Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo

Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo, por lo general han de ser los primeros pasos que da todo ser humano que desea salvar su alma y tener una vida eterna con Jesús, para ello la actitud de cada uno es indispensable, para poder utilizar las herramientas que lo llevaran a un encuentro sobrenatural con Dios, en el plano espiritual y carnal.

Te invito a leer: "Más Que Vencedores En Cristo". Qué Significa Y Cómo Tener La Victoria

Índice De Contenidos

    Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo

    La actitud del individuo va a determinar mucho sobre las metas que alcance, y dichas metas deben estar todas entrelazadas desde el crecimiento espiritual hasta que se refleje en cada procedimiento de su diario vivir, muchas personas piensan que al ser espiritual dejan de disfrutar la vida y ese pensar sin temor a equivocarme es una derrota segura.

    Cuando Dios creó al hombre lo hizo a su imagen y semejanza, por lo tanto en la creación de Dios no hay derrotados, todos son individuos capaces de poder enfrentarse a cualquier situación y seguir hacia adelante, sin embargo debemos tener presente de que todo ser humano es enemigo del maligno, el cual trabaja incansablemente sembrando la derrota, de cada uno y evitando su desarrollo espiritual y por ende carnal.

    Recordando que el ser humano viene con una herencia de pecado desde Adán y Eva, podríamos entender por qué es tan fácil adquirir una mentalidad de derrota, sin embargo, desde el mismo instante que Adán y Eva pecaron Dios nos invita a que adquiramos un pensar y proceder diferente ya que somos su creación la cual es perfecta, y también nos envió a Jesucristo para salvarnos.

    Cómo debe ser nuestra actitud según lo que establece la biblia

    Para ser exitosos, vencedores desde el punto de vista espiritual y carnal es necesario y elemental cambiar la manera de pensar, ya con esta decisión iniciamos el camino al éxito de todo lo que emprendamos en la vida, siempre dejándonos guiar por Dios, de esa manera podremos superar todos las tentaciones, luchas e inconvenientes que sabemos que llegaran.

    Entonces de qué manera podemos saber que hay dentro de nosotros, y como saber si lo que sale de nuestras bocas determina nuestro camino, en Proverbios 23:7 dice: “Porque cuál es tu pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo” es decir lo que sale de nuestra boca eso es lo que hay en nuestro corazón.

    Por ello el ser humano debe reconocer a Jesucristo como su único salvador y señor y pedirle que reine en su corazón, ya que teniendo a nuestro señor Jesucristo dentro de su ser, podrá desarrollar una vida buena y diferente, además que Jesús en su máximo amor nos ayudara a corregir esas expresiones y comportamientos de derrota y de negatividad.

    Unas vez que nuestro Señor Jesucristo reine en nuestro corazón, se despertará en nosotros si antes no existía una actitud y proceder de orden en nuestro mundo, recordando que todo lo celestial es ordenado, limpio y se rige por normas y leyes, sin dejar de ser feliz, para ello nuestro Dios una vez más nos enseña en las sagradas escrituras la importancia del orden interior.

    En el libro de Lucas 6:43-45 nos indica el Señor que por nuestros frutos seremos conocidos es decir por sus acciones por su manera de proceder con usted, con su prójimo, ante las múltiples situaciones de la vida, cada gesto cada obra dirán cuales son los avances, éxitos o derrotas ello determinara si de verdad Cristo está en su corazón.

    Es importante dejar claro que el cambio de pensar, comportamientos y acciones no solo rigen nuestro mundo interno o espiritual, muchas veces pensamos que tan solo con organizarnos internamente es suficiente, pero eso no es así, ya que lo externo es reflejo de lo interno, de esa manera nosotros damos testimonio de lo que está ocurriendo en nuestras vidas.

    Unas vez puesto en marcha el primer paso para una vida de vencedores con Jesucristo, debemos buscar en nuestros corazones que queremos, deseamos, anhelamos y hacer un inventario mental, para determinar si ya tenemos todas las herramientas para ejecutar dicha meta, nada puede quedar a medias, la primera herramienta es la actitud para desarrollar la meta.

    En este punto, las Sagrada Escrituras nos muestra, en Números 13 una actitud dividida de un pueblo en su manera de pensar y actuar, y nosotros tenemos ambo comportamientos y es eso lo que va a marca la diferencia entre el existo y la derrota, todo éxito va acompañado de Fe, y usted se preguntará pero, Fe en qué, y la respuesta es, en Dios y en usted como su creación.

    En resumidas cuentas con esta segunda orientación podría decirle que la biblia está llena de principios que nos ayuda a ser vencedores con Jesucristo, el hecho no es que al ser cristianos o buscar a Cristo dejaremos de tener problemas, no, eso usted sabe que no sucederá, somos seres humanos llenos de vida y los problemas forman parte de la vida y nuestro crecer.

    Cómo debemos enfrentarnos a los problemas que nos invaden a la luz de la biblia

    Para responder esta interrogante debemos escudriñar la palabra de Dios, donde podemos encontrar la orientación del Señor en nuestra vida. Al respecto el libro de Romanos 8:28 nos dice lo siguiente “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es a lo que conforme a su propósito son llamados” allí está la diferencia entre un individuo que ha decidido cambiar y otro que permanece atormentado.

    Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo
    Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo

    Cuando usted, como todos, es llamado por Dios y a diferencia de cualquier otro ser, usted oye el llamado, y se entrega a la voluntad del Dios Todopoderoso, no por su sabiduría e inteligencia sino por la sabiduría, inteligencia y amor de Dios, las pruebas que lleguen a su vida, todas y cada una, van a traer consigo un beneficio para usted, y usted, sabrá que es así, porque Dios no miente.

    Algunas personas piensan, que las cargas o problemas que Dios permiten que sucedan, son un castigo de lo alto, pero, hasta los momentos nos damos cuentas que solo son pruebas que Dios sabe que las podemos superar, permitiéndonos crecer cada día más, no hay un ser humano que se salve de ella, la diferencia está en quien nos guía, para solventar dicho problema.

    Pero como todos sabemos no vivimos solos en el mundo, aunque hay algunas personas que solo piensan en ellos sin importar quienes los rodena, o mal interpretan el hecho de estar pendiente de su prójimo, como una actitud de critica constante logrando matarlos, mental y espiritualmente con lo que dicen y hacen, ese, no es el mandato ni la voluntad de Dios.

    Resulta que cada ser humano que conocemos y con los que convivimos tiene una misión importante y relevante en nuestras vidas y nosotros en las de ellos, ya sea para enseñar o aprender, lo ideal es que todos crezcamos ya que no somos los únicos, debemos aprender a convivir, amarnos los unos a los otros y saber que ese, si es el mandato de Dios, siendo bueno, agradable y perfecto.

    De acuerdo como usted, se comporte con su prójimo, por mandato divino la vida lo recompensara, no importa si ese prójimo no hace lo debido por usted, lo que nos debe importar es que Dios ve nuestro corazón y el amor con el que obramos, porque no es hacer las cosas por hacerlas, lo maravilloso y espectacular de todo es que usted sentirá amor al hacer la voluntad de Dios.

    En este sentido, Dios nos orienta en todo, de hecho en Lucas 6:31 Dios nos indica lo que por refrán popular la gente ha tomado, pero que no le presta la debida atención, desde su corazón, y es que debemos tratar a los demás, como nosotros queremos ser tratados, esto lo logramos, al permitir que Cristo este en nuestras vidas.

    Otro principio para ser vencedores en Jesucristo lo podemos encontrar en Marcos 9:23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.” Muchas veces vemos en la vida personas que todo lo que se proponen lo consiguen, las enfermedades suelen atacarlos pero se levantan de nuevo con más fuerza, pero pocas veces somos valientes para preguntar como lo hacen.

     

    Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo
    Principios para desarrollar una actitud de vencedor en Jesucristo

    Pero no todos los seres humanos son cobardes, existen algunos que indagan que no les da miedo corregir sus errores y preguntan, y las respuestas de estas personas es, Dios está delante de todo lo que hago, estos son seres que han colocado a Dios en sus corazones y confían 100% en el, han desarrollado junto con Jesucristo la Fe, en un Dios vivo, y están dispuestos hacer su voluntad.

    Como lo dice el versículo bíblico, “…todo les es posible” entonces, por más adveras que sean las circunstancias, un individuo que pone su vida, y sus proceder en las manos de Dios, las ven de una forma diferente, y las voltean a su favor para crecer, sin embargo, cuando no vamos de la mano de Dios, los problemas son eso, problemas que nos amargan la vida y nos atormentan.

    Pero las preguntas que nos hacemos son, cómo logro transformar mis problemas, cómo logro verlos diferentes, cómo puedo ver una enfermedad maligna como una prueba que obrará a mi favor, si me siento morir, o cuando veo que puedo perder todo, por lo que tanto he trabajado y conseguido en la vida, qué es lo que hace que todo sea diferente para otros seres humanos.

    Todas estas preguntas tiene una respuesta en Romanos 12:2 en donde Dios dice que no nos conformemos a este siglo, pudiéramos interpretar a que no nos conformemos, con que un problema o situación llego a nuestras vidas y nos atormentara por siempre, creído en Cristo, el cual ya ha obrado en nosotros, dándonos la capacidad de ver en el problema la buena voluntad de Dios.

    Al tener a Cristo en su corazón y en su diario vivir, usted, va a empezar a experimentar situaciones que jamás en su vida pensó que viviría y que a su vez, analizara de una manera buena, agradable y perfecta, tal vez sientas en algún momento miedo, pero como has confiado en Dios, tu Fe cada día será más firme y ese miedo llegara un momento en que no exista mas en ti.

    Cualquiera guiado por el maligno le dirá que esto es mentira, pues hay que aclarar que no es así, cada una de las palabras escritas son ciertas, pero todo depende del primer paso que usted de en su vida para mejorar, todo depende de su actitud, que será la que marque la pauta, Dios está a su lado esperando a que usted lo invite a su vida para vivirla juntos en perfecta armonía.

    Esas cosas no tan buenas, o que nos incomodan en la vida, cuando Cristo esta en nosotros, las empezaremos a ver y analizar de manera buena, agradable y perfectas porque ya lo miraremos con el amor de Cristo y todas serán para bien, pero para ello usted debe desarrollar una actitud de buena voluntad hacia usted mismo ya que Dios no obliga a nadie hacer nada, usted tiene libre albedrio.

    Analicemos este versículo de la biblia Deuteronomio 30:19 “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” se evidencia una vez más, que debemos  cambiar de actitud.

    A su vez nos dice en Deuteronomio 30:20 “amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar”. Podremos analizar y pensar que esa tierra prometida, que se menciona, es tú día a día.

    Para finalizar, los principios fundamentales deben estar enlazados a un acuerdo interno y  ponerlo en práctica cada segundo de nuestro existir, es necesario estar consciente de cada palabra que emitimos cada sentimiento, es decir, si por su mente se atraviesa un pensamiento negativo, usted, lo debe cambiar de inmediato en el nombre de Jesús por uno positivo y de igual manera su actitud.

    Pero cómo podemos lograr este nivel, Dios en Filipense 4:8 nos dice cómo hacerlo, de hecho el Señor nos invita como a niños a que pensemos en lo verdadero, lo honesto, lo justo, lo puro, lo amable, que analicemos y veamos al hombre con su virtudes, como un ser bueno que alabemos a Dios que no pensemos en cosas negativas que nos  entristecen el alma y nos hacen fracasar.

    Nadie le dice que será fácil, solo se le sugiere que lo haga, que lo repita tantas veces como sea necesario, hasta alcanzar la victoria, siempre manteniendo presente que usted es hijo de un Dios vivo, Poderoso, Fuerte en batallas y por ende esa es la genética que debe predominar en usted, podría el enemigo recordarle Adán y a Eva, pues hoy le digo que esa genética la abolió Jesús.

    Cuando Jesús, el unigénito hijo de Dios vivo, vino al mundo fue para morir en una cruz y resucitar entre los muertos con el fin de perdonar nuestros pecados, pagando por cada uno de ellos, él cumplió por completo la voluntad de Dios, todo sea para salvar nuestras almas, entonces aférrese a él, no deje escapar su gran oportunidad, invítelo a vivir en su corazón, este es el momento.

    Para Concluir, podría sugerir que estos ocho principios lo podemos simplificar en reconocer a Cristo como su único Señor y salvador, amar a su prójimo como a usted mismo, ya con Cristo en su corazón, usted cambiara su manera de pensar de inmediato, porque así lo desea, su meta es vivir mejor y no solo ser feliz sino salvar su alma lo que lo hace un vencedor en Jesucristo.

    No dejemos para mañana o para nuestra vejez, la oportunidad de vivir plenamente con Jesús, porque nadie sabe cuando Cristo vendrá de nuevo por la gente que lo sigue en espíritu y verdad y una vez que ese día llegue, la lucha será más fuerte, para el que se quede, y el engaño reinara, por lo tanto salvar tu alma será más complicado, tu alma necesita de su actitud, no esperes más.

    Tome decisiones bajo la unción de nuestro Señor Jesucristo, mantenga en su mente pasajes bíblicos como el de Romanos: 12:2, evitemos pensamientos que le hacen daño a nuestro corazón, lastimando nuestras almas y llevándonos a realizar comportamientos errados.

    Puedes leer: La valentía de los hijos de Dios según la palabra

    Dra. Mercedes Pérez Sarrameda

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano