Ocúpate De Lo Verdaderamente Importante; La Salvación

El nombre de nuestro estudio de hoy es “Ocúpate de lo verdaderamente importante”. Como humanos, nos pasamos la vida trazándonos objetivos y cumpliendo metas para complacer a la sociedad y/o a nosotros mismos. Sin embargo, no sabemos lo que realmente tiene importancia. Podemos preguntar a miles de personas y obtendremos respuestas muy diversas que están dotadas de vanidad.

No obstante, si nos encontramos a esas mismas personas cuando ya han cumplido sus metas, podremos notar que aún existe ese vacío que hace un tiempo quisieron llenar con ese algo. Esto nos dice que las cosas materiales no lograrán nunca terminar con el hoyo emocional, así que no vale la pena perseguirlas de por vida; debemos ocuparnos de lo que en verdad importa, y ¿qué es lo más importante? Ya te hablaremos de ello.

Quizás te puede interesar: ¿La Salvación Se Pierde? Mitos Y Verdades

Índice De Contenidos()

    Ocúpate de lo verdaderamente importante

    Ocúpate de lo verdaderamente importante; la salvación
    Ocúpate de lo verdaderamente importante; la salvación

    ¿De qué estamos hablando cuando decimos “ocúpate de lo verdaderamente importante”? Para responder esta pregunta nos iremos a Lucas 12 del 13 al 21 donde se narra la historia llamada “El rico insensato”.

    En los primeros versículos, se cuenta que estaba Jesús predicando cuando llegó un hombre y le pidió que dijera a su hermano que le diera parte de sus bienes.

    Básicamente, lo que Jesús le dijo fue que Él no era ni juez ni partidor. Además, les explicó a todos que debían cuidarse de la avaricia porque en eso no consistía la verdadera vida del hombre.

    Después de decir esto, comenzó a contar una parábola, la cual decía que un hombre rico había sido grandemente prosperado, tanto que el espacio de sus graneros ya no le alcanzaba.

    El rico, al no tener idea de qué hacer, dijo que edificaría graneros con mayor extensión y luego se dedicaría a regocijarse con todo lo que poseía.

    Sin embargo, Dios le dijo necio y seguidamente le informó que esa noche iba a morir. Después de la parábola Jesús agregó: “así son todos aquellos que se hacen ricos para con ellos mismos y no para con Dios”.

    Entonces, ¿Qué es lo realmente importante? Creo que luego de esta historia, todos deberíamos tener la respuesta a esa pregunta. Muchos de nosotros estamos estudiando una carrera universitaria, queremos emprender una profesión artística o estamos reuniendo el dinero para una nueva casa o un carro, pero ¿Qué pasaría si morimos mañana? ¿Qué sucedería con el dinero de nuestros ahorros o con los años de estudio?

    Amigos, después de morir no nos llevaremos nada de lo que hemos labrado aquí en la tierra, pero sí podemos llevarnos lo verdaderamente importante; la salvación. Ese es el único regalo que puede trascender fronteras y dimensiones.

    Lo mejor de todo es que podemos tener derecho a ella con tan solo una cosa; creer en el sacrificio de Cristo en la cruz. Aunque parezca incierto, es así, Jesús ha sido maltratado, burlado y asesinado de la manera más cruel para que nosotros fuéramos salvos.

    ¿Se puede obtener la salvación sin creer?

    No; los seres humanos somos pecadores por naturaleza e indignos de estar ante la presencia de Dios. Sin embargo, la sangre de Cristo nos purifica; podemos ser santos por medio de Él.

    La biblia dice en Juan 3: 16 dice que Dios amó al mundo de tal manera que entregó a su único hijo, para que todo aquel que creyera no se perdiera sino que tuviera vida eterna.

    Tal vez quieras saber: ¿Qué es el Hades? Significado bíblico

    En Gálatas 2: 21 también nos confirma que la salvación solamente puede ser obtenida por gracia. Si pudiéramos salvarnos gracias a nuestras obras, entonces el sacrificio de Cristo habría sido en vano.

    ¿Crees que Dios permitiría un sacrificio tan grande que incluyó dolor, sufrimiento y humillación sea en vano? Sería muy cruel ¿cierto?

    Al no aceptar a Cristo como tu salvador, estás haciendo que su sacrificio sea en vano, porque no tendrás parte con Dios. Por otro lado, existen religiones que dicen creer en Dios pero no en Jesús.

    Sin embargo, la biblia es muy clara al decir que “nadie puede llegar al padre si no es por medio de Cristo”, porque, como mencionamos anteriormente; nadie es digno de ese privilegio por sí solo.

    ¿Cómo podemos ser ricos para con Dios?

    Podemos ser ricos para con Dios haciendo lo que le agrada. Jesús dijo: “yo hago las cosas que le agradan”. (Juan 8:29). A Dios le gusta cuando hacemos lo que él quiere que hagamos.

    Ahora dime, ¿qué cosas puedes hacer para agradar a Dios? Leer la Biblia, ir a reuniones cristianas, orar en todo momento (estar en su presencia) y ayudar a otros a aprender sobre Él. Eso es lo verdaderamente importante en la vida.

    Jesús era rico para con Dios y Jehová lo acompañó hasta el final. Además, le dio la recompensa de vivir para siempre. Dios nos ama, pero si somos como Jesús, también nos cuidará y nos dará el hermoso regalo de la salvación, por supuesto, si creemos.

    El mensaje de esta historia es que seamos como Jesús y nunca como ese hombre rico que se olvidó de Dios, es decir, ocupémonos de lo verdaderamente importante; la salvación.

    ¿Está mal tener dinero?

    Por supuesto que no, con este recurso podemos realizar compras de comida, calzado, ropa y todas las cosas materiales necesarias. Sin embargo, el problema está cuando amamos al dinero y no a Dios.

    Muchas veces nos enamoramos de las riquezas y confiamos a ellas todas las cosas de nuestra vida. Incluso, abandonamos a Dios porque creemos que no hace falta nada cuando poseemos tantos bienes.

    ¿Por qué no debemos afanarnos por las cosas terrenales?

    Dios nos confirma que si buscamos primero su reino, todas las demás cosas nos serán añadidas. También nos dice que no debemos preocuparnos tanto por la comida, el vestido y el calzado, porque si Él viste los árboles, las plantas y la naturaleza en general, más lo hará con nosotros porque tenemos mucha más importancia.

    Con estas palabras no queremos decir que no debemos trabajar, de lo contrario, es necesario hacerlo para ser personas diligentes (lo que le agrada a Dios).

    La diferencia está en que lo hagamos teniendo fe en que todo nos va a salir bien; la cosecha va a ser abundante, las comisiones van a ser altas, los clientes serán numerosos, entre otros.

    Necesitas aprender: Dónde Están Los Muertos - Estudio Bíblico

    Amigo, ocúpate de lo verdaderamente importante para Dios y para ti; la salvación. Lo primero que debes hacer es aceptar a Jesús como tu salvador. Lo que viene después es una vida llena del amor de Dios, de sus enseñanzas y sus preceptos.

    Las riquezas son algo vano que solamente puede deleitarte aquí en la tierra, pero la vida eterna te permitirá morar después de tu muerte y disfrutar de la agradable presencia del Creador.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir