Jesús Dijo: Pedid Y Se Os Dará. Qué Significa Esta Expresión

Nuestro salvador expresó algo maravilloso: pedid y se os dará, pero ¿A qué se estaba refiriendo al pronunciar esto? ¿Será que todo lo que pidamos, sea bueno o malo va a ser concedido sin importar cuan daño nos haga? ¿Cuáles son los factores que hay que tomar en cuenta para que la oración pueda ser contestada de manera satisfactoria? Aquí contestamos esas interrogantes.

Pedid y se os dará
Pedid y se os dará
Índice De Contenidos

    ¿Qué quiso decir Jesús cuando nos dijo que pidamos y nos será dado?

    Mateo 7 es parte de lo que comúnmente se llama el Sermón del Monte. Es una descripción de la vida verdaderamente justa, una descripción de "la ley de Cristo" (1 Corintios 9:21, NVI.). Cuando Jesús dice: "Pedid y se os dará", se ve una oración continua (Mateo 7: 7).

    La oración es la manera de comunicar nuestras necesidades y deseos a Dios. Por supuesto, Dios, siendo omnisciente, sabe lo que los cristianos necesitan, ya sea que lo pidan o no, pero la oración es el medio que Dios ha elegido para lograr esas respuestas (Santiago 4: 2).

    Jesús no quiso decir que los creyentes siempre obtienen lo que piden; motivos equivocados, por ejemplo, dificultarán las respuestas a la oración (Santiago 4: 3). Sin embargo, cuanto más tiempo pase un cristiano en comunión con Dios, más sabrá qué pedir de acuerdo con la voluntad de Dios.

    La oración, en sí misma, no produce santificación (una santidad creciente en la vida de un creyente), pero muestra una dependencia de Dios para las necesidades que no se pueden satisfacer de otra manera.

    Dios siempre está complacido con tales muestras de fe. Es solo la fe en lo que Dios se basa para hacer las cosas, y lo que Cristo ha hecho, es lo que produce la verdadera santificación, no una justicia propia artificial (Hebreos 11: 6).

    Buscad y hallarás

    Jesús dijo luego: "Busca, y encontrarás" (Mateo 7: 7) ¿Qué es lo que los creyentes deberían estar buscando? ¡Es Dios mismo! “Busca mi rostro” (Salmos 27: 8). “Buscad al Señor y su fuerza; ¡busca su presencia continuamente!” (Salmos 105: 4). "Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y lo buscan con todo su corazón" (Salmo 119: 2).

    Dios no se está escondiendo de sus hijos. El deseo de su corazón es que lo busquemos persistente y apasionadamente, y cuando lo hagamos, Él promete que lo encontraremos (Proverbios 8:17). Buscar es una cuestión de prestar atención con una mente comprometida y una aguda conciencia.

    Llama y se os abrirá

    Entonces Jesús dijo: “Llama y la puerta se te abrirá” (Mateo 7: 7c). Aquí, el Señor usa una metáfora para la acción que produce un deseo. Si una persona necesita algo de alguien detrás de una puerta, lo más natural es tocar, y seguir tocando hasta que se abra la puerta y se cumpla el deseo. Del mismo modo, un creyente debe orar en fe por la provisión de Dios y ser persistente en la oración (Lucas 18: 1).

    Pregunta, busca, toca. Observa los tres sentidos diferentes que se consideran aquí. Pedir es verbal; los cristianos deben usar sus bocas y pedirle a Dios por sus necesidades y deseos. Estos deben buscar con sus mentes, esto es más que pedir, es un conjunto de prioridades y un enfoque del corazón.

    Golpear implica un movimiento físico, uno en el que la persona toma medidas. Aunque preguntar y buscar son de gran importancia, estarían incompletos sin tocar. El apóstol Juan dijo que los cristianos no deben amar solo de palabra, sino también con acciones (1 Juan 3:18).

    De la misma manera, es bueno orar y buscar a Dios, pero si uno no actúa de manera agradable a Dios, todo es en vano. No es casualidad que Jesús dijo que los creyentes deberían amar a Dios con todo su corazón, alma, fuerza y mente (Lucas 10:27). Dios se deleita en la oración de fe, y promete darnos lo que necesitamos.

    ¿Cómo debemos pedir a Dios para que nos sea concedido?

    Muchas veces las oraciones no son contestadas, y nos quejamos de que Dios está lejos de nosotros, y algunas veces podemos hasta poner en duda lo que está escrito en las escrituras. Jesús dice: “pedid y se os dará”, pero ¿Cómo estamos pidiendo? ¿De qué manera? ¿Será que nuestras peticiones llegan con un olor fragante ante Dios?

    Estoy segura de que muy pocas veces nos hacemos esas preguntas antes de juzgar lo que Dios hace o no hace por nosotros. Como dije anteriormente, nuestro Señor ya sabe lo que necesitamos, pero hay algunas cosas que Él quiere que hagamos para cumplir nuestras peticiones. A continuación te damos algunos consejos para que una oración sea eficaz, y puedas obtener respuestas:

    1. Alaba a Dios.

    La alabanza y la adoración hacia Dios son muy importantes en una oración, ya que a través de esta le puedes hacer saber que Él es tu único señor, y que no existe nada igual en el mundo. Dios sabe que es todopoderoso, y que puede conceder todo lo que le pidas, pero le agrada que seas tú quien se lo diga. Que le expreses con tu corazón lo grande y maravilloso que es para ti.

    2. Pide perdón a Dios.

    Sabemos que todo el tiempo estamos pecando, por más que lo intentemos la mancha del pecado siempre está en nosotros, y es por este motivo que tuvo que haber un sacrificio para nuestra redención. Pero es necesario que Dios vea en nosotros ese arrepentimiento, y lo escuche no solo de nuestra boca sino de nuestro corazón.

    3. Humíllate ante el Creador.

    Dios dice en su palabra que no rechaza un corazón que esté contristo, y humillado. Nuestro Señor lo puede hacer todo, Él conoce todas tus necesidades antes de que se las vayas a decir. Sin embargo, necesita que te dirijas a él con oración y ruego. Quiere que vayas a dejar tus cargas en Él, porque nos dio libre albedrío, tanto así que para perdonarnos tenemos que pedírselo.

    4. Acepta la voluntad del Padre.

    Muchas veces queremos cosas con las que Dios no está de acuerdo, y por eso nuestras peticiones nunca son concedidas. Pero ¿Por qué Dios no está de acuerdo? Nuestro creador sabe lo que nosotros necesitamos, nosotros sabemos sólo lo que queremos. Un padre jamás va a darle un cuchillo a su bebe de meses de nacido.

    Debemos aprender a descifrar cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas, porque fuera de eso no habrá nada que nos haga bien, y si en nuestra petición no hay nada que nos sea de provecho, Dios no va a conceder nada de lo que le pidamos, así armemos un berrinche.

    5. Pide con fe.

    La fe es fundamental para que las peticiones hechas a Dios sean cumplidas. Esta, es una condición para que todo lo que pidamos sea concedido. Dios dice en su palabra que si tenemos fe, aunque sea una fe chiquita, todo lo que ordenemos será hecho.

    Además, nuestro señor necesita que le demostremos que tenemos la confianza puesta en Él. Él actúa cuando manifestamos que lo necesitamos, y que sin el nada podemos hacer. Es necesario que confiemos, y que aprendamos que esperar en Dios puede darnos resultados maravillosos.

    6. Haz tu petición en el nombre de Jesús.

    Sabemos que por sí solos no seremos nunca dignos de dirigirnos hacia el padre, que solamente por medio de su hijo amado podemos ser santos y llegar hasta la presencia de Dios. El sacrificio de Cristo nos ha dado el derecho de ser hijos de Dios. Por esto, es muy importante que las peticiones sean hechas en el nombre de Jesús.

    Ejemplo de petición a Dios

    A continuación te muestro un ejemplo de cómo deben ser las peticiones a nuestro Señor, aquí se aplican todos los pasos que se explicaron anteriormente:

    1. Señor te alabo, y te adoro, eres maravilloso, no existe nada, existente, ni inexistente que pueda igualar tu poder. Sé que eres el único que puede confortar mi vida, y cumplir las peticiones de mi corazón.
    2. Padre, te pido perdón por todas las cosas que haya hecho contra ti, o contra algún hermano, porque sé que si contra ellos he pecado, contra ti lo hice.
    3. Señor, sé que no soy digno, de que me dejes entrar en tu presencia, pero me humillo ante ti, y pongo a tu merced mis peticiones de (…).
    4. Mi Dios, Tú sabes los deseos que tiene mi corazón, lo que te estoy pidiendo en este instante, pero también sabes lo que realmente necesito, y resignado aceptaré lo que Tú tengas para mí.
    5. Señor, tengo fe en ti. Estoy seguro de que tu poder sobrepasa fronteras, y pongo en ti mi confianza, pensando en que esta petición está en las manos correctas.
    6. En el nombre de Jesús, Amén.

    Nota: la oración no debe ser algo sincronizado, sino una acción que de verdad salga del corazón. Estos han sido solamente consejos de cómo debería de ser correctamente una petición. Sin embargo, Dios valora mucho el hecho de que te dirijas a Él con sinceridad y reverencia.

    Pedid y se os dará, fue una palabra que expresó Jesús, y al pronunciarla, estaba refriéndose a que la oración es fundamental para que las peticiones puedan ser concedidas. Hay varios factores a tomar en cuenta al orar, y los más importantes son la fe, la confianza en Dios, y el sacrificio de Cristo que nos da la entrada para poder estar con el Padre.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. ANABELL GUTIERREZ ONTIVEROS dice:

      QUE GLORIOSO MENSAJE ..BENDICIONES...GRACIS

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información