Primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán: 3 Razones para creer en nuestra justificación por la fe.

En este estudio nos proponemos a mostrar cómo influyen el primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán en nuestra justificación por la fe. Adán y Cristo son los personajes centrales de la justificación.

Son anti tipos que actúan en la historia influyendo decisivamente en nuestra salvación, acto en el cual los creyentes desarrollamos un papel pasivo. Primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán nos enseñarán como somos justos ante Dios, y cómo disfrutar de este beneficio.

Índice De Contenidos()

    El Primer Adán

    En el estudio de El primer Adán Segundo Adán y postrer Adán y su influencia en nuestra justificación por la fe, El Primer Adán es el primer ser humano creado por Dios.

    Creado previo consejo de la divinidad y anunciado en los cielos (Ge 1.26), he ahí la pertinencia de esta creación y su importancia sobre todas las demás. Dios lo creó a su imagen (Bondad, justicia y santidad de la verdad, ( Efe 4.24)) .

    Le bendijo dándole la preeminencia y administración de la creación (Sal 8). Le dio provisión para su manutención (Ge 1.29-30). Le hizo un lugar especial para vivir (Ge 2.8-15), le dio compañía para que pudiera expresar su amor (Ge 2.20-25) . Le dio oficio (Ge 2.15), y  descendencia que poblase la tierra (Ge 4.1).

    Así,  Dios creó a un hombre perfecto, con funciones y objetivos completos y perfectos.

    ¿Cuáles son las características del primer Adán?

    Es de destacar las características de la imagen de Dios en Adán. Dios puso en Adán los atributos que pueden ser comunicados: Bondad, justicia y santidad de la verdad (Efe 4.24), y con la capacidad de decidir en función de estos atributos. Y ofreciéndoles bajo la voluntad de su Creador, vivir eternamente en su presencia, siendo amado por Dios y teniendo una vida buena, feliz y abundante.

    Bendiciones que habría de heredar toda la raza humana a través de estos primeros padres..

    ¿Qué representa el primer Adán para la humanidad?

    De tal manera que Adán representa el punto más alto de la creación de Dios y en él estaba representada toda la raza humana, ya que era único en su especie al momento de la creación. El trato de Dios con Adán no se limita solamente a él, sino a toda la raza humana.

    Porque, como lo diríamos en términos actuales, Adán fue el prototipo y el modelo de lo que sería la raza humana en la tierra. Así que toda la actitud y decisiones de Adán iban a repercutir directamente en toda su descendencia.

    ¿Cuál era la relación del primer  Adán con Dios?

    El Primer Adán Segundo Adán y postrer Adán

    Dios no solamente dotó a Adán de todos estos excelente dones y bendiciones, sino que estableció un pacto con él que iba a ser duradero. Diremos que un pacto es un compromiso entre dos partes, en las cuales ambas partes obtienen un beneficio de acuerdo a las condiciones que se establezcan entre esas partes.

    Génesis 2.16-17 cumple todas estas características mencionadas ya: Los contratantes: Dios y el hombre. La condición: el hombre debía obedecer perfectamente a la voluntad de Dios.

    Los beneficios: Dios recibiría la honra de parte del hombre, y el hombre sería testigo de su poder, Deidad y amor ante la creación. El hombre gozaría de la vida eterna, la comunión perfecta y permanente con su Creador en su presencia.

    Esto es lo que comúnmente se ha llamado el Pacto Adámico o el Pacto de Obras. Dios no necesita nada del hombre, así que no recibe ningún beneficio en este pacto.

    Dios no necesita de la creación para expresar su amor. El era suficiente en su característica auto generativa para amar y dar amor entre la persona del Padre, El Hijo y el Espíritu Santo. La creación solamente es testigo del amor de Dios, y el hombre como representante, debía ejercer esa función perfectamente desde el Edén.

    De tal manera que este pacto dependía única y exclusivamente de la obediencia del hombre, a través de la cual iba a mostrar su honra, amor y respeto hacia su Creador.

    Así que el hombre fue creado para amar permanentemente a su Creador, actuar siempre conforme a su voluntad, y en su conocimiento perfecto, ser testigo de la grandeza y el amor de Dios ante el resto de la creación, proclamando su poder, trascendencia y conocimiento perfecto ante la creación.

    Sin embargo, el hombre no fue perseverante en cumplir esta voluntad, y por instigación del diablo, desobedeció a Dios, rompiendo el pacto y ofendiendo la honra de Dios con esta acción. Así, Dios le echó del paraíso y cortó su relación con el hombre, separándolo de su gloria, y estableciendo un abismo entre él y el hombre que será inalcanzable para la humanidad (muerte eterna)

    ¿Cuáles fueron las consecuencias de la actitud del primer Adán para la humanidad?

    Las consecuencias de esta caída y separación de Dios, se pueden resumir en dos grandes grupos:

    La corrupción del hombre.

    Ya en el Paraíso, el hombre, por obedecer a la voz del Diablo, se privó a sí mismo y a su descendencia de todos los excelentes dones con que Dios le había dotado (Ge 3), así, su bondad se transformó en maldad y su amor en egoísmo.

    Su justicia en injusticia y actos de maldad, su santidad se volvió corrupción y cambió la verdad de Dios por la mentira del diablo. Se volvió egoísta, cruel, inmoral y mentiroso, así trate de disimular esta naturaleza con normas de comportamiento y educación, por que eso es intrínseco en él. Se hizo esclavo de esta conducta sin poder escapar de ella de ninguna manera. Y en su corazón, su tendencia es de continuo el mal (Gen 6.5).

    Veamos el ejemplo del león: si colocamos ante un león un plato de carne y uno de lechuga, sabemos cual va a ser su elección, porque conocemos su naturaleza. Así el hombre, por su naturaleza corrompida, tiene siempre la tendencia al mal.

    Así, su vida se volvió mala, infeliz y miserable. Es una condición heredada desde su misma estancia en el Paraíso y hasta nuestro días

    La muerte eterna.

    Con la caída del primer Adán y su descendencia, entró la muerte al mundo (Ro 5.12-14) (Debemos entender la muerte en términos de separación. En el sentido más básico es la separación del cuerpo y el alma (Muerte física).

    En segundo lugar, es la separación del hombre de la presencia de Dios (Muerte espiritual) La muerte eterna no solo consiste en que Dios le separa eternamente de su presencia, sino también del estado continuo de juicio y de merecimiento de la ira de Dios sobre la humanidad caída todos los días del mundo, sin que eso pueda evitarse. El Señor Jesucristo dijo una vez que separados de él, nada podemos hacer.

    El hombre es abandonado a su propia corrupción de la cual no puede escapar. Así, su pensamiento y filosofía de vida se rige por la corriente del mundo, cambiando la verdad por la mentira, llamando a lo malo bueno y a lo bueno malo, y creyendo a las mentiras del diablo en desobediencia a la voluntad de Dios. sus deseos y sus acciones son producto de las bajas pasiones y la corrupción que ahora gobiernan su persona. Inmoralidad e injusticia predominan en sus actos.

    Con una conciencia totalmente reprochable y que no escapará al juicio final, cuando Jesucristo vuelva para congregar a sus elegidos eternamente en la gloria.

    Así es la condición humana, que sufre y clama por una salvación que no podrá encontrar por sus propios medios, sino en la gracia de Dios.

    Por eso, Dios, por su amor eterno con que nos ha amado, en su misericordia siempre ha socorrido a esta humanidad caída, ayudándole en sus miserias. Y él no dejaría para siempre al hombre en esta condición, por lo tanto proveyó la solución a su dilema enviando a su Hijo Jesucristo, en condición de segundo Adán, para beneficio del hombre. Veamos:

    El Segundo adán.

    El segundo Adán es crucial para entender la justificación por la en la obra del Primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán. Veamos:

    ¿Quién es el Segundo Adán?

    El segundo Adán es la provisión de Dios para restaurar la comunión del Padre con su creación. El envió a su Hijo quien tomó forma humana para rescatar lo que se había perdido en Adán. Para poder entender nuestra justificación por la fe en las implicaciones de El primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán, debemos poner suma atención en la persona y obra de Jesucristo, nuestro Segundo Adán

    Cristo es llamado el segundo Adán en el Nuevo Testamento, ya que es la provisión de Dios por el pecado, y que ha de salvar la humanidad caída, restaurando su comunión con Dios y pagando la culpa que caía sobre al morir en la cruz en nuestro lugar, por todos nuestros pecados.

    Así, el Verbo, la segunda persona de la Trinidad, encarnó como el Hijo para tomar nuestras responsabilidades y sufrir la ira de Dios que merecíamos como castigo por nuestros pecados.

    ¿Cuáles son las características del Segundo Adán?

    El Verbo es la segunda persona de la Trinidad, engendrado del Padre, no creado, de la misma sustancia y naturaleza del Padre, con una misma gloria y poder. Dios eterno con el Padre y el Espíritu santo.

    Este verbo, en cumplimiento al Pacto Eterno de Redención, celebrado en la eternidad antes de los siglos, donde fuimos escogidos en Cristo para ser santos y sin manchas delante del Padre, se hizo carne en el tiempo dispuesto por Dios (Gal 4.4), y así se encarnó en Jesús, para tomar nuestra naturaleza, y así poder cumplir el requisito de Dios en su persona, donde se une las dos naturalezas.

    Cristo es perfectamente hombre, porque la naturaleza que pecó, y no otra debía cumplir el requisito de la obediencia al pacto en el Edén, que es la condición para la vida eterna, así Jesucristo cumplió la Ley perfectamente en su humanidad, para que pudiésemos aparecer delante de Dios con la obediencia perfecta que él requería para otorgarnos  la vida eterna.

    Jesucristo también tenía la naturaleza divina, siendo perfectamente Dios, ya que la naturaleza humana no puede resistir la ira de Dios y pagar por sus propios pecados.

