Estudios Bíblicos - La Virtud De La Reconciliación

Teológicamente, no se puede pensar en la virtud de reconciliación sin volver a Pablo. 2 Co 5,11-6,2 y Rm 5,1-11 son, pues, objeto de una lectura atenta para explicar el funcionamiento de la metáfora de la reconciliación según dos ejes. 1 / ¿Cómo el contexto socio-político? ¿Cómo tiene un significado teológico la forma de poner la reconciliación en el discurso? La virtud de la reconciliación revela la voluntad de Dios. Aquí te mostraremos como obtenerla.

Índice De Contenidos

    1. El estudio de la virtud de la reconciliación

    La Virtud De La Reconciliación
    La Virtud De La Reconciliación

    Al revisar la doctrina de la virtud de la reconciliación, los pasajes Pablinos que utilizan este modelo son inevitables por cómo transmiten notablemente, en el Nuevo Testamento, el ámbito donde se desplegaron con magnitud los discursos sobre este tema.

    También te puede interesar leer sobre: La Fortaleza De Dios Entre La Debilidad Y Límites Del Hombre

    Nos gustaría repasar dos pasajes que se dice que son "auténticos": 2 Cor. 5: 11- 6: 2 y Rom. 5: 1-11, para recoger tanto de lo nuevo como de lo viejo. Por una parte, una breve revisión de la literatura resumirá los requisitos de la investigación para reflejar una bibliografía que continúa expandiéndose.

    Por otro lado, propongo revisar teológicamente estos dos pasajes con dos visiones:

    • 1 ¿Cómo el contexto sociopolítico del siglo I arroja luz sobre el neologismo teológico Pabloino? Puesto que la palabra “reconciliación” está tomada de un vocabulario político y es usada de manera metafórica por Pablo.
    • 2 ¿Cómo puede la manera de discutir la reconciliación tener un énfasis teológico? —Dado que la manera en que se dice algo es tan importante como su contenido, la manera de contar o de decir es tan importante como lo que se dice.

    En otras palabras, se plantea la hipótesis de que una relectura meticulosa (lectura cerrada) plantearía nuevas preguntas y posiblemente incluso desafiaría las ideas recibidas (lecturas cerradas).

    Problema y breve estado de la cuestión de la virtud de la reconciliación

    El tema teológico-político de la virtud de la reconciliación es de actualidad y se articula en oposición o complementariedad con el de la liberación (Mosala 1987).

    • ¿Podemos reconciliar y borrar la historia de la enemistad, tanto a nivel personal (psicológico) como colectivo (político)?
    • ¿Podemos volver a unirnos (reconectarnos), más allá de la ruptura, actuando sobre nuestra propia ira o sobre la ira del otro?

    Pero en este caso, ¿no se interpone la reconciliación en el camino de la justicia? Es más, ¿podemos realmente dar una mirada teológica a una realidad principalmente psicológica o política?

    Pero, ¿qué pasa con la Biblia en este debate? Algunos llegan a hacer de la reconciliación el eje de la teología del Nuevo Testamento. Pero, ¿cómo teologizar estos textos que pueden estar muy alejados de nuestras problematizaciones teológico-políticas contemporáneas?

    ¿Qué dice Robert Schreiter sobre la virtud de la reconciliación?

    De entrada, podemos citar a Robert Schreiter que resume en cinco puntos la teología de la reconciliación que propone como un nuevo paradigma misionero poscolonial y posdictatorial, de los cuales tres puntos (1, 3 y 4) están directamente inspirados en Pablo (y el último, de uno de sus discípulos, el autor de Efesios):

    • Dios es el autor de toda auténtica reconciliación
    • La principal preocupación de Dios en el proceso de reconciliación es la curación de las víctimas.
    • En la virtud de la reconciliación, Dios hace de la víctima y del ofensor una 'nueva criatura' (2 Co 5, 17), porque ni siquiera podemos pensar en una restauración / reparación del estado anterior.
    • Los cristianos dan sentido a su sufrimiento ubicándolo en el sufrimiento, muerte y resurrección de Cristo.
    • La reconciliación sólo será completa cuando “todo el universo” se reúna en Cristo (Ef 1,10).

