Jesús Es El Camino, La Verdad Y La Vida. Significado

Muchos de nosotros estamos familiarizados con Juan 14, donde se afirma que Jesús es el Camino, la Verdad, y la Vida. El mismo Jesús afirma esto ante sus discípulos. Pero, ¿qué significó realmente ese dicho para ellos y qué significa para nosotros? Esta conversación ocurre la última noche antes de la crucifixión, durante la cena de Pascua.

Antes de esto, Jesús había lavado los pies del discípulo, predijo su traición por parte de Judas, anunció su negación por parte de Pedro y les dijo a los discípulos que pronto se iría (Juan 13). Todo esto generó preguntas sobre a dónde iba Jesús y por qué no podían seguirlo. Aquí te mostramos las respuestas que nuestro redentor les dio a sus discípulos.

Jesús es el Camino, la Verdad, y la Vida
Jesús es el Camino, la Verdad, y la Vida
Índice De Contenidos

    Jesús es el camino, la verdad y la vida. Qué significa

    "'Y si voy y preparo un lugar para ti, volveré y te llevaré a estar conmigo para que tú también puedas estar donde estoy. Conoces el camino hacia el lugar al que voy'. Tomás le dijo: "Señor, no sabemos a dónde vas, entonces, ¿cómo podemos saber el camino?" Jesús respondió: "Yo soy la vida, la verdad y el camino. Nadie puede ir al padre si no es a través de mi. Si realmente me conoces, también conocerás a mi Padre. De ahora en adelante, lo conoces y lo has visto. Juan 14.

    Al usar esta frase, Jesús está estableciendo que conocerlo no es solo el significado y la realización de la vida en la tierra, sino la única forma de conocer realmente al Padre en el cielo.

    Jesús es el camino

    Cuando Jesús les dice a sus discípulos que él es el camino, hay múltiples significados involucrados. En primer lugar, se dirige a nuestro instinto muy humano de saber a dónde vamos antes de comenzar un viaje. Los discípulos querían saber el siguiente paso, el próximo turno, el destino final a dónde los conduciría este viaje en la fe.

    Cuando tenemos un largo viaje por delante, queremos encender nuestro GPS y tener una idea de cuánto tiempo tomará y los caminos en los que viajaremos para llegar allí. Determinamos las mejores rutas más rápidas y luego comenzamos nuestro viaje. Tomás estaba buscando el mismo tipo de información.

    Sin embargo, Jesús deja en claro que ellos (o nosotros) no sabrán la forma definida como se supone que debemos viajar en la vida. En su lugar, tenemos la tarea de simplemente conocer y confiar en Jesús diariamente, y caminar en fe de que ÉL es el camino.

    Cuando permanecemos en él, no conoceremos un rumbo definido, pero podemos descansar en la comodidad de la fe: que él nos llevará exactamente a donde debemos ir mientras caminamos en él.

    Jesús en una oportunidad, se compara con un pastor y a nosotros con sus ovejas. Las ovejas no eligen su propio camino hacia la seguridad y la protección, sino que confían en el pastor para protegerlas y cuidarlas.

    Para estar seguros, tenemos que confiar en el pastor y no perdernos en nuestras propias aventuras e intentar encontrar nuestro propio camino. Eso nos llevará al peligro y al dolor. Pero cuando entendemos que Jesús es el camino, la verdad, y la vida, él nos lleva exactamente a donde necesitamos estar.

    Finalmente, está dejando en claro que es el camino hacia el Padre y, por extensión, hacia el cielo. Él dice que va a preparar un lugar para nosotros, y esto sugiere que después de haber completado el viaje de esta vida, nos encontraremos en un lugar de descanso donde está el Padre.

    Jesús es la verdad

    ¿Qué es la verdad? ¿Y cómo podemos saber la verdad? Después de que Jesús fue arrestado, se encontró de pie ante Poncio Pilato, el gobernador romano de Judea. Había sido acusado de blasfemia, de incitar al pueblo a la revolución, y se rumoreaba que se llamaba rey. Al hablar con él, Pilato no encontró evidencia de ningún crimen digno de muerte, pero estaba fascinado por su discurso de un Reino que "no era de este mundo" (Juan 18:36).

    Rechazando la idea de si este humilde carpintero de Galilea realmente se consideraba a sí mismo como una especie de Rey, Jesús responde: "Tú dices que soy un rey. Este fue el propósito para el que vive a este mundo y para dar testimonio de la verdad. Todos los que pertenecen a ella puede oír mi voz".

    La respuesta de Pilato se presenta en forma de una pregunta, la misma pregunta que la humanidad ha estado haciendo durante siglos, la misma respuesta a Jesús que mantiene a tantos fuera de la fe: "Pilato le dijo:" ¿Qué es la verdad? "

    Jesús respondió esta pregunta en Juan 14 con los discípulos cuando les dijo "Yo soy la verdad". Jesús puede dar testimonio de la verdad y enseñar la verdad porque él mismo es esa verdad. En él no hay nada falso, nada engañoso y nada incierto.

    Cada uno de nosotros es capaz de conocer la verdad, pero ninguno de nosotros puede afirmar que realmente es verdad. Hay demasiadas cosas que no sabemos y demasiadas cosas en las que nos equivocamos a lo largo de nuestras vidas. Sin embargo, Jesús afirma ser verdad, y al hacerlo afirma ser uno con Dios.

    En Juan 1: 1, Juan está proclamando a Jesús como "la Palabra", lo que habría sugerido que él es el comienzo y la culminación de todo lo que ha sido verdadero durante toda la eternidad, y que buscar la verdad finalmente nos lleva a buscarlo. Cuando tratamos de descubrir cuál es la verdad y qué es una mentira, podemos medirla con las palabras de nuestro redentor, porque Jesús es el camino, la verdad y la vida.

    Jesús es la vida

    Jesús no solo pinta una imagen de cómo defiende y guía a sus ovejas, sino que también presagia su muerte en la cruz. Pero si esto es cierto, ¿por qué los cristianos todavía luchan en la vida? ¿Por qué seguimos soportando dolor y angustia? Porque esta vida no es el punto. Esta vida no es nuestro objetivo final y no abarca la totalidad de lo que somos.

    Esta vida es una simple gota en el océano de la eternidad y sirve como el bloque de partida en el maratón que nos lleva a nuestra meta de vida eterna. Podemos frenarlo, podemos gastar tiempo, dinero y energía trabajando para luchar contra él, pero no podemos evitar que avance.

    Jesús nos está enseñando que lo que realmente debemos preocuparnos no es esta vida, sino la vida eterna. Las Escrituras hablan a menudo de la vida que vendrá después de nuestra vida en esta tierra, y si seguimos la voz de nuestro pastor, podemos comprender qué es esa vida eterna en el aquí y ahora.

    Podemos vivir esta vida de tal manera que no estemos persiguiendo cosas que no duran sino tratando de conseguir las que duran y tienen un significado eterno. Este tipo de vida tiene un impacto eterno no solo para nosotros, sino también para otros incontables a nuestro alrededor.

    Cuando Jesús se refiere a sí mismo como el camino, la verdad y la vida, nos está dando una mejor manera de vivir nuestras vidas a través de él. Nos está mostrando que al seguirlo diariamente en fe, nos llevará a una vida mejor, más rica y más significativa de lo que podríamos encontrar por nuestra cuenta.

    Cinco razones para confiar en Jesús

    Jesús es el camino, la verdad, y la vida, en pocas palabras, es todo lo que necesitamos para estar tanto en esta vida como en la venidera. Aquí tienes 5 razones para confiar en tu salvador:

    1. Mi padre tiene muchas habitaciones en su casa y cada uno de ustedes tendrá una

    Haz una pausa allí y deja que la primera razón de la fe se hunda. La casa de Dios es grande. Tiene muchas habitaciones. No se quedará sin espacio. Y hay un lugar para ti. El argumento para confiar se basa en tres cosas: Primero, esta es la casa de Dios, no su hotel.

    Sus hijos viven con él en su casa. Segundo, es muy espacioso para que nunca se quede sin espacio. Y tercero, hay una sala diseñada para cada uno de los once, incluso Pedro. Y eso significa incluso tú, si confías en él.

    De modo que Pedro, y todos los demás santos frágiles que seguimos a Jesús de manera tan imperfecta, no permitamos que surja una agitación profana en el corazón. Confía en Jesús, Confía en Dios. Tendrás un lugar en su casa, de hecho en su casa como su hijo. “A todos los que lo recibieron, les dio poder para convertirse en hijos de Dios” (Juan 1:12).

    Si. Me voy. No, no puedes venir conmigo ahora. Sí, te dispersarás esta noche cuando golpeen al pastor, y haré este trabajo solo. Pero no dejes que tu pena, no dejes que tu miedo, no dejes que tu vergüenza, provoque una agitación profana en tu alma. Confía en tu Dios ¿Por qué? Habrá un lugar para ti en la casa del Padre.

    2. Voy a preparar el lugar de vivienda con Dios

    Dos veces Jesús dice: "Voy a preparar un lugar para ti". ¿Qué significa eso? ¿Significa que las cosas en el cielo están en mal estado? ¿Significa que la dulzura de la comunión con Dios es algo defectuoso y necesita mejorar?

    ¿Significa que Jesús puede decir en Mateo 25: 34: "Vengan, ustedes que son bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo", pero que él no puede decir, "las habitaciones han sido preparadas desde la fundación del mundo"?

    No es así: la casa de Dios no está en mal estado, la dulzura de la comunión con Dios no necesita mejorarse, Y esta morada cerca del corazón de Dios ha sido diseñada en un sentido, y adecuada para los pecadores redimidos desde antes de la creación del mundo.

    Cada obstáculo entre nosotros y nuestra habitación en la casa del Padre está a punto de ser eliminado en los próximos tres días. Eso es lo primero que creo que Jesús quiere decir cuando dice: voy a preparar un lugar para ti. Lo estoy preparando no en el sentido de que es defectuoso, sino de que no está preparado.

    Pedro y los otros discípulos, y tú y yo, no necesitamos tener un torbellino de alma impío porque somos imperfectos, merecedores de ira, e indignos seguidores de Jesús. Nuestro pecado no significa que nuestro lugar en la casa de Dios no estará disponible o será inadecuado. Porque Jesús, compró nuestro perdón y se convirtió en el camino hacia el Padre.

    Él hace que nuestra habitación no solo esté disponible, sino que sea adecuada y segura para sus ovejas redimidas.  El tercer argumento de por qué debemos confiar en Jesús explica otro significado. Hay un segundo sentido en el que las cosas aún no están listas cuando Jesús habla.

    3. Seré tu morada y te llevaré allí

    Creo que esta es una de las frases más importantes de este pasaje: te llevaré a mí mismo. Esto cambia el enfoque de un lugar a una persona. Donde está Jesús, allí está el cielo. ¿Cuál es la esencia del cielo? La presencia inmediata de Jesús.

    Entonces, cuando dice: "Voy a preparar un lugar para ti", no es la esencia de lo que está diciendo: "Voy esta noche a través de la muerte por ti, y salgo de la muerte el domingo de Pascua por la mañana, así que para que yo mismo seré

    4. El Padre está contigo ahora

    Jesús dice en la biblia varias veces lo mismo, que él y el Padre son tan profundamente uno, que su presencia es la presencia de Dios el Padre.

    5. Siempre estaré contigo, no solo a mi regreso

    ¿Cómo puede ser? Se fue. Él está en el cielo con el Padre intercediendo por nosotros a la diestra de Dios. Jesús dice: le pediré al Padre, y él te dará otro Ayudante para que te acompañe para siempre, incluso el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni lo ve ni lo conoce. Lo conoces, él habita contigo y estará siempre en ti. No te dejaré como huérfano; Vendré a ti.

    Cuando vino el Ayudante, el Espíritu Santo, vino Jesús. Cuando dice al final "Él habita contigo, y estará en ti", quiere decir, ahora estoy contigo físicamente. Y estaré en ti espiritualmente, cuando venga el Espíritu. Es por eso que Pablo habla de la manera que lo hace sobre el Espíritu Santo, y el Espíritu de Cristo, y el mismo Cristo.

    Para los que confían en Jesús

    No dejes que tu corazón esté preocupado. Si confías en que Jesús es el camino, la verdad y la vida:

    • No se turbe vuestro corazón, porque hay un lugar para ti en la casa de Dios.
    • No te desconciertes, porque Jesús les preparó el lugar. Él abrió el camino, porque Él mismo es el camino.
    • No te preocupes, porque Jesús mismo es tu morada, y él vendrá y te llevará a sí mismo.
    • No te tengas dudas, porque Jesús y el Padre son uno, de modo que si tienes a Jesús, tienes al Padre.
    • No te desanimes, porque Jesús ha venido en el Espíritu Santo. Él está contigo ahora, y estará contigo siempre, no como observador, sino como Ayudante.

    Que hermoso es saber que Jesús es el camino, la verdad, y la vida. Que gratificante es tener certeza de que alguien compró nuestro perdón con algo tan valioso como lo fue la sangre de cristo “El cordero de Dios”. La salvación es algo que no merecemos, pero que nuestro Señor nos ha regalado haciendo un enorme sacrificio que sólo Él es capaz de hacer “Entregando en sacrificio a su hijo unigénito”.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información