    Así, el fue a la cruz para sufrir los crueles tormentos que debía sufrir cada uno de nosotros en particular, y aplacar el juicio de Dios sobre nosotros, porque la paga del pecado es la muerte. así, nuestro Señor Jesucristo, en sus dos naturalezas que le hacen una persona, ha logrado con ellas y su obra a favor de nosotros el perdón de pecados, la justicia perfecta y la vida eterna, sin que nosotros interviniéramos para ello.

    De tal manera que nuestra salvación es un acto de la gracia de Dios en favor de nosotros y que debemos recibir por la fe en nuestro Señor Jesucristo.

    ¿Qué representa el Segundo Adán para la humanidad?

    Así, como Adán representa a la humanidad caída, Cristo representa a la humanidad redimida, a la restauración de los dones divinos con los que Dios nos dotó, y que podemos nuevamente estar en su presencia, hallando de él la paz, la gracia y la misericordia, y el oportuno socorro en todas nuestras debilidades.

    ¿Cuáles fueron las consecuencias del Segundo Adán para la humanidad?

    El trajo para nosotros la vida eterna,  la salvación, la paz, la gracia y la misericordia con que Dios socorre ala humanidad, pero de una manera especial para su pueblo los que creen y confían en él como su Señor y Salvador.

    De tal manera que somos conminados en un acto de fe,  a confesar a Jesús como Señor creyendo que Dios le levantó de los muertos, para obtener la salvación y la justicia de Dios en nuestras vidas.

    El postrer Adán.

    En El Primer Adán Segundo Adán y Postrer Adán, este último es de importancia crucial en la justificación por la fe del creyente, porque representa su esperanza, Observemos:

    ¿Quién es el postrer Adán?

    El postrer Adán es el Cristo resucitado que ascendió a los cielos y de allí ha de volver para juzgar al mundo reunir definitivamente a su pueblo en la gloria junto a Dios, eternamente.

    Dice la Palabra de Dios que nadie sabe el día y la hora que Cristo vendrá, que su venida será sorpresiva e inminente, todo ojo le verá. Es una realidad que tarde o temprano toda la humanidad habrá de enfrentar. La gran pregunta es ¿Cómo ha de venir Cristo? ¿Cuáles serán sus características cuando venga? La Palabra de Dios nos responde con nitidez y precisión esta cuestión. Veamos:

    ¿Cuáles son las características del postrer Adán?

    • El postrer Adán vendrá en cuerpo glorificado, pleno de poder y gloria.
    • Incorruptible: No habrá muerte que le descomponga ni nada profano que lo afecte.
    • Espiritual: Con la capacidad de trascender a las leyes naturales que confinan al humano a una limitación de espacio - masa - tiempo, el cuerpo de Cristo no estará limitado a eso.
    • Celestial: con toda los atributos y dones que solo puede proveer el que está en los cielos, es decir, Dios.
    • Glorioso: mostrando la belleza y el honor del Padre en su excelencia . y
    • Eterno: Incorruptible, indestructible, que no podrá ser vencido por la muerte ni por ninguna otra cosa en el tiempo.
    • El es la imagen real de la esencia, sustancia y naturaleza de Dios, y nos promete ser transformados en cuerpos glorificados semejantes al suyo, para nuestro consuelo cuando él venga y seamos transformados abandonando este cuerpo de muerte para adquirir uno glorificado con el que podamos vivir en presencia del Señor para siempre.

    ¿Qué representa el postrer  Adán para la humanidad?

    Cristo representa a la humanidad gloriosa, la que ha de vivir eternamente en la presencia del Señor, en cuerpos gloriosos, diseñados para no ver la muerte, el pecado, el dolor ni el sufrimiento. Un cuerpo glorificado capaz de resistir la potencia y el poder de Dios, ya que viviremos en su presencia.

    ¿Cuáles son las consecuencias del postrer Adán para la humanidad?

    El postrer Adán vendrá para reunir a su pueblo y vivir con el para siempre, para lo cual es nbecesrio que tengamos cuerpos glorificados, de acuerdo al orden diseñado por Dios:

    Primero Cristo. las primicias, el primero en resucitar en cuerpo glorificado en el habita en la presencia del Padre, a su mano derecha Luego. Los que son de Cristo, en su venida. Los muertos en Cristo resucitarán primero, éstos volverán a adquirir sus propios cuerpos, pero glorificados;  e inmediatamente los que estemos vivos, que no sufriremos la muerte física, seremos transformados de cuerpos de muerte a cuerpos glorificados.

    Esto ocurrirá en un abrir y cerrar de ojos. Y aquí es donde radica la esperanza del creyente.

    Amigo, somos justificados por la fe en Jesucristo de acuerdo a la actuación de El primer Adán Segundo Adán y tercer Adán, para que disfrutemos de ella, y vivir en una nueva relación con Dios. No dejemos de aprovecharla, conozcamos su historia y su influencia, y vivamos en ella para gloria de nuestro Padre y para la vida eterna. Amén

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir