Qué Es La Hipocresía Y Cómo Deshacerte De Ella

¿Quieres qué es la hipocresía y cómo deshacerte de ella? La mayoría de las personas que van en busca de Dios en la congregación terminan yéndose de las iglesias por este terrible error que cometen los religiosos. Jesús nos enseña que debemos ser auténticos y no ser falsos. Veamos que dice la biblia. Te invitamos a quedarte con nosotros.

Índice De Contenidos

    ¿Qué es un hipócrita o la Hipocresía?

    Qué Es La Hipocresía Y Cómo Deshacerte De Ella
    Qué Es La Hipocresía Y Cómo Deshacerte De Ella

    Hipócrita / ˈHipəˌkrit /. Una persona que afirma tener estándares morales a los que el propio comportamiento de esa persona no se ajusta.

    Ejemplo de la hipocresía

    Ahora, viendo el término de Hipócrita, notamos que estas personas creen tener un estándar moral superior a otros. Estos conlleva a tener altives en el corazón, Jesús rechaza esta actitud. Veamos un ejemplo de la hipocresía para poder entender más este terrible mal que muchas veces tenemos y que debemos dejar:

    Dick y la hipocresía

    Una vez trabajé con una persona a la que llamaremos "Dick". Dick siempre me dijo que me devolvería las cosas “hoy o mañana”, pero rara vez lo hacía.

    Dick no tenía que decirme que me enviaría cosas tan pronto. Él podría haber dicho, "la semana que viene" o "tan pronto como pueda", y yo hubiera estado bien con eso. En cambio, Dick tenía la costumbre de prometer el parto en una fecha determinada, pero no lo cumplía.

    Tal vez te interese leer sobre: Las Cualidades Requeridas Para Ser Un Adorador Con Corazón Guerrero

    Aquí está lo gracioso de Dick: a pesar de que rara vez entregaba las cosas cuando decía que lo haría, no mostraba compasión cuando otras personas no cumplían con sus plazos. Si alguien llegaba tarde al trabajo que le debía a Dick, le mostraba poca simpatía y, en cambio, se quejaba de la importancia de "ser confiable".

    Dick fue un buen ejemplo de hipócrita.

    El desconcertante doble rostro de Dick era tan agotador como tóxico. Su hipocresía de establecer expectativas y no cumplir, mientras mostraba poca simpatía por los demás, fue la razón por la que decidí que simplemente no podía trabajar con Dick.

    ¿Conoces personas así en tu vida? Apuesto a que sí, no solo en el lugar de trabajo sino también en su vida personal. Por ejemplo, ese amigo excéntrico que dice que les encantaría estar juntos pero que siempre surge algo en el último minuto: un Dick.

    Pero a veces somos los Dicks en nuestras vidas. Odiamos cuando la gente se burla de sus compromisos con nosotros y, sin embargo, si no cumplimos, de alguna manera siempre hay una buena razón. Para comprender esta peculiaridad de la psicología humana, primero comprendamos por qué odiamos a Dicks.

    ¿Qué es "ser hipócrita"?

    Dick está siendo un hipócrita porque usa un conjunto de estándares para juzgar a otras personas y un conjunto diferente para juzgarse a sí mismo.

    Aplicar diferentes estándares a las personas es natural. Piensa en expertos que tengan conocimientos o habilidades especializadas. Esperamos que sepan cosas que otras personas no saben y, por eso, los exigimos de diferentes normas.

    No criticamos a nuestro cónyuge por no saber cómo arreglar el desagüe, pero criticamos a un plomero incompetente. Lo mismo ocurre con las personas en relaciones de especial confianza.

    No culpamos a un conocido casual por no mencionar el poco de brócoli atascado en nuestros dientes, pero sí culpamos a un amigo cercano por no señalarlo. Luego están las personas cuyas circunstancias ameritan un trato diferente: niños, ancianos, personas desfavorecidas o personas con discapacidades mentales o físicas.

    En estos y muchos otros casos utilizamos diferentes estándares para evaluar a las personas.

    ¿Por qué nos enfurecen hipócritas como Dick?

    Una razón es que, a diferencia de los casos anteriores, el doble rasero de Dick no está relacionado con los roles o circunstancias sociales de las personas. Dick aplica diferentes estándares a personas en las mismas circunstancias en las que él está, haciendo las mismas cosas que él. Esto viola un principio básico de equidad: los iguales merecen un trato igual.

    Si Dick y yo somos compañeros de trabajo, igualmente retrasados ​​con nuestras asignaciones e igualmente indignos de adaptaciones especiales, es injusto tratarnos de manera diferente. La justicia exige que ambos recibamos un golpe o que ambos obtengamos un pase.

    Tenemos razón para sentirnos enojados con alguien, cualquiera: el jefe, tú, yo o el mismo Dick, por tratarnos de manera diferente, así como estamos justificados para enojarnos con un maestro que tiene favoritos o un compañero de compras que interrumpe línea.

    El principio de igualdad de trato está consagrado en muchas de nuestras instituciones.

    • Por ejemplo, en Estados Unidos, el sistema de gobierno se basa en el principio de que nadie está por encima de la ley. Las palabras “Igualdad de justicia bajo la ley” aparecen sobre la entrada de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

    Aunque es un ejemplo relativamente menor en comparación con otros posibles abusos de poder, hay una forma especialmente emblemática y exasperante de hipocresía institucional perpetrada por muchos agentes de policía en Estados Unidos. A menudo se la denomina “tarjeta para salir de la cárcel” y se les da a los familiares y amigos de los agentes de policía para identificarlos como personas que merecen un trato especial.

    La tarjeta es emitida por los sindicatos de la policía local, y la idea es que si se la presenta a un oficial, este hará la vista gorda ante una infracción menor, como una multa por exceso de velocidad.

    Dick siempre tiene favoritos, y su favorito es él mismo. Ese auto-favoritismo habitual llega a otra razón por la que la hipocresía nos enoja: los hipócritas se asignan implícitamente a sí mismos un estatus moral y social diferente.

    La hipocresía emplea una doble moral no por accidente sino por costumbre

    Cuando Dick critica a la gente por hacer las mismas cosas que él hace, está señalando que cree que es especial, que está por encima de las reglas y que no está limitado por los principios que gobiernan al resto de nosotros. En resumen, actúa como si fuera mejor que nosotros y, por esa razón, su trato con otras personas siempre huele a falta de respeto.

    Esa es parte de la razón por la cual la hipocresía erosiona las relaciones de confianza y respeto mutuo que todos necesitamos para hacer las cosas bien en la vida. Es difícil sentir empatía por alguien que te trata como un ser humano de segunda clase, y aún más difícil sentirse motivado para promover sus fines. Es difícil confiar en alguien que está convencido de que no valora sus valores, ni su tiempo, esfuerzo o habilidades.

    Pero hay un problema aún más profundo con la hipocresía: compromete nuestra integridad. La palabra "integridad" tiene sus raíces en la palabra latina "integritas ", que significa "intacta".

    La hipocresía afecta o debilita nuestro compromiso

    Así es como describimos un todo que no está debilitado ni comprometido. Una grieta en una base compromete la integridad de un edificio; una grieta en el casco compromete la integridad de un barco. Un conjunto que se ha visto comprometido es débil: es más probable que un edificio se derrumbe, que un barco se hunda.

    Lo mismo ocurre con las personas. Dick es una persona más débil por ser hipócrita. Para entender por qué es importante ver que Dick no solo le falta el respeto a los demás, también se les falta el respeto a sí mismo. La misma doble moral que aplica a otras personas, también lo aplica a sus propios valores profesados, por un lado, y a sus acciones, por el otro.

    Dick podría dejar de ser un hipócrita actuando de manera que refleje sus principios o respaldando principios que reflejen la importancia personal de sus acciones. Pero no hace ninguna de estas cosas.

    En cambio, actúa como si sus principios no fueran dignos de ser puestos en acción, o como si sus acciones no fueran dignas de reflejar sus principios. Sea lo que sea, Dick no respeta algún aspecto de sí mismo. Es difícil respetar a una persona que no se respeta a sí misma. No podemos tomar a Dick en serio porque no se toma a sí mismo en serio: o descuenta sus valores o descuenta el valor de sus acciones.

    Es difícil respetar a una persona que no se respeta a sí misma

    Para ser justos, Dick y los de su calaña no son los únicos que actúan de esta manera. Nadie actúa de forma coherente con sus valores el 100% del tiempo. Los padres, por ejemplo, habitualmente no practican lo que predican. A continuación, se muestran algunos ejemplos muy comunes:

    • "¡Deje de perder el tiempo mirando una pantalla jugando videojuegos!" [El padre consulta Facebook dos minutos más tarde o ve otra hora de fútbol en la televisión].
    • "¡Si vuelves a pegar a tu hermano, te darán una paliza!"
    • "¡Necesitas comer sano y hacer ejercicio!" [El padre no hace ninguna de las dos].
    • Gritando: "¡Deja de gritar y háblame con respeto, jovencita!"

    9 trucos para evitar convertirse en un hipócrita desconfiado

    • El problema:Crees que eres una persona coherente y moral, pero en realidad eres muy hipócrita y tus opiniones sobre las cosas varían mucho según la situación.
    • La solución:Emplee estas nueve tácticas de asesinato por hipocresía para asegurarte de mantenerte lo más alejado posible de dilemas morales indeseables.

    ¿Alguna vez te has preguntado si eres un hipócrita en el que no se puede confiar?

    Por supuesto que no lo has hecho; nadie en realidad. Incluso los más moralmente en bancarrota creemos que las cosas que decimos y las que hacemos concuerdan perfectamente.

    Debido a que la retrospectiva siempre es 20/20, te permites razonar y justificar tus acciones para que se alineen con lo que crees que eres. Así es como evitas volverte loco por la inconsistencia.

    La verdad, sin embargo, es que todos somos hipócritas de una forma u otra. Es casi imposible pasar por la vida sin encontrarse con una situación en la que sus creencias y las cosas que dice no coinciden con lo que realmente hace.

    Ejemplo de la hipocresía inconsciente

    A veces, incluso tienes creencias contrapuestas sobre ideas similares dependiendo de cómo se presenten. Estás muy influenciado por el contexto.

    Aquí un ejemplo:

    Un hombre ataca a una mujer embarazada en la calle por su bolso. Durante el ataque, la apuñala en el estómago y mata al feto. ¿Cómo debería la ley tratar esta situación? ¿Se debe juzgar al agresor por el asesinato del bebé o simplemente por el asalto a la mujer?

    ¿Tienes tu respuesta?

    Ahora bien, ¿cómo te sientes con respecto al aborto? ¿Debería ser legal o ilegal?

    Si eres uno de los muchos que respondieron que el bebé fue asesinado y luego también respondieron que el aborto debería ser legal, felicitaciones: quizás seas un hipócrita. Como siempre, la línea divisoria en este tema se basa en esta pregunta:

    • "¿Cuándo una bola de células se convierte en un ser humano?"

    Si está de acuerdo en que todo ser humano tiene ciertos derechos inalienables, entonces, independientemente de qué lado de la línea te encuentres, ¿no deberían ser coherentes tus respuestas para los escenarios anteriores?

    Si un niño por nacer no es humano todavía, ¿cómo puede ser juzgado por matar a uno? Si es así, ¿cómo puede ser legal el aborto? Sin embargo, así es como funciona la ley, por lo que es una inconsistencia sostenida por muchas personas.

    Como casi todo en la vida, esto no es un tema blanco y negro, y el escenario que propuse se simplifica, pero sirve para demostrar que el contexto no jugar un papel vital en la forma en que perciben de manera diferente situaciones similares.

    ¿Qué cuadrado de abajo es el más oscuro?

    La respuesta es que todos son iguales, pero el cuadrado detrás de cada uno determina cómo ves el cuadrado de enfrente.

    Esto fue solo un "experimento mental". Puedes pensar lo que quieras sobre el aborto o qué tono de gris es más oscuro que otro. La verdadera hipocresía se convierte en un problema cuando lo que dices y lo que haces no concuerdan.

    Ahora que ve lo fácil que es pensar, e incluso actuar, de manera diferente según la situación, evitar la hipocresía en su propia vida se vuelve primordial.

    Todos los días se te presentan problemas y desafíos que superar, y cada decisión que tome sobre cómo manejarlos juega un papel importante en la forma en que las personas en las que confía para confiar en ti lo ven. Ser visto como un hipócrita es perder el respeto y la confianza de las personas de las que depende.

    Si quieres evitar la hipocresía en tu propia vida y mantener la confianza que ha trabajado tan duro para construir, entonces estás de suerte porque muchas investigaciones nos dicen que hay al menos nueve cosas diferentes que puede hacer para mantener a raya la hipocresía.

    1. Ignora a todo el mundo y actúa basándote únicamente la brújula moral de Cristo.

    Estás muy influenciado por tu entorno, y la forma en que te comportas se ve afectada casi de inmediato por el entorno en el que te encuentras y las personas que te rodean.

    Los ciudadanos buenos, respetuosos de la ley con altos estándares morales se convirtieron rápidamente en personas completamente diferentes cuando fueron aislados del mundo que conocían y colocados en un entorno carcelario ficticio donde se convirtieron en guardias o prisioneros.

    • El comportamiento que siguió fue impactante y el experimento tuvo que finalizar una semana antes por motivos de seguridad.

    Si quieres estar seguro de que tus acciones siempre se alinean con tus principios, debes ignorar el entorno que te rodea. Esto, por supuesto, es imposible, por lo que quizás la mejor alternativa sea evitar entornos que te hagan cuestionar tus principios.

    2. Evita condenar a los demás.

    La forma más rápida de generar críticas es criticando. Es tentador llamar la atención de los demás y probablemente atraerá mucha atención, pero ¿es la atención que quieres? ¿Y vale la pena el costo? Es más probable que termines con notoriedad que con fama.

    En un mundo donde casi cualquier piedra puede volcarse, trate de recordar que tus manos probablemente no estén tan limpias como crees.

    • La hipocresía, en cierto nivel, es una certeza psicológica: no puedes pasar por la vida sin encontrarla, así que trata de recordar esa parábola sobre el lanzamiento de la primera piedra...

    La mejor manera de combatir la hipocresía en los demás es combatirla dentro de ti. Da un buen ejemplo y permita que tu integridad sea tu condenación. Para llevar una vida con propósito, debes defender lo que es correcto, pero también debes hacerlo de una manera que te ejemplifique a ti mismo.

    Condenar a los demás también es una trampa de hipocresía peligrosa cuando resulta que te equivocaste.

    3. Identifica el contexto y cómo cambia tu forma de pensar.

    En 2010, el congresista estadounidense Eric Cantor participó en un popular programa de radio para alabar y defender al Tea Party, un creciente movimiento de personas molestas con el gasto público. Llamó patrióticos a su disidencia y simpatizó con su descontento.

    Luego, el año siguiente, cuando las protestas de Occupy Wall Street comenzaron a cobrar impulso —un grupo insatisfecho con la corporativización del gobierno y que lo demostró al manifestarse en todo el país al igual que los Tea Party— Cantor ridiculizó a los manifestantes.

    El congresista Cantor cayó en la trampa del contexto, viendo dos incidentes casi idénticos como completamente diferentes. Como viste antes, es una trampa engañosamente fácil en la que caer si no estás prestando atención.

    • Y la mejor manera de combatirlo también es muy difícil: mantén la mente abierta.

    Es muy tentador apoyar algo que tiene sentido para ti y condenar algo más que no estás familiarizado, pero es casi seguro que esta forma de pensar te lleve a la trampa del contexto. Una vez que caes en ella, la etiqueta de "hipócrita" no está muy lejos.

    4. Escucha tu disonancia cognitiva.

    Cuando estábamos respondiendo esas dos preguntas al principio de este artículo, ¿sentiste una leve molestia? ¿Podría haber sido una leve tensión en el estómago o una sensación de estrés en los hombros, o incluso un dolor de cabeza muy leve que apenas se nota?

    Si tuviste respuestas opuestas. Esto es una disonancia cognitiva y es algo que experimentas cada vez que te encuentras con una inconsistencia en tu vida. Sin embargo, con años de práctica, es probable que te hayas vuelto muy bueno para ignorarlo.

    Pero no deberías.

    La mente humana es muy mala para aceptar historias incompletas o inconsistentes y cuando te enfrentas a información que contradice lo que crees que sabes, tu subconsciente se pone manos a la obra para llenar los espacios en blanco o explicarlo para que te sientas cómodo.

    El problema es que tu mente consciente sabe que lo que estás haciendo es mentirte a ti mismo y lucha por la verdad. Esta batalla dentro de tu cabeza es la incomodidad de la disonancia cognitiva que sientes hasta que tú subconsciente gana y vuelves a tu viejo yo normal.

    Para evitar la hipocresía, debes reconocer la disonancia cognitiva y enseñar a tu mente consciente a superar tu subconsciente. Tienes que entrenar a la parte de ti que piensa racionalmente para empezar a ganar la lucha contra la parte de ti que piensa de forma irracional.

    • Esto es increíblemente difícil: tú subconsciente es el resultado de miles de años de desarrollo que te permiten pasar el día con una incomodidad mínima.

    Aprender a escuchar tu disonancia cognitiva requiere práctica, pero cuanto más te concentras en ella, más te acercas a la verdad.

    5. Reserva el juicio hasta que realmente hayas experimentado algo.

    ¿Decir algo y luego hacer algo diferente es lo mismo que hacer algo y luego decir algo diferente? Si lo miras matemáticamente (si a + b = c, entonces b + a = c) entonces por supuesto que lo es. Pero la verdad es, y ha sido probado por muchos estudios, que no vemos estas cosas como iguales en absoluto.

    Cuando alguien dice algo y luego hace algo diferente, lo llamamos hipócrita. Pero cuando alguien hace algo primero y luego dice algo diferente, somos mucho más indulgentes.

    • La razón es que, a veces, las palabras hablan más que las acciones.

    Si alguien nos dice que el aborto es inmoral, lo tomamos por su palabra. Si luego van y tienen uno, vemos una seria inconsistencia que no se puede conciliar y ya no confiamos en ellos.

    Pero si esa persona tuviera un aborto y luego hablara diciendo que es inmoral, lo vemos de manera diferente. Dado que no tenemos creencias anteriores sobre las que juzgarlos, es más probable que veamos su mensaje inconsistente como una señal de que intentaron algo y luego aprendieron una lección de ello.

    Es más probable que les prestemos el beneficio de la duda de que realmente cambiaron y, por lo tanto, aún son dignos de confianza. Si quieres minimizar la hipocresía en tu vida, es mejor actuar primero y hablar después.

    6. Practica la integridad.

    La idea de practicar la integridad parece absurda al principio, ¿cómo se puede “practicar” ser una persona moral? O lo eres o no lo eres, ¿verdad? Pero en una inspección más profunda, ¿no es cierto que básicamente todo lo que somos es el resultado de la práctica y los hábitos que creamos o no creamos por nosotros mismos?

