Oración Para Comenzar El Día En Las Manos De Dios

Orar ante todo es hablar con Dios, la oración tiene diferentes funciones, pero la primera es la de la comunión. Estar en comunión con alguien es desarrollar una relación con esa persona. La razón principal por la que Dios creó a Adán fue para tener una relación con él. Por eso es vital para nuestro espíritu tener la bendición de Dios durante nuestro día ¿Y como se lo podrías pedir? por medio de una oración para comenzar el día.

Índice De Contenidos

    Oración para comenzar el día

    En este día que está empezando, aquí estoy, en silencio, Jesús mi amado. Me presento ante ti en este nuevo amanecer. Ven y deposita en mí tu poder eterno. En este día que está empezando, aquí estoy, en silencio, Jesús mi amado. Me presento ante ti en este nuevo amanecer.

    Ven y deposita en mí tu poder eterno. He aquí que abro mi corazón, los postigos de mi alma, para acoger, Señor, tu luz y tu llama. Y levanto la vela para dejarme guiar por el Espíritu, tu estrella, ¡oh Cristo resucitado! Que mis manos sean tus manos para que durante todo este día todos mis gestos humanos hablen de tu amor.

    Que mis ojos sean tus ojos para que yo también pueda ver estos colores y estos fuegos que solo ven los pequeños. He aquí que abro mi corazón, los postigos de mi alma, para acoger, Señor, tu luz y tu llama.

    Y levanto la vela para dejarme guiar por el Espíritu, tu estrella, ¡oh Cristo resucitado! Que mi voz sea tu voz para que en mis palabras algo de ti ilumine o consuele. Que mi corazón sea tu corazón para que mi único deseo sea ofrecer tu bondad y tu sonrisa en todo momento.

    He aquí que abro mi corazón, los postigos de mi alma, para acoger, Señor, tu luz y tu llama. Y levanto la vela para dejarme guiar por el Espíritu, tu estrella, ¡oh Cristo resucitado! En este día que está empezando,  aquí estoy, en silencio, Jesús mi amado. Con María tu madre, me regocijo y te bendigo, y me vuelvo al Padre y le digo ya: ¡gracias!

    Déjame oír tu bondad por la mañana, porque ha puesto mi confianza en ti; hazme saber el camino que debo seguir, porque ha elevado mi alma hasta ti. Sálvame, Señor, de los que quieren hacerme daño, porque me ha quitado un tú. Guíame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Deja que tu buen espíritu me guíe por el camino correcto. Dios mío, Padre mío y Salvador mío, porque te ha complacido preservarme por tu gracia durante todo mi día.

    No voy a terminar y hasta el día que está a punto de comenzar, concédeme que utilice todo a tu servicio y que no piense, diga o haga nada que no sea amar para complacerte y obedecer tu santa voluntad, por todas mis acciones relacionadas con la gloria de tu nombre y la salvación de mis hermanos. Y así como en esta vida terrenal haces que tu sol brille en el mundo, por favor también ilumina mi entendimiento con la claridad de tu espíritu, para que puedas ser guiado en el camino de tu justicia.

    Entonces, oh Dios mío, en nombre de todos nosotros hoy me dedico a ti, que mi meta del mar te sirva y honre siempre, esperando todo mi bien de tus bendiciones y sin emprender nada que no te agradezca. Haz también, Señor, que mientras trabajo por mi cuerpo y por la vida presente, levante mi alma más alto en esta vida celestial y bendita que la que reservo para tus hijos. Que te plazca ser el protector de mi alma así como de mi cuerpo, que me fortalezca contra todas las tentaciones de Satanás y me libere de todos los peligros que me amenazan incesantemente.

    Y como no hay nada que empezar si no persevero, te pido, oh Dios, que me guíes y dirijas, no solo hoy, sino hasta el final de mi vida. También te pido que aumentes continuamente los dones de tu gracia en mí, para que progreses día a día hasta alcanzar la plena comunión de tu Hijo Jesucristo, que es la verdadera luz de nuestras almas.  Amen.

    Lo que Dios quiere es que estemos cerca de él. ¿Cómo podemos estar cerca de una persona? Pasando mucho tiempo con él, hablando con él muy a menudo, confiando en él... haciéndose íntimo. Esto es lo que Dios desea para la mayoría de nosotros, hablar con la gente, a eso le llamamos comunicación, hablar con Dios, lo llamamos oración.

    Oración para comenzar el día
    Oración para comenzar el día

    En realidad, el Señor es muy simple y también ha hecho cosas muy simples, nosotros somos los que complicamos todo; sentado o de pie, arrodillado o acostado en la cama, con voz alta o baja, en español literario o español medio, Dios solo quiere que le hablemos, que nos sintamos libres de contarle nuestra vida, de contarle lo que nos gusta y lo que no nos gusta, nuestras victorias y fracasos, nuestras alegrías y nuestras penas.

    Tomarse seis minutos cada mañana para confiar tu día al Señor es finalmente bastante simple, el deseo de componer una oración matutina debe estar en ti para estar uno con Dios, la importancia de la oración en el momento del amanecer es vital porque es a donde nada se ha hecho y todo está por comenzar, todo debes ponerlo en manos de Dios.

    Este momento del despertar en el que Dios llama a la puerta de tu corazón, esperando tú "sí" para embarcarse en un viaje contigo para hacerte tú vida más inspiradas para ti y más inspiradas para los demás.

    De ahí viene esta oración. Gracias al talento de Rafael Michel, un compositor, esta oración ha encontrado su lugar para ser ofrecida a todos como un tesoro para ser compartido.

    Un alma sin oración es un alma sin Cristo.

    La oración de comienzo del día es el balbuceo del joven creyente, el grito del creyente luchador, el canto del cristiano que en su lecho de muerte se duerme en Jesús, es el aliento, la contraseña, el consuelo, la fuerza, el honor de un cristiano. Si eres un hijo de Dios, buscarás el rostro de tu Padre y vivirás en el amor de tu Padre.

    Reza para caminar en santidad, en separación del mal; para ser más humilde, más celoso y más paciente; para tener una comunión más estrecha con Cristo, y para entrar más a menudo en la casa de la fiesta de su amor. Reza para que seas un ejemplo y una bendición para los demás y para que vivas más para la gloria de tu Maestro. Que este sea su lema: "Perseverar en la oración". En resumen la oración es la manera más simple para comunicarnos con Dios solo debemos tener una oración constante al menos al comenzar el día.

    Conclusión

    La importancia de la oración en la vida del creyente "Perseverar en la oración" (Col. 4:2). Es interesante notar que gran parte de la Palabra de Dios trata el tema de la oración, ya sea a través de ejemplos, mandamientos o promesas. Tan pronto como la Biblia se abre, leemos: "Entonces comenzaron a invocar el nombre del Señor" (Gen. 4:26). Y cuando estamos a punto de cerrar el libro, la palabra "Amén", al final de una ferviente súplica, se escucha en nuestros oídos.

    Hay muchos ejemplos de personas que oran en la palabra; encontramos a Jacob luchando, a Daniel rezando tres veces al día, y luego a David que con todo su corazón llama a su Dios. En la montaña vemos a Elías; en la prisión encontramos a Pablo y Silas. Hay multitud de mandamientos y promesas sobre la oración. ¿Qué nos enseña esto, si no toda la importancia y la gran necesidad de la oración?
    Dios ciertamente quiere que manifestemos en nuestras vidas todo lo que nos muestra la importancia de su palabra.

    Ha hablado mucho de la oración, porque sabe que estamos muy necesitados de ella, nuestras necesidades son tan grandes que, hasta que estemos en el cielo, no debemos dejar de rezar. ¿No te falta nada? Entonces me temo que no conoces tu pobreza. ¿Así que no tienes la gracia de pedirle a Dios? En ese caso, ¡que la misericordia del Señor te muestre tu miseria!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano