Principales Parábolas De Jesús ¿Qué Son y Qué Significan?

Todas las parábolas que encontramos en el nuevo testamento vienen con infinidades de reflexiones y enseñanzas que podemos tomarlas para nuestra vida. Pero, las principales parábolas de Jesús (Yahshúa) son muy distintas ya que, enfocan un propósito específico. A continuación, te mostraremos cuáles son y el propósito de ellas.

Principales Parábolas De Jesús (Yahshúa)
Principales Parábolas De Jesús (Yahshúa)
Índice De Contenidos()

    Enumerando todas las parábolas del Señor Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj)

    Ahora, para comenzar te enumeramos las parábolas que Cristo (Ha Mashiaj) encontradas en la palabra de Dios (Elohim):

    1. Mt 13: 24-30) sobre la mala hierba
    2. Mt 13: 44-46) sobre el tesoro y la perla
    3. Mt 18: 12-14) la parábola de la oveja perdida
    4. Mt 18,  23-34) sobre el deudor
    5. Mt 19, 16 -22) sobre el joven rico
    6. Mt 21, 33-41) sobre la viña
    7. Mt 22, 2-13) sobre las bodas
    8. Mt 25: 1-12) sobre diez vírgenes
    9. Mt 25,14-28) sobre talentos
    10. Mt 20, 1-16) sobre los obreros de la viña
    11. Lc 8, 5-8) sobre el sembrador
    12. Lc 10: 30-35) El buen samaritano
    13. Lc 13: 18-19) Sobre la semilla de mostaza
    14. Lc 15.3-10) sobre la oveja perdida)
    15. Lc 15: 11-32) el hijo pródigo
    16. Lc 16, 1-8) sobre el mayordomo
    17. Lc 19, 13-26) sobre las minas
    18. Lc 20, 9-16) sobre la viña
    19. Jn 15,1-7) viticultores
    20. Mt 25, 14-30) sobre los talentos
    21. Viuda y juez (Lucas 18: 1-8)

    Ya que conoces cuantas parábolas de Jesús (Yahshúa) hay, comencemos a estudiar las más importantes (aunque todas lo son):

    Aquí puedes aprender sobre: Explicación de la parábola de los talentos y qué representa

    Parábolas de Jesús (Yahshúa)

    Las parábolas más sobresalientes que nos dejó Jesús (Yahshúa) tienen enseñanzas profundas sobre nuestra naturaleza y nuestras indecisiones, dándonos lecciones que nos oca y nos cambia. Veamos cuales son:

    1.  El hijo prodigo

    El padre tuvo 2 hijos. El más joven tomó su parte de la propiedad. Se fue y desperdició su fortuna, no tenía nada para comer, tenía tanta hambre que hasta quiso comer lo que comían los cerdos, pero eso tampoco le dio nadie.

    En el país donde estaba, había sequía y pobreza. El hijo pródigo quería volver con su padre, porque los sirvientes de su padre tenían mejor que él en ese momento. El padre lo recibió con alegría, mientras que el hermano mayor se enojó porque el padre hizo un banquete de bienvenida.

    El hijo pródigo fue recibido con túnicas nuevas y un anillo. El padre estaba muy feliz, dijo que "murió y volvió a la vida", significa que se olvidó de Dios y los mandamientos, y "volvió a la vida" significa que regresó y se convirtió en un siervo activo de Dios.

    Explicación:

    • El hijo pródigo se disculpó con su padre por desviarse del camino de Dios, perdió mucho tiempo para los placeres terrenales y se olvidó de Dios por completo. No era el padre y el hijo que había perdido su fortuna, la propiedad no importaba, lo más importante fue que regresó y se convirtió en un siervo activo de Dios.
    • El padre de la parábola ilustra a Dios, porque con las manos abiertas llevó a su hijo a casa, es decir, a un grupo de cristianos. Dios vio la tristeza del padre en el rostro de su hijo y un cierto arrepentimiento y humildad que el hijo incluso quería caer ante los sirvientes de mi padre solo para trabajar con su pasado pecaminoso.
    • Él se arrepintió, entonces su padre lo aceptó, entendió que el hijo que murió era, es decir, vivió en pecado porque se apartó del pueblo de Dios y volvió a la vida porque entendió que la vida es solo si eres un siervo de Dios y tienes que andar solo en el camino de Dios, mostrar mucho amor y misericordia de Dios por aquellos que reconocen que necesitan Su perdón y regresar a Él.