    Si puedes convertirte en un gran jugador de baloncesto haciendo ejercicios todo el día y jugando juegos en el gimnasio, ¿no se aplica lo mismo a la integridad?

    ¿Por qué no puede convertirse también en alguien con integridad al pensar más en los principios que son importantes para usted y luego encontrar formas de practicar su defensa?

    Con el tiempo, ¿no empezarás a reconocer los tipos de situaciones que debes evitar y tendrás mucha experiencia en evitarlas?

    7. Nunca hagas promesas.

    Hacer promesas es probablemente la mayor trampa de la hipocresía. Sin duda, es la caída favorita de los políticos deseosos de animar a la gente a confiar en ellos.

    • La verdad sobre una promesa es que nadie tiene el poder para cumplirla.

    A menos que controles secretamente el universo, una promesa no es más que una apuesta que te estás haciendo a ti mismo y apostando para ganar. Hacer una promesa a cualquiera es básicamente decir una mentira y luego tratar de encontrar una manera de hacerla realidad.

    Si tienes integridad, no necesitas hacer promesas porque la confianza que viene con la consistencia que la gente ve en ti es suficiente.

    8. Evita posiciones de poder.

    ¿Lo creerías si te dijera que cuanta más autoridad tienes, más probabilidades tienes de ser un hipócrita? En realidad, probablemente lo harías, ya que los hipócritas más memorables que conoces están o estuvieron en posiciones de poder. Y es verdad.

    En un estudio de la Universidad Northwestern, los investigadores descubrieron que cuanto más poder se le otorgaba a una persona sobre los demás, era más probable que abusaran de él y no vieran ningún problema en sus acciones.

    Lo que descubrieron fue que si te ves a ti mismo como un poseedor legítimo del poder, tiendes a juzgar a los demás con más dureza de lo que te juzgas a ti mismo porque te ves a ti mismo como merecedor del poder que tienes y los demás no. Te vuelves "mejor" que tus subordinados.

    ¿Puedes ver el problema aquí?

    Otro resultado interesante del estudio fue que el poder ilegítimo no crea el mismo efecto. Si no tienes poder o crees que el poder que tienes es ilegítimo, tiendes a juzgarte a ti mismo con más dureza de lo que juzgas a los demás.

    El poder absoluto corrompe absolutamente, y si quieres evitar la hipocresía, te aconsejamos que lo evites. Sin embargo, si logras algo de poder, será mejor que seas humilde al respecto. Como regla de la historia, los líderes que pierden su humildad tienden a enfrentar su desaparición en circunstancias menos que deseables.

    9. No confíes en tus amigos.

    Si no puedes confiar en tus amigos, ¿en quién puedes confiar? El problema de la hipocresía se extiende más allá de la persona y también se aplica a los grupos. Como era de esperar, es mucho más probable que aceptes la hipocresía de tus amigos que de un extraño o alguien que no comparte un interés común contigo.

    Aquí puedes aprender sobre: El Sabelianismo contemporáneo Es Herejía - Estudio Bíblico

    Esto es parte de nuestra mentalidad de grupo, probablemente un mecanismo de afrontamiento que hemos aprendido a través de generaciones para llevarnos bien con las personas cercanas.

    Pero, ¿es correcto? La confianza absoluta e incuestionable en otro es inmoral. Regalar tu capacidad de razonar y pensar racionalmente no es lo mejor para ti ni para nadie.

    Conclusión

    La hipocresía es un tema difícil. Es tremendamente difícil vivir la vida sin experimentarla de alguna manera, forma o forma. Solo por la naturaleza de la vida, aprendemos y crecemos a medida que tenemos nuevas experiencias.

    Y le haces un flaco favor al mundo si permites que la forma en que piensas ahora gobierne tu vida para siempre, sin arriesgarte nunca a probar algo nuevo. Los conceptos anteriores te ayudarán a navegar por la vida mientras minimizas la hipocresía, pero quizás la única forma de evitarla por completo es dejarte guiar por el espíritu santo. Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano