y gozosos ante su gloriosa presencia” (Judas 24). ¡Jesucristo es el Señor!

    Te recomendamos leer: Venciendo A Satanás: Las 6 Claves Para Derrotar A Satanás Y Sus Mentiras

    Paso 6: Comparte tu testimonio

    Hasta ahora hemos estado estudiando principalmente cómo presentar la salvación a través de los pasos dados en la Palabra de Dios. Esto es de primordial importancia porque leemos que Jesús y los apóstoles declararon la verdad de las Escrituras. Sin embargo, Jesús sí incluyó historias e incidentes de interés humano imperecedero.

    Tienes una historia que puedes contar con precisión y seguridad como nadie más puede hacerlo: la historia de tu propia conversión. Tu testimonio personal comparte lo que Cristo ha hecho en tu vida y, al darlo, puedes asegurarle al oyente que el Señor hará lo mismo por él.

    También le ayudará a darse cuenta de que tú no piensas en ti mismo como mejor que él, porque también necesitabas ser salvo a través de la fe en Jesucristo. Y que además, sigues necesitando Su fuerza y ayuda todos los días de su vida.

    Breves testimonios de tus propias experiencias espirituales con el Señor confirmarán lo que dice la Palabra de Dios. “Somos testigos de estas cosas, nosotros y el Espíritu Santo”, declararon Pedro y los demás apóstoles (Hechos 5:32).

    El testimonio de tres vías; lo que dice la sagrada palabra acerca de la salvación, lo que el Espíritu Santo confirma y lo que tú das en testimonio personal fortalecerá tu trabajo de compartir las Buenas Nuevas.

    El siguiente testimonio puede ayudarte:

    Esther, una adolescente tímida, estaba haciendo su primer viaje, sola en un tren, y se sentía muy nerviosa por ello. Su padre la ayudó a llegar a su compartimento y colocó su maleta en la rejilla de arriba. Luego, cuando el tren arrancó, se despidieron con afecto.

    Sintiéndose cohibida e insegura, Esther se acomodó en el asiento, notando que su compañera que era solamente un poco mayor que ella, parecía endurecida en las costumbres del mundo.

    Esther quería relajarse y leer su libro, pero se sentía culpable porque tenía la oportunidad de testificar por su Señor y compartir su experiencia de salvación. Sin embargo, tenía miedo de que la niña se riera de ella y no sabía cómo empezar.

    Entonces la propia chica abrió la conversación. “¿Quién fue el hombre que te despidió en la estación? ¿Él es tu padre?” "¡Sí!" respondió Esther. No sabía qué decir a continuación y oró desesperadamente para que el Señor la ayudara.

    Sin embargo, su compañera volvió a hablar: "Debe ser lindo tener un padre". "¡Oh sí!" —dijo Esther, todavía sintiéndose tímida y sin habla. “Ojalá tuviera un padre que me cuidara”, continuó la niña. ¡Eso fue todo! Al darse cuenta de que Dios había provisto la apertura, Ester se armó de valor para continuar. "¡Oh, pero sí!" dijo cálidamente.

    “No, mi padre murió hace mucho tiempo”, dijo la niña, cuyo nombre era Hettie. "¡Lo siento mucho!" dijo Esther. Hizo una pausa y luego prosiguió: — ¡Pero sí tienes un padre! ¡Hay un Padre celestial que te ama y se preocupa por ti más que cualquier padre humano!"

    Sintiendo el interés de su compañera, Ester pasó a explicar cómo Dios nos amó lo suficiente como para enviar a Su Hijo a morir en nuestro lugar y cómo, al aceptar Su sacrificio por nosotros, podemos nacer en la familia de Dios. “Todo lo que necesitas hacer es creer en Él y recibirlo como tu Salvador. ¿Te gustaría hacer esto? “preguntó ella”.

    “¡Oh, sí, me gustaría! Quiero tener a Dios como mi Padre para poder ir al cielo. Pero sigo sin entender qué hacer. No estoy segura de eso". Esther se preguntó cómo proceder. Entonces el Espíritu Santo le trajo algo a la mente. “Hettie”, dijo, “cuando me subí a este tren tenía que tener un boleto”.

    “No lo pagué yo misma, mi padre lo pagó. Solo lo tomé. Jesús es como este boleto. Todo lo que haces es tomarlo, aceptarlo como tu boleto al cielo, provisto para ti por tu Padre celestial. ¡Oremos juntas para que puedas hacerlo ahora!”

    Ya sin timidez, Esther dirigió a Hettie en una oración por la salvación, luego la animó a orar, hablando con Dios como lo haría con un padre. El resto del viaje hablaron con alegría sobre la salvación y lo que significa ser parte de la familia de Dios.

    Las niñas intercambiaron direcciones antes de que Hettie dejara el tren en su ciudad poder mantenerse en contacto y que Esther pudiera enviarle más aliento y enseñanza. ¡Las niñas siguieron adelante, gozosas!

    Cosas que debes saber

    Hay cosas básicas que debes saber para encontrar el mejor camino para ir a morar con Dios:

    • Todos hemos pecado.
    • Dios nos ama y Cristo murió para quitar nuestros pecados.
    • la vida eterna es un regalo gratuito de Dios. Se nos da cuando confiamos en Cristo, nos arrepentimos de nuestra vida pecaminosa y la entregamos a la Voluntad de Dios.
    • No podemos hacer nada para ganarnos la salvación. Es un regalo único de Dios que nos pertenece cuando ponemos la fe y confianza total en Jesucristo para eliminar el pecado y hacernos aceptables ante Dios.
    • Debemos confesar la fe en Cristo y estar de acuerdo en abrir nuestro corazón a Él. Es necesario confiar en el Salvador con toda nuestra vida.
    • Ser cristiano significa que permitimos que el Espíritu Santo nos rehaga para que seamos santos como Dios es santo, en la forma en que vivimos nuestras vidas.
    • Una vez que hayas aceptado a Cristo en tu vida, tendrás vida eterna. La vida eterna por fe es permanente y no se puede perder.

    Necesitas aprender: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Entonces, ¿Ya estás consciente de cuál es el mejor camino? Ten la seguridad de que el camino de salvación solamente se toma a través de la fe en Cristo. No existe manera de obtener este beneficio, porque no es algo que podemos ganar sino un regalo de parte de nuestro padre celestial. Es como el boleto de la historia, simplemente debemos tomar lo que nuestro Señor nos proporciona y atesorarlo, porque se trata de nuestra herencia divina.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir