La Vid Verdadera Es Jesús. Significado Bíblico

Quizás alguna vez hayas escuchado una frase muy famosa que Cristo dijo “Yo soy la vid verdadera”, pero ¿Qué significa? ¿Por qué Cristo dijo esto? ¿Con que características de la vid terrenal habría estado relacionando su labor para esta parábola? Aprende aquí eso y mucho más.

Índice De Contenidos

    Yo soy la vid verdadera

    La vid verdadera es Cristo
    La vid verdadera es Cristo

    En puntos clave de su ministerio, Cristo enfatizó su igualdad con Dios en la terminología más clara posible. Las afirmaciones más fuertes de su deidad emplearon el nombre que Dios usó cuando el Padre se reveló por primera vez a Moisés: "YO SOY" (Éxodo 3:14).

    Jesús ya había dicho: "Yo soy la luz del mundo" (Juan 8:12); "Yo soy el pan de vida" (Juan 6:35); "Yo soy el camino" (Juan 14: 6); y "Yo soy la puerta" (Juan 10: 9).

    Una noche antes de que fuera su muerte, les dijo a sus discípulos: "Yo soy la vid". Al igual que las otras veces que había utilizado la expresión "Yo soy", esto respalda a su deidad.

    Jesucristo afirmó que él es la vid verdadera, y su padre (Dios), es el viñador. Además dijo que cada rama en Él que no dé frutos, es quitada; y todas las que sí son fructíferas, son podadas por el Padre para que fructifiquen aún más.

    Si alguien no permanece en Jesucristo, es arrojado como rama y se seca, es echado al fuego. Pero si de lo contrario permanece en Jesús, siguiendo sus palabras, puede hacer la petición que quiera, y él la concederá.

    ¿Qué quiso decir Jesús con esto?

    La metáfora en Juan 15 es de una vid y sus ramas. La vid es la fuente y el sustento de la vida de las ramas, y las ramas deben permanecer en la vid para vivir y dar fruto. Jesús, por supuesto, es la vid, y las ramas son personas. Si bien es obvio que las ramas fructíferas representan verdaderos cristianos, la identidad de los infructuosos está en duda.

    Algunos estudiantes de la Biblia dicen que las ramas estériles son cristianos que no dan fruto espiritual. Otros creen que son los no cristianos. Como siempre, sin embargo, debemos mirar el contexto para obtener la mejor respuesta.

    El verdadero significado de la metáfora se aclara cuando consideramos a los personajes del drama de esa noche. Los discípulos estaban con Jesús. Los había amado al máximo, los había consolado con las palabras del capítulo 14 de Juan.

    El Padre estaba en primer lugar en sus pensamientos, porque estaba pensando en los acontecimientos del día siguiente. Pero también estaba al tanto de alguien más: el traidor. Judas había sido despedido de la comunidad cuando rechazó el último llamado de amor de Jesús.

    Todos los personajes del drama estaban en la mente de Jesús. Vio a los once, a quienes amaba profunda y apasionadamente. Era consciente del Padre, con quien compartía un amor infinito. Y debe haberse afligido por Judas, a quien había amado incondicionalmente.

    Todos esos personajes juegan un papel en la metáfora de Jesús. La vid es Cristo; El viñador es el Padre. Las ramas frutales representan los once y todos los verdaderos discípulos de la era de la iglesia. Las ramas infructuosas representan a Judas y todos aquellos que nunca fueron verdaderos discípulos.

    Las ramas

    Una rama que está realmente conectada a la vid es segura y nunca será eliminada. Pero una que solo parece estar conectado, uno que solo tiene una unión superficial, será eliminada. Si no tiene la vida de la vid fluyendo a través de ella, no dará fruto. Esas son las ramas de Judas.

    Hay personas que, como Judas, parecen, por percepción humana, estar unidas con Cristo, pero son apóstatas condenados al infierno. Pueden asistir a la iglesia, conocer todas las respuestas correctas y pasar por movimientos religiosos; pero Dios los eliminará y serán arrancados. Otros, como los once, están genuinamente conectados a la vid y dan fruto.

