6 Formas De Saber Cuando El Señor Nos Habla

¿No estás seguro de si eres tú o Dios? Aquí te mostramos seis formas de saber cuando el Señor nos habla. Nuestras vidas a veces pueden sentirse como un ruido constante; voces de todos lados, que influyen en la forma en que pensamos y sentimos. Pero, en medio de todo esto, hay una voz que necesitamos escuchar: la voz de Dios.

Cuando buscas la respuesta a uno de los desafíos de la vida, ¿te has preguntado alguna vez si estás escuchando la voz de Dios o si es solo tu propia voz? Dios ha prometido guiar a Sus hijos con Su Espíritu y capacitarlos para que sepan cundo les está hablando. Eso significa que puedes aprender a saber exactamente lo que el Espíritu de Dios te está diciendo sobre cada situación.

Quizás te puede interesar: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

Índice De Contenidos()

    Cómo saber cuando el Señor nos habla

    Cuando aprendas a sintonizar con la voz de Dios, no será un evento ocasional sino una parte cotidiana de tu vida. Por eso, en el Nuevo Testamento, Jesús dijo: “El que tiene oídos para oír, oiga”. Si anhelas la certeza en su comunión con Dios, aquí hay seis formas de saber si estás escuchando la voz de Dios:

    Maneras de saber cuando el Señor nos habla
    Maneras de saber cuando el Señor nos habla

    1. Habrá pensamientos y sentimientos

    Cuando Dios te está hablando, muy probablemente no se presente en persona frente a ti. Sin embargo, te ayudará a "escucharlo" a través de pensamientos y sentimientos.

    Si alguno de nosotros carece de sabiduría, podemos pedirle a Dios con fe y recibir respuestas, por el poder del Espíritu Santo, que nos habla a través de pensamientos y sentimientos inspirados.

    Cuando buscamos sinceramente respuestas en la fe, Dios nos responderá de una manera silenciosa que podamos reconocer.

    2. El Espíritu trae sentimientos de paz

    Para saber si son tus propios pensamientos o realmente es Dios, debes entender cómo se siente el Espíritu. En Gálatas 5: 22-23, dice: “Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”.

    En pocas palabras, si una respuesta o un impulso proviene de Dios, no sentirás miedo, inquietud, estrés o preocupación, sino que tendrás sentimientos de paz y felicidad.

    Incluso si la tarea en cuestión o la respuesta es abrumadora, aún puedes estar en paz cuando es algo que Dios te ha dicho que hagas.

    3. La voz de Dios resonará con nosotros

    Si bien debemos buscar estar listos para saber cuando el Señor nos habla, Él no nos comunicará algo en un lenguaje que no entendamos.

    Nuestro Salvador nos hablará con una voz que reconozcamos cuando le busquemos, porque nos conoce. No importa nuestro nivel de comprensión, Dios quiere comunicarse con nosotros a través de la oración y la influencia del Espíritu Santo.

    Ya sea que respondamos mejor a los pensamientos, sentimientos u otros medios, esa es la forma en que Dios intentará comunicarse con nosotros. Cuando estamos preocupados, estresados o temerosos, podemos orar a Dios y pedirle que nos ayude a saber lo que debemos hacer.

    Él puede calmarnos y enviarnos paz. Si nuestras preocupaciones son injustificadas, Él puede calmar los pensamientos ansiosos en nuestras mentes y ayudarnos a reenfocarnos en lo que realmente es importante.

    Dios no usa tácticas de miedo, aunque a veces puede ser muy directo en las respuestas. Cuando el Señor nos habla, lo sentimos en nuestro corazón y en nuestra mente. Su voz causa paz, no ansiedad.

    4. Lo que escuchamos estará alineado con las escrituras

    Una forma segura de saber si estás escuchando la voz de Dios es alinear lo que escuchas con su palabra. Dios nunca te dirá que hagas, pienses o digas nada contrario a lo que Él ha escrito. Si tienes un pensamiento y no sabes si es Dios o no, puedes buscarlo en la Biblia y resolverlo de inmediato.

    Por otro lado, el Espíritu de Dios solo te dirá que hagas cosas que te darán una vida más abundante. Cada cambio que Él te dice que hagas está diseñado para traer bendición a tu vida darte gracia. Entonces, Él no te dirá que te niegues a perdonar a alguien o gastes dinero de manera frívola, o cualquier otra cosa que no coincida con Su Palabra.

    Para vivir con la confianza de que estás escuchando de Él, necesitas tener un conocimiento de Su Palabra continuamente en tu corazón. Y lo haces acercándote a Dios (Santiago 4: 8). Esa es tu parte: buscarlo.

    Dios no te va a atropellar. Tu parte es buscarlo diligentemente. Eso implica pasar tiempo en la Palabra y en oración. Si le das un lugar en tu vida, el Espíritu de Dios te llenará de paz.

    5. Podemos recibir la confirmación de hermanos en la fe

    Dios ha puesto personas en nuestras vidas para ayudarnos a escuchar Su voz. Estas personas pueden incluir pastores, maestros, padres y amigos en la fe. En la mayoría de los casos, te confirmarán la voz de Dios y te ayudarán a ver Su plan.

    Esto no quiere decir que debas confiar únicamente en ellos. Estas personas son humanas y pueden tener sus propios sentimientos y miedos, lo que distorsiona su objetividad. Sin embargo, pueden ser una fuente de confirmación muy valiosa cuando no estás seguro de la voz de Dios.

    6. Nos sentiremos acompañados en medio de las Dificultades

    Los cristianos pueden estudiar cuidadosamente su situación en busca de indicaciones de la voluntad de Dios. Algunos han llamado a esto el método de Gedeón o "sacar el vellón".

    Cuando Dios le dijo a Gedeón que debía llevar a Israel a la batalla contra sus enemigos, Gedeón puso un vellón en el suelo para recibir una señal de que Dios realmente le estaba hablando.

    Acércate a Dios con una actitud humilde y no con el espíritu de probarlo. Ora para que Dios te revele su voluntad y observa cuidadosamente las circunstancias que se relacionan con esa decisión.

    Necesitas aprender: Qué Es La oración. Cómo orar, Ejemplos De Oraciones En La Biblia

    ¿Cómo localizar la frecuencia que Dios usa para hablarte?

    Muy a menudo perdemos su frecuencia porque estamos sintonizados para escuchar una gran revelación; cuando, de hecho, está dando instrucciones sencillas.

    Eso es lo que harás cuando empieces a escuchar de Él, y continuarás haciéndolo por el resto de tu vida aquí en la tierra, o hasta que Dios desee encomendarte algo mayor. La obediencia en las cosas sencillas es muy importante para Dios; revela la disposición de tu corazón.

    Entonces, si estás esperando que Dios te envíe a dividir el Mar Rojo, es posible que te pierdas lo que te está diciendo en este momento, que podría ser limpiar tu armario o pasar más tiempo con tus niños. Él te hablará sobre las pequeñas cosas de tu vida que necesitas cambiar; los ajustes que necesita hacer.

    Dios quiere libertad para nuestras vidas, y eso comienza con el entrenamiento. Nos enseña cómo ser guiados por el Espíritu. Pero, si desobedecemos estos impulsos en las cosas pequeñas, no pasaremos a las tareas más importantes.

    A veces, las pequeñas cosas que Él nos pide pueden parecer poco importantes o implicar renunciar a algo que creemos que disfrutamos. Pero para alcanzar un nivel mayor de intimidad con Dios y subir peldaños de responsabilidad, la obediencia debe convertirse en algo no negociable en nuestras vidas.

    Es por eso que Mateo 18 nos dice que seamos como niños pequeños, lo que significa que no debemos dar todo por sentado y pensar que lo sabemos todo. Para encontrar la frecuencia de Dios, debes estar dispuesto a escuchar Su voz en las cosas pequeñas.

    ¿Cómo aprender a discernir la voz de Dios?

    Si tu cónyuge o amigo más cercano te llama por teléfono, ¿sabes que son ellos antes de que te lo digan? ¡Lo más probable es que sí! ¿Pero cómo? Debido a que has pasado tanto tiempo con ellos que el sonido de su voz y su manera de decir las cosas se ha vuelto bien conocido para ti, fácil de reconocer. Lo mismo sucede cuando se trata de nuestra relación con Dios.

    Si quieres llegar a un lugar donde no tengas que preguntarte de quién es la voz que estás escuchando: la tuya, la del diablo o la de Dios, necesitas pasar tiempo con el Señor. Un montón de tiempo. Pero, si mantienes tu mente y tu corazón llenos de las cosas de este mundo, te será difícil diferenciar entre el Espíritu de Dios y tus propios pensamientos.

    Esa es la definición de una mente carnal, una que no ha sido renovada por la Palabra de Dios. Cuanto más tiempo pases con Dios, más seguro estarás de escuchar su voz. Sin embargo, no es solo cuando desees hablar con Él; es necesario que aprendas a escuchar su voz en todo momento.

    Aprender a identificar cuando el Señor nos habla, no solo evitará las voces falsas, sino que también se te dará acceso a secretos y conocimiento de la revelación que te convertirá en la cabeza y no en la cola (Deuteronomio 28:13).

    Por otro lado, en Jeremías 33: 3, Él dice: “Llámame y te responderé, y te diré cosas grandes y poderosas que tú no conoces” (NASB). Todo lo que tienes que hacer es seguir una vida en la que escuches la voz de Dios, le prestes atención y camines hacia una victoria que nunca creíste posible.

    ¿Puede algo evitar que escuchemos a Dios?

    Las actitudes incorrectas, el resentimiento o el libertinaje pueden crear distancia en nuestra relación con Dios. Sin embargo, existe una manera de solucionarlo; recurriendo al perdón de nuestro Creador.

    El arrepentimiento nos traerá de regreso a una relación cercana, donde podremos escuchar con detenimiento cuando el Señor nos habla. La oración es una práctica excelente que ayudará a mantener abiertas las líneas de comunicación.

    ¿Esperas escuchar la voz de Dios?

    Algunas personas dicen: Bueno, Dios simplemente no me habla. Pero aquí hay una verdad importante: incluso si no sientes que el Señor se está comunicando contigo, lo hace.

    De hecho, te está hablando ahora mismo. Pero, si no esperas escuchar de Él, ¡ni siquiera has encendido el receptor!

    Ahora, seamos claros: no vas a gritar y exigirle que preste atención. Él siempre te está hablando, pero habla con “voz apacible y delicada” (1 Reyes 19:12, NKJV).

    Entonces, para escucharlo, debes sintonizarte y escuchar con atención. Otra forma de describir la forma en que escuchamos la voz de Dios es a través de un testimonio interno.

    Tal vez quieras saber: Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles

    Recuerda que la oración es una conversación. Cuando le pidas a Dios que te hable, quédate tranquilo y escucha Su voz. Si esperas que hable y lo estás escuchando, quiere decir que has establecido una muy buena relación con Él.

    Si sientes que no le oyes, quizás te has alejado un poco de su presencia, pero puedes recuperar esa cercanía buscándole en todo momento y dándole el lugar más preciado en tu vida.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir