No Te Canses De Hacer El Bien: Qué Significa Gálatas 6: 9

No te canses de hacer el bien”. Esta es una frase que muchos cristianos conocen pero pocos ponen en práctica. En el estudio de hoy queremos enseñar de qué se trata esta expresión y cómo podemos aplicarla en nuestra vida. No debemos dejar de demostrar que el amor de Dios está en nosotros, independientemente de las circunstancias.

Quizás te puede interesar: 3 Razones Para Tener una Actitud Diferente

Índice De Contenidos

    No te canses de hacer el bien

    Pablo les pide a los cristianos de Galacia que se convenzan, una vez más, de que confiar en su carne en esta vida solo conducirá a la corrupción. La confianza en nuestro propio poder solo conduce a la decadencia y la muerte.

    Eso es cierto si confiamos en el esfuerzo humano para salvarnos siguiendo los rituales y sacramentos de la ley, o siguiendo nuestros propios deseos egoístas y pecaminosos.

    No te canses de hacer el bien

    La salvación llega solo "plantando" el Espíritu. A través de la fe en Cristo para el perdón de nuestros pecados, Dios nos da su propio Espíritu. Solo ese Espíritu entregará la vida eterna al final (Gálatas 6: 6–8). Debemos compartir esta verdad y motivar a los inconversos para que sean conocedores y portadores también de este privilegio.

    Pablo insta a los gálatas a no cansarse de hacer el bien. Se trata de un trabajo duro, especialmente si alguien comienza a dudar de si es importante. Pablo está instando a los gálatas a seguir viviendo de una manera que sea consistente con lo que creen.

    Son personas libres en Cristo, y el Espíritu de Dios está con ellos. Eventualmente, surgirá la cosecha de la vida eterna y la verán por sí mismos.

    En un sentido más inmediato, las buenas obras que los gálatas están haciendo en el poder del Espíritu también darán fruto. Dios a menudo permitirá que su pueblo vea cómo hace cosas buenas tanto en esta vida como en la vida venidera, y desea que seamos imitadores.

    Cómo deben actuar los cristianos

    Gálatas 6: 1–10 se enfoca en cómo aquellos en Cristo deben tratarse entre sí, a través del poder del Espíritu de Dios. Deberíamos restaurar a los atrapados en el pecado con gentileza y humildad, y deberíamos ayudar a los demás a llevar sus cargas. Dicho esto, los cristianos debemos ser honestos acerca de lo que Dios está haciendo a través de nosotros.

    Necesitamos asumir la responsabilidad de lo que nos ha encomendado. Debido a que la vida eterna viene de plantar el Espíritu de Dios por la fe en Cristo, y no por las obras de la carne, debemos seguir haciendo el bien. La cosecha se mostrará al final. Pablo concluye la carta, escribiendo en letras grandes que la circuncisión no significa nada. Solo el hecho de convertirse en una nueva creación a través de la fe en Cristo es importante.

    Tal vez quieras saber: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    ¿Cómo podemos hacer el bien?

    A la mayoría de los cristianos se nos olvida lo que realmente nos ha mandado a hacer Dios. Se nos va de la mente uno de los mandamientos principales; “Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo”. Tal vez conocemos esta palabra y no sabemos cómo aplicarla, o simplemente no queremos. Hermanos, no te canses de hacer el bien, por nada del mundo. Aquí te mostraremos solo algunas de las formas en que puedes cumplir este mandato:

    1. Ayuda al necesitado

    Pensamos que es suficiente con decir “Dios te bendiga”. Muchas veces vemos al hermano necesitado y simplemente decimos “Dios proveerá”, dejándolo solo con su problema o necesidad. No nos damos cuenta de que nuestro Señor quiere utilizarnos como instrumento para manifestarse en la vida de esa persona.

    Hermano, cuando veas que alguien está pasando por una situación difícil no solamente le digas “Dios es bueno” o “Dios te ayudará”, ayúdalo, haz que esa persona vea a Jesús a través de ti. Demuéstrale que el cristianismo no es solamente una organización social y que el legado de Cristo permanece en todos los que le siguen.

    Siempre recuerdo un testimonio de un pastor: él dijo que una vez los hermanos de la iglesia propusieron ir a llevar el mensaje a los hospitales, y efectivamente lo hicieron.  Sin embargo regresaron un poco perturbados porque NADIE quiso quedarse a escuchar. No entendían el por qué.

    Este siervo de Dios dedicó un servicio completo para hablar de esto. La predicación se basó en enseñar que no es solamente el hecho de llevar el mensaje sino la forma como se lleva. Como mencionamos anteriormente, las personas tienen que ver en nosotros una diferencia, algo que les diga que en verdad Cristo es bueno y está dispuesto a ayudarlos.

    Entonces el pastor dijo; “hermanos qué le va a estar provocando escuchar un mensaje a unas persona que quizás están con hambre”, “a lo mejor no tenían dinero para comer porque gastaron todo en medicamentos”. “Les propongo algo: hagan 200 arepas lo mejor que puedan y las llevan”, “además propongan ayudarles con sus familiares”, verán que los resultados cambian.

    Todos aceptaron e hicieron lo que el pastor les dijo, y efectivamente, los resultados cambiaron. Incluso, al domingo siguiente había más personas en la iglesia, personas que confiaban en lo que Cristo podía hacer en sus vidas. Esto demuestra que el amor puede lograr cosas grandes y Dios lo sabe. Por este motivo  lo coloco en primer lugar entre los mandamientos “Ama” a Dios y “Ama a tu prójimo”.

    2. Ora por tu prójimo

    No hay nada más poderoso que la oración. Dios dice en Jeremías 33:3 “Clama a mí y yo te responderé”. También nos dice que nos mostrará cosas hermosas que no conocemos. Esto también tiene que ver con ayudar al prójimo. Cuando nosotros estamos pasando por una situación difícil clamamos a Dios ¿cierto? Así mismo debemos hacerlo por nuestro hermano.

    Es necesario que oremos a Dios por nuestro hermano, y que lo hagamos con tanto fervor como lo haríamos si se tratara de una petición propia. Recordemos que la fe puede mover montañas y nuestro Señor puede obrar de una manera increíble. Solo que Él quiere que le demos su lugar en nuestras vidas, que le demostremos que entendemos que no somos nada sin su ayuda.

    Sí, tu oración puede hacer que el familiar de esa persona se cure, tu oración puede lograr que un alcohólico se regenere. A través de tu petición pueden ocurrir cosas maravillosas. Pero, ¡Ojo! Es necesario entender que no eres tú el que estás haciendo la obra, sino Dios. Muchas personas se jactan de lo contrario y eso es desagradable ante los ojos del Omnipotente.

    Necesitas aprender: Debemos dar con alegría - 7 Razones para agradar a Dios

    Hermano, no te canses de hacer el bien. A veces pueden suceder muchas cosas en nuestra vida que pueden distraernos de nuestra misión; un amigo que nos da una puñalada por la espalda, alguien que se burla de nuestra devoción a Dios luego de salir de su problema. Sin embargo, debemos entender que aunque nadie vea nuestras acciones, Dios las ve y eso es suficiente.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información