Qué Es La Casa De Dios, Dónde Se Ubica Y Propósito

La casa de DiosCuando hablamos de “La casa de Dios”, generalmente todos se van a las cuatro paredes de cemento donde acostumbramos a realizar los cultos al Creador. Esta es una realidad muy constante debido a que es lo primero que se les dice cuando entran al cristianismo.

Muchas veces los cristianos se confunden por escuchar repetidas veces: “Respeta la casa de Dios, no debes entrar aquí vestido de esta manera”, “A la casa de Dios no se debe venir a estar metido en el celular” o “A la casa de Dios se viene a adorarle, no a chismear”.

Sin embargo, se trata solo de una expresión que, por desinformación, muchos contextualizan. En este artículo, esteremos explicando qué es la casa de Dios, cuál es su propósito y dónde se encuentra en realidad este lugar sagrado.

Quizás te puede interesar: La Unidad De La Iglesia: Cuál Es Su Vínculo, Cómo Lograrla 

Índice De Contenidos

    ¿Qué es la Casa de Dios?

    Cristo construye la casa de Dios no usando madera física sino haciendo Su morada con nosotros. Cuando amamos al Señor Jesús y guardamos Su palabra, Él viene a hacer Su morada, su hogar, con nosotros.

    El apóstol Pablo oró para que Cristo hiciera Su hogar en nuestros corazones, extendiéndose desde nuestro espíritu a todas las partes de nuestro corazón, mente, emociones, voluntad y conciencia (Efesios 3:17).

    La casa de Dios, la morada de Dios, es la iglesia, que fue construida por Cristo creciendo en los creyentes y haciendo Su hogar en los corazones (Efesios 2: 21-22). Dios le dijo a David que solo Cristo puede construir Su casa y que no quiere una casa física de cedro.

    Quiere una casa edificada por Cristo que viene y se construye a sí mismo en nosotros. Dios no quiere que hagamos nada. Quiere que Cristo haga Su hogar en nuestro corazón para que nosotros, con todos los creyentes, podamos ser Su morada eterna, la iglesia.

    El propósito de la iglesia: llamada por muchos “la casa de Dios”

    Mateo 21: 12-16 dice:

    Y entró Jesús en el templo y echó a todos los que estaban comprando y vendiendo en el templo, y volcó las mesas de los cambistas y los asientos de los que vendían palomas. Y les dijo: "Está escrito que Mi Casa se llamará Casa de oración, pero ustedes la están haciendo guarida de ladrones".

    Jesús se enojó porque la casa de adoración de Dios se había convertido en un lugar de extorsión y una barrera para los gentiles que querían adorar. El señor desea que su casa sea:

    1. Una casa de pureza v. 12

    Muchas personas, incluidos los teólogos liberales, han acusado a Jesús de un comportamiento violento debido a este evento, que tuvo lugar en el templo. Estos críticos están equivocados porque no tienen ni idea del trasfondo de este pasaje.

    Jesús tomó esta medida drástica, porque tanto los que compraban como los que vendían iban en contra del mandato de Dios con respecto a los sacrificios. Jesús los expulsó. Esta es la segunda vez que Jesús limpió el templo (ver Juan 2: 13-17).

    La acción de Jesús, como la narra Mateo en este texto, fue parte de la razón por la que los líderes religiosos planearon su arresto y crucifixión. Jesús ha venido a Jerusalén para celebrar la Pascua, y seguramente esta será Su última Pascua.

    La casa del Señor, que debería ser un lugar de pureza, se había convertido en un espacio de comercio. La casa del Señor, que debería ser un lugar de culto, se había convertido en un centro de mercado negro. La situación ni siquiera ha cambiado hoy. Hay algunas iglesias donde la gente lleva a cabo su negocio de drogas ilícitas. Algunos esconden cocaína y otras drogas ilegales en la casa de Dios.

    Lo que pasa hoy en día en las iglesias

    Hay algunas personas que se unen a las iglesias no porque quieren adorar al Señor, sino porque desean usar el santuario como una salida para promover sus negocios. Muchos han entrado en el ministerio del evangelio no porque el Señor los haya llamado, sino porque piensan que es la forma más fácil de acumular riquezas.

    Por eso, hoy cuando vas a algunas iglesias no se predica el evangelio. Las personas tienen que pagar tarifas de consulta para ver al pastor para oración, curación, documentos de viaje, matrimonio y promoción de su negocio. Han cambiado el propósito del llamado y la obra de Dios en una ganancia económica personal egoísta.

    Los precios de extorsión de las palomas exacerbaron la difícil situación de los pobres. La gente pobre ya no podía venir al templo para adorar y sacrificar sus ofrendas al Señor. Algo similar está sucediendo en algunas iglesias hoy en día, que la gente pobre no puede asistir a los servicios en estas iglesias. Hay algunas iglesias donde los ricos tienen sus propios asientos especiales.

    En esos lugares, la gente pobre no es bienvenida. No existe una regla escrita que indique que los pobres no son bienvenidos, pero la recepción que reciben los pobres en esos lugares habla por sí sola.

    Hay algunas iglesias donde los miembros y los visitantes no pueden usar la misma ropa o vestidos durante dos domingos consecutivos. No venimos aquí para mostrar nuestros trajes y vestidos. Venimos aquí para adorar al Señor por lo que ha hecho por nosotros y en nosotros.

    Lo que implica la actitud de Jesús para nosotros hoy

    La acción de Jesús al expulsar y voltear las mesas de los que vendían y compraban también tiene una aplicación espiritual para nosotros hoy. ¿Qué corrupción ha estado ocurriendo en tu vida? ¿Estás involucrado en pornografía en Internet o en algún tipo de pornografía? ¿Has estado involucrado en algún tipo de relación ilegal?

    ¿Estás involucrado en drogas, usándolas o traficando con ellas? ¿Has estado trabajando con el contrabando? ¿Has hecho algún fraude con tarjetas de crédito? ¿Tienes algún pecado en secreto de forma libertina? Es posible que te hayas dicho a ti mismo: "nadie conoce este secreto".

    Estás equivocado, porque Jesús sabe todo lo que estás haciendo. Él quiere que te deshagas de ellos y te pidas ayuda. Sin embargo, si persistes en ese pecado, un día el Señor volará tu tapadera; Él te expondrá por lo que realmente eres y tu vergüenza se hará de conocimiento público.

    Verás, el mercado negro y el engaño de los sacerdotes y sus hijos no fueron un evento único. Había sucedido durante varios años antes de que Jesús los expusiera. El pecado no ocurre simplemente, toma semanas, meses y años, y si no haces algo al respecto, se convierte en un desastre (Santiago 1: 13-15).

    Cuando vengas a la iglesia para adorar, toda tu mente y corazón deben estar enfocados en Jesucristo. La casa de Dios no es un lugar para promover o realizar transacciones comerciales, ya sean legítimas o ilegítimas. Los cristianos debemos permitirnos ser limpiados de cualquier contaminación del pecado.

    Debes desistir de cualquier acto malsano, como el contrabando, el juego, el soborno o el marketing negro (Éxodo 23: 1-8). Todo cristiano debe vivir una vida de pureza. La Biblia dice que tu cuerpo es el templo del Señor (1 Corintios 6:19). Sin pureza, no se puede ver a Dios (Salmo 51:10; Mateo 5: 8; 1 Juan 3: 2-3).

    2. Una casa de oración v.13

    Obviamente, las acciones de Jesús sorprendieron a muchas personas, que se habían aglomerado en el área del templo y probablemente atrajeron espectadores tanto del interior como del exterior. Jesús eligió esta oportunidad para enseñar alguna verdad espiritual. Citó Isaías 56: 7 y lo usó para explicar el propósito de Dios para el templo.

    La casa de Dios estaba destinada a ser una casa de oración, pero los comerciantes y cambistas la usaban para otros fines. Esta fue una acusación contra Jerusalén y el sistema corrupto que gobernaba el templo. El templo estaba destinado a ser un lugar de culto espiritual, pero los líderes judíos habían permitido que se convirtiera en un mercado donde se llevaban a cabo extorsiones.

    Los comerciantes habían convertido el templo en su guarida. Esta fue una profanación horrible. Cualquiera que entre en el ministerio del evangelio o en la iglesia con la intención de engañar o extorsionar a la gente de su dinero es peor que un ladrón armado. No es de extrañar que Jesús estuviera enojado.

    Lo que sucede en la actualidad

    Hoy en día, algunas personas con prácticas dudosas y motivos ocultos han invadido la iglesia. Jesús dijo:

    “Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada”.

    Este nuevo edificio en el que adoramos es “una casa de oración”, la llamamos así, porque se trata de cuatro paredes donde todos los reunimos a orar y adorar a Dios. Sin embargo, la verdadera casa de Dios somos nosotros mismos. Debemos pasar la mayor parte de nuestro tiempo orando y no discutiendo o criticando a otros.

    El éxito de la iglesia primitiva fue su devoción tanto a la Palabra de Dios como a la oración. La oración cambia las cosas, puede convertir a un cobarde en una persona valiente, puede liberar a los que están bajo la esclavitud del diablo. La oración también puede marcar una gran diferencia en tu vida. Donde los esfuerzos humanos y la persuasión han fallado, la oración puede hacer un cambio.

    La oración revolucionará tu vida y hará que camines hacia la perfección. Una iglesia pecadora dejará de orar. Una iglesia que ora prosperará, pero una iglesia que no ora, morirá. La oración constante moverá la mano de Dios para actuar. ¿Cuánto tiempo le dedicas a la oración? El templo de Dios no estaba cumpliendo la función ordenada por Dios como testigo a las naciones, sino que se había convertido en un centro de corrupción y engaño.

    3. Una casa de poder v.14

    Fue significativo que los ciegos y los cojos vinieran a Jesús en el templo. Antes del ministerio de Jesús, los ciegos y los cojos eran excluidos. Su exclusión del templo se basó en leyes derivadas de 2 Samuel 5: 8. Sin embargo, con la venida del Mesías, Jesús mismo los recibió en el templo y los sanó (Mat. 12: 6).

    En este acto milagroso, Jesús estaba diciendo, la Era Mesiánica ha amanecido (Isaías 35: 5). Cuando la iglesia recupera su pureza, se convierte en una casa de oración, entonces, el poder de Dios puede ser liberado en la vida de las personas. Cuando Jesús se hizo cargo de la corrupción en el templo, ocurrió una curación sobrenatural en la vida de las personas.

    ¿Te imaginas el gozo que inundó el templo cuando tuvo lugar la curación? Esta curación física tuvo una aplicación espiritual. Este milagro significa que solo Jesús puede curarte de tu ceguera espiritual.

    Solo Él puede eliminar tus deformidades espirituales crónicas. Jesús ha traído esperanza de perdón, sanidad y restauración tanto física como espiritual. Jesús quiere liberar su poder sobre su iglesia, pero la iglesia debe eliminar todo lo que obstaculiza el poder de Dios.

    Quizás desees ver un gran avance en tu vida, matrimonio, familia, negocio o carrera. ¿Te has deshecho de todo lo que inhibe el poder de Dios en tu vida? Jesús viene no solo para ocupar tu vida, sino también para tomar el control de la misma. Quiero advertirte que cuando Jesús restaure el poder en la iglesia y la iglesia comience a prosperar, siempre habrá oposición.

    4. Una casa de alabanza v. 15-16

    Cuando Jesús expuso las prácticas pecaminosas de los líderes religiosos, recurrieron a la crítica y al juego de la culpa. Estos líderes espiritualmente impotentes comenzaron a culpar a Jesús del ruido y el caos de los niños en el templo. Se opusieron al concepto de Jesús. Sabían el significado y las implicaciones, pero no querían someterse a la autoridad y al poder de Jesús.

    ¿Has notado que siempre los que no están bien con el Señor son los que critican la obra de Dios? En lugar de criticar al hombre o la mujer de Dios, pídele perdón a Dios y déjalo que se salga con la suya en tu vida. Aquellos que no tienen comunión con Dios, rápidamente encuentran faltas en el hombre o la mujer de Dios que camina en el Espíritu. Jesús los reprendió citando el Salmo 8: 2.

    Echa un vistazo a: El Tabernáculo. Medidas, Elementos Que Lo Conforman

    Por qué se dice que la iglesia (las 4 paredes) no es la verdadera casa de Dios

    El edificio de tu iglesia no es "la casa de Dios". Lo siento, debes utilizar una razón diferente para decirles a los niños que no corran en el edificio. Debe utilizar una razón diferente para decirles a los adultos que no abran café en el santuario o para decirles a todos que deben vestirse mejor los domingos.

    La cultura cristiana es algo interesante. Muchas veces las iglesias y los cristianos autoproclamados "teológicamente conservadores" son los mismos que elevan los problemas no bíblicos al lugar de la ley. ¡Ten un poco de respeto, estás en la casa de Dios esta mañana! ¡SI! ¡La casa de Dios! Es mejor que te portes de la mejor manera posible, no sea que Él te saque fuera.

    El templo y el edificio de tu iglesia son muy diferentes

    En el pasado, comenzando con el éxodo de Egipto al desierto, Dios moró entre ellos en el Tabernáculo. Dentro del Tabernáculo estaba el Arca del Pacto, que era el lugar de la presencia de Dios dentro del Tabernáculo. Más tarde, bajo el rey Salomón, se construyó el Templo (Tabernáculo permanente).

    En la parte más interna del Tabernáculo, y luego en el Templo, la presencia de Dios estaba especialmente allí en el Lugar Santísimo. “Este Dios no está limitado por el espacio, sino que se ató a sí mismo a esta caja. Él está por encima de todas las limitaciones de la creación, pero se ató a ellas. Él está en todas partes, pero estaba allí". Todo esto cambió cuando Jesús entregó su espíritu en la cruz.

    "Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y tembló la tierra y se partieron las rocas" (Mateo 27: 50-51).

    En el sacrificio de Jesús, la presencia de Dios se desató de manera especial desde esa habitación de ese edificio que todos los judíos entendían como la casa de Dios. Es significativo, el hecho de que el velo se rasgó de arriba abajo. En ese momento estaba diciendo que se iba a relacionar con su pueblo de una manera nueva.

    Ahora, dado que el edificio de su iglesia es posterior a la resurrección, debemos entender que la Iglesia es muy diferente al Templo. El templo era:

    • Un edificio especial donde la presencia de Dios se encontraba de manera especial en el Lugar Santísimo, un lugar en el que solo el Sumo Sacerdote podía poner un pie, una vez al año, y solo después de purificarse a sí mismo de maneras muy específicas.
    • Un lugar de sacrificio para que el pueblo rindiera cuentas por sus pecados según la Ley de Moisés.
    • Un lugar de oración, acompañando los tiempos de ofrenda o sacrificio.
    • El templo se ha ido ahora. Cumplió su función y fue destruido por los romanos en el 70 d.C.

    Pero espera; Dios se ha mudado del Templo a un lugar donde ningún judío hubiera creído. El velo del templo se rasgó. Entonces Jesús resucitó. Luego pasó 40 días entre cientos de personas antes de ascender al cielo.

    Pentecostés

    Jesús les dijo antes de ascender al cielo que recibirían poder cuando el Espíritu santo viniera sobre ellos (Hechos 1: 8). Y no estaba mintiendo. Hechos 2 dice:

    Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un solo lugar. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, y llenó toda la casa donde estaban sentados. Y se les aparecieron lenguas divididas como de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas a medida que el Espíritu les daba expresión.

    ¿Templos andantes?

    Este es el principal malentendido o punto de negligencia cuando alguien se refiere al edificio de su iglesia como la casa de Dios. Deja de correr en la casa de Dios, es una declaración profundamente teológica. Una herejía teológica profunda, de hecho.

    Amigo, el edificio de la iglesia no es la casa de Dios. Deberías cambiar las cosas y poner las cosas en perspectiva para después compartirlas con los demás. 1 Corintios 6: 19-20 dice:

    ¿O no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que está en ustedes, que tienen de Dios, y que no son suyos? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo.

    Tu cuerpo es un templo del Espíritu Santo. Tu propio cuerpo no es tuyo, sino de Dios. Dios te compró para sacarte de la esclavitud del pecado y la muerte. ¡Él te ha liberado! Por tanto, glorifique y honre a Dios con y en su cuerpo.

    Dejar de correr en la casa de Dios tiene un impulso diferente, ¿no es así? Tal vez dejes de usar tu cuerpo como un instrumento de pecado y comienza a usarlo como un instrumento de justicia que traerá gloria a Dios. Romanos 6:13 dice:

    No ofrezcas al pecado ninguna parte de ti como instrumento de maldad, sino ofrécete a Dios como aquellos que han sido traídos de la muerte a la vida; y ofrécele cada parte de ti como instrumento de justicia.

    La casa de Dios no se limita a un edificio. Dios ahora se está relacionando con el hombre al morar en él por Su Espíritu. Tanto los adolescentes como los adultos han dicho cosas como "no deberías decir eso en la iglesia" o "no deberías hacer eso en la iglesia". Esta es la realidad en la que todos vivimos, pero que podemos olvidar fácilmente: ir a la iglesia no es bíblico porque no puedes ir a algo que eres.

    Usa la frase “vamos a la iglesia”, pero no olvides que es simplemente una expresión, no una cosa real. Si estás en Cristo, eres la Iglesia. Si estás en Cristo, eres un templo del Espíritu Santo. La presencia de Dios está en ti. La casa de Dios no es un edificio, no importa si tiene bancos, una mesa de comunión o un púlpito. Tú y yo somos la casa de Dios. Donde vamos, ahí es donde está la Iglesia. Donde vamos, ahí es donde está Dios.

    Pensamientos finales

    Hemos entendido que la casa de Dios nos son las cuatro paredes donde acostumbramos a congregarnos los domingos u otros días. La casa de Dios somos nosotros mismos; todos y cada uno de nosotros somos la iglesia de Cristo, porque el Espíritu Santo Mora en nuestros cuerpos.

    Esto trae consigo una gran responsabilidad y compromiso; el hecho de que debemos cuidar bien ese templo y no podemos disponer de él a nuestro antojo. Recordemos que hemos sido comprados a un precio muy alto que nadie (únicamente Cristo) pagaría.

    Necesitas aprender: Las Razones por las que Dios Quiere que su Pueblo Sea Santo

    Te preguntarás por qué estoy diciendo que la iglesia (las cuatro paredes) no es la casa de Dios si Jesús se enojó ese día y echó las cosas de los vendedores. Pero, como explicamos anteriormente, en la antigüedad había solo un templo donde únicamente una persona santificada (el sacerdote) podía entrar.

    Después del sacrificio de Cristo todos hemos sido santificados y la iglesia fue adentrada en nosotros por gracia. La muerte de Cristo en la cruz nos ha hecho dignos de llevar la casa de Dios en nuestros corazones.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano