Enriquecidos en Cristo - Significado según la biblia

Enriquecidos en Cristo significa que tenemos todo cuando vamos de su mano. Esto es algo que pocos logran comprender y muchos ignoran por completo. Pero en la palabra se aprecia que hemos sido fructificados en muchos aspectos de nuestra vida: “porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia” (1 Corintios 1:5)

Te invito a leer: Mi tema principal Jesucristo Crucificado – 4 Aspectos para entender su propósito

El apóstol Pablo señala en las Sagradas Escrituras, de forma muy precisa, que la bendición que Dios le da a sus hijos, está destinada a cada uno de los aspectos de la vida. De esta forma la gracia nos alcanza en cualquier lugar y en cualquier espacio.

Índice De Contenidos

    Enriquecidos en Cristo - Significado según la biblia

    El término “enriquecido” se refiere a algo que tiene un elemento de mayor poder. Esta definición nos revela una gran verdad porque el cristiano tiene a su disposición un elemento de mayor potencia en todas las áreas de su vida.

    De esta forma cuando sobresalimos es porque hemos sido enriquecidos por Cristo para poder llegar adonde otros no podrían hacerlo. Esto se refiere a que los hijos de Dios tenemos la Gracia de Dios.

    Así que la clave para acceder a toda la potencia del Señor en cada aspecto de nuestra vida, se basa en permanecer en Él. El mismo Jesucristo lo afirma en la palabra: “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. (Juan 15:7)

    En este sentido, somos enriquecidos en Cristo en la medida en que nos acerquemos a él, mantengamos la comunión y le sirvamos de corazón. Como hijos del Señor debemos estar firmes en la roca que es Jesucristo y sustentarnos de su palabra cada día.

    En la biblia podemos encontrar muchos ejemplos de hombres de Dios que realmente fueron enriquecidos por el Señor. Tal es el caso de José en Egipto, quien fue prosperado en cada trabajo que realizaba. De igual forma Daniel en babilonia tenía el favor de Dios.

    Así que aunque estés atravesando por un momento muy difícil en tu vida, no te separes de Cristo, aunque sientas que ya no puedes más, persiste en la fe, confía en las promesas que Dios tiene para ti.

    Recuerda que eres un hijo de Dios y estás enriquecido de su presencia y lleno de su gracia en todos los aspectos de tu vida. Pero debes creerlo en tu corazón.

    No podemos caer en el error de querer hacer todo por nuestras propias fuerzas, debemos siempre dejarnos dirigir por el Señor y escuchar su palabra que está llena de sabiduría. Sin su presencia, nada podemos hacer.

    Cómo se visualizan las riquezas en Cristo -  Análisis de la Primera Carta a la iglesia de Corintios

    En las Sagradas Escrituras podemos encontrar muchos ejemplos de las riquezas que Dios le otorga a sus hijos. Éstas pueden ser materiales y espirituales, y es allí donde el Señor se glorifica, a través del testimonio de los creyentes fieles que cumplen la voluntad de Dios.

    En la Primera Carta a la iglesia de Corintios podemos apreciar las enseñanzas que Pablo les da a la iglesia y les habla acerca de las riquezas que Dios tiene para su pueblo, para sus hijos. Este Apóstol hace referencia a lo siguiente:

    1.- La gracia de Dios fluye en Jesucristo

    El Apóstol Pablo les habla a la iglesia acerca de la gracia que recibimos en Cristo. Corintios estaba pasando por una transformación maravillosa por la gracia de Jesucristo.

    Enriquecidos en Cristo
    Enriquecidos en Cristo

    Nadie les había impuesto un estilo de vida ni tampoco habían sido educados en la ley de Moisés, sin embargo sus vidas, según esta carta, habían sido consagradas. De esta manera, la gracia de Dios en Cristo, les había sido dada a aquellas personas de Corintios. Tal como lo revela la palabra:

    “Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1 Corintios 1: 4)

    2.- Enriquecidos en Cristo Jesús

    Otro de los aspectos que señala el Apóstol Pablo es la manera en la que somos enriquecidos en Cristo, y ésta es la manifestación de la gracia de Dios que fluye en la vida de los hijos del Señor.

     De esta manera las riquezas del Reino le son otorgadas, y el Apóstol Aquí Pablo hace alusión a los términos “Palabra y Ciencia”, porque nos son dadas con el fin de conocerlo aún más y de poder concretar la obra del Señor aquí en la tierra.

    De igual forma ser enriquecidos en Cristo, implica tener el fruto del Espíritu Santo que produce la gracia de Dios en Jesús, tales como paz, paciencia, amor, gozo, bondad, fe mansedumbre, benignidad, templanza; y la palabra nos señala que contra estas cosas, no hay ley:

    “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23)

    Así que podemos imaginar a todas estas personas que  vivieron dentro de esa sociedad extremadamente corrupta, ver sus vidas transformadas cuando comenzaron a creer en Jesucristo y permanecer en la fe.

    En este sentido, la gracia del Señor en Cristo Jesús les enriquecía todos los días. Así que nosotros como creyentes debemos seguir ese ejemplo, y permanecer en Cristo para obtener sus riquezas y estar bajo la gracia de su Santo Espíritu.

    3.- Los Dones Espirituales

    Las personas tenemos muchas capacidades que nos fueron otorgadas de forma natural por el Señor, como la inteligencia, la capacidad de crear, soñar, hablar, cantar, tocar un instrumento, caminar, correr, entre otras.

    Te puede interesar leer: Lista de dones espirituales según la biblia. 7 Versículos para saber usarlos

    Sin embargo, todas esas capacidades propias del ser humano no pueden compararse con las habilidades divinas y espirituales. Nuestro Señor Jesucristo se despojó de las riquezas divinas, se hizo pobre aunque era rico, y lo hizo con el propósito de entregar su vida por ti y vencer al enemigo.

    De esta manera, mediante nuestro Señor Jesucristo ahora podemos disfrutar de las riquezas divinas de las cuales él se despojó.

    Jesucristo, siendo un ser humano, tomó tus capacidades para derrotar al diablo, para que pudieras tomar las capacidades divinas y vivir en el Reino de Dios aquí en la tierra.

    De esta manera, las riquezas del cielo, las riquezas divinas, son atribuidas a nosotros, por la gracia de Dios en Cristo Jesús. Y todos los dones del Espíritu Santo en nosotros, son capacidades divinas adjudicadas a nosotros para que fluyamos en ellas. Al respecto la palabra señala lo siguiente:

     “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2 Corintios 8: 9)

    En la actualidad hay muchos pastores que expresan que prefieren el fruto del Espíritu Santo en vez de los dones espirituales, debido a que mediante el fruto la vida del cristiano cambia por completo.

    Este pensamiento se debe principalmente a que podemos observar que existen muchos cristianos que poseen unción para ciertas habilidades, sobre todo en el medio mus Sin embargo su testimonio no es muy correcto delante de los ojos de Dios.

    Así que vemos adoradores que entonan canciones muy hermosas, llenas de la palabra de Dios y de su presencia. Pero en sus vidas, no lo ponen en práctica como deberían. Otros se dejan vanagloriar por la fama y el dinero. Lo cual los desvía del propósito verdadero de Dios, el cual consiste el llevar el mensaje de salvación a toda criatura.

    Sin embargo Dios quiere enriquecerte en la gracia de Jesucristo no solo con el fruto del Espíritu sino también con Sus dones. Así que un cristiano no puede despreciar las riquezas divinas que Dios nos da, cuando Jesús se despojó de ellas para enriquecernos a nosotros.

    Por esta razón debemos quitar todos los pensamientos religiosos que tengamos y aceptar las riquezas del Reino de los cielos mediante la gracia en Cristo Jesús.

    4.- Las riquezas que te hacen irreprensibles

    La gracia de Dios en Cristo Jesús nos santifica y a través de ella somos llamados a servirle. Así que cuando somos santificados es debido a las riquezas del Reino de Dios y no de nuestras propias capacidades humanas o por nuestra propia fuerza o voluntad.

    De esta manera, Jesucristo mediante su gracia nos otorga sus riquezas para poder presentarnos irreprensibles delante de su presencia en el día final. Tal como lo afirma la palabra:

    “de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:7-8)

    En esta cita, la palabra nos muestra la manera en la que Jesucristo nos moldea a su imagen y semejanza para mostrarnos irreprensibles delante de su presencia. Por lo cual en este mundo, somos constantemente probados, perfeccionados, limpiados y fortalecidos en Cristo Jesús para estar preparados para el juicio final.

    Así que con estas riquezas espirituales podemos estar confiados y dejar el miedo atrás, ya que somos irreprensibles delante de su presencia, somos justificados y estamos sellados con el Espíritu Santo.

    5.- Llamados para la comunión

    Finalmente la Primera Carta a la iglesia de Corintios culmina cuando el apóstol Pablo da una nueva enseñanza con respecto al llamado a la comunión que Dios nos hace, la cual solo es dada mediante el Espíritu Santo. Tal como lo señala la palabra:  “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1 Corintios 1:9)

    En este sentido, la fidelidad de Dios se hace presente y nos hace un llamado a la comunión con Nuestro Señor Jesucristo. Pero esta comunión se hace a través del Espíritu Santo que actúa como nuestro consolador y guía.

    De esta forma el Señor nos está llamando a aumentar la comunión con Jesucristo a través del Espíritu Santo, para que puedas ser enriquecido en gran manera por Dios, y disfrutar de sus bendiciones en tu vida y en el ministerio al cual fuiste llamado para servir al Señor.

    Puedes leer: "Más Que Vencedores En Cristo". Qué Significa Y Cómo Tener La Victoria

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información