    Cristo es la vid verdadera

    Jesús no estaba presentando una nueva idea al usar la metáfora de una vid y ramas. En el Antiguo Testamento, la vid de Dios era Israel. Los usó para cumplir su propósito en el mundo, y bendijo a aquellos conectados con ellos. Él era el viñador; Cuidó la vid, la cortó y cortó ramas que no daban fruto. Pero la vid de Dios degeneró y no dio fruto.

    Dios había hecho todo lo posible para que Israel produjera fruto, pero no dio nada. Entonces quitó su muro y lo dejó desprotegido. Luego fue pisoteado por naciones extranjeras y arrasado. Israel ya no era la vid de Dios; había perdido su privilegio.

    Ahora hay una nueva vid. La bendición ya no llega a través de una relación de pacto con Israel. El fruto y la bendición vienen a través de la conexión con Jesucristo. Jesús es la verdadera vid. En la Escritura, la palabra verdadero se usa a menudo para describir lo que es eterno, celestial y divino. Israel era imperfecto, pero Cristo es perfecto.

    Jesús eligió la figura de una vid por varias razones. La humildad de una vid demuestra su humildad. También muestra una unión cercana, permanente y vital entre la vid y las ramas. Es simbolo de pertenencia, porque las ramas pertenecen enteramente a la vid; Si las ramas van a vivir y dar fruto, deben depender completamente de la vid para su alimentación, apoyo, fuerza y vitalidad.

    Sin embargo, muchos de los que se llaman cristianos no dependen de Cristo. En lugar de estar unidos a la vid verdadera, están atados a una cuenta bancaria. Otros están apegados a su educación. Algunos han tratado de hacer viñas con popularidad, fama, habilidades personales, posesiones, relaciones o deseos carnales.

    El padre es el viñador

    En la metáfora, Cristo es una planta, pero el Padre es una persona. Ciertos falsos maestros han afirmado que eso muestra que Cristo no es divino, sino más bajo en carácter y esencia que el Padre. Dicen que si Él es Dios, las partes de él y del Padre en la metáfora deberían ser iguales; Él debería ser la vid, y el Padre debería ser la raíz de la vid.

    Pero hacer tal afirmación es perder todo el punto de la metáfora de Jesús y la razón por la cual el apóstol Juan la incluyó en su Evangelio. Mientras afirma su igualdad en esencia con el Padre, al certificar que es la fuente y el sustentador de la vida, también enfatiza la diferencia fundamental en su papel y el del Padre. El punto es que el Padre se preocupa por el Hijo y por aquellos unidos al Hijo por la fe.

    Los discípulos estaban familiarizados con el papel del viñador. Después de plantar una vid, el viñador tiene dos deberes. Primero, corta ramas infructuosas, que quitan la savia de las ramas frutales. Si se desperdicia la savia, la planta dará menos fruto. Luego, recorta constantemente los brotes de las ramas frutales para que toda la savia se concentre en los frutos.

    Las ramas infructuosas que se cortan son inútiles. Como no se queman bien, ni siquiera se pueden usar para calentar una casa. Se arrojan a las pilas y se queman como basura. Como dice el versículo 2, son "quitados". El no los repara; Se los quita.

    Aquellos que son removidos solo parecen estar conectados a Cristo, pero realmente no permanecen en él. Nunca fueron salvados. Son ramas de Judas que realmente no siguen a Jesús, y no dan fruto. En algún momento, el Padre los elimina para preservar la vida y la fecundidad de las otras ramas.

    Las ramas frutales se podan para que den más fruto. Sabemos que estas ramas representan cristianos, porque solo los cristianos pueden dar fruto. La poda no se realiza solo una vez, es un proceso constante. El padre poda una rama para que dé más fruto. Después de la poda continua, da mucho fruto. Como dice el versículo 8: "Mi Padre es glorificado por esto, que llevas mucho fruto".

    Se eliminan las ramas infructuosas

    Las ramas frutales y no fructíferas crecen rápidamente y deben podarse con cuidado. Si va a haber una gran cantidad de fruta, se deben quitar las ramas infructuosas, así como los brotes que crecen en las ramas frutales. Jesús dijo que sus seguidores eran como ramas maduras que daban fruto pero necesitaban poda.

    Todo cristiano lleva algo de fruta, es posible que tenga que buscar mucho incluso una uva pequeña, pero si busca lo suficiente, encontrará algo. El fruto de la salvación son las buenas obras. Eso no significa que una persona sea salvada por las obras, pero las obras son evidencia de que la fe es genuina.

    Jesús dijo que un creyente genuino puede ser probado por su fruto. En Mateo 7: 16-17 dijo: "Los conocerás por sus frutos. Un árbol de espinos no produce uvas ¿cierto? Si el árbol es bueno va a dar frutos buenos, sin embargo si el árbol es malo, los frutos que dará van a ser malos”. La ilustración de Jesús no tendría sentido si cada cristiano no llevara al menos algún fruto.

    Se podan las ramas fructuosas

    Aunque las ramas infructuosas se quitan de la vid y se queman, el Padre cuida con ternura las ramas frutales. En el versículo 2, Jesús les dijo a sus discípulos: que cada rama que de fruto, es podada para que siga fructificando. El viñador poda las ramas para que den mucho fruto. Kathairo es la palabra griega para "podar" o "limpiar". En agricultura, se refería a limpiar las hojas de maíz y limpiar el suelo antes de plantar cultivos. En la metáfora de la vid, se refiere a la limpieza de brotes de ramas.

    La poda también es necesaria en nuestras vidas espirituales. El Padre elimina los pecados y las cosas superfluas que limitan nuestra fecundidad. Una de las mejores maneras de limpiarnos es permitir que el sufrimiento y los problemas entren en nuestras vidas. A veces duele, y nos preguntamos si sabe lo que está haciendo. Puede parecer que somos la única rama que se poda, mientras que otras ramas lo necesitan más. Pero el viñador sabe lo que hace.

    La poda espiritual puede tomar muchas formas. Puede ser enfermedad, dificultades o pérdida de posesiones materiales. Puede ser persecución o calumnia de los no cristianos. Para algunos es la pérdida de un ser querido o el dolor en una relación. O puede ser una combinación de dificultades. Cualquiera sea el método, el efecto es reducir nuestro enfoque y fortalecer la calidad de nuestra fruta.

    Cualquiera que sea el método de poda que Dios use, podemos estar seguros de que se preocupa por nosotros y quiere que demos mucho fruto. Él quiere liberarnos de los brotes que drenan nuestra vida y energía. Él continúa cuidando a lo largo de nuestras vidas para mantenernos espiritualmente saludables y productivos.

    Si recordamos que Dios está tratando de hacernos más fructíferos, podemos mirar hacia el objetivo más allá del proceso de poda. Es emocionante darse cuenta de que Dios quiere que nuestras vidas den mucho fruto. Hebreos 12: 7 nos anima a tener una perspectiva adecuada sobre el proceso de perfeccionamiento de Dios.

    Jesucristo es nuestra vid verdadera, no seamos esas ramas infructuosas que finalmente serán cortadas. Permanezcamos en cristo dando frutos como cristianos verdaderos que siguen a Dios en obediencia. Si alguna vez sentimos que la vida nos tambalea, recordemos el proceso de la poda, nuestro Señor nos está probando de algún modo.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. Scheo Eratron Botello Cellis dice:

      Por favor quisiera saber cual es el capitulo y versiculo donde Jesús habla de poder el fruto de la vid (racimo que hay que cortar la punta de ese racimo valga la redundancia) pues quede con duda del significado y desearia saber que comentarios me pueden decir

    2. Scheo Eratron Botello Cellis dice:

      Por favor quisiera saber cual es el capitulo y versiculo donde Jesús habla de poder el fruto de la vid (racimo que hay que cortar la punta de ese racimo valga la redundancia) pues quede con duda del significado y desearia saber que comentarios me pueden decir. GRACIA espero su comentario en mi correo

    3. Anuncios
    4. Sarbelia Chacha dice:

      Muy buena explicación muchas gracias por tomarse el tiempo y enseñarnos me gustaría un tema de los pactos y el diezmo gracias

    5. josxiloj2143@gmail.com dice:

      Buen desarrollo muchas Gracias Gracias a Dios se les agradece por este desarrollo bendiciones

    6. Anuncios
    7. Winther mero dice:

      Dios les siga bendiciendoen el nombre de JESUS AMEN

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información