    La virtud de la reconciliación del Antiguo Testamento

    Podríamos estudiar en los relatos de la virtud de la reconciliación del Antiguo Testamento, como el de José y sus hermanos (Gn 50,15-21). El tema también emerge aquí y allá en la enseñanza de Jesús, pero solo lo desarrolla realmente de manera elaborada, aunque discursiva, la escuela Pabloina, con el uso metafórico de la palabra griega para la acción de reconciliar.

    El verbo καταλλάσσω (Rm 5,10 [2x]; 1 Co 7,11; 2 Co 5,18.19.20) o su sustantivo καταλλαγή (Rm 5,11; 11,15; 2 Co 5,18.19) solo se utilizan en Pablo (¡diez veces en solo siete versículos!),

    Mientras que ἀποκαταλλάσσω se encuentra tres veces en los deuteroPabloinianos (Col 1,20.22; Ef 2,16). Curiosamente, estas palabras se construyen a partir de la raíz griega que sugiere un cambio, un "convertirse en otro", un "hacer diferente" (* αλλ *).

    La reconciliación transforma a las partes en presencia, o más bien, cambia la relación misma. Es más, reconciliar es hacer las cosas de otra manera, crear sorpresas y algo nuevo.

    El vocabulario religioso de la virtud de la reconciliación

    Veremos que este no es principalmente un vocabulario religioso o de culto, sino un vocabulario político. Además, casi todas las metáforas de la salvación de Pablo, aparte de la de Yom Kippur, no se relacionan con la esfera religiosa sino con la esfera secular:

    • redención
    • remisión
    • reconciliación
    • justificación.

    ¿Qué valoración de la investigación exegética podemos ofrecer de la virtud de la reconciliación?

    Existe un firme y constante consenso sobre la originalidad Pabloina. Καταλλάσσω es una palabra bastante rara en griego, en el registro de acción diplomática o amistad, pero nunca se usa en un sentido religioso, excepto por algunos autores judíos, pero siempre en el sentido de "hacer auspiciosa la divinidad".

    Pablo recicla la palabra καταλλάσσω en un nuevo sentido teológico, donde Dios reconcilia a la humanidad con él, como un sujeto activo que actúa sobre un objeto.

    Según Pablo, Dios toma la iniciativa y no cambia él mismo su carácter, sino que concede la paz a la humanidad; Dios no está reconciliado, pero reconcilia a los humanos consigo mismo. Esta acción reconciliadora está mediada por Cristo a través de la cruz y la resurrección.

    Puntos importantes de la virtud de la reconciliación

    Podemos identificar cinco puntos de discusión, que alimentan la creatividad de los intérpretes sin tener una influencia realmente decisiva en la actuación. En retrospectiva, nos damos cuenta de que los movimientos identificados a menudo están en deuda con cambios en la sensibilidad teológica, metodológica, incluso epistemológica:

    Observamos las mismas dificultades textuales, pero las explicamos de manera diferente, o les “hacemos hablar” de manera diferente.

    1.   Enraizamiento helenístico o judaico

    Primero, está el debate sobre el enraizamiento helenístico o judaico de la palabra καταλλάσσω. Se insiste en el segundo enraizamiento, pero se ha demostrado claramente que el primero es más probable, recordando, sin embargo, que en el caso del judaísmo helenístico, al que pertenece Pablo, la interpenetración de las dos culturas es muy grande.

    Bilingüe, hombre de múltiples identidades, Pablo de Tarso es un hombre de su tiempo cuya visión del mundo deriva tanto del ethos helenístico como del marco apocalíptico fariseo, él mismo en deuda con los datos bíblicos. En cualquier caso, veremos en nuestros dos pasajes que el trasfondo helenístico puede resultar esclarecedor, pero que las pistas narrativas textuales resultan suficientes para hacer funcionar la metáfora.

    2.   El centro de la teología Pablina

    En segundo lugar, dentro del marco más amplio del debate sobre el "centro" de la teología Pabloina, ha habido un deseo de hacer de la reconciliación el corazón del discurso teológico de Pablo, tal vez como reacción al imperialismo de la justificación por la fe.

    Ciertamente, la idea de la justificación surge con más frecuencia con Pablo, pero es quizás el contexto editorial o la posibilidad de que las cartas preservadas lo quieran.

    En cualquier caso, la búsqueda de un centro y el postulado de coherencia de un "pensamiento" son una preocupación muy moderna, mientras que la (pos) modernidad insiste en que es el intérprete quien elige su puerta en el cañón".

    La justificación y virtud de la reconciliación no se oponen, sino que son dos metáforas, quizás más yuxtapuestas que verdaderamente coordinadas, pero en todo caso complementario, que buscan hablar la verdad del "acontecimiento" de Cristo, sin poder decirlo adecuadamente.

    En el contexto de XXI siglo, que difiere de la de la XVI siglo, cuando las preocupaciones ecológicas y económicas globalizado y colectiva, sin duda prevalecen sobre el cuestionamiento de la salvación individual, puede ser el momento de centrarse en la virtud de la reconciliación en lugar de justificación, entre metáforas Pabloinas a nuestra disposición.

    3.   El material pre-Pabloino

    En tercer lugar, todavía hay discusiones sobre el material pre-Pabloino que Pablo reutilizaría (por ejemplo, 2 Cor 5,14-15; 2 Cor 5,18-21 o solo 2 Cor 5,19) o glosas después de la redacción (Rom. 5,6-7), aunque la moda ahora es más por la sincronía del texto final que por la diacronía de su proceso de redacción.

    ¿Son las roturas sintácticas o la torpeza las marcas de una sutura editorial o se trata de una cuestión de enunciación que marca la dificultad de hablar?

    El interés de una crítica de las fuentes no es tanto la comprensión del discurso Pabloino como la ventana histórica que se abre: ¿la metáfora de la reconciliación fue ampliamente utilizada por los primeros cristianos para expresar su fe?

    Este cuestionamiento es relevante en sí mismo, pero nos distraería un poco del punto central de este ensayo: comprender el funcionamiento enunciativo de la metáfora.

    4.   La conexión entre la expiación y la virtud de la reconciliación

    En cuarto lugar, algunos insisten en la conexión entre la expiación y la reconciliación, mientras que otros la disputan con la misma determinación, una controversia sintomática del cuestionamiento de la interpretación sacrificial de la muerte de Cristo, en línea con una tradición que se alimenta del cuestionamiento de Anselmo de Canterbury (siglo XI).

    Ahora bien, que existe una relación explícita entre la reconciliación y la muerte de Cristo es un dato de los dos pasajes Pabloinos en estudio, pero está lejos de ser cierto que esta relación deba determinarse de manera sacrificial, menos en una línea de adoración donde la expiación significaría actuar sobre Dios para que renueve el pacto.

    También podemos entender que en Cristo, Dios ofrece la reconciliación, simplemente, de manera efectiva, y no que la ofrezca porque Cristo está muerto.

    De hecho, 2 Cor 5,21 -que destaca en la progresión del discurso- parece jugar con el registro metafórico del culto (el sacrificio por el pecado), a partir de un juego de palabras, mientras que Rom 5,6-7 hace referencia al sacrificio heroico del héroe que defiende su ciudad.

    5.   Hipótesis del vínculo entre la intuición de la reconciliación y la experiencia de Damasco

    Finalmente, quinto, mencionemos la controvertida hipótesis del vínculo entre la intuición de la reconciliación y la experiencia de Damasco. Basado en 2 Cor 5,11-21, se señala que los tres participios de los vv. 18 y 19c reflejan la autobiografía de Ga 1,13-16 (perdón al perseguidor, servicio a los gentiles, anuncio de la palabra).

    Identifica otras alusiones biográficas:

    • “si conociéramos a Cristo según la carne” (v. 16)
    • “Nueva criatura” (v. 17)
    • “El amor de Cristo nos urge” (v. 14)
    • “Estábamos fuera de nosotros (en éxtasis)” (v. 13).

    No es poco interesante sin embargo, la hipótesis sigue siendo incierta. Pero es innegable que, como perseguidor (de lo que testifica en Ga 1, 13, 23 y Fil 3,6), Pablo es sin duda una figura del “enemigo reconciliado”; volveré sobre esto también.

    En definitiva, la investigación se realizó principalmente desde un punto de vista lexicográfico, con la cuestión del origen de la imagen o el motivo de la reconciliación. ¿De dónde sacó Pablo esta idea? Sin embargo, me parece que nuestra atención debe estar tanto o más en la forma en que avanza el discurso, en su ritmo, sus elipses, sus metáforas y su enunciación...

    2. 2 Co 5,11–6,2: la embajada de la virtud de la reconciliación

    Independientemente de la unidad e integridad de 2 Cor que no está de acuerdo, nuestro pasaje está incluido en una sección claramente separada (2 Cor 2: 14-7: 4) donde Pablo defiende con ardor pero sin acritud su ministerio.

    Particularmente significativo es el leitmotiv de la recomendación: "¿Nos estamos recomendando?" ¿O necesitaríamos, como algunos, cartas de recomendación?para ti o para ti? (Verbo συνίστημι y derivados, 3.1; 4.2; 5.12; 6.4; ver 7.11; 10.12.18; 12.11), así como la repetición incesante de la palabra διακονία (servicio, ministerio: 3.7.8.9; 4.1; 5.18; 6.3. 4).

    Estos son los dos hilos conductores de la sección 2 Cor 2: 14-7: 4: Pablo, como enviado (apóstol), tiene como carta de recomendación solo la escrita en el corazón de los corintios (3, 1; 4, 2) para justificar su ministerio del nuevo pacto (I: 3,1–4,6) y no necesitará más consejo (5,12) para justificar su ministerio de reconciliación (III: 5, 11–6,2), excepto por las dificultades encontradas (II: 4,7–5,10) y las tribulaciones experimentadas en el ministerio de Dios (IV: 6,3-10).

    Traducción literal de la virtud de la reconciliación

    • El primero, en el 11-17, es una especie de introducción desordenada y desarticulada que sitúa el discurso en el marco de las - tumultuosas, sabemos - relaciones entre Pablo y los corintios (v. 11-13), con una larga digresión cristológica (v. 14). -17).
    • La segunda parte, la que nos interesa, en 5,18-6,2, describe una embajada repitiendo cuatro veces, en un orden fluctuante, tres elementos:
      • [A] Dios interviene
      • [B] en Cristo se ofrece la reconciliación
      • [C] que colaboramos en este servicio de la reconciliación.

    Por tanto, es una insistencia cuádruple. Imaginamos al lector de la carta tomando un descanso entre cada repetición, después del v. 18, 19, 20, 21.

    • Este último versículo, entre la tercera y la cuarta cubierta, es otra digresión cristológica sin conexión sintáctica con lo que precede. Sin embargo, vemos que los dos segmentos cristológicos ( 14-17 y v. 21) se responden a distancia, con el motivo de "muerte por nosotros". Asimismo, el doble énfasis en el "ahora" en 6.2 se hace eco del mismo énfasis en 5.16.

    Observación de la traducción

    Se deben hacer algunas observaciones con respecto a las opciones de traducción:

    • En el v. 12, se puede dudar entre la lección "ocasión de orgullo por nuestro tema" (la mayoría de los manuscritos) o "su tema". Con la mayoría de comentaristas, preferimos la primera lección, por el contexto discursivo (criterio más aleatorio de crítica interna): los corintios no tienen por qué avergonzarse de Pablo.
    • En el v. 17, la palabra κτίσις se tradujo como "creación", con el postulado de un trasfondo apocalíptico, pero también se podría entender "criatura". En el primer caso, la perspectiva es cósmica y colectiva; en el segundo caso, es individual.
    • En el v. 19, hay un juego de palabras entre los dos participios μὴ λογι ζό μενος y θέ μενος… τὸν λόγ ον, traducido aquí por el discurso de la oposición "calcular" (débito) y "depositar" (crédito).
    • En el v. 20, la mayoría de las traducciones reemplazar el enunciador, pero ausente en griego: “nosotros rogamos qué”, pero preferimos conservar la ambigüedad que a su vez requiere una decisión hermenéutica.
    • De nuevo en el v. 20, el imperativo καταλλάγητε ha sido entendido, con una minoría de comentaristas, como un medio reflexivo (reconciliarse), y no solo como un pasivo (reconciliarse), sugiriendo que el humano debe responder al ofrecimiento divino de reconciliación. También se defiende el significado estrictamente pasivo (que enfatiza implícitamente la acción de Dios).
    • Todavía en v. 20, Se considero el final como un discurso directo que da el contenido de la palabra de reconciliación depositada en nosotros (v. 19), como Dios exhorta por boca de sus embajadores: “Rogamos en nombre de Cristo: ¡reconciliaos con Dios!"
    • Finalmente, en 6.1-2, existe un juego de palabras que es difícil de traducir entre δέξασθαι (recibir), δεκτῷ (favorable) y εὐπρόσδεκτος (muy favorable), que se trata de interpretar respectivamente con las palabras "aprobar", "aprobar", "agradable".

    Discurso aclarado sobre la virtud de la reconciliación

    El discurso está doblemente anclado en la cultura del siglo I. Por un lado, el tema del orgullo, que volverá en Rom 5,1-11, refleja la insistencia en el honor, virtud cardinal de la época.

    Si hoy en día, el valor de una persona se mide por el dinero, alguien podría arruinar el siglo I para preservar su honor. Por otro lado, con las palabras técnicas "recomendar" (v. 12), "ser embajador", "exhortar", "suplicar" (v. 20), así como el uso del habla directa (v. 20). , el altavoz que adopta el lenguaje diplomático.

    El lenguaje diplomático de la virtud de la reconciliación

    La terminología δι / –καταλλαγ– se usa en la literatura griega como un término relacional para indicar un cambio de la ira al afecto, del odio al amor, de la enemistad a la amistad. El proceso de reconciliación presupone mínimamente dos partes que en algún momento disfrutaron de una relación de amistad que se rompió. ()

    La virtud de la reconciliación […] se utiliza principalmente para los procesos de tratados de paz en el contexto político-militar, pero no para la relación entre Dios y los seres humanos o en un contexto religioso.

    El conjunto de pronombres

    Como un rey contra el que una ciudad se habría revelado y que, contra toda probabilidad, en lugar de aplastar la revuelta y posiblemente destruir la ciudad, ofrecería la paz a sus súbditos, Dios envía a su embajador para renovar su alianza.

    Este es un increíble “regreso a la gracia” (vers 6.1). Como muchos han notado, 5,17 evoca la esperanza de Isaías del retorno a la paz, especialmente la del libro de la consolación de Israel (Is 40-55, de la cual Is 49,8 que se cita en 2 Cor 6, 2).

    • El profeta prevé una restauración que adquiere la apariencia de una nueva creación.

    A pesar de esta posible influencia, "reconciliación" ciertamente se refiere, en el contexto del judaísmo, a una renovación o reactivación de la alianza. La metáfora "reconciliación" también evoca varios binomios: hostilidad / paz, odio / amor, separación / comunión, enemistad / amistad, conflicto / armonía.

    El análisis del enunciado

    El análisis del enunciado debe basarse en el conjunto de pronombres y los indicadores aquí-ahora. Globalmente, la enunciación se presenta como la de un nosotros que se dirige a un , a excepción de un Yo Pabloino improvisado y por tanto desestabilizador en 5.11 (que no volverá antes del 6.13) y de un yo divino en 6.2. Sin embargo, todo el problema consiste en dar un valor a este pronombre nosotros.

    Obviamente, cuando surge frente a ti, es un nosotros apostólico (plural de majestad; dúo Pablo-Timothée, remitentes de la carta en 1.1; grupo de apóstoles), en 5,11-13 y 6,1, y quizás en 5,20.

    El objetivo es entonces dar peso a la palabra para que no sea desafiada. Sin embargo, en 5,1-10, nos pareció más bien reagrupar a Pablo y a los corintios, mientras que podría ser así nuevamente en 5,14.16.18.19.20.21.

    El objetivo es marcar la solidaridad inclusiva que se establece entre el apóstol y su comunidad. La confusión de nosotros se acentúa por el eclipse del  de 5.14, que no reaparece hasta el 6.1 (el de 5,20 es el hecho de un enunciado secundario, por parte del Dios enunciador, insertado en el enunciado principal; esta declaración secundaria no está necesariamente dirigida al corintio usted).

    Último telescopio

    Detrás de la virtud de la reconciliación ofrecida por Dios a la humanidad (que llamamos dimensión vertical) se vislumbra la reconciliación de la que la misma carta (o esta sección de la carta) testifica entre Pablo y los corintios (6,11 -23; 7,2- 4 - que podría calificarse como una dimensión horizontal).

    Toda la correspondencia corintia relata la relación a menudo conflictiva entre el apóstol y la comunidad que fundó: una visita prometida pero no realizada, un desafío al apóstol por un hombre de la comunidad, una carta llorando, rivalidad con los macedonios de Felipe y Salónica con respecto a la colecta, rechazo por parte de Pablo de la ayuda y el patrocinio de los corintios, constituyendo un delito grave para ellos.

    Pablo no puede hablar de reconciliación sin que tenga un impacto en su conexión con los corintios. El “Te imploramos en nombre de Cristo: reconciliaos” (v. 20) oculta un doble entendimiento.

    La exhortación, de nuevo indirectamente, apunta también la relación entre destinatario y destinatarios. Por el contrario, los corintios solo pueden aceptar el mensaje de reconciliación ofrecido por Dios si reciben plenamente a su embajador.

    La conclusión del discurso de la virtud de la reconciliación

    Para concluir, retomemos el hilo del discurso cuyo estilo, podría ser calificado de "staccato":

    • De entrada nos encontramos entre Dios y los hombres (v. 11a), luego entre Dios y vosotros (v. 11b), no sin que el yo propiamente Pabloino manifieste su presencia y, por tanto, una fuerte implicación personal: “espero”.
    • Inmediatamente después, se produce un cambio: nos colocamos entre ustedes y ellos, es decir, los que confían en las apariencias (v. 12). Ahora, el enunciador afirma que un embajador como un verdadero apóstol no necesita cartas de recomendación, ¡una buena manera de presentar sus credenciales!
    • El discurso conecta entonces otro contraste: estar “fuera de uno mismo” (¿necio? ¿Eufórico?) Para Dios, ser razonable para ti (v.13), contraste al cual se injerta la llamativa evocación del amor de Cristo (v... 14a), a tal punto que el enunciador parece de nuevo para nosotros "fuera de sí".
    • Se trata de una confesión cristológica, expresada también por dos antítesis:
      • si Cristo está muerto, todos están muertos (en él) - fórmula que encontrará su explicación en Rom 6,1-7 con el simbolismo de la resurrección del bautismo - pero también todos están vivos para él
      • 2 / no vivir para uno mismo, sino para “él” (v. 14b-15). Esta confesión está puntuada por un triple "por él murió", bastante elíptico aquí pero que tomará todo su significado en el próximo texto (Rom 5,1-11). El ritmo mismo de la frase expresa lo que menciona al comienzo: "el amor de Cristo nos urge", porque dio su vida por todos. La expresión está dominada por la emoción. La confesión termina con la mención de la resurrección: para Cristo, como para los creyentes, la muerte no tiene la última palabra y es cuestión de vida. Cristo murió para dar vida.
    • Un quiasmo “ahora / conocer según la carne / conocer a Cristo según la carne / ahora ya no conocer así” (v. 16) se presenta como consecuencia de la conciencia de este amor grandioso. Una revolución que debe calificarse de epistemológica, mientras que en el marco de su visión del mundo apocalíptico, Pablo ve el paso del mundo antiguo al mundo nuevo (v. 17).

    3. Rom 5,1-11: la muerte heroica de los justos nos trae la virtud de la reconciliación

    En Rom 5 una sección pequeña pero autónoma, que hace la transición entre dos grandes secciones de la carta, retomando muchos elementos de Rom 1,18–4,25 y anunciando elementos de Rom 6,1–8,39.

    Después de haber desplegado, en sus múltiples facetas y en varios discursos, la justicia de Dios (Rom 1-4), la carta profundizará la salvación en Jesucristo, articulando la relación entre Pecado, Muerte, Ley y Aliento (Rm 6-8)).

    Por su parte, Rom 5,1-11 recapitula los distintos discursos sobre la justificación que preceden, bajo el tema de la reconciliación, inéditos hasta entonces en la carta.

    En otras palabras, Rom 5, 1-11 presenta de manera rudimentaria la esencia de la intriga que constituye el objeto del anuncio evangélico de Pablo. Por la acción de Jesús, hemos pasado de un estado de separación a un estado de comunión con Dios, pero estamos esperando que llegue la salvación.

    En una carta dirigida a los cristianos en la capital imperial, el “Señor” Jesús trae la virtud de la reconciliación, la paz y la salvación para nosotros. Nuevamente, el registro semántico es diplomático y político.

    La traducción de este pasaje

    Señalemos nuevamente algunas opciones de traducción:

    • En el v. 1, la tradición manuscrita permite una alternativa entre un presente de subjuntivo con un valor imperativo, "tener", y un presente de indicativo, "tenemos". La diferencia fonética es inexistente (en el caso de una copia dictada del manuscrito, el escribano puede escribir cualquiera) y el matiz semántico es tenue. De ahí la traducción "mantén la paz que tenemos".
    • En el v. 2, "encontremos nuestro orgullo" traduce una sola palabra griega, en el v. 3 y 11, el mismo verbo se traduce por "pongamos nuestro orgullo" (respectivamente en el subjuntivo exhortativo con valor imperativo y en el participio presente con valor indicativo presente).
    • El texto al comienzo del v. 6 es difícil de establecer.  Esta lección manuscrita permite la forma interrogativa, literalmente: "¿en vista de lo que Cristo, cuando aún éramos débiles...? La lección ayuda a explicar el origen de las otras lecciones, está de acuerdo con los elementos diatribicos recurrentes en Romanos y ayuda a comprender mejor la incisión algo abrupta y redundante del v. 6-8, que algunos han visto como una glosa explicativa.

    Conclusión

    Para 2 Co 5,11–6,2 y Rm 5,1-11, se ofrecen algunas observaciones sociopolíticas y analicé la enunciación del discurso, particularmente el juego de pronombres. ¿Qué retener de la lectura de estos dos textos? Primero notamos algunas funcionalidades cruzadas y convergencias:

    • Dios ofrece la paz por iniciativa propia, contra todo pronóstico y contra toda probabilidad (2 Cor 5,21; Rom 5,7.8).
    • El uso de metáforas (embajada, regreso a la gracia, muerte heroica), que está anclado en el corazón de la cultura del siglo I, acentúa si es necesario el carácter increíble de esta reconciliación.
    • La reconciliación es sinónimo del amor de Dios que sólo puede abrumar a quien la recibe (2 Cor 5,14; Rm 5,3-5).
    • Esta manifestación del amor divino está ligada a la muerte de Cristo (Rom 5,9.10), que es una muerte “por nosotros” (2 Co 5,14.15 [bis] 21]; Rom 5,6.7 [bis] .8): ya sea como símbolo de adoración del perdón (sacrificio por el pecado, 2 Co 5,21) o como muerte heroica (Rom 5,6-8).
    • Esta muerte está ligada al pecado (2 Co 5,21) o a los pecadores (2 Co 5,19; Rom 5,8).
    • Por tanto, hay un paso de la enemistad a la paz y la gracia.
    • La reconciliación se coordina con la consecución de la justicia (2 Co 5,21; Rom 5,1.9).
    • La virtud de la reconciliación es una transformación radical: ya sea una nueva creación (2 Co 5,17) o el paso de la enemistad a la paz (Rm 5,10).
    • En ambos casos, la virtud de la reconciliación es algo ya logrado, pero aún y siempre por lograr, como un frágil tesoro ofrecido gentilmente para ser preservado y elegido para ser preservado.

    Aquí puedes aprender sobre: Pablo Y Silas. Experiencias Y Enseñanzas

    Sin embargo, los dos textos se distinguen por su puesta en escena: presentación de sus cartas credenciales y luego ofrecimiento de reconciliación en nombre del embajador, en 2 Co 5; narrativa cuasi-dialogada planteada por Pablo en Rm 5.

    Además de estas diferentes puestas en escena, y quizás por ellas, el acento es más parenético en 2 Co (aunque no está ausente en Rm), mientras que la reconciliación se presenta como ya lograda en Rm (aunque como un bien a conservar).

    El lenguaje también es más diplomático en 2 Co, donde el discurso insiste menos en el estatus negativo de quienes se les ofrece la reconciliación (si no la especificación "ignorar sus faltas", al impersonal de 3era persona plural, v. 19), mientras que en Rm el discurso insiste crudamente en nuestro pasado negativo: impíos, sujetos de ira, pecadores, enemigos.

    Entonces podemos arriesgarnos a una articulación narrativa de los dos textos. El resultado discursivo es proponer una suerte de narratividad cristológica, con la muerte / resurrección como punto de inflexión que establece una nueva era, la del “ahora”, que también podría traducirse como “en adelante”.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano