Dios Quiere Misericordia Y No Sacrificio

Misericordia quiero y no sacrificio, dice Dios en su palabra: en lugar de ofrecerme sacrificios, quiero que sean misericordiosos con los demás". No vine a invitar a personas buenas para que sean mis seguidores. Nuestro Dios viene a llamar a los pecadores. Es amabilidad lo que Dios quiere, sin sacrificios de animales". No vino a llamar a personas respetables, sino a los separados.

El anhelo de Dios es que tengas misericordia con tus hermanos. Esta es una cita de Oseas 6: 6, y no solo nos dice que Dios quiere que amemos a las personas más de lo que quiere que observemos la santidad como un ritual. Nos dice que su deseo más profundo, lo que es más importante para él en todo el mundo, es que las personas vengan a él, experimenten su amor y se encuentren limpios.

Índice De Contenidos

    Misericordia quiero y no sacrificio es lo que dice Dios

    Misericordia quiero y no sacrificio, dice Dios
    Misericordia quiero y no sacrificio, dice Dios

    En Mateo 9: los recaudadores de impuestos y otros marginados se habían reunido en la casa de Mateo para un banquete. En el centro del bullicio, Jesús y sus seguidores se recostaron en la mesa. Al darse cuenta de la presencia de Jesús entre tales, los fariseos se burlaron.

    ¿Cómo podría Jesús considerarse un rabino en una fiesta con un grupo tan despreciable? Entonces apartaron a algunos de los conversos de Jesús y preguntaron el por qué Jesús estaba con los pecadores

    Al escuchar su pregunta, Jesús respondió: acaso no son los enfermos los que necesitan un médico (versículo 12). Lo ciegos que estaban los líderes religiosos le causó asombro. ¿Cómo podría revelar el amor de Dios a estas personas si no salía con ellos?

    Jesús entonces amonestó a los fariseos. “Ve y aprende lo que esto significa: misericordia quiero y no sacrificio” (v. 13). Citaba al profeta Oseas, quien, siglos antes, había condenado a los judíos por intentar disculpar su idolatría y su opresión de los pobres al ofrecer los sacrificios de animales. Dios siempre valora la "misericordia" sobre el "sacrificio". Pero, ¿qué significa eso exactamente?

    La diferencia entre misericordia y sacrificio

    Muchos de nosotros buscamos oportunidades para participar en lo que consideramos actos de misericordia. Podemos ayudar a preparar y servir una cena de pavo en un comedor de beneficencia.

    Quizás podamos participar en una búsqueda de abrigos para las personas sin hogar, llenar una caja de zapatos con regalos o construir una rampa para sillas de ruedas para un veterano discapacitado.

    ¿Pero son estos actos de bondad lo que Jesús realmente quiso decir cuando nos retó a aprender la diferencia entre la misericordia y el sacrificio? No lo creo. Dios no quiere que ayudemos a los necesitados en una época sino siempre.

    Además de eso, nuestro señor anhela que sintamos misericordia por las almas perdidas “él quiere que amemos al prójimo como a nosotros mismos”, que le hablemos de cristo y su sacrificio y se lo presentemos como su señor y salvador.

    Misericordia y Relaciones

    En Mateo 9, los fariseos miraron alrededor de la casa de Mateo y vieron "recaudadores de impuestos" y "pecadores" sin nombre. Jesús vio personas que le importaban, personas con las que quería pasar el rato, y él sabía sus nombres.

    Cuando vemos lo que hacemos en el nombre de Jesús como sacrificios sin rostro, nos hemos perdido todo el concepto de "ama como yo te he amado" (Juan 13:34). Todo es personal con Jesús. Se trata de relaciones.

    Muchos ministerios y organizaciones compiten por nuestro tiempo, dinero e intereses. Ni siquiera un millonario podría ayudarlos a todos. Pero si realmente queremos ir más allá del sacrificio a la misericordia, como Jesús nos llama a hacer, debemos involucrarnos con la obra.

    Necesitamos desarrollar relaciones con personas: personas con nombres e historias, alegrías y tristezas, peticiones de oración y alabanzas. De lo contrario, no creo que entendamos lo que Jesús quiso decir con "misericordia, no sacrificio".

    Parte del problema es que la misericordia nos suena demasiado a lástima. El diccionario Merriam-Webster define la misericordia como "compasión o tolerancia", palabras que transmiten una cierta condescendencia: ¿No soy yo algo que ayuda a esta persona que es menos afortunada que yo?

    Jesús nunca respondió a las personas con esa actitud, a pesar de que él, el Hijo de Dios sin pecado, se estaba inclinando a su nivel. En cambio, se colocó en una posición, como lo hizo en la casa de Mateo, se acercó a la mesa, y trató a cada persona con respeto y dignidad.

    Lo que Jesús desea con respecto al sacrificio

    Jesús anhela que avancemos más allá de la idea del sacrificio, de lo que nos sentimos obligados a renunciar para ser percibidos como religiosos. Él quiere que involucremos nuestros corazones con las vidas de otras personas, por lo que la palabra sacrificio abandona nuestro vocabulario, de modo que todo lo que sabemos es la pasión de amar a los demás como él nos ama.

    Jesús comió con Mateo y sus amigos porque quería, él los amaba. Me imagino risas, bromas, abucheos y alegría. Especialmente alegría. Los fariseos no podían concebir ese tipo de camaradería entre los piadosos y los publicanos, los rectos y los volcados, los morales y los difamados.

    Pero Jesús no etiquetó a las personas. Así que amaba a Nicodemo tan genuinamente como amaba a Zaqueo y a María de Betania como amaba a María Magdalena. Siempre miraba más allá de la historia de una persona hacia el futuro de la misma.

    ¿Por qué desea Dios que tengas misericordia y no sacrificio?

    Oseas 6: 6 dice: "Porque deseo amor firme y no sacrificio, el conocimiento de Dios en lugar de las ofrendas quemadas". Deuteronomio 6: 4-5 nos exhorta a tomar el amor a Dios como prioridad.

    En el antiguo testamento se puede notar, que antes toda la Ley, incluidas las ofrendas y los sacrificios, debía servir como una expresión de este amor por el Señor.

    Sin embargo, con el tiempo los israelitas comenzaron a adorar a otros dioses mientras continuaban con el ritual de los sacrificios. Ellos "obedecieron la Ley", sin embargo, no mostraron amor hacia Dios, y realmente no lo conocieron.

    Las Escrituras a menudo señalan que los sacrificios a Dios son incompletos e incluso ofensivos sin un corazón humillado que ama y conoce al Señor.

    Dios quiere misericordia, mas no sacrificio, él mismo lo dice en su palabra. No tenemos que arrodillarnos en clavos de acero o pagar promesas caminando kilómetros, envueltos en vestiduras terrenales, porque nuestro señor valora más el hecho de que amemos a nuestro prójimo.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. Emmy dice:

      Excelente cuando hay conocimiento es como una luz que guía y al expresar nuestro conocimiento es una manera de guiar con nuestra luz a otro. Sigamos en ese orden de ideas.

    2. Carmen Puche dice:

      Excelente

    3. Anuncios
    4. Hno Cesar dice:

      Gracias por tu aporte hermano. Da la casualidad que hoy voy a predicar en la iglesia los dos primeros cultos, y por la gracia del Señor he escogido este tema, Señor me lo esta inquietando hace mucho ya.
      Pasa que hoy en día en las iglesias pasa lo siguiente: Un hombre entra en una iglesia, no conoce a Jesús.
      Al sentarse es bruscamente levantado por los sugieres. Al empezar a orar es reprendido por la forma que lo hace, y después del mini sermón por el mismo que mas tarde va a salir a predicar, el hombre piensa que es incompatible con la salvación. Al salir de la iglesia se sienta en el bordillo, y empieza a llorar. A lo cual se le acerca una persona y le dice: ¿Qué, no te dejan entrar? Al girar la cabeza el

      1. Ivette Maceda Rojas dice:

        Le doy gracias hno a mi me sirve mucho este tema hoy en el templo lo voy a predicar gracias por su colaboración

        1. Meudys Ochoa dice:

          Me alegra mucho que te haya servido el tema. Es muy importante saber que lo más importante en el cristianismo es tener misericordia para con los demás, porque Dios nos llama a amar a nuestro prójimo. No vale de nada doblar rodillas e ir a la iglesia todos los domingos cuando pudiendo ayudar al necesitado, no lo hacemos. Que Dios te colme de bendiciones.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información