Mandrágora En La Biblia: Mitos Y Verdades

¿Has oído hablar de la mandrágora? Se dice que se trata de una planta mágica. La razón para esta afirmación es la circunstancia en la que se revela su aparición en dos de los pasajes bíblicos más explorados. Pero ¿Será verdad esto? En un momento te diremos dónde y por qué aparece la mandrágora en la biblia, y si tiene o no poderes mágicos como dicen muchos.

Dios advierte en las escrituras acerca de la hechicería, y la superstición tiene mucho que ver con esta. A veces entregamos nuestros deseos a elementos supuestamente mágicos y no a Dios, que es el verdadero hacedor de milagros.

Uno de los mitos más notables es el de la mandrágora, y la gente se escuda en su aparición en la biblia para decir una sarta de cosas sin sentido que a lo largo de este artículo vamos a analizar y desmentir, por supuesto, con bases bíblicas.

Quizás te puede interesar: 2 Mitos y verdades sobre la Parábola de la perla preciosa

Índice De Contenidos

    ¿Dónde aparece la mandrágora en la biblia?

    En el Cantar de los Cantares 7:13 encontramos:

    "Las mandrágoras envían su fragancia, / ya nuestra puerta está todo manjar, nuevo y viejo, / que he guardado para ti, amado mío".

    En el mundo antiguo, las raíces de mandrágora se consideraban afrodisíacas y se preparaban y consumían comúnmente como una droga para la fertilidad. Hay muchas referencias a las mandrágoras en el folclore y las supersticiones en varias culturas.

    Mandrágora en la biblia
    Raíces de la mandrágora

    Cantar de los Cantares 7:13

    La mención de las mandrágoras en el Cantar de los Cantares es parte de un encuentro romántico entre Salomón y su nueva esposa. Estas plantas estaban alrededor de ellos en el campo, junto con uvas, granadas y "todo manjar" (Cantar de los Cantares 7:13).

    Las mandrágoras proporcionan una fragancia y, dada su reputación como afrodisíaco, sugieren intimidad. La descripción completa en los versículos 10-13 es de un entorno romántico que realza el deseo del esposo y la esposa y promueve un encuentro sexual.

    En esta escena relacionada con la aparición de la mandrágora en la biblia, la sulamita invita al rey Salomón a reunirse con ella para una cita al aire libre a primera hora de la mañana:

    “Vayamos temprano a los viñedos para ver si las vides han brotado, si sus flores se han abierto y si las granadas están en flor - allí te daré mi amor” (Cantar de los Cantares 7:12).

    La descripción de esta época romántica está llena de hermosas imágenes, incluida la mención de mandrágoras en los versos que siguen, mientras el esposo y la esposa se disfrutan entre los viñedos.

    Génesis 30

    El otro relato bíblico para hablar de la mandrágora en la biblia, se encuentra en Génesis 30. Allí, las dos esposas de Jacob, Raquel y Lea, compiten por la atención de Jacob. Rachel quiere un hijo y Leah quiere más hijos. Rubén, el hijo de Lea, encuentra mandrágoras en el campo y se las da a su madre.

    Lea, luego le intercambia las mandrágoras a Raquel por la oportunidad de dormir con Jacob esa noche (Génesis 30: 14-16). Rachel, que todavía no tenía hijos, acepta el intercambio, creyendo que las mandrágoras la ayudarían a concebir más adelante. Lea se acuesta con Jacob esa noche y queda embarazada de su quinto hijo (versículo 17).

    ¿La mandrágora cura la infertilidad?

    La mandrágora se ha deseado en muchas culturas debido a la creencia de que es un afrodisíaco y promueve la fertilidad. Estas cualidades, junto con el hecho de que rara vez se encontraban en Paddan-aram, donde vivían (Gén. 28: 5), explican por qué tanto Lea como Rachel deseaban la planta.

