“Pelea La Buena Batalla De La Fe”: 1 Timoteo 6:12. Significado

Pelea la buena batalla de la fe¿Qué es la "buena pelea" y cómo luchamos por ella? Descubre el significado de la frase “Pelea la buena batalla” que se refleja en de 1 Timoteo 6:12. Como veremos en este artículo, pelear la buena batalla de la fe significa permanecer fiel a Dios y a Su palabra incluso frente a la oposición, la opresión y la adversidad.

Esta batalla tiene que ver con una lealtad inquebrantable a la causa de Dios en medio de hostilidades, tanto internas (la iglesia) como externas (el mundo).

Pelear la buena batalla de la fe también significa tener una firme determinación de "perseguir la justicia, la bondad, la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre" en todo momento y en todas las situaciones.

Según 1 Timoteo 6:12, pelear la buena batalla de la fe también significa que, por la gracia de Dios, practicarás las disciplinas espirituales del deseo, la paciencia, la resistencia y la perseverancia (en un sentido atlético) por una corona imperecedera de justicia.

Quizás te puede interesar: Significado De La Armadura De Dios. Cómo Usarla Y Aplicarla

Índice De Contenidos

    Por Qué Pablo dice “Pelea la buena batalla”

    Pablo escribió esta epístola desde una prisión romana a Timoteo, un joven a cargo de la Iglesia en Éfeso. Éfeso era una próspera ciudad romana. La posición estratégica de la ciudad creó un entorno único para que prosperara el comercio. Muchos de los habitantes de la ciudad eran ricos debido al aumento de las actividades comerciales en el ajetreado puerto.

    Algunas personas adineradas de esta ciudad se convirtieron al cristianismo, y entre ellas había algunas que confiaban en su riqueza. Pablo instruye al joven Timoteo a advertir a los nuevos creyentes que no confíen en "riquezas inciertas" (1 Timoteo 6:17).

    Éfeso fue también la sede del culto a la fertilidad de Diana (Artemisa). La ciudad de Éfeso se jactaba de tener uno de los templos paganos más famosos del mundo antiguo, el templo de Artemisa, una de las siete maravillas del mundo.

    Estas influencias y trampas paganas fueron probablemente la razón por la que Pablo advirtió al joven Timoteo diciéndole "pelea la buena batalla de la fe" (1 Timoteo 6:12) y "guarda" o lo que te fue encomendado (1 Timoteo 6: 20), probablemente el cuidado de la Iglesia en Éfeso.

    Pelea la buena batalla de la fe - Significado de 1 Timoteo 6:12

    El apóstol le sugiere a Timoteo que tenía otros asuntos que hacer que ocuparse de las cosas de este mundo. Su vida era un estado de guerra, y no debía enredarse con las cosas de esta vida.

    Tenía muchos enemigos con los que enfrentarse, incluido Satanás y sus principados y potestades; el pecado y los deseos de la carne; el mundo y sus hombres, y una gran batalla de aflicciones para soportar con ellos. También estaban los falsos maestros, con quienes particularmente debía pelear la buena batalla de la fe, para que la verdad del Evangelio, a la que resistían, continuara.

    Esta lucha se llama "la lucha de la fe"; en la que los falsos maestros, en la época del apóstol, estaban tan comprometidos, y contra quienes se oponían los apóstoles. La doctrina de la fe, la fe del Evangelio, la fe que una vez fue entregada a los seguidores de Jesús, es por lo que lucharon fervientemente. La fe, familiarizada con las Escrituras de la verdad, fue el arma con la que lucharon.

    Esto puede llamarse una "buena pelea", porque es por una buena causa, la causa de Dios y la verdad; y bajo un buen Capitán, Jesucristo, el Capitán de nuestra salvación. Para esto se proveen buenas armas, incluso toda la armadura de Dios. No se trata de armas carnales, sino espirituales y poderosas. Aquellos que participan en esta lucha pueden estar seguros de la victoria y la corona de gloria, vida y justicia.

    ¿Qué es la buena pelea?

    Aquellos que lleguen al cielo deberán abrirse camino hacia él. Debe haber un conflicto con la corrupción y las tentaciones, y la oposición de los poderes de las tinieblas. Observa que es una buena pelea por una buena causa y tendrás un buen resultado.

    Es la lucha de la fe; no combatimos según la carne, porque las armas de nuestra guerra no son carnales (2 Corintios 10: 3; 2 Corintios 10: 4). Debemos entender que:

    1. La vida eterna es la corona que se nos propone, para nuestro estímulo a la guerra, y para pelear la buena batalla de la fe, la buena guerra.
    2. A esto debemos aferrarnos, como los que temen quedarse cortos y perderlo. Agárrate y ten cuidado de caminar por el sendero correcto. Retén lo que tienes, para que nadie tome tu corona (Apocalipsis 3:11).
    3. Estamos llamados a luchar y a asirnos de la vida eterna.
    4. La profesión que Timoteo y todos los ministros fieles hacen ante muchos testigos es una buena carrera; porque profesan y se comprometen a pelear la buena batalla de la fe y a aferrarse a la vida eterna; su vocación y su propia profesión los obligan a ello.

    "Pelear la buena batalla" es también un himno popular y tradicional y una canción cristiana, escrita por John Samuel Bewley Monsell. Se canta principalmente con la melodía "Pentecostés" escrita en 1864 por William Boyd. Escucha una hermosa interpretación del coro de este himno y encuentra la letra a continuación:

    • Pelea la buena batalla con todas tus fuerzas. Cristo es tu fuerza y Cristo tu derecho. Aférrate a la vida, y será tu gozo y tu corona eternamente.
    • Corre la carrera recta a través de la buena gracia de Dios; alza tus ojos y busca el rostro de Cristo. La vida con su camino ante nosotros yace; Cristo es el camino y Cristo el premio.
    • Deja de lado el cuidado; apóyate en tu guía. La misericordia ilimitada de Dios proveerá. Confía, y tu alma confiada probará que Cristo es tu vida y tu amor.
    • No desmayes ni temas: los brazos de Dios están cerca. Dios no cambia y eres querido. Cree solamente y verás que Cristo es todo para ti.

    El himno está basado en la Primera Epístola de Pablo a Timoteo, Capítulo 6, versículo 12:

    "Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual también eres llamado, y has profesado una buena profesión antes".

    La letra del himno insta al oyente a "pelear la buena batalla", "echar mano de la vida", "correr la carrera recta", "dejar de lado las preocupaciones" y "no desmayar ni temer".

    ¿Qué significa pelear la buena batalla de la fe?

    A partir de este trasfondo del capítulo seis de la iglesia de Efesios, ya puedes obtener algunas pistas y sugerencias sobre lo que significó pelear la buena batalla de la fe en el primer siglo. Basado en 1 Timoteo 6, pelear la buena batalla de la fe significa:

    1. Mantén un carácter compasivo

    Para pelear la buena batalla de la fe, debes mantener un carácter bondadoso en cualquier circunstancia. En los dos primeros versículos (1 Timoteo 6: 1-2), Pablo insta a la fidelidad a Dios incluso bajo sistemas humanos opresivos como la esclavitud, una práctica común en ese entonces.

    Para tener una visión equilibrada de las perspectivas de Pablo sobre la esclavitud, lee lo que le escribió a la misma iglesia en Efesios 6: 7-9 y también en Filemón 1: 8-16. Recuerda, Pablo también enseñó acerca de la igualdad de todas las personas ante Dios (Gálatas 3:28; Colosenses 3:11).

    No debes desprestigiar tu fe cristiana a través de tu conducta y comportamiento. Mantén siempre un carácter compasivo. Recuerda que Dios nos manda a amarnos los unos a los otros, y esto es importante para estar bien ante los ojos del creador. Pelea la buena batalla de la fe, teniendo en cuenta que esto implica también incluir el amor en la receta.

    2. Rechaza las falsas doctrinas

    Pelea la buena batalla de la fe, teniendo discernimiento para detectar y rechazar falsas doctrinas. Pablo acusa al joven Timoteo (v. 3-5) de rechazar cualquier enseñanza contraria a los principios enseñados por Jesucristo y los apóstoles. Según Pablo, estas falsas enseñanzas diferían de las "palabras de Jesucristo" y la "enseñanza que concuerda con la misericordia". (v. 3).

    Pablo dice que estas creencias prosperan en un "anhelo malsano de controversia y fricción entre la gente". Pablo opinaba que esas enseñanzas controvertidas "producen envidia, disensión, calumnia, sospechas perversas" e imaginan “que la misericordia es un medio de gananci” (v. 4,5).

    Debes rechazar intencionalmente los errores y las enseñanzas controvertidas. En consecuencia, es necesario que estés firmemente arraigado y cimentado en la palabra escrita de Dios para poder detectar y rechazar el error.

    3. Busca la misericordia con satisfacción

    Para pelear la buena batalla de la fe, buscarás la misericordia con contentamiento. Te preguntarás: "¿Qué se supone que significa eso?" Significa que encontrarás gozo y satisfacción en lo que Dios ya te ha proporcionado. Obtendrás satisfacción al vivir una vida bondadosa en lugar de una suficiencia mundana. Las escrituras nos recuerdan que:

    Porque no trajimos nada al mundo y no podemos sacar nada de él. Pero si tenemos comida y ropa, estaremos contentos con eso (1 Timoteo 6: 7-8).

    Pablo vivió personalmente este principio en su vida y, a pesar de la hostilidad y la carencia que experimentó, mantuvo la fe. Pablo escribe:

    "Sé cómo abatirme y sé cómo abundar. En todas y cada una de las circunstancias, he aprendido el secreto de enfrentar la abundancia y el hambre, la abundancia y la necesidad". (Filipenses 4:12).

    Pablo tenía una probada de ambos mundos. Sabía de primera mano lo que significaban la abundancia y la privación, y por eso podía decir con confianza: "La misericordia con contentamiento es ganancia".

    El egoísmo y la codicia están arraigados en tu naturaleza caída, y solo el poder de Dios puede rescatarte. Pídale a Dios que te vacíe de tu egoísmo y le dé contentamiento, y pelea la buena batalla de la fe, sabiendo que poco a poco vas adquiriendo el carácter de Dios y convirtiéndote en una mejor persona.

    4. Di no a la codicia por las riquezas

    Muchos dicen “Pelea la buena batalla”, pero no saben lo que realmente implica, y todo se convierte en una serie de reglas sincronizadas que, muchas veces, se crean y cumplen por conveniencia. Es importante saber que para pelear la buena batalla de la fe debes vencer la codicia por las riquezas. El apóstol Pablo le escribe a Timoteo:

    Pero los que desean enriquecerse caen en la tentación, en una trampa, en muchos deseos insensatos y dañinos que hunden a la gente en la ruina y la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males. Algunas personas, ansiosas de dinero, se han apartado de la fe y han sido traspasados de muchos dolores". (1 Timoteo 6: 9, 10).

    En los dos versículos anteriores, Pablo advierte a Timoteo y a la iglesia de Efeso contra la codicia por las riquezas. Pablo llama a esta codicia "amor al dinero" y "ansia (anhelo) de dinero". Una lectura superficial de estos versículos puede dar la impresión de que Dios está en contra de la acumulación de riqueza por cualquier medio, incluso por medios justos.

    Pero un examen más detenido de los versículos anteriores revela que Dios no está en contra de adquirir riquezas. Cuando analizas el texto anterior, surgen las siguientes preguntas pertinentes:

    • ¿Cómo es el dinero la raíz de todos los males?
    • ¿Está Dios o la Biblia en contra de adquirir riquezas?
    • ¿Está Dios o la Biblia en contra de las personas ricas o adineradas?

    ¿Cómo es el dinero la raíz de todos los males?

    Según Pablo, "el amor al dinero" es "una" raíz de todos los males porque su codicia "tienta" y "atrapa" a muchos con "deseos dañinos", que llevan a la "ruina" y la "destrucción". Además, explica que "el amor por el dinero" hace que muchos "se desvíen de la fe" y se traspasen de "muchos dolores".

    Ten en cuenta que en todos los casos anteriores, la Biblia no dice que "el dinero es la raíz de todos los males", sino que dice que "el amor al dinero" es "una" (no "la") raíz de todo mal. "En otras palabras, el mal tiene muchas raíces, y "el amor al dinero" es uno de ellos. El diablo y los deseos egoístas son otras fuentes de maldad.

    La Biblia no está en contra de adquirir dinero por medios justos. Pero está en contra de amar el dinero hasta el punto de sacrificar los principios, perder la fe y hacer que otros sufran para ganarlo.

    ¿Está Dios o la Biblia en contra de adquirir riquezas o riquezas?

    No, Dios no está en contra de las personas que trabajan para ganarse la vida dignamente por medios justos. La Biblia nos advierte que trabajemos duro y que, "Todo lo que tu mano encuentre para hacer, hazlo con tus fuerzas" (Eclesiastés 9:10). El mismo capítulo (1 Timoteo 6), que nos advierte sobre el peligro de la codicia por la riqueza, también habla de aquellos que son "ricos en este mundo presente". (v. 17)-

    Pablo habla también de Dios como "Quien nos provee de todo en abundancia para que lo disfrutemos". (v. 17). La Biblia además enseña que es Dios quien "te da el poder para obtener riquezas" (Deuteronomio 8:18) y que "el dinero responde a todo".).

    Por tanto, no es cierto que Dios esté en contra de adquirir riquezas por medios justos. Dios no está en contra de tu desarrollo personal. Dios está en contra del amor insensato, el deseo, la codicia, el afán y la búsqueda de dinero hasta el punto de perder o abandonar la fe cristiana.

    ¿Está Dios o la Biblia en contra de la gente rica o adinerada?

    No, hay un lugar para los ricos en el Reino de Dios. El registro bíblico está repleto de historias de personas fieles y ricas que estaban comprometidas con Dios. Algunas de estas personas incluyen a Abraham, Isaac, Jacob, Job, José de Arimatea, Dorcas, Filemón y muchos otros.

    Por ejemplo, uno de esos individuos fue Abraham. Abraham era lo suficientemente rico como para alimentar a 318 "hombres entrenados para la batalla" (sin contar mujeres y niños) diariamente de su olla. (Génesis 14:14). Imagínate cuántas ovejas, cabras y ganado sacrificaron cada día para alimentar a toda la familia.

    El hecho de que Abraham pudiera alimentar a una familia tan numerosa es prueba de que era un hombre rico. Entonces, ¿está Dios o la Biblia en contra de las personas ricas o acomodadas?

    No, la Biblia no está en contra de todas las personas adineradas, sino en contra de algunas que adquieren y acumulan riquezas por medios corruptos. Algunos de los medios corruptos incluyen aprovechar las desgracias de otras personas, la opresión y el trato injusto de los pobres.

    Ahora que tienes claro que Dios no está en contra de tu desarrollo personal, veamos cuál fue el consejo de Pablo para aquellos que confían en sus riquezas. Pablo le dice a Timoteo que advierta a los creyentes:

    "Huye de estas cosas y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre" (1 Timoteo 6:11).

    Según el diccionario en línea, huir es "fugarse de un lugar o situación de peligro". Entonces, el "amor al dinero" es una zona de peligro de la que todos los cristianos bien intencionados deben huir. La codicia por el dinero es peligrosa para tu fe. Pelea la buena batalla; huye.

    Pablo te invita a buscar el contentamiento y no a poner tu confianza en las riquezas sino en Dios. Mantén tu vida libre de amor al dinero y siéntete contento con lo que tienes, porque él ha dicho: "Nunca te dejaré ni te desampararé" (Hebreos 13: 5). Para pelear la buena batalla de la fe, vence y libérate del amor al dinero.

    Te interesa leer: Las Armas Del Creyente Verdadero – Estudio Bíblico

    5. Lucha por la fe

    Pablo establece un paralelo entre el atletismo y la fe. Pelear la buena batalla de la fe significa que "lucharás" (en un sentido atlético) por la fe. “Pelea la buena batalla de la fe”, “recibe la vida eterna a la que fuiste llamado (1 Timoteo 6:12).

    La mayoría de las versiones de la Biblia definen la primera palabra en 1 Timoteo 6:12 como "pelea". Pero otras versiones de la Biblia la explican de manera diferente:

    • "Corre lo mejor que puedas en la carrera de la fe" (Versión de las Buenas Nuevas)
    • "Compite bien" (Biblia NET)
    • "Esfuérzate seriamente" (Biblia Darby)
    • "Ejercita todas tus fuerzas" (Nuevo Testamento de Weymouth)

    A partir de estas diferencias en la interpretación de la palabra "lucha", es evidente que se hace un esfuerzo por encontrar un término equivalente que coincida con la palabra griega original. ¿Por qué es así? Es porque el lenguaje usado en 1 Timoteo 6:12 es más deportivo que el lenguaje del campo de batalla.

    Incluso las diferentes versiones de la Biblia que destacamos anteriormente sugieren que el texto está trazando paralelismos con el atletismo. La imagen retratada es la de un atleta que compite o lucha en una carrera de maratón por un premio.

    La palabra "luchar" (1 Timoteo 6:12) en griego es ἀγωνίζου (agōnizou) y está relacionada con ἀγωνιζόμενος (agōnizomenos) en 1 Corintios 9:25, que significa "competir en los juegos".

    ¿Qué significa la palabra luchar?

    La palabra "luchar", como se usa en este versículo, significa ejercitar la disciplina (deseo, paciencia, resistencia, perseverancia) como un atleta. En su epístola a los Corintios, Pablo se describe a sí mismo como participando espiritualmente en un maratón y esforzándose como atleta:

    "Así que no corro sin rumbo fijo; no boxeo como quien golpea el aire. Pero disciplino mi cuerpo y lo mantengo bajo control, no sea que después de predicar a otros, yo mismo sea descalificado" (1 Corintios 9: 26-27).

    El lenguaje usado por Pablo arriba está tomado directamente del atletismo. Pablo en 1 Corintios 9: 26-27 establece un paralelismo entre la disciplina atlética (o el espíritu de lucha de un atleta) y la disciplina espiritual. No es la primera vez que el apóstol Pablo usa la analogía del atletismo. En 2 Timoteo 4: 8, menciona una corona de justicia:

    De ahora en adelante me está guardada la corona de justicia, que el Señor, el juez justo, me concederá en ese día, y no solo a mí, sino también a todos los que han amado su venida (2 Timoteo 4: 8)

    En aquellos días, los aspirantes a atletas se ejercitaban y luchaban contra ellos mismos y contra otros competidores para ganar el premio final del vencedor: una corona. El premio del vencedor era entonces un "stephanos", una corona hecha con guirnaldas u hojas de guirnaldas y que se usaba en la cabeza del vencedor.

    Una corona de Stephanos era un símbolo de victoria y júbilo en el mundo atlético. La fama y la gloria unidas a la corona de Stephanos fueron una motivación suficiente para que los atletas soportaran las dificultades y el entrenamiento intensivo durante meses para ganarla.

    Pablo argumenta que los cristianos corren una carrera mejor y un objetivo mejor: una corona imperecedera de justicia. Esta mejor "carrera" y "objetivo" hacen de la lucha cristiana (¿atletismo espiritual?) La buena lucha de la fe. Y al igual que en el atletismo, luchar con un "objetivo" y "mantener" el cuerpo bajo control.

    ¿Por qué pelear la buena batalla de la fe?

    Pelea la buena batalla, porque, como seguidor de Cristo, estás en una contienda espiritual. La fe cristiana no es fácil. Te opondrás y te enfrentarás a la competencia. Al cristiano no se le permite flotar tranquilamente por la corriente del mundo, y así llegar al "puerto donde estaría su alma". Debe nadar contra la corriente y por su propia vida. La fe que profesa con los labios debe adornar con su vida.

    La vida cristiana es una batalla contra los principados y potestades de las tinieblas. Tu fe será probada. Te enfrentarás a una dura oposición de tu naturaleza caída (la carne) y del mundo (problemas, pruebas, tribulaciones y tentaciones). Cristo tenía esto en mente cuando dijo: "el reino de los cielos sufre violencia".

    La exhortación de Pablo a Timoteo es de fidelidad a Dios. Es un llamado a enfocar su fe en Dios y a soportar tiempos difíciles sin vacilar, quejarse o rendirse. La vida de Pablo fue una prueba viviente de lo que significa la frase “pelea la buena batalla de la fe”. Por ejemplo:

    • Fue apedreado en Listra (Hechos 14:19) pero continuó testificando.
    • Naufragó (Hechos 27: 27-28: 5), pero siguió sirviendo a Dios.
    • Fue humillado con cinco azotes (2 Corintios 11:24), pero aun así mantuvo la fe.

    La fe de Pablo fue probada por muchos crisoles, pero nada pudo detenerlo. Testificó lo siguiente:

    "Pero ninguna de estas cosas me conmueve, ni tengo la vida estimada para mí mismo, para terminar con gozo mi carrera, y el ministerio que he recibido del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios" (Hechos 20:24).

    ¿Por qué a la batalla de la fe se llama la “buena batalla”?

    La batalla de la fe es buena porque por ella, Dios es mucho más glorificado y, en última instancia, conduce a la vida eterna. La palabra griega traducida "bueno" también significa "hermoso". Una fe firme, perseverante e inflexible es un ejercicio perfecto para el alma. Esa fe es hermosa y vale la pena luchar.

    6. Da buen testimonio

    Pelear la buena batalla de la fe significa que "harás un buen trabajo ante muchos testigos" (1 Timoteo 6:12). Cuida tu reputación entre creyentes y no creyentes. No practiques el cristianismo en el vacío. Pablo le recuerda a Timoteo su llamado divino y su consagración al ministerio ante la iglesia (1 Timoteo 6:13).

    Esta consagración probablemente fue el resultado del buen carácter de Timoteo ante los miembros de la iglesia. Pablo menciona la confesión de Timoteo en paralelo a la confesión de Cristo, lo que significa que fue una confesión inspirada en la de Cristo cuando reconoció Su verdadera identidad como Mesías y Rey ante Poncio Pilato.

    Así como Cristo reconoció su verdadera identidad frente a la muerte, Timoteo debía permanecer fiel a su verdadera identidad, que era un seguidor de Cristo. La confesión de Cristo es el modelo y el ideal de toda la humanidad.

    La buena "confesión" de Cristo es la base sobre la que derivan y encuentran su significado todos los demás testimonios. Entonces, “pelea la buena batalla de la fe” significa que no debes ocultar tu verdadera identidad para vengarte de la gente o permanecer en lo correcto.

    7. No confíes en las riquezas

    Es Dios quien te da poder para adquirir riquezas. Cuando Dios te dice “Pelea la buena batalla” te está diciendo que no pongas tu confianza en las riquezas, sino en Él, "quien en abundancia provee todas las cosas para que las disfrutemos". Se animó a Timoteo a que instruyera a los ricos entre los creyentes a ejercitar el espíritu de generosidad hacia los miembros necesitados y pobres.

    Estas instrucciones son específicamente para "aquellos que son ricos en la época actual". Pablo sabía y esperaba que entre los creyentes cristianos hubiera algunos "ricos". Dios tiene a su pueblo fiel en todas partes, incluidos los ricos y los pobres.

    Pablo encargó a Timoteo que instruyera a los hermanos ricos a no acumular riquezas para sí mismos, sino a ser ricos en buenas obras y caridad. Al hacer esto, se volverían ricos para con Dios. Si quieres pelear la buena pelea, sé bondadoso con aquellos que lo necesitan.

    8. Ten confianza en Dios

    Al decir “Pelea la buena batalla”, Dios se está refiriendo también a que tienes que proteger la confianza o el legado que te ha entregado. Pablo le indica a Timoteo que guarde el sagrado cometido que se le ha encomendado, que probablemente era el cuidado de la Iglesia de Efeso.

    Pablo sintió que su ministerio estaba llegando a su fin y por eso comenzó a preparar a Timoteo, un joven prometedor, para el servicio. Sintió que necesitaba manos juveniles para quitarle el manto. Entonces, Pablo le recuerda a Timoteo su llamado y deber de guardar lo que Dios le ha encomendado. Debes cuidarte a ti mismo y a los que Dios te ha confiado tanto espiritual como materialmente.

    9. Evita los argumentos pretenciosos

    Pelear la buena batalla de la fe significa que evitarás argumentos pretenciosos (1 Timoteo 6:20). Un grupo de personas de la iglesia de Éfeso profesaba y se jactaba de poseer un conocimiento experimental "especial". Pablo advierte a Timoteo que no se deje arrastrar a sus controversias porque este conocimiento "secreto" contradice el evangelio.

    Este conocimiento gnóstico sería la razón por la que algunos abandonarían la fe. Por lo tanto, advierte a Timoteo en contra de aceptar o entretener a los defensores de estos "argumentos opuestos" en la iglesia.

    Le imploró a Timoteo que "evitara la charla irreverente y vacía y los argumentos opuestos del llamado" conocimiento "(1 Timoteo 6:20). También debes evitar los argumentos religiosos pretenciosos que perturban tu fe en Dios.

    10. Continua en las oraciones

    La oración hace la diferencia. Por último, para pelear la buena batalla de la fe, debes permanecer firme en la oración. A Dios le encanta oírte orar y te dará la victoria sobre cada pecado y desafío. Los puntos anteriores son vitales para vivir una vida de victoria, al igual que Pablo. Pablo peleó fielmente la buena batalla de la fe y salió victorioso. Terminó con poder:

    • "He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he mantenido la fe" (2 Timoteo 4: 7).
    • Tú también puedes terminar con poder, si dejas que Cristo viva Su vida en ti (Gálatas 2:20)

    Echa un vistazo a: Venciendo A Satanás: Las 6 Claves Para Derrotar A Satanás Y Sus Mentiras

    Pensamientos finales

    El significado de la expresión “Pelea la buena batalla” tiene mucho que ver con mantener un carácter compasivo incluso en circunstancias hostiles. Significa rechazar el error y "perseguir la justicia, la misericordia, la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre" (1 Timoteo 6:11).

    Pelear la buena batalla significa encontrar gozo y contentamiento en lo que Dios nos ha dado en lugar de codiciar dinero y riquezas. Es vivir tu vida sin reproches y dar un buen informe ante creyentes y no creyentes. Es guardar la confianza en Dios y evitar argumentos pretenciosos que buscan trastornar nuestra fe en Cristo Jesús.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información