Pedro Camina Sobre Las Aguas: Cómo Lo Hace Y 4 Lecciones A Aprender

Los cristianos conocen bien la historia donde Pedro camina sobre las aguas. Considerado como una de las cosas más espectaculares e impresionantes que le ha sucedido a cualquier hombre que creyera en el Señor Jesús, este milagro sigue siendo una de las experiencias más buscadas por cualquier persona, incluida esta escritora.

¿Cómo lo hizo Pedro? ¿Cómo caminó sobre una superficie naturalmente "imposible de caminar"? ¿Hay algo que podamos aprender de su experiencia? Las respuestas a estas preguntas se irán obteniendo a lo largo de este estudio.

Índice De Contenidos

    Pedro camina sobre las aguas

    Muchos de nosotros inventamos nuestras propias ideas y explicaciones sobre cómo Pedro camina sobre las aguas. Pedro, que era pescador, sabía que ningún hombre en la tierra puede caminar sobre el agua, y mucho menos un mar embravecido (Mateo 14:24). No podía haber pensado en caminar sobre el agua en un momento como ese. Sin embargo, vemos una clave muy importante para su experiencia de fe aquí: vio a Jesús caminando sobre el agua. Mateo 14: 25-26 nos registra:

    "A la cuarta vigilia de la noche, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el mar. Y cuando los discípulos lo vieron caminar sobre el mar, se turbaron y dijeron:" ¡Es un fantasma! "Y gritaron de miedo. "

    Imagínate a ti mismo como uno de los discípulos en ese barco que las olas arrastraban de un lado a otro. Bastante aterrador, ¿verdad? Entonces, de repente, ves a alguien caminar sobre el agua como si fuera un suelo liso y sólido. Y ese alguien que camina sobre el agua es Jesús.

    Quizás te puede interesar: Pedro Niega A Jesús Tres Veces, Pero Es Perdonado. Enseñanzas

    Pedro vio al Señor Jesús hacer lo que era imposible. Pedro vio al Señor haciendo lo que ningún hombre en la tierra podría hacer jamás, desafiando las leyes de la física y la gravedad y cualquier cosa que el sentido común tenga que decir. Quizás, esta vista le hizo pensar:

    "Si mi Maestro puede caminar sobre el agua" "¿Puede obligarme a hacer eso también?". Pedro, todavía en estado de shock por lo que estaba viendo, solo tenía una cosa en mente: "¿Es este mi Maestro? Si lo es, ¿me permitirá caminar sobre el agua como lo hizo?". Bueno, Pedro no pudo ocultar sus pensamientos y soltó:

    "Señor, si eres tú, mándame que vaya a ti sobre el agua" (Mateo 14:28).

    El Señor Jesús, confirmando Su identidad ante los discípulos, simplemente dijo la palabra que Pedro habría estado emocionado y temeroso de escuchar: "Ven" (Mateo 14:29).

    Y debido a que el Señor le dijo que viniera, Pedro realmente salió de la barca y caminó sobre el agua. Aunque su experiencia de caminar sobre el agua duró poco porque su miedo hizo que se hundiera, lo cierto es que pudo caminar sobre el agua.

    ¿Cómo hizo eso?

     

    Amigos, este escenario no es tan difícil de entender. Los discípulos estaban en medio de un mar ondulado, luego Jesús aparece caminando sobre el agua. Los discípulos comienzan a temer por sus vidas, pero Jesús los calma.

    Pedro, sin embargo, negándose simplemente a calmarse, le pide a Jesús una prueba, y esa prueba es dejarlo caminar sobre el agua como Él lo hizo. Encontramos algunos puntos clave en el escenario donde pedro camina sobre las aguas, todos ellos cruciales para nuestro milagro:

    • Jesús tiene que revelarse (lo hizo caminando sobre el agua mientras los discípulos lo miraban).
    • Necesitamos buscarlo (Pedro lo hizo cuando le pidió una señal a Jesús).
    • Necesitamos recibir Su palabra (ese sencillo "ven" fue suficiente para Pedro).
    • Y tenemos que caminar en fe (la fe le permitió a Pedro salir del barco).

    Amigos, no importa cuántas oraciones se hagan por nosotros, no importa cuántas declaraciones proféticas se pronuncien ni qué tan clara sea la instrucción que Dios nos dé; nunca llegaremos a ver nuestro milagro a menos que creamos en Él y actuemos de acuerdo con nuestra creencia. Tenemos que actuar en respuesta a Cristo por fe.

    4 lecciones de Pedro caminando sobre las aguas

    Como pescadores de oficio, la mayoría de los discípulos de Jesús habrían crecido en el mar de Galilea y lo habrían conocido muy bien. Habrían tenido un conocimiento interno de todos los buenos lugares para pescar, estarían familiarizados con los patrones climáticos y de mareas de Galilea, y habrían dominado la capacidad de navegar en un bote pequeño a través del lago con cierto nivel de competencia, o eso creían.

    Pedro camina sobre las aguas

    A pesar de su experiencia vocacional, ninguna cantidad de marinería o conocimiento local podría haber preparado a ninguno de los discípulos para el puñado de tormentas literales y figurativas que amenazaron sus vidas y pusieron a prueba su fe. En dos ocasiones distintas, los discípulos de Jesús se llenaron de miedo cuando su bote fue atrapado en una tormenta en el mismo lago al que llamaban hogar; y en ambos casos, Jesús vino a rescatarlos.

    En una historia, que se encuentra en Mateo 14: 28-33, Marcos 6: 45-52 y Juan 6: 16-24, los Doce no solo fueron testigos del poder sobrenatural de Jesucristo mientras caminaba sobre el agua para encontrarse con ellos, Por la noche, uno de los suyos salió de la barca para caminar con Jesús sobre las olas. Me refiero, por supuesto, a Pedro, quien se convirtió en uno de los dos humanos en la historia que realmente caminó sobre el agua.

    Se ha escrito mucho sobre este breve pero icónico capítulo del ministerio de Jesús. Se han dedicado sermones enteros al temor de los discípulos y la falta de fe de Pedro, pero ¿qué sucedió realmente en esa noche tormentosa y qué podemos aprender de la historia donde pedro camina sobre las aguas con Jesús en el mar de Galilea? Aquí hay 4 lecciones de la historia:

    1. Jesús no es ciego ni está apartado de nuestra lucha

    En la segunda aventura del mar que casi hundió a los discípulos, tanto literal como espiritualmente, Jesús envió a sus discípulos al otro lado del lago mientras él subía a la montaña solo para orar (Mateo 14:23). Esto tuvo lugar después de la muerte de Juan el Bautista y la alimentación de los cinco mil, que sucedió ese mismo día (Mateo 14, Marcos 6, Juan 6).

    ¿Por qué es esto importante?

    Porque a pesar de los sentimientos generales de abandono y desesperación de los discípulos, el evangelio de Mateo nos recuerda que Jesús “hizo que los discípulos subieran a la barca” y fueran al otro lado del lago sin él (Mateo 14:22).

    ¿Jesús necesitaba un descanso de sus molestos discípulos? ¿Estaba tratando de deshacerse de sus amigos a menudo infieles? ¿Fue Jesús tan apto para predecir el tiempo como un meteorólogo moderno? ¿Llamó a la tormenta? Yo diría que no a los cuatro escenarios. Entonces, ¿por qué envió Jesús a sus discípulos a una tormenta traicionera al final de un largo día?

    ¿Por qué estaba orando? Pudo haber estado orando por sus discípulos, no lo sabemos. Pero en medio de la tormenta, mientras las olas se derramaban sobre los bordes de la barca de los discípulos y los vientos empujaban a los Doce en todas las direcciones excepto en la dirección que querían ir, pudieron haber sentido como si Jesús los hubiera abandonado u olvidado por completo.

    La primera vez que los discípulos quedaron atrapados en una tormenta, los Doce se volvieron hacia Jesús y le preguntaron: “Maestro, ¿no te importa si nos ahogamos?” (Marcos 4:38) Eso fue con Jesús en la barca. ¿Dónde estaba Jesús cuando más lo necesitaban?

    En la actualidad

    Nosotros también podemos sentirnos así cuando estamos atrapados en medio de las tormentas más grandes de la vida o sentimos que estamos empezando a hundirnos. ¿Dios nos ha olvidado o abandonado? ¿Le importa siquiera si nos hundimos o nos ahogamos? Es fácil tener miedo y perder la fe cuando estamos cansados, frustrados o solos.

    Sin embargo, mientras los discípulos luchaban por mantenerse a flote, Jesús no solo oró, sino que vio su lucha (Marcos 6:48). Nunca perdió de vista a sus seres queridos. Más importante aún, tenía un plan para librarlos de lo que probablemente parecía su noche más oscura y cumplió su promesa. Jesús sabía lo que sus discípulos encontrarían en el mar de Galilea. Los envió de todos modos.

    ¿Qué debería decirnos eso sobre nuestras luchas actuales?

    En una de las horas más oscuras de la historia de Israel, el profeta Jeremías escribió que Dios conoce los planes que tiene para nosotros. Son "planes para prosperar y no para hacerte daño, planes para darte esperanza y un futuro" (Jeremías 29:11) ¿Podría ser que a veces los planes de Dios para nosotros incluyan las tormentas de la vida? Cuando Jesús se encontró con los discípulos en las olas, inmediatamente dijo:

    “¡Ánimo! Soy yo. No temas” (Mateo 14:27).

    Jesús nunca estuvo ciego ni se alejó de la situación de sus discípulos. Jesús sabía exactamente dónde estaban y sabía cuándo intervendría y cómo lo haría. Nunca estuvo lejos y nunca apartó la vista de sus seguidores. Lo mismo es cierto para nosotros hoy (Salmos 34:18).

    2. Los milagros ocurren cuando estamos dispuestos a dar un paso adelante en la fe

    Desafortunadamente para los discípulos, un viaje en bote a través del Mar de Galilea que debería haber tomado una o dos horas como máximo, duró entre seis y doce horas debido al viento y al clima. Y cuando Jesús se encontró con ellos en el agua, ni siquiera habían llegado al centro del lago.

    El evangelio de Marcos incluso nos dice que Jesús, caminando a pie, pudo haber pasado junto a los discípulos en su barca (Marcos 6:48). ¡Considera eso! Jesús caminaba más rápido de lo que ellos remaban. Los discípulos llevaban horas remando y apenas llegaban a ninguna parte.

    ¿Puedes imaginarte la fatiga y la frustración que este viaje debió haber causado a este cansado grupo de pescadores experimentados que ya no podían confiar en su fuerza, habilidad o experiencia para superar esta tormenta en particular? ¿Cuántas veces Pedro, Andrés, Santiago y Juan se encontraron con una situación en el mar de Galilea que no pudieron manejar?

    Te invitamos a leer: Todo Por Creer: Por Qué Es Tan Importante La Fe

    Quizás ese era el punto. Durante horas, los discípulos se habían agotado tratando de salir del lío. Solo después de la llegada de Jesús, encontraron un respiro de la tormenta (Mateo 14:32). Aquí es donde Peter tomó una decisión crítica: continuar luchando en un barco de su fabricación o acudir a Jesús en busca de ayuda y alivio.

    Pedro decidió que era mejor estar en una tormenta con Jesús y seguir haciendo las cosas de la misma manera sin él; y por su fe, Pedro camina sobre las aguas y experimenta un milagro al atreverse a salir del barco e ir hacia su señor.

    A veces, los milagros más grandes de la vida suceden cuando nosotros también estamos dispuestos a dar un paso de fe y rendirnos al poder de Dios en lugar de confiar en el nuestro. Dios tiene una manera de separar las aguas y calmar los mares cuando lo hacemos. Como está escrito:

    “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento; en todos tus caminos sométete a él, y él enderezará tus veredas" (Proverbios 3: 4-5).

    3. La fe requiere enfoque

    Pedro camina sobre las aguas gracias al poder de Cristo obrando dentro de él. Sin embargo, Mateo escribe:

    Cuando él (Pedro) vio el viento, tuvo miedo y, comenzando a hundirse, gritó: '¡Señor, sálvame! '”(Mateo 14:30).

    Cuando Pedro apartó los ojos de Jesús y se centró más en los peligros que lo rodeaban, comenzó a hundirse. Eso también pasará con nosotros. Jesús advirtió a sus discípulos y futuros seguidores lo siguiente:

    En este mundo tendréis problemas. ¡Pero anímate! Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

    Cuando mantenemos nuestros ojos en Jesús, nos conectamos con la verdadera fuente de toda paz, poder, esperanza y perspectiva. Si nos enfocamos en nuestras tormentas o circunstancias imposibles, el mundo se convierte en un lugar verdaderamente aterrador; y ese miedo puede ser abrumador. La fe, como la esperanza, la paz o el gozo, requiere concentración. También se puede perder o agitar si no se protege. El apóstol Pablo escribió, sin embargo:

    Puesto que, pues, habéis resucitado con Cristo, poned vuestro corazón en las cosas de arriba, donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las terrenales” (Colosenses 3: 1-2).

    Jesús también les dijo a sus discípulos:

    Busquen primero su reino y su justicia, y todas estas cosas también les serán dadas. Por lo tanto, no se preocupen por el mañana, porque el mañana se preocupará por sí mismo. Cada día tiene sus propios problemas” (Mateo 6: 33-34).

    Mucho se ha escrito sobre la falta de fe de Pedro en el momento que lo hizo hundirse, pero no olvidemos, de los doce discípulos, ¿quién más estaba dispuesto a salir de la barca? ¿Quién más tuvo suficiente fe para desafiar las olas y caminar hacia Jesús? Jesús desafió la duda de Pedro (Mateo 14:21) y a menudo desafió la falta de fe de su discípulo durante su ministerio, por eso dijo:

    De cierto te digo, si tienes una fe tan pequeña como una semilla de mostaza, puedes decir a esta montaña, 'Muévete de aquí para allá', y se moverá. Nada será imposible para ti" (Mateo 17:20) Pedro probó ese poder en el momento en que salió del bote.

    4. La adoración es un antídoto para la ansiedad

    La historia en la que Pedro camina sobre las aguas junto con Jesús, tuvo lugar pocos meses después de que Jesús calmó los mares mientras estaba en un bote con sus discípulos (Mateo 8: 23-27, Marcos 4: 35-41, Lucas 8: 22-25). Rogándole a Jesús que interviniera, los discípulos lo despertaron con pánico. Lucas escribe:

    Jesús se levantó y reprendió al viento y a las aguas embravecidas; la tormenta amainó y todo quedó en calma. '¿Dónde está tu fe?' preguntó a sus discípulos” (Lucas 8: 24-25).

    Acerca de los discípulos, señala Mateo:

    “Los hombres se asombraron y preguntaron: '¿Qué clase de hombre es este? ¡Hasta los vientos y las olas le obedecen!” (Mateo 8:27).

    Después de la primera tormenta, los discípulos hicieron la pregunta. En la segunda tormenta, encontraron su respuesta:

    Entonces los que estaban en la barca le adoraron, diciendo: 'Verdaderamente eres Hijo de Dios'” (Mateo 14:33).

    Quizás esta fue la razón de la segunda tormenta. Para cuando Jesús caminó sobre el agua y calmó los mares, los discípulos ya habían presenciado varios milagros públicos. De hecho, solo unas horas antes, Jesús había desafiado su misma falta de fe cuando multiplicó cinco panes y dos peces para alimentar a cinco mil personas (Mateo 14: 13-21). ¿Se habían olvidado tan pronto de quién era Jesús? Al parecer sí. Marcos escribe:

    No habían entendido acerca de los panes; su corazón se endureció” (Marcos 6:52).

    Pensamientos finales

    Cuando olvidamos la bondad de Dios, olvidamos sus promesas y los milagros que ya ha realizado en nuestras vidas. No solo comenzamos a hundirnos, nuestras tormentas se intensifican. La adoración, sin embargo, se convierte en el antídoto contra la ansiedad, la preocupación, el miedo y la duda. En sus tormentas, David se regocijó. En su liberación, los discípulos alabaron a Dios. Cuando Dios se eleva, también lo hace nuestro espíritu.

    Echa un vistazo a: La Fe De Abraham: 4 Lecciones Que Podemos Aprender

    En el mar de Galilea, los discípulos de Jesús pueden haber perdido la fe. No sería la última vez que olvidarían quién era Jesús en realidad. Esa noche, sin embargo, algo había cambiado. Este no solo sería un punto de inflexión en la perspectiva de Jesús, sino que para Pedro, su caminar fue una experiencia que nunca olvidaría. Y resulta que el coraje, como el miedo, puede volverse contagioso. Pero solo crece cuando se prueba.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información