    Tal vez quieras saber: Qué Es La Idolatría En La Biblia. 3 Tipos De Idolatría E Ídolos De Hoy

    La propia Raquel no había tenido hijos, Lea se había vuelto temporalmente infértil (29: 31–30: 13), y ambas buscaban una cura en la mandrágora. Una vez más, los jugadores principales en el capítulo no salen tan positivamente. Tanto Raquel como Lea estaban mostrando superstición al poner su esperanza en una planta sin pedir la bendición de Dios sobre la medicina potencial (Sal. 113: 9).

    Flores y hojas de la mandrágora
    Flores y hojas de la mandrágora

    No es de extrañar que Lea acusa a Raquel de robarle a su marido, ya que el profundo y pecaminoso descuido de Jacob hacia Lea (1 Cor. 7: 1-5) es evidente en su disposición a intercambiar las raras mandrágoras por una sola noche con él.

    Raquel, en cierto sentido, prostituye a Jacob ofreciéndolo a Lea por el fruto deseado (Génesis 30:15), y claramente está más preocupada por tener hijos propios que por el bienestar de su hermana. Ambas mujeres están dispuestas a negociar por intimidad sexual y relacional, cosas que nunca deberían negociarse de manera tan grosera.

    Moisés nos dice que Dios escuchó a Lea y le dio un hijo a pesar de que su oración no está registrada (vv. 16-17). Irónicamente, la bendición de la fertilidad no llega a quien comió la fruta “mágica”, sino a quien la regaló.

    Con estos dos hechos, el Señor muestra a su pueblo que sus supersticiones no tienen valor, porque Él es soberano sobre la procreación. Aun así, Lea nos muestra cómo Dios a menudo nos bendice con compasión, incluso cuando actuamos de manera manipuladora para salirnos con la nuestra.

    ¿Qué es la mandrágora?

    Frutos de la mandrágora
    Frutos de la mandrágora

    Según como se describe la mandrágora en la biblia, se trata de una planta que a menudo crece como mala hierba en los campos de trigo.

     

    Esta se compone de varias hojas grandes, arrugadas y de color verde oscuro que yacen planas sobre el suelo formando una roseta. En el centro de esta roseta aparece un racimo de atractivas flores violetas en invierno.

    La raíz de la mandrágora (Mandragora officinarum) puede tener varios pies de largo y pesar varias libras. Toma formas extrañas a menudo parecidas a las humanas y, por esta razón, es muy apreciada por los supersticiosos.

    Los frutos, como se indica en el Cantar de los Cantares, se producen a principios del verano y tienen una fragancia muy atractiva.

    ¿Qué piensa Dios de esto?

    Muchos pasajes de las Escrituras advierten al pueblo de Dios acerca de la hechicería, la astrología y otras prácticas similares (Éxodo 22:18; Apocalipsis 22:15). La mayoría de nosotros probablemente no participamos en tales cosas, pero las supersticiones siguen siendo parte de la vida de muchos cristianos.

    Por ejemplo, algunos creyentes piensan que hacer la misma oración todos los días garantizará un resultado determinado. Ten cuidado de eliminar todas las supersticiones de tu vida y confía en la voluntad soberana del Señor que obra para tu bien.

    Echa un vistazo a: La Semilla del Pecado. ¿Qué Está Mal en Nosotros?

    Pensamientos finales

    Como has notado, si analizamos bien las apariciones de la mandrágora en la biblia, podemos darnos cuenta de que no es una planta mágica, simplemente se trata de una especie exótica y con una forma muy particular que atrae a la gente supersticiosa.

    De hecho, curiosamente la que concibió al principio fue Lea (quien había intercambiado las mandrágoras por una noche con su esposo), entonces te pregunto ¿Fue la planta la que logró el milagro de la concepción? Con todo lo que hemos hablado, seguramente ya tendrás la respuesta. Que Dios te colme de bendiciones y puedas alejar todo pensamiento supersticioso.

     

     

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información