    ¿Qué aprendemos?: Debemos obedecer la ley de Dios y creer en Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj), quien abrió el camino al reino de Dios. El camino pasa por una puerta estrecha pero conduce a la vida eterna.

    Debemos obedecer la Ley de Dios y demostrar que somos dignos en el camino que nos da Jesús (Yahshúa). Debemos caminar por el camino de Dios y pedir, buscar, llamar, y se nos abrirá como un invitado justo y vigilante en la fiesta del hijo del Rey.

    En los tres evangelios sinópticos

    Ahora veamos los evangelios sinópticos que tienen paralelismo en las parábolas de Jesús (Yahshúa)

    1.  Parábola del sembrador

    Para presentar las parábolas de Jesús que hemos elegido, seguiremos un criterio cronológico. Nadie sabe realmente en qué orden se pronunciaron. Ni si realmente se lo dijeron.

    Sin embargo, sabemos en qué orden aparecen en los Evangelios. O al menos nos acercamos, ya que solo algunas parábolas aparecen en los tres textos sinópticos. La Parábola del Sembrador, la primera que analizamos, es una de ellas, ya que aparece en Mateo (en el capítulo 13), en Marcos (en el 4) y en Lucas (en el 8).

    A diferencia de otros casos, aquí la parábola se cuenta de una manera muy articulada. De hecho, la ocasión sirve a los tres evangelistas para presentar, por un lado, la forma particular en que Jesús se dirigía a los discípulos y, por otro, para explicar al lector las posibles interpretaciones de estas historias.

    De hecho, la escena ve al Mesías predicando en un barco en el mar, mientras la multitud lo escucha en la orilla. Y la parábola, como sucedía a menudo, se refiere a elementos de la vida campesina de los judíos de la época.

    • El protagonista de la historia es en realidad un sembrador que sale a sembrar las semillas. Solo que no todas estas semillas caen en un buen suelo. Algunos terminan en la carretera y se dejan llevar por los pájaros.
    • Otra parte cae sobre las rocas, donde también logra formar una planta que, sin embargo, sin raíces, dura muy poco.
    • Otras semillas terminan en zarzas, donde luego son asfixiadas por espinas. Finalmente, algunas semillas caen en tierra buena y dan frutos treinta, sesenta o cien veces.

    A todo esto le sigue la explicación de Jesús, quien primero ilustra a sus discípulos el significado general de las parábolas y luego el último en particular. Son muy famosos algunos pasajes del Evangelio de Marcos: «Porque a quien tiene se le dará -dice Jesús por ejemplo-, y habrá en abundancia. Pero al que no tiene, hasta lo que tiene se le quitará”.

    El significado de la parábola es bastante conocido hoy. Las semillas son la palabra de Dios, que obviamente sólo da fruto cuando cae en un suelo que está dispuesto a acogerlo.

    2.  Parábola del buen samaritano

    Si la parábola del sembrador es común a los tres primeros evangelios, no se puede decir lo mismo de la parábola del buen samaritano. Aunque es bien conocido, esta historia se encuentra solo en el Evangelio de Lucas, capítulo 10. Sin embargo, los eruditos lo más probable es que lo consideren un dicho auténtico de Jesús y la base de su ética.

    La historia trata sobre un hombre que, en su camino de Jerusalén a Jericó, sufre un ataque. Dejado medio muerto en el camino, tanto un sacerdote como un levita lo rechazan, pero un samaritano lo rescata. Este último vendar sus heridas, les vierte aceite y vino y luego lleva al herido a una posada, dejando también algo de dinero para cuidarlo.

    El contexto de la historia

    Jesús narra el episodio como respuesta a una pregunta de un doctor de la ley. Este último le pregunta qué comportamiento debe seguir para alcanzar la vida eterna, y Cristo le da este ejemplo para mostrarle lo que en Levítico se entiende por la ley "ama a tu prójimo como a ti mismo".

    El verdadero prójimo, en esta parábola, es de hecho el samaritano y no el que, como los sacerdotes y los levitas, siempre va al templo. Los samaritanos en ese momento odiaban a los judíos, considerados cismáticos y en cierto modo paganos.

    Jesús elige a un representante de este pueblo precisamente para ilustrar la superioridad de la ética sobre la teología. No importa si eres un creyente ortodoxo si no amas a tu prójimo. Por el contrario, es preferible no creer y seguir la enseñanza evangélica que hacer lo contrario.

    3.  Parábola de la oveja perdida

    Continuando, en el Evangelio de Lucas, hasta el capítulo 15 encontramos otra parábola bastante famosa, la de la oveja perdida. Parábola que también se encuentra en otros libros, como el Evangelio de Mateo (capítulo 18) y el de Tomás.

    Si nunca has oído hablar de este último texto, no te sorprendas: se trata de un evangelio apócrifo, probablemente de origen gnóstico, que sin embargo contiene muchos dichos de Jesús que también se encuentran en los textos sinópticos.

    La historia es muy sencilla. Jesús explica que un pastor que tenía un rebaño de cien ovejas y perdió una, seguramente dejaría las otras noventa y nueve para ir en busca de la perdida. Y una vez que lo encontraba, lo ponía sobre sus hombros y se regocijaba. Porque eso se volvería más querido para él que los otros noventa y nueve de manera segura.

    4.  Responde a los fariseos

    En el Evangelio de Lucas, esta parábola se cuenta como antes en un grupo de tres. Estos relatos secuenciales vienen a responder a las acusaciones de los fariseos, que reprochan a Jesús por recibir a los pecadores. Pero esta última usa ejemplos para explicar cómo se centra más en los que están perdidos que en los que nunca se pierden.

    De hecho, en el capítulo 10 del Evangelio encontramos un pasaje en el que Jesús se define a sí mismo como un "buen pastor" que ofrece "su vida por las ovejas". También aclarando la clave de la parábola.

    5.  Parábola del fariseo y el recaudador de impuestos

    Concluimos con la parábola del fariseo y el recaudador de impuestos, contada sólo en el Evangelio según Lucas, en el capítulo 18. Es una parábola que está ligada a la del buen samaritano, aunque sólo sea por el intento de Jesús de hacerla. Claro que los que creen que no siempre tienen la razón es mejor que los demás.

    De hecho, la historia presenta a un fariseo y un recaudador de impuestos que van al templo a orar. El primero, de pie, se vuelve a Dios agradeciéndole por ser recto, por seguir la ley y por ser superior al recaudador de impuestos. El segundo, en cambio, ni siquiera mira hacia arriba y solo se golpea el pecho pidiendo piedad a Dios.

    La importancia de la humildad

    Jesús comenta la parábola afirmando que el recaudador de impuestos regresa a casa justificado, mientras que no ocurre lo mismo con el fariseo. Por otro lado, sostiene, "el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido". Aquí, por tanto, se exalta el valor del arrepentimiento y sobre todo la humildad, que es una premisa necesaria.

    Los fariseos eran, en la época de Jesús, un grupo religioso que se adhirió fervientemente a los dictados bíblicos, prestando gran atención a la ley. Una atención que, sin embargo, al menos según lo que leemos en los Evangelios, fue a menudo más formal que sustancial.

    Los recaudadores de impuestos, por otro lado, eran judíos que colaboraban con los romanos, a menudo recaudando impuestos. Por esto fueron mal vistos por la población.

    También puedes leer sobre: La Parábola De "El Padre Misericordioso": "El Hijo Pródigo"

    Como podrás ver, las parábolas de Jesús (Yahshúa) siempre tendrán un gran impacto en nuestra vida. La forma de ver la vida con las enseñanzas de Cristo (Ha Mashiaj) nos dejará una solución a los problemas que afrontamos y nos mostrará la manera de cómo vivir y servirle de una mejor manera.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir