La importancia de las misiones para la expansión del Reino

La importancia de las misiones radica en el objetivo que tenemos como hijos de Dios en este mundo. Todos los que estamos en Cristo tenemos como propósito principal expandir el reino del Señor y predicar la palabra llevando el mensaje de salvación a toda criatura, tal como lo demandan las Sagradas Escrituras:  “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15)

Te invito a leer: El evangelismo personal e interactuado a la luz de la Palabra

Índice De Contenidos

    La importancia de las misiones para la expansión del Reino

    La importancia de las misiones para la expansión y proclamación del Reino de los cielos radica en hacer la voluntad perfecta de Dios. Estamos llamados a cumplir el propósito del Señor en nuestra vida y llevar el mensaje de salvación y ser luz en medio de las tinieblas.

    Recordemos que Jesús vino a buscar aquello que estaba perdido y que necesitaba de la misericordia de Dios. Por estas acciones, Jesús fue duramente criticado, juzgado, humillado, golpeado y finalmente fue sacrificado en la Cruz del Calvario.

    En este orden de ideas, llevar a cabo un Ministerio implica un sacrificio y muchas veces no se está dispuesto a pagar el precio porque el temor y las dudas se apoderan de la persona porque somos humanos y aunque nuestro reino no es de este mundo, tenemos que habitar aquí en un ambiente hostil y lleno de maldad. Por lo cual resulta un total reto el hecho de llevar a cabo las misiones de evangelismo.

    Así que la proclamación del evangelio del Reino conlleva una gran lucha espiritual contra el mundo de las tinieblas que tienen esclavizadas la mente y la voluntad de muchas personas.

    Por esta razón, nos enfrentamos con una batalla de vida o muerte, ya que la predicación de estas buenas nuevas de salvación van a determinar el crecimiento espiritual en esta vida, y conllevan a un destino final en la vida de cada persona que tiene la oportunidad de escuchar el mensaje y aceptar al Señor Jesús en su corazón y de esta manera alcanzar el perdón, la misericordia y la salvación.

    Actualmente estamos viviendo en un mundo en el cual, la persona está sumergida en el egoísmo y en la individualidad y por eso se han desconectado de la necesidad del otro, porque están enfocados en sus propios intereses.

    Ciertamente este mundo está minado de placeres, comodidades, actividades recreativas, eventos festivos, entre otras que proporcionan el disfrute personal de la persona.

    Todas estas cosas han sustituido la parte espiritual en la vida de la mayoría de las personas y resulta muy difícil hacer entender otro punto de vista, ya que no todo el mundo comprende el mundo espiritual y los corazones se han enfriado y la incredulidad ha tomado un lugar importante en las maquinaciones de las tinieblas.

    Pero debemos comprender que nuestra lucha es meramente espiritual y que nuestra misión principal es combatir y derribar las artimañas del enemigo, usando la armadura que nos ofrece la palabra de Dios:

    “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:13-18)

    En este sentido, para poder vencer a las tinieblas debemos estar fundamentados sobre la roca, conociendo la palabra a profundidad y saber que las promesas de Dios son certeras y se cumplen en la vida de los hijos del Señor porque él es justo para aquellos que hacen su voluntad y le siguen.

    Por este motivo, es fundamental que los hijos de Dios estemos preparados para enfrentar al enemigo, apartándonos de todo aquello que nos separa de sus caminos. Para ello es necesario que nuestro corazón, mente, alma y espíritu esté enfocado en nuestro propósito, esquivando los dardos de las tinieblas.

    La vida de este mundo terrenal está expuesto a muchos distractores que nos impiden llevar el evangelio de forma disciplinada y asumir la misión de evangelizar conforme a lo que nos demanda la palabra:

    “El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para predicar el evangelio a los pobres; me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón; para pregonar a los cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los quebrantados” (Lucas 4: 18)

    Una de las limitaciones que tenemos es nuestra mente, la cual sufre ataques diariamente del enemigo mediante lo que mundo nos expone a través de lo que vemos, escuchamos y hablamos. Pero tenemos esta palabra que nos demanda a predicar, a hacer milagros en nombre de Jesús para que sepan que la Gloria de Dios está sobre ti porque eres su hijo.

    Tenemos de esta forma la promesa hermosa de salvación y como siervos del Señor debemos llevar a cabo la misión de que las almas sean rescatadas del abismo en la que se encuentras, que sean liberadas de las ataduras del diablo y puedan entrar al reino de los cielos. Por cada alma salvada, hay recompensa, pero la mayor recompensa es agradar a Dios.

    ¿Por qué es urgente la proclamación del evangelio?

    Es de gran urgencia llevar a cabo la proclamación del mensaje de salvación porque estamos en los últimos tiempos y ya la segunda venida de Cristo está cerca, y por eso debemos ser instrumentos de Dios para anunciar en todas las naciones y a toda criatura que el momento se acerca y por eso el tiempo se está acortando.

    No podemos ser como las vírgenes que fueron a comprar el aceite en el último momento, tenemos que buscar del Señor en todo momento y procurar cumplir con su santa voluntad establecida en su palabra.

    De esta manera podemos señalar dos motivos por los cuales la visión misionera debe afianzarse para rescatar a las almas perdidas y hacer la obra de Dios aquí en la tierra. Dentro de estos encontramos:

    1.- Rescatar las almas perdidas

    Jesús vino a este mundo con el propósito de salvar lo que se había perdido, a sanar al que estaba enfermo, a consolar al que estaba tribulado y abatido, vino a ser libre de los ataques del maligno. Por eso Jesús siempre estaba rodeado de los más necesitados llevando el evangelio de salvación, proporcionando esperanza para un pueblo desolado y humillado, víctimas de tantas injusticias.

    Te puede interesar leer: El Poder Del Perdón - El Perdón Es Necesario - Ayuda Bíblica

    La importancia de las misiones
    La importancia de las misiones

    Por este motivo, como hijos de Dios debemos seguir el evangelio de Cristo y rescatar lo que se ha perdido, buscar a esa oveja perdida que se salió del redil, tal como lo demanda su palabra:

    “Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento” (Lucas 15:4-7)

    En este sentido, lo más importante es llevar ese mensaje lleno de esperanza, de verdad y de amor, haciéndoles llegar el evangelio del reino y mostrar las manifestaciones del Espíritu Santo a través de las obras que hagamos en función de llevar a cabo la misión de evangelizar.

    No debemos perder el enfoque principal, debemos apartar nuestros propios intereses y escudriñar las escrituras para conocer la verdad y ponerla en práctica, accionar en función de nuestro prójimo, sintiendo amor y misericordia por el necesitado.

    En este sentido, no debemos permitir que nuestro corazón se enfríe y el virus de la incredulidad nos atrape y nos desvíe del camino correcto. Nuestra roca es Cristo y solo si permanecemos en él, nuestra casa no será derribada porque ante una tempestad permaneceremos firmes como la palmera, tal como lo demanda su palabra:

    “El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes” (Salmos 92: 12-14)

    Por otro lado es importante además hacer énfasis en las palabras del apóstol Pablo: “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14)

    En este pasaje, el apóstol Pablo resalta la importancia de predicar el evangelio a las almas hambrientas de hallar la paz de Dios que sólo él puede otorgar y que sobre pasa todo nuestro entendimiento.

    2.- Dejar todo por Cristo

    Otro de los aspectos que se deben considerar para llevar a cabo la misión de proclamar el evangelio a toda criatura y en todas naciones, debemos dejarlo todo por él. Esto se refiere a que nuestra vida debe ser dirigida por Cristo para que todo lo que hagamos sea bajo la cobertura de Dios.

    Dejar todo por Cristo significa dejar los deseos carnales y viejas costumbres para llevar una vida diferente que sirva de testimonio de lo que él puede hacer en la vida de cada uno de sus hijos. Así que nuestra misión principal es servir a Dios y llevar el mensaje de salvación a las almas que necesitan ser salvas.

    De igual forma, es importante señalar que como hijos de Dios somos templo y morada del Espíritu Santo, por eso debemos llevar una vida conforme a su palabra y ser luz en medio de las tinieblas, revelando el fruto de su Espíritu en todo momento, tal como lo demanda la biblia:

    “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley” (Gálatas 5:22-23)

    En la actualidad se ha desviado la intención de las misiones y el hombre ha querido imponerse para sus intereses personales, donde los predicadores llevan un mensaje diferente y tergiversado del propósito de Cristo, donde impera como tema principal la prosperidad, la abundancia.

    Por eso, debemos prestar atención a lo señalado por Cristo en sus evangelios, donde hace énfasis en amor hacia el prójimo como segundo mandamiento. De esta forma, cuando amamos a nuestro prójimo, estamos amando a Dios porque Dios es amor.

    En este orden de ideas, la importancia de las misiones radica en nuestro propósito como hijos de Dios para expandir el reino de los cielos, no para nuestra vanagloria, sino para la Gloria de Nuestro Señor Jesucristo, quien nos demanda primeramente amor a Dios y luego amor a nuestro prójimo, y es por este amor que tenemos que avanzar en Cristo y proclamar las buenas nuevas a toda criatura porque ese es el ejemplo que Jesús nos dio cuando vino a este mundo, donde nos impartió enseñanzas a través de su testimonio.

    La mayor enseñanza que nos dejó Jesús fue el amor hacia el prójimo, hacia los que se encuentran en gran necesidad, aquellos que están perdidos y no hallan consuelo en nada. Por eso debemos mostrarle el camino, la verdad y la vida que es Cristo, quien a través de su luz nos guía por sus caminos de justicia.

    No debemos olvidar de dónde nos sacó el Señor cuando nos escogió, porque ciertamente sin él, nada podemos hacer y debemos manifestarlo en nuestras acciones, haciendo buenas obras para agradarle y poder engrandecer su reino y glorificar su nombre.

    Reconociendo su Poderío y majestad y revelando las manifestaciones de este poder mediante milagros, liberaciones, prodigios, sanidades, entre otras cosas. Y mostraremos al mundo que podemos hacer cosas incluso mayores a las que hizo Jesús tal como él lo señala en su palabra: "En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores que estas hará, porque yo voy al Padre" (Juan 14:12)

    Puedes leer: El aceite de la santa unción y los cinco ministerios de Dios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano