La Misericordia De Dios En La Biblia. Significado, Ejemplos Y Más

La misericordia de Dios indica su compasión y bondad hacia la gente. Su piedad se manifiesta en la vida de todos los que creen, proveyendo el perdón y la gracia redentora. La misericordia siempre triunfa sobre el juicio, pero rechazarla puede llevarnos a un camino cuyo fin es desagradable y desastroso.

Índice De Contenidos

    Significado de la misericordia de Dios

    La misericordia de Dios, sin duda:

    1. Es la paciencia de Dios en acción

    Dios actúa paciente, extiende su paciencia a aquellos que merecen ser castigados. La misericordia de Dios no es algo que nos debe, por definición, la misericordia no se puede deber, sino algo que el Señor ofrece en bondad y gracia a aquellos que no la merecen.

    Dios es paciente y misericordioso. De hecho, está retrasando el juicio para un tiempo posterior. No se trata de injusticia, sino más bien de la elección de no hacer justicia de inmediatamente. Cuando vemos la santidad de Dios y el horror del pecado, es la misericordia lo que viene a relucir.

    Quizás te puede interesar: Dios Quiere Misericordia Y No Sacrificio

    2. Está más allá de nuestro entendimiento

    La misericordia de Dios es impresionante. La cruz muestra la misericordia, la gracia y la justicia de Dios, y lo hace con una claridad asombrosa. Si nunca te has sorprendido profundamente por el sacrificio en la cruz, es posible que nunca hayas escuchado el mensaje.

    ¿Cuál mensaje? Ese mensaje que nos muestra que la misericordia de Dios va más allá de nuestro entendimiento. Debido a que la ira y la misericordia de Dios se encontraron en la cruz, podemos ser transformados y preparados para la eternidad.

    Ejemplos de misericordia en la Biblia

    En la biblia podemos encontrar varios escenarios en los que se manifestó la misericordia de Dios:

    1. Adán y Eva

    La misericordia de Dios se manifestó en la historia de Adán y Eva, cuando Dios cubrió su vergüenza con la piel de un animal sacrificado (Génesis 3:21).

    2. El propiciatorio de Israel

    El propiciatorio era donde Dios se reuniría con los sacerdotes en nombre de Israel en Éxodo 25: 19-22. La palabra griega para propiciatorio del Antiguo Testamento, es hilasterion, que generalmente se traduce como "propiciación". Vemos esta palabra en Romanos 3:25. Cristo se convirtió en el sacrificio de una vez por todas aceptable y que satisface la ira en nuestro nombre.

    3. Jesucristo

    Dios desea encontrarse con su pueblo, y la sangre del cordero sin mancha es el único medio por el cual ese encuentro es posible. El propiciatorio del Antiguo Testamento y la sangre rociada sobre él por el sumo sacerdote, prefiguraron a Cristo por venir”. El propiciatorio era tan real como la cruz venidera. Cristo es ahora nuestro propiciatorio.

    La misericordia de Dios nunca se agota. No hay 'vacío' en el estanque de la misericordia en el cielo. Dios solo espera que su pueblo demuestre que realmente hablamos en serio. Cuando venimos a Él en verdadero arrepentimiento, Su misericordia nos desbordará como las olas del mar, porque Él es rico en misericordia” (Efesios 2: 4-5)

    ¿Por qué es importante la misericordia?

    La misericordia de Dios triunfa sobre el juicio, pero al rechazarla podemos entrar en un sendero cuyo final es desastroso. El juicio de Dios por el pecado nunca es injusto. "Su juicio es siempre el resultado de la misericordia que se ofreció y rechazó".

    El Señor es paciente y nunca quiere que perezcamos. Él quiere que nos arrepintamos, pero aquellos que rechacen la misericordia recibirán juicio (2 Pedro 3: 9; Proverbios 29: 1).

    Versículos de la Biblia sobre la misericordia

    Aquí tienes algunos versículos que hablan sobre la misericordia de Dios y de sus hijos:

    1. Santiago 2:13

    Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso (Lucas 6:36); Porque el juicio es sin misericordia para quien no ha tenido misericordia. La misericordia triunfa sobre el juicio.

    2. Mateo 5: 7

    Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.

    3. Mateo 9:13

    Ve y aprende lo que esto significa: 'Deseo misericordia, no sacrificio'. Porque no vine a llamar a justos, sino a pecadores.

    4. Hebreos 4:16

    Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia, para que podamos recibir misericordia y hallar gracia que nos ayude en tiempos de necesidad.

    5. Tito 3: 5

    La misericordia de Dios se manifiesta en nuestras vidas en el momento de la salvación.

    Cómo encontrar la misericordia de Dios cuando fracasas

    ¿Te has preguntado alguna vez si estabas más allá de la misericordia de Dios? Tal vez te dieron una gran cantidad de oportunidades en la vida, pero las desperdiciaste y te quedaste con poco o nada que mostrar. Tal vez lastimaste a la gente y causaste mucho dolor, y no puedes corregirlo.

     

    ¿Dios te perdonará incluso a ti? Afortunadamente, Dios nos ha dado la Biblia para que podamos responder preguntas tan cruciales. Podemos aprender mucho sobre la misericordia de Dios leyendo sobre el rey Saúl en el primer libro de Samuel.

    La misericordia de Dios

    Saúl no fue un rey que luchó contra la idolatría; siempre sirvió al Señor. Sin embargo, Saúl era un rey que simplemente no podía obedecer (1 Sam. 13: 8-14; 15: 1-10). Se puso a sí mismo y su propio honor antes que la obediencia a la ley. Incluso cuando el Señor le dijo que su reinado había terminado, Saúl se aferró a su trono con el puño de hierro de los celos (1 Sam. 19).

    Al morir por su propia mano, cayendo sobre su espada para evitar ser capturado por los filisteos (1 Sam. 31: 4), Saúl intentó librarse de la maldición de los incircuncisos. Irónicamente, su vida terminó representando la consecuencia clásica del pecado. Si alguna vez hubo una historia que demostrara que “la paga del pecado es muerte” (Rom. 6:23), esta es una.

    Literalmente, Saúl murió por su propio pecado, y este fue el castigo de Dios. Este hombre falló en ejecutar la ira del Señor sobre los amalecitas, por lo que la ira cayó sobre él. Como todos los pecadores, intentó escapar de su destino y liberarse del castigo de Dios. Trató de salvarse por su propia mano. Debes entender una cosa:

    No hay "salvación propia" del pecado.

    No hay escapatoria a Dios y su castigo. De hecho, Saúl pensó que caer sobre su espada le evitaría la vergüenza de ser salvajemente abusado por los filisteos, pero sucedió de todos modos. Al día siguiente, cuando los filisteos vinieron a despojar a los muertos, encontraron a Saúl y profanaron su cuerpo, le cortaron la cabeza y lo despojaron de su armadura real, tal como temía.

    Los filisteos le hicieron a Saúl lo que David le hizo a Goliat, y luego se regocijaron por el mal que habían perpetrado contra el rey de Israel. Estos depositaron la armadura de Saúl en el templo de Astarot, la diosa de la guerra. Según 1 Crónicas 10:10, la cabeza de Saúl fue colocada en el templo de Dagón.

    Depositar tales trofeos en un templo es dar crédito al dios del templo por la victoria. Los filisteos procedieron entonces a proclamar su triunfo por toda la tierra, alabando a Astarot y Dagón por su victoria sobre Saúl y Yahvé. Como rey, ya es bastante malo que tu pueblo muera por tus propios pecados, pero es aún peor deshonrar el santo nombre del Señor.

    Entonces, en su pecado, Saúl les dio a los filisteos una ocasión para regodearse en sus ídolos; trajo vergüenza al nombre de Dios. Los filisteos tomaron los cuerpos decapitados de Saúl y sus hijos y los clavaron en el muro de Beth Shan. Expusieron el cuerpo de Saúl a los carroñeros y buitres. Como dice la ley, “Maldito todo el que es colgado en un madero” (Gá. 3:13; Deut. 21:23).

    Esta no fue la victoria de un ídolo, sino el justo castigo de Dios. Por su real desobediencia, la maldición del Señor cayó sobre Saúl. En verdad, “es cosa terrible caer en las manos del Dios viviente” (Hebreos 10:31). El día del juicio y la ira del Señor es un día oscuro.

    Echa un vistazo a: La Parábola De "El Padre Misericordioso": "El Hijo Pródigo"

    Este día oscuro está atravesado por un rayo de esperanza

    Así como la sombra de la ira parece total, es atravesada por un rayo de esperanza. Mientras todos los demás israelitas huían desesperados, algunos hombres buenos se levantaron. Los valientes hombres de Jabes de Galaad estuvieron a la altura de la ocasión. Estos hombres recordaron lo que Saúl había hecho por ellos.

    En 1 Samuel 11, los amonitas habían sitiado a Jabes de Galaad e iban a esclavizarlos cruelmente. Pero luego, en uno de sus pocos actos verdaderamente inmaculados, Saúl liberó a su pueblo de la tortura y la esclavitud. Entonces los hombres de Jabes le devolvieron el favor. Durante la noche, robaron los cuerpos de Saúl y sus hijos y los libraron de la exposición y la profanación.

    Una vez que regresaron a Jabes, los hombres quemaron los cuerpos, lo cual es bastante curioso ya que la cremación no era una práctica común en Israel. Por supuesto, esto ni siquiera fue una cremación adecuada, ya que guardaron los huesos para el entierro. Es probable que, habiendo sido profanados por los filisteos incircuncisos, los cuerpos fueran quemados para purificarlos y enterrarlos.

    De cualquier manera, los hombres de Jabes lo pensaron como un honor para Saúl y sus hijos. Una vez que recogieron sus huesos, los hombres los enterraron bajo un tamarisco, que es un lugar sagrado. Los hombres de Jabes honraron a Saúl y a sus hijos dándole un entierro santo digno de un rey, adecuado para un miembro del pacto de Dios.

    En su vida, Saúl no pudo evitar el pecado. En su muerte, el Señor lo castigó por sus pecados. Pero, en su entierro, la misericordia de Dios se manifestó. Sí, esto fue una demostración de la gran misericordia de Dios. Merecía que lo dejaran clavado en la pared, pero, afortunadamente, Dios le concedió un entierro en un lugar santo con sus hijos.

    El relato de la vida de Saúl, la historia de un pecador trágico con un final desagradable, aunque apropiado, todavía deja espacio antes de que salgan los créditos para que la misericordia tenga la última palabra. En el día del juicio triunfó la misericordia de Dios. En su muerte, Saúl fue abandonado por Dios; pero en su entierro, Dios le concedió la señal de su misericordia y favor.

    Vemos la inmensa misericordia de Dios en Cristo en el entierro de Saúl

    ¿No es esta una imagen asombrosa de la inmensa misericordia de Dios? Uno no puede dejar de pensar en lo que dice Pablo en 1 Corintios 3: 10-15: hay algunos obreros en el reino de Dios que edifican con madera y rastrojo, de modo que en el último día se queman sus labores. Tales personas sufrirán pérdidas.

    ¡Cuánto se parece a esto el reinado de Saúl! Su vida y su reinado se vieron empañados por tanto pecado y locura, y sin embargo, al final, la misericordia de Dios lo cubrió incluso a él. Saúl nos recuerda al ladrón en la cruz, un hombre que vivió una vida de crimen y maldad. Era un criminal que sufría las justas consecuencias de sus actos.

    No somos mejores que Saúl

    Al igual que Saúl, somos pecadores, pero la misericordia de Dios nos libera para ser honestos. No hay pecado, por atroz que sea, que esté más allá de nosotros. Pero por la gracia de Dios, somos liberados. No podemos salvarnos a nosotros mismos. En nuestro pecado todos pereceríamos, cayendo bajo la ira de Dios y la maldición para siempre.

    Sin embargo, en Cristo ha triunfado la misericordia. Su misericordia cubre todos tus pecados; su misericordia te perdona. ¿Y por qué la misericordia de Dios puede realizar tales maravillas? ¿Cómo puede ser tan misericordioso? Él puede, de hecho, Cristo sufrió el castigo completo por tu pecado.

    Por su pecado, Saúl merecía ser clavado en la pared y expuesto. Sin embargo, ¿no es esta la misma maldición que sufrió Jesús? Sí, Jesús fue clavado en el árbol maldito. Estuvo expuesto al reproche de los enemigos de Dios. Jesús vivió una vida perfecta, pero en su muerte se volvió voluntariamente maldito. Él llevó en su propia carne al castigo, para que su misericordia cubriera todos tus pecados. Esta es la gloria incomparable de la misericordia de Dios.

    En Cristo, el final de tu historia ya está escrito

    Puede que estés pensando: “No soy tan malo como Saúl. No necesito la misericordia de Dios". Sí, podemos pensar esto erróneamente a veces. Sin embargo, no estamos en la verdad cuando lo hacemos. Otro desafío a nuestra fe es pensar que somos demasiado malos, indignos, demasiado alejados para que la misericordia nos alcance.

    Podemos caer en la desesperación, caer presos en la desesperanza y sentir la tentación de creer que Cristo simplemente no puede perdonar esto. Pero en Saúl, vemos el alcance interminable de la misericordia de Dios. La misericordia triunfó sobre el juicio para Saúl, y también para ti.

    Solo a través de la fe, encuentras el perdón en la incomparable y dulce misericordia de un Dios que envió a su hijo a morir por ti. Esta generosa misericordia también puede manifestarse a través de las tragedias de la vida. De hecho, muchos capítulos de nuestras vidas tienen finales tristes. Como Saúl, caer sobre tu espada puede parecer atractivo en los momentos más difíciles de la vida.

    Pero la misericordia de Cristo dice: “No desesperes. No pierdas la esperanza, porque tienes una esperanza viva en Cristo, una esperanza imperecedera e incorruptible". Todo cristiano tiene la esperanza segura del perdón de los pecados y la resurrección. En Cristo, el final de tu historia ya ha sido escrito, y no es una tragedia, sino el mejor de todos los finales: resurrección de entre los muertos y una vida eterna para glorificar a Dios.

    Ta invitamos a leer: Amor es misericordia - 4 Ejemplos Bíblicos a Conocer

    Pensamientos finales

    El mismo día que murió Saúl, se libró otra batalla. David estaba rescatando a los suyos de los amalecitas, y no perdió ninguno (1 Sam. 30: 16-19). Asimismo, la misericordia de Dios te mantiene a salvo y seguro para el final feliz de su reino. Que encuentres consuelo y aliento en la misericordia de Cristo y le sirvas valientemente con fe hasta que regrese. Muchas bendiciones para ti, y nunca olvides que el Señor estará allí, siempre para ti, y es un Dios misericordioso.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información