Las Bendiciones Espirituales Que Dios Nos Ha Otorgado En Cristo

Las Bendiciones Espirituales Que Dios Nos Ha Otorgado En Cristo
Las Bendiciones Espirituales Que Dios Nos Ha Otorgado En Cristo

¿Te gustaría saber cuáles son las bendiciones espirituales que Dios nos ha otorgado en Cristo? Uno de los pasajes que habla sobre este tema es el capítulo 1 de Efesios. Pablo comienza su carta a la iglesia de Éfeso diciendo: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo (Efesios 1: 3, NKJV)" Las palabras “toda bendición espiritual” se exaltan cuando leemos este capítulo.

La palabra griega para "bendición" es la palabra eulogia que significa "beneficio". Estas bendiciones espirituales a las que se refirió Pablo no eran solo buenas ideas. Para él, eran realidades que estaban vinculadas a los beneficios reales cuando vivía en ellas y a través de ellas.

En última instancia, vivimos en y a través de ellos como vivimos en Cristo, pero es útil analizar lo que eso realmente significa. Pablo continúa haciendo esto por nosotros en los versículos 4-19 y comparte 15 bendiciones espirituales diferentes que tenemos cuando vivimos en Cristo.

Te animamos a que te tomes un momento y leas todo el pasaje de las Escrituras. Veamos las bendiciones espirituales que Pablo declara sobre ti...

También te puede interesar leer sobre: Recibiendo las bendiciones de Dios - 5 Aspectos Importantes

Índice De Contenidos

    Las bendiciones espirituales de Dios en efesios

    Estas son las bendiciones espirituales que podemos conseguir al aceptar a Jesús como señor y salvador

    1. Elegido antes de la fundación del mundo (v.4):

    Saber que ha sido elegido antes de la fundación del mundo es saber que su vida es importante. Tu existencia no es un accidente ni un subproducto de la selección natural. Dios ha estado pensando en tu destino antes de decir: "Hágase la luz".

    2. Santo y sin mancha (v.4):

    En Cristo eres santo y sin mancha. Esto significa que está en condiciones de servirle y adorarle a pesar de sus defectos. Dios te disfruta cuando te acercas a Él y con alegría se mueve por tu vida para tocar a otros, no por tu propia justicia, sino por la justicia de Cristo que te ha sido imputada o atribuida.

    3. En su amor (v.4):

    En Cristo estás en amor ágape o incondicional. No puedes ganártelo. Hoy eres amado incondicionalmente en Cristo. ¿Lo has recibido? Haz hoy la siguiente confesión: "Jesús, recibo tu amor incondicional".

    4. Predestinados a la adopción (v.5):

    Dios ha predeterminado llamarte Suyo en Cristo. Él te ha elegido para que seas Su hijo o hija. Eres parte de su familia. Él es tu Padre. Muchas veces, cuando los padres adoptan a un niño, pasan por un proceso de selección para tomar una decisión sobre a quién adoptarán y a quién no. Dios ya pasó por Su proceso de toma de decisiones sobre ti hace mucho tiempo y decidió adoptarte como uno de Sus hijos.

    5. Aceptado en el Amado (v.6)

    No eres rechazado. No eres un paria. No eres indigno de aprobación. El Creador del universo te acepta en Cristo. Has sido reconciliado relacionalmente en Cristo y agradas a Dios. Puede que no tengas salud en todas tus relaciones en este momento, pero en Cristo no hay nada entre tú y Dios hoy.

    6. Redención por Su Sangre (v.7)

    Fuera de Cristo, eras esclavo del pecado y de la muerte eterna. No se podía comprar ni salir ganando. El precio por tu libertad fue la preciosa sangre de Jesús. Jesús no era un esclavo. Jesús ya estaba libre. Jesús pagó por tu libertad de todos modos.

    7. Perdón de los pecados (v.7)

    En tu vida le has dado la espalda a Dios moralmente. Te has rebelado conscientemente contra Su ley en tu corazón. Has ignorado Su sabiduría y has pensado que eres el más sabio muchas veces. En Cristo, hoy eres perdonado.

    8. Las riquezas de su gracia abundan en ti (v.7-8)

    Gracia significa "favor inmerecido". Abundan significa "tener en abundancia".   En Cristo, hay una abundante medida de favor inmerecido que fluye a su vida como un río que durará desde aquí hasta las interminables profundidades de la eternidad.

    9. Te dio a conocer el misterio de su voluntad (v.9)

    En un mundo caído de guerra, sufrimiento y enfermedad; un mundo pecaminoso donde le suceden cosas malas a la gente buena; Dios nos ha revelado Su solución. Envolvió cada respuesta a cada aspecto de la condición humana en Cristo y nos la dio.

    10. Obtuvo una herencia eterna (v.11)

    Apocalipsis 21: 4 describe el cielo de la siguiente manera: Y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos; no habrá más muerte, ni dolor, ni llanto. No habrá más dolor, porque las primeras cosas pasaron.

    11. Escuché la Palabra de Verdad (v.13)

    La verdad de Dios es una luz en la oscuridad. No estamos sin consejo. No nos quedamos en la oscuridad. Hemos escuchado sus buenas nuevas y hemos descubierto el camino de la vida.

    12. Sellado con el Espíritu Santo de la promesa (v.13)

    ¡La Promesa del Espíritu Santo de la que profetizaron Isaías, Ezequiel, Zacarías, Joel, Juan el Bautista y Jesús se ha puesto a tu disposición en Cristo hoy!

    13. Conoces la esperanza de su llamamiento (v.18)

    Su vocación sobre tu vida es la canasta en la que puedes poner todos tus huevos. Es un ancla. Es una roca. Nunca terminará en vano.

    14. Ustedes son las riquezas de su herencia (v.18)

    Eres de gran valor para Jesús. Cuando Cristo te trajo de regreso a Dios, Dios te devuelve a Jesús como Su herencia. Eres valioso en Cristo, eres la justicia de Dios en Cristo. Tú eres Su recompensa eterna que Él aprecia.

    15. La inmensa grandeza de su poder (v.19-20)

    Pablo dice que la inmensa grandeza de Su poder es para con ustedes los que creen. ¿Qué tipo de poder tiene esto? ¡Es el mismo poder que resucitó a Cristo de entre los muertos! Es el mismo poder que conquistó el pecado, la muerte y el infierno. ¡En Cristo, este mismo poder está presente en tu vida hoy!

    Otras las bendiciones espirituales están "en" Cristo

    El apóstol Pablo, en su introducción a la epístola a la iglesia en Éfeso dijo: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo" (Efesios 1: 3).

    Si no tuviéramos otro pasaje de las Escrituras que atribuyera algún buen resultado final de entrar en Cristo que este único versículo, todavía tendríamos motivos suficientes para movernos en esa dirección. Este versículo nos dice que "todas" las bendiciones espirituales están "en Cristo", sin embargo, hay muchos pasajes que especifican una o más bendiciones individuales que se encuentran allí. Observaremos algunos de estos.

    Sin embargo, antes de profundizar en las muchas bendiciones que se encuentran en Cristo, ciertamente estaríamos equivocados si no mencionáramos desde el principio lo que uno tiene que hacer para llegar a ese lugar. Solo hay dos versículos que declaran específicamente cómo podemos entrar en Cristo y otro que muestra lo mismo, pero desde un ángulo diferente. Pablo dijo a los hermanos romanos:

    ·         "¿No sabéis que todos los que fuimos bautizados en Jesucristo, fuimos bautizados en su muerte?" (Romanos 6: 3).

    ·         A los gálatas les escribió: “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido” (Gálatas 3:27)

    El tercer versículo mencionado es I Corintios 12:13 que dice que somos bautizados en Su cuerpo. La forma de entrar en Cristo es ser bautizado en Cristo. Tienes que tener ayuda para malinterpretar eso. Ahora, veamos las bendiciones espirituales que Dios nos da:

    Eres salvo al creer en Cristo

    Cuando se habla de dónde tendría que estar uno para ser salvo, tendría que saber de qué iba a ser salvo. El lugar donde debía estar uno para ser salvo del diluvio de los días de Noé estaba en el arca que Noé construyó. Entonces, ocho almas fueron salvadas al estar en ese lugar (I Pedro 3:20).

    Si uno quiere ser salvo de la paga del pecado (Rom. 6:23) o, en otras palabras, de la destrucción eterna, tendrá que estar donde están todas las bendiciones espirituales, en Cristo Jesús. Pablo le dijo a Timoteo que él

    ·         “… todo lo padeció por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna” (II Tim. 2:10).

    El apóstol Juan escribió: “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna, y esta vida está en su Hijo” (I Juan 5:11). Aunque las palabras no se expresan, el pasaje al que nos referimos del libro de romanos también muestra que nuestra salvación está en Cristo.

    Somos bautizados con su espíritu

    Pablo declaró que fueron bautizados en Cristo y en Su muerte, y luego declaró:

    ·         “Por tanto, somos sepultados con él por el bautismo en la muerte; que así como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros debe andar en novedad de vida” (Rom. 6: 3-4).

    Notemos cuándo comenzó la vida nueva, en el momento de ser bautizado en Cristo. Pablo les dijo a los corintios:

    ·         “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (II Cor. 5:17).

    Una vez más, es evidente que uno debe ser bautizado en Cristo para demostrar que somos salvos. Y de nuevo, uno debe tener ayuda para no malinterpretar eso. Sin embargo, admitimos que hay mucha ayuda disponible en caso de malentendidos.

    Llenamos el vacío espiritual

    Ahora a otras bendiciones que se pueden encontrar “en” Cristo Jesús. Fácilmente podríamos llenar el resto de nuestro espacio con las bendiciones específicas que se usan con las mismas palabras en relación con ellos.

    Por ejemplo, en el libro de Efesios, después de la declaración de que "todas las bendiciones espirituales en los lugares celestiales" están en Cristo (Efesios 1: 3), Pablo escribió que somos escogidos en Él (Efesios 1: 4) que tenemos redención. A través de Su sangre (Efesios 1: 7) y el perdón de pecados (Efesios 1: 7).

    También afirmó que es en Cristo que hemos obtenido una herencia (Efesios 1:11). Repasando el Nuevo Testamento notando todas las cosas que son bendiciones que tenemos “en Cristo” ocuparía todo nuestro espacio y más.

    Con el espacio restante, observemos una bendición en particular que el mundo en general suele pasar por alto. Por toda nuestra tierra encontramos personas que dicen ser cristianas pero que nunca han sido bautizadas en Cristo.

    Tenemos convicción real de pecado

    Muchos han sido bautizados, pero no de acuerdo con los requisitos del bautismo que nos pone en Cristo. Uno debe creer en el evangelio, arrepentirse de sus pecados, confesar a Cristo como el Hijo de Dios y ser bautizado en Cristo para la remisión de los pecados. En ese momento, el Señor agrega a ese individuo a Su cuerpo, la iglesia (Hechos 2:41, 47).

    Multitudes que no han hecho esto todavía inclinan la cabeza y oran a Dios. Queridos amigos y hermanos, la oración es una bendición que se otorga a quienes están en Cristo Jesús. Aquellos que reciben a Cristo tienen el poder de convertirse en hijos de Dios (Juan 1:12).

    Nos convertimos en hijos de Dios

    Esto muestra que toda la humanidad no son hijos de Dios. Pablo les dijo a los filipenses que eran hijos de Dios (Fil. 2:15). No podemos orar "nuestro Padre" cuando Dios no es nuestro Padre. El hombre previamente ciego declaró: “Dios no escucha a los pecadores” (Juan 9:31), pero no era un orador inspirado.

    Aquí puedes leer sobre: Abre tus ojos espirituales y recibe las bendiciones de Dios

    Pedro lo estaba, y escribió: “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones, pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal” (I Pedro 3:12).

    Podemos hablar directamente a Dios

    Amigos míos, una de las muchas grandes bendiciones que Dios nos ha otorgado en Su amado Hijo es la bendición de la oración. Es tu derecho de nacimiento, gracias a Dios por ello. “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal” (I Pedro 3:12).

    Conclusión

    Como puedes ver,  las bendiciones espirituales que Dios nos ha otorgado en Cristo son infinitas. Al aceptar a Jesús como señor y salvador pasamos a ser pare de su familia, nos volvemos coheredos y más que todo, nos volvemos santos ¿Qué esperas para tener estos bendiciones del Padre? Acepta a Jesús y se parte de esta gran familia. Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano