La Mujer Samaritana (Juan 4: 1-42). Reflexión

La mujer samaritana

La mujer samaritana con la que Jesús se encuentra en el pozo de Jacob trae consigo muchas enseñanzas. Cuando descubre su identidad como el Mesías, deja su cántaro de agua, al igual que los discípulos dejaron sus redes, y se convierte en una evangelista eficaz para su comunidad.

Este estudio bíblico de Juan 4 explora lo que la historia de la mujer samaritana junto al pozo nos puede enseñar hoy. Ella nunca es nombrada, sin embargo, su encuentro con Jesús es el más largo entre el Mesías y cualquier otro individuo en el Evangelio de Juan.

Representando lo más bajo de lo bajo, se muestra una mujer en una sociedad donde las mujeres son degradadas y despreciadas, que además pertenece a una raza tradicionalmente repudiada por los judíos y vive en la vergüenza como una paria social.

Esta mujer no solo tiene un encuentro con Cristo sino que también recibe la salvación eterna. Y su testimonio también convence a todo un pueblo para que crea. ¿Cuál fue el significado de la mujer samaritana en el pozo y por qué es importante su historia para los creyentes cristianos? A lo largo de este estudio bíblico lo estaremos explicando con detalle.

Quizás te puede interesar: Principales Parábolas De Jesús ¿Qué Son y Qué Significan?

Índice De Contenidos

    Historia de fondo en Samaria

    Para comprender el significado de la conversación de Jesús con la mujer samaritana, debemos conocer algunos antecedentes. Los samaritanos eran de una etnia y religión mixtas; no eran judíos, pero practicaban elementos del judaísmo y adoraban a Yahvé junto a otros dioses.

    Los judíos consideraban con rencor a los samaritanos como mestizos odiados. Tanto los judíos como los samaritanos eran hostiles hacia las prácticas culturales y religiosas y los lugares de culto de los demás (Lucas 9:53).

    Cuando llegamos a la escena en Juan 4, a un pozo en Samaria al mediodía, hay líneas invisibles en la arena; desconocido para los lectores modernos pero bien conocido para la primera audiencia de Juan. Las líneas culturales, religiosas, étnicas y de género marcan anillos dramáticos alrededor de ese pozo en particular.

    Pero esto es lo que pasa con Jesús: no tiene miedo de cruzar líneas. Y estas líneas cruzadas cambiarían para siempre a la mujer de Samaria y a muchas otras en esa región.

    ¿Quién era la mujer del pozo?

    La historia de la mujer samaritana en el pozo es uno de los encuentros más emblemáticos de la Biblia. Narrado en Juan 4: 1-42, describe cómo Jesús, viajando por Samaria camino a Galilea, se sentó junto a un pozo en la ciudad de Sicar.

    Allí, alrededor del mediodía, mientras sus discípulos estaban en la ciudad comprando comida, se encontró con una mujer samaritana que venía a sacar agua del pozo. Él le pidió una bebida y la conversación partió de allí, culminando con su salvación y la de muchos más de su pueblo también.

    Se nos cuentan algunos datos clave sobre esta mujer. Si bien su nombre nunca fue revelado, sabemos que era una mujer samaritana, perteneciente a una raza con la que los judíos no se asociaban, como explica la Escritura. Había tenido cinco maridos y el hombre que tenía actualmente no era su marido.

    También sabemos, gracias a la comprensión de las tradiciones culturales e históricas de esa época, que las mujeres solían sacar agua en grupos por la mañana y, a menudo, era una ocasión social. El hecho de que estuviera sacando agua sola, al mediodía, probablemente indica que era una marginada social.

    Y también podemos deducir que tenía mucha curiosidad. Se sintió lo suficientemente cómoda no solo para hablar con Jesús, sino también para hacerle preguntas directas. Sus respuestas a esas preguntas y su diálogo subsiguiente revelan mucho más, agregando aún más significado a la historia de esta mujer samaritana.

    ¿Por qué estaba la mujer en el pozo?

    A medida que avanza la historia, aprendemos que esta mujer samaritana viene al pozo con regularidad a esta hora del día (Juan 4:15). Se ha casado 5 veces y actualmente vive en un pecado sin arrepentimiento al vivir con su novio (Juan 4: 16-18).

    Estas circunstancias apuntan a su deseo de evitar la vergüenza que pasaría al asistir al pozo cuando otras mujeres estuvieran presentes. Y, sin embargo,  Jesús, en Su divina intencionalidad, buscó encontrarse con esta mujer específica en este momento.

    ¿Qué le preguntó a Jesús la mujer del pozo?

    Sus preguntas, sin comprender la inflexión, el tono de voz, las expresiones faciales y otras caracterizaciones, parecen crudas y puntiagudas. Ella le hizo a Jesús una serie de preguntas cuando pidió una copa:

    ¿Cómo puedes pedirme una copa? (v. 9) ¿Dónde puedes conseguir esta agua viva? (v. 11) ¿Eres tú más grande que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo y él mismo bebió de él, como también sus hijos y su ganado? (v. 12)

    Sus respuestas fueron igualmente directas y asombrosas. En resumen, Jesús le dijo no solo quién era Él, el Hijo de Dios, el Mesías, sino que había venido a ofrecer agua viva, del tipo que “Se convertirá en manantial de agua que brota para vida eterna” (v. 14).

    Lo que es notable es la forma en que todo esto se revela, y la forma en que ella pareció ver a través de Sus parábolas y vislumbrar la verdad detrás de Sus palabras cuando muchos otros, incluidos los expertos y eruditos judíos, no pudieron.

    ¿Qué sucedió durante la charla de Jesús con la mujer samaritana?

    Después de que Jesús pidió un trago, la mujer samaritana preguntó cómo podía pedirle esto, ya que ella era samaritana y Jesús era claramente judío. Él respondió:

    “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, se lo habrías pedido y él te habría dado agua viva” (v. 10).

    Ella señaló que Jesús no tenía copa, luego preguntó acerca de esta supuesta agua viva, así como si él era más grande que Jacob. Si bien el texto no revela si su tono era sarcástico, retórico o totalmente sincero, muchos estudiosos sospechan que probablemente estaba bromeando.

    Después de todo, Jacob era el nieto de Abraham, el hijo de Isaac y el antepasado tradicional del pueblo de Israel, quien probablemente fundó la ciudad además de proporcionar el pozo donde hablaban. La notoriedad de Jacob fue grandiosa. Pero la respuesta clara y sincera de Jesús, al explayarse sobre esta agua viva que Él podía proporcionar, la impulsó a pedírsela.

    Fue entonces cuando Jesús pasó a la siguiente fase de su diálogo, que revela que no solo tenía lo que ella necesitaba, sino que sabía cosas sobre ella que eran sorprendentes y reveladoras: que se había casado cinco veces y no estaba casada con la persona con la cual vivía (v. 18).

    Ahora, infiriendo que Jesús era un profeta, comenzó a hablar sobre asuntos religiosos, señalando específicamente que los judíos creen que el lugar al que deben adorar es Jerusalén (v. 20).

    “Mujer”, respondió Jesús, “créeme, se acerca el tiempo en que no adorarás al Padre ni en este monte ni en Jerusalén. Ustedes, los samaritanos, adoran lo que no conocen; adoramos lo que sabemos, porque la salvación viene de los judíos.  Sin embargo, se acerca un tiempo, y ha llegado ahora, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en el Espíritu y en verdad, porque son la clase de adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y sus adoradores deben adorar en el Espíritu y en verdad” (v. 21-24).

    Entonces Jesús declaró lo que no había hecho público en muchos círculos: Él es el Mesías (v. 26). Sus amigos regresaron en ese momento, y la mujer samaritana salió corriendo, dejando su jarra de agua y proclamando: "¡Ven, mira!" (29).

    ¿Qué sucedió después de su charla?

    Después de que Jesús habló con la mujer samaritana junto al pozo, ella pareció asombrada de cómo Jesús sabía tales verdades sobre ella. Como les dijo a los otros samaritanos, “Él me contó todo lo que hice” (v. 39).

    Intrigados, se acercaron a Jesús, y él se quedó en su pueblo dos días hablando con ellos. Por lo que Jesús compartió con ellos, “Muchos más se hicieron creyentes” (v. 41). Su testimonio los condujo a la salvación.

    ¿Cómo se revela Jesús en esta historia?

    A través de la conversación con la mujer samaritana, vemos a Jesús revelarse a sí mismo tres veces a lo largo de la historia. Primero, Jesús se revela como el Agua Viva (Juan 4: 13-14). Después de pedirle un trago a la mujer samaritana, él le responde ofreciéndole algo más grande. Él dice:

    Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, se lo habrías pedido y él te habría dado agua viva” (Juan 4:10).

    Él es el Agua Viva que ella necesita, el manantial de la vida. A continuación, Jesús se revela como profeta. Juan 4: 16-19 dice:

    "Él le dijo:" Ve, llama a tu marido y vuelve".

    "No tengo marido", respondió. Jesús le dijo: “Tienes razón cuando dices que no tienes marido. El hecho es que has tenido cinco maridos y el hombre que tienes ahora no es tu marido. Lo que acabas de decir es bastante cierto". “Señor”, dijo la mujer, “puedo ver que usted es un profeta”.

    Conmocionada por la verdad de Sus palabras y la exposición de su propio pecado, sus ojos están comenzando a abrirse a la verdad de quién es Él. A través de esta declaración, le muestra que Su palabra es verdadera. Finalmente, vemos a Jesús revelado como el Mesías.

    “Sé que el Mesías viene (el que se llama Cristo). Cuando venga, nos dirá todas las cosas ". Jesús le dijo: "Yo soy el que te hablo". - Juan 4 : 24-26

    Jesús es el Mesías. Ahora le ha dicho explícitamente a la mujer que Él es el último Rey ungido que ha venido a buscar y salvar a los perdidos. La Biblia de Estudio Global ESV lo dice de esta manera:

    "Los términos Mesías (hebreo) y Cristo (griego) significan" ungido ". En el Nuevo Testamento y el judaísmo primitivo, el “Mesías” combina muchas expectativas del Antiguo Testamento sobre un “ungido” que guiaría, enseñaría y salvaría al pueblo de Dios ”( nota de estudio de Juan 1:41 , referencia cruzada de Juan 4:25 ).

    El encuentro de Jesús con esta mujer saca a la luz cuatro creencias o exhortaciones fundamentales que los cristianos de hoy en día pueden aprender.

    Echa un vistazo a: La Parábola De "El Padre Misericordioso": "El Hijo Pródigo"

    ¿Qué podemos aprender de la mujer del pozo?

    Esta historia nos enseña lo siguiente:

    1. Solo Jesús es el Agua Viva que llena nuestro vacío

    Así como la mujer samaritana buscaba hombres para satisfacer su alma, nosotros también buscamos cosas fuera de Cristo para dar significado y propósito a nuestro corazón (Juan 4:14). Sin embargo, cuando Jesús se le reveló, trató de mostrarle que Él era el agua interminable de la que estaba tan sedienta (Juan 7:38).

    Jesús es el agua viva que necesitamos. Cuando ponemos nuestra fe y confianza en Él como el Agua Viva, podemos contar con el hecho de que el pozo nunca se secará (Salmo 37: 4). Él nunca se cansará de nosotros. Él nunca estará insatisfecho. Él nunca nos rechazará. Él es la fuente inagotable de paz, gozo, amor, dominio propio, verdad, esperanza y satisfacción (Gálatas 5: 22-23). La vida abundante solo se puede encontrar en Él (Juan 10:10).

    2. Jesús no se inmuta por nuestro pecado

    La mujer samaritana percibió a Jesús como un profeta porque Él suavemente llamó a su pecado: "me dijo todo lo que había hecho" (Juan 4:29). Jesús es soberano y ve el pecado dentro de nuestros corazones (1 Timoteo 5:15).

    Él conoce nuestros deseos y, sin embargo, aún nos persigue y nos ama (Romanos 3:23). No le sorprenden nuestros malos deseos, sino que busca reconciliarnos con el Padre a pesar de ellos (Hebreos 7:25). Colosenses 1: 19-20 dice:

    Porque a Dios le agradó que toda su plenitud habitara en él, y por él reconciliar consigo todas las cosas, ya sean las de la tierra o las del cielo, haciendo la paz con su sangre derramada en la cruz”.

    Jesús vio nuestro pecado y estuvo dispuesto a derramar Su sangre y soportar un inmenso sufrimiento por nuestra satisfacción y vida eterna.

    "Dios muestra su amor por nosotros en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5: 8).

    3. Jesús es nuestro Salvador-Rey

    Así como la mujer samaritana no entendió completamente quién era Jesús al principio, también necesitamos que Jesús abra nuestros ojos a la realidad de quién es Él (Salmo 146: 8, Efesios 4:18). Es solo en Jesús que seremos salvos de nuestros pecados y renovados en Cristo (Tito 3: 5, Gálatas 2:20).

    Jesús da muerte a nuestro pecado y vergüenza en la cruz y nos llama a caminar en Su luz (Juan 8:12, 1 Juan 1: 7, Salmo 27: 1). Él nos da nuevos deseos y un nuevo propósito, que no se encontrará en ninguna cosa terrenal, sino solo en Su reino (Colosenses 3: 4-10, Mateo 6:33, Romanos 8:28).

    4. Nuestra vida debe desbordarse en la exaltación del Mesías

    Cuando Jesús es nuestro Mesías, se convierte en el Señor de nuestra vida. Estamos llamados a tomar nuestra cruz todos los días y seguirlo (Mateo 16: 24-26). Debemos entregarle nuestros deseos, dones, talentos, tiempo y dinero (Santiago 4: 7). Filipenses 2: 9-11 dice:

    Por tanto, Dios lo exaltó hasta lo sumo y le dio el nombre que es sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

    Debido a Su magnífico sacrificio, nuestra vida debe exaltar Su nombre (Mateo 5:16). El agua viva que se nos da tan gratuitamente en Cristo se convierte en el manantial de nuestra vida (Juan 4: 13-14). Venimos a Cristo para ser llenos, para ser perdonados; y el vacío que Cristo llena en nuestra vida se desborda para que deseemos proclamar sus excelencias (1 Pedro 2: 9) y hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28: 19-20).

    Jesús se convierte en un tesoro tan grande para nosotros (como lo fue para la mujer samaritana) que no podemos dejar de contarles a los demás sobre el gozo que Él ha otorgado en nuestra vida (Juan 4: 28-30). Ya no necesitamos la mejor alternativa, porque Jesús es lo más grande que nos ha sucedido.

    5. Jesús nos acepta como somos

    El hecho de que la mujer samaritana fuera de tan baja categoría (género, raza y estado civil) no detuvo a Jesús. Hablaban tan directamente como compañeros de conversación iguales. Esto muestra el corazón de Jesús por todas las personas, no solo por algunas.

    Así como vemos en otras historias, como cuando da la bienvenida a los niños (Lucas 18: 15-17) o sana a la hija endemoniada de una mujer cananea (Mateo 15: 21-28), Jesús acepta todo. Todos son bienvenidos en el reino de Dios.

    6. Ofrecer nuestro testimonio es de suma importancia

    Cuando la mujer creyó, inmediatamente salió corriendo para contárselo a los demás. Sus palabras causaron impacto. Como nos dice la Escritura, “Muchos de los samaritanos de ese pueblo creyeron en Él por el testimonio de la mujer samaritana” (v. 39).

    7. Ella es llamada y nosotros también

    La mujer samaritana escucha con atención abierta a Jesús mientras le hace preguntas sobre su fe y esperanza. Cuanto más habla con él, más crece su comprensión hasta que ve la verdad completa: Jesús es el Mesías. A lo largo de esta conversación, ella demuestra una postura de discipulado, aprendiendo de Jesús, y ahora es llamada como evangelista.

    Ella deja su cántaro de agua, justo cuando los discípulos dejaron sus redes de pesca, una señal de su total aceptación de este llamado a seguir a Jesús. La mujer samaritana regresa a su pueblo y comparte efectivamente su propia experiencia con Jesús, invitando a los aldeanos a venir y ver si llegan a la misma conclusión sobre él. Al final, “muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por el testimonio de la mujer” (Juan 4:39).

    Esta mujer sin nombre es un modelo maravilloso para todos nosotros en nuestro propio camino de fe. Sus acciones nos invitan a permanecer conectados con Jesús y hacer preguntas sobre nuestra fe para llegar a una comprensión más completa de ella. Ella modela una manera de hacer esto con convicción acerca de lo que ha aprendido en el pasado.

    Pero así como nuestro crecimiento en la fe no es solo para nuestro propio beneficio, la mujer samaritana adquiere su nuevo aprendizaje y es impulsada a la acción en torno a su llamado. Se acerca a su comunidad y los invita a unirse a ella en el viaje.

    Ya sea que nos sintamos llamados a evangelizar como ella o que estemos destinados a usar nuestros dones de otras maneras, la historia de la mujer samaritana nos recuerda que nuestros llamamientos son oportunidades para convertir el crecimiento personal en la fe en acción por el bien de los demás.

    Te invitamos a leer: Seamos Como El Padre Misericordioso

    Pensamientos finales

    La historia de la mujer samaritana junto al pozo es un rico ejemplo de amor, verdad, redención y aceptación. Y lo mejor de todo es que Jesús no solo la acepta a ella, sino que también nos acepta a nosotros. Él nos quiere a todos en Su santo reino. Si creemos, estaremos allí con Él.

    Jesús no juzga la historia de esta mujer, aunque sí lo han hecho muchos intérpretes cristianos. En cambio, a través de su conversación con Jesús, descubrimos un modelo de discipulado que está abierto a descubrir una comprensión más completa de la acción de Dios en el mundo.

    A través de su respuesta a Jesús como evangelista, se nos recuerda que ser un seguidor de Jesús nos llama a poner nuestros dones en acción por el bien de los demás.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información