Pedro Niega A Jesús Tres Veces, Pero Es Perdonado. Enseñanzas

Pedro el apóstol, es uno de los personajes más destacados de los Evangelios, un hombre rudo y caído cuyas emociones a menudo lo metían en problemas, y sin embargo, era claramente uno de los favoritos de Jesucristo. Pero hay algo que a la mayoría de las personas se les viene a la mente al oír su nombre: “Pedro niega a Jesús”.

Esta es una de las cosas más recordadas del apóstol, y es porque estuvo relacionada con la muerte de Jesús. Pero ¿Será que pedro disfrutó el momento en el que negaba a Jesús? ¿Se arrepiente después de este acontecimiento que podría llamarse como traición? ¿Qué podemos aprender de esto? Aquí te ayudaremos a responder estas interrogantes.

Pedro niega a Jesús
Pedro niega a Jesús
Índice De Contenidos

    ¿Quién fue Pedro?

    El verdadero nombre de Pedro era Simón. Con su hermano Andrés, Simón era seguidor de Juan el Bautista. Cuando Andrés presentó a Simón a Jesús de Nazaret, Jesús lo renombró como Cephas, una palabra aramea que significa "roca". La palabra griega para roca, "petros", se convirtió en el nuevo nombre de este apóstol, Pedro. Él es el único Pedro mencionado en el Nuevo Testamento.

    Su agresividad convirtió a Pedro en un vocero natural de los doce. Sin embargo, a menudo hablaba antes de pensar, y sus palabras le daban vergüenza. Jesús lo incluyó en su círculo íntimo cuando lo llevó junto con Jacobo y Juan a la casa de Jairo, donde la hija de Jairo fue levantada de entre los muertos (Marcos 5: 35-43).

    Más tarde, Pedro estuvo entre los mismos discípulos que Jesús eligió para presenciar la transfiguración (Mateo 17: 1-9). Esos mismos tres vieron la agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní (Marcos 14: 33-42).

    La primera negación de Pedro (Juan 18: 17-18)

    No se nos dice a dónde fue Juan después de traer a Pedro al área del patio. Probablemente cruzó el patio hasta la habitación donde se celebraba la audiencia de Jesús, dejando a Pedro solo con los sirvientes del palacio.

    Solo podemos adivinar qué causó que el portero interrogara a Pedro. Tal vez sus expresiones faciales lo delataron. Tal vez su asociación con Juan (que se sabía que era un discípulo de Jesús) despertó sus sospechas. Sin duda Pedro estaba algo nervioso y asustado.

    En cualquier caso, la sirvienta se acercó a Pedro, lo miró atentamente y le preguntó si no era uno de los discípulos de Jesús. El versículo 17 dice que cuando se le preguntó a Pedro si era uno de los discípulos de Jesús, dijo: "No lo soy".

    Una simple sirvienta le dijo a Pedro: “¿No eres tú también uno de los discípulos de este hombre?” ¡Y esa simple pregunta fue suficiente para derribar a Pedro! La estructura gramatical de la pregunta de la criada se expresa de tal manera que se espera una respuesta negativa.

    La pregunta dice más literalmente: "No eres uno de sus discípulos, ¿verdad?". Satanás casi siempre trata de facilitarnos el pecado. La pregunta se hizo de tal manera que fue fácil para Pedro decir "no".

    La pregunta tomó a Pedro por sorpresa. No estaba preparado para el desafío, y no solo negó a Jesús, sino que también dijo una mentira al hacerlo. Satanás todavía usa esta táctica. Él sabe que el cristiano maduro, a menudo puede resistirlo, si está preparado y tiene sus defensas establecidas. Y entonces, ataca en un momento y lugar cuando el seguidor del Señor menos lo espera.

    Las negaciones adicionales de Pedro (Juan 18: 25-27)

    Mientras el juicio de Jesús progresaba de Anás a Caifás (y luego al Sanedrín), Pedro continuó calentándose nerviosamente junto al fuego. Dos veces más. Este hombre fue interrogado sobre su relación con Jesús. Y nuevamente negó cualquier conocimiento de Jesús.

    El versículo 25 describe el momento en que se le preguntó a Pedro: “¿No eres tú también uno de sus discípulos?” Él lo negó y dijo: "No lo soy". Mateo 26:71 dice que "otra doncella" estaba haciendo el interrogatorio, y Lucas 22: 60 indica que Pedro respondió a un hombre. En cualquier caso, una vez más, Pedro niega a Jesús.

    En el versículo 26, Juan agrega un detalle interesante. Uno de los interrogadores era un pariente del hombre cuya oreja había sido cortada por Pedro unas horas antes. Fue ese pariente quien le había presentado el último dedo acusador.

    Este hombre estaba en el Jardín de Getsemaní cuando Jesús fue arrestado, ¡y se acordó de Pedro! Y una vez más, este fue tomado por sorpresa. ¡Pedro seguramente no esperaba ser confrontado por un pariente de tal persona! Esta vez Pedro estaba realmente asustado.

    Temía ser señalado y castigado por su violencia en Getsemaní. Y para que su falta sea aún más enfática, Pedro niega a Jesús esta tercera vez con un juramento. Mateo y Marcos dicen que él maldijo y juró (Mateo 26: 74; Marcos 14:71) que no conocía a Jesús.

    Lo que Jesús había predicho

    Jesús había predicho que Pedro lo negaría tres veces. Él dijo: "De cierto te digo que el gallo no cantará hasta que me hayas negado tres veces" (Juan 13: 36-38). Apenas salieron de la boca de Pedro las palabras de maldición “el gallo cantó”.

    El cuervo del gallo en esas primeras horas de la mañana (3 AM) le recordó a Pedro las primeras palabras de Jesús. Además, Lucas 22:61 dice que, en ese momento, Jesús se volvió y miró a Pedro (quizás a través de una puerta abierta).

    Pedro había vuelto a su antiguo hábito de maldecir, pero ahora se marchitó ante la mirada de Jesús, y de repente se dio cuenta de lo que había hecho. Se tambaleó hacia la noche y lloró amargamente (Lucas 22:62).

    La conciencia de este hombre era lo suficientemente tierna como para hacerlo llorar. Se arrepintió genuinamente y fue muy usado por Dios aproximadamente ocho semanas después para predicar el gran sermón de Pentecostés.

    ¿Cómo es recordado el apóstol Pedro y cuál fue su reacción después de negarle?

    La mayoría de nosotros recordamos el hecho de que Pedro negó a Jesús tres veces durante la noche del juicio de Jesús. Después de su resurrección, Jesús tuvo especial cuidado en rehabilitar a este hombre y asegurarle que fue perdonado.

    En Pentecostés, el Espíritu Santo llenó a los apóstoles. Pedro estaba tan abrumado que comenzó a predicar a la multitud. Hechos 2:41 nos dice que 3.000 personas se convirtieron ese día. A través del resto de ese libro, Pedro y Juan fueron perseguidos por su posición con Cristo.

    Según libros históricos

    La tradición dice que la persecución de los primeros cristianos en Jerusalén llevó a Pedro a Roma, donde difundió el evangelio a la nueva iglesia allí. La leyenda dice que los romanos iban a crucificar a Pedro, pero él les dijo que no era digno de ser ejecutado de la misma manera que Jesús, por lo que fue crucificado al revés.

    ¿Qué podemos aprender de las negaciones de Pedro?

    ¡Simón Pedro no se queda solo en sus negaciones de Jesús! Todos nosotros estamos rodeados de sugerencias sutiles para negar al Señor. La experiencia de Pedro debe ser un recordatorio para nosotros: una lección para enseñarnos la verdad de 1 Corintios 10:12:

    "El que piensa que está parado, tenga cuidado de no caer".

    Todos nosotros, sin importar la firmeza con la que creemos que estamos parados, debemos tener cuidado de no caer. Podemos negar a Jesús de varias maneras. Recuerda que Pedro no caminaba en rebelión contra Jesús; simplemente era cobarde ante algunos hombres y mujeres acusadores.

    Podemos negar a Jesús cuando:

    • Aceptamos un trato comercial deshonesto.
    • Fallamos en defender lo que es correcto y bueno.
    • Surge la oportunidad de discutir un tema religioso y moral y no decimos nada.

    Defendemos a Jesús cuando:

    • Nos negamos a participar en charlas obscenas.
    • Le damos a Dios su lugar en nuestra vida.
    • Ayudamos a personas que tienen necesidades especiales.
    • Nos negamos a tomar represalias cuando alguien nos maltrata.
    • No nos enojamos si alguien se cruza en nuestro camino.

    Hay una observación final que cada lector hará bien en notar. Pedro niega a Jesús cuando está solo, separado de los otros discípulos. Había estado con Juan cuando entró al patio, pero se había separado de él, y estaba solo con los enemigos del Señor. El diablo sabe que generalmente somos más débiles cuando tratamos de hacerlo solos.

    Jesús envió a sus discípulos de dos en dos. La Biblia anima a reunirse juntos. Todos necesitamos el apoyo de otros cristianos. Ningún Hijo de Dios debería llegar a la conclusión de que puede vivir bien sin la iglesia, sin la ayuda de otros cristianos.

    Todos necesitamos identificarnos con un cuerpo de personas que buscan ser leales al Señor y a Su Palabra. El pueblo de Dios se reúne (Hebreos 10:25) para orar juntos, luchar juntos, cantar juntos, trabajar juntos y adorar juntos.

    Cuando vemos el celo de nuestros hermanos cristianos y compartimos sus pruebas y nos regocijamos en sus alegrías, esto nos da un nuevo coraje y una nueva devoción para servir al Señor, incluso en medio de una generación torcida y perversa.

    Una enseñanza muy importante

    Cuando olvidamos que Dios tiene el control, sobrepasamos nuestra autoridad limitada. Dios obra a través de nosotros a pesar de nuestras debilidades humanas. Ningún delito es demasiado grande para ser perdonado por Dios. Podemos lograr grandes cosas cuando ponemos nuestra fe en Dios en lugar de en nosotros mismos.

    Debemos estar orgullosos de ser hijos de Dios, y formar parte de los seguidores de Cristo. El enemigo siempre estará por allí tratando de apartarnos de esa idea, pero debemos ser fuertes para contrarrestar sus ataques, e inteligentes y astutos para evitar ser engañados por sus mentiras, sus ofrecimientos vanos y sus miedos infundados.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir