Qué Es Una Higuera. Lecciones De La Higuera Maldita

La higuera maldita por JesúsLa mayoría de nosotros conocemos la historia de Jesús maldiciendo la higuera en el Evangelio de Marcos. Hay algunas grandes lecciones de la higuera maldita que podemos extraer y aplicar en nuestras propias vidas.

Pero primero tenemos que hacernos varias preguntas: ¿Por qué  maldijo Jesús la higuera? ¿Por qué hizo que este árbol nunca volviera a producir fruto? ¡La respuesta es fascinante y estimulante! ¡Así que profundicemos en este estudio bíblico sobre la higuera maldita por Jesús!

Sin embargo, antes de comenzar explicaremos qué es la higuera y cómo es su proceso de crecimiento, para que tengamos una idea inicial de lo que estaremos hablando a lo largo del artículo.

Quizás te puede interesar: Qué Es Un Anatema Según La Biblia

Índice De Contenidos

    ¿Qué es la higuera?

    La higuera común es un miembro de la familia de las moreras, el género ficus, y es una planta con flores nativa del Mediterráneo y Asia occidental.

    Se sabe que la higuera común fue la primera planta cultivada por humanos. Hay fósiles de 9400-9200 aC que se encontraron en el Valle del Jordán cerca de Jericó, que determinan la presencia de cultivares de higos.

    Esto es bastante salvaje, ya que el cultivo de higos precedió al cultivo incluso del trigo y la cebada. ¡El cultivo de estos alimentos no se produjo hasta aproximadamente 1000 años después! Este pequeño árbol, produce una de las frutas más deliciosas que existen desde la antigüedad.

    La higuera común es bastante inusual por la forma en que se reproduce. Una higuera en realidad no tiene una característica reproductiva como un cono o una flor; porque el higo mismo es en realidad la herramienta reproductora. El higo en sí es la flor y es más una flor invertida.

    ¿Por qué maldijo Jesús la higuera?

    Marcos 11: 12-14 expresa lo siguiente:

    Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre. Al ver de lejos una higuera con hojas, fue a ver si encontraba algún fruto en ella. Cuando llegó, no encontró nada más que hojas, porque no era la temporada de los higos. Y le dijo: "¡Que nadie vuelva a comer fruto de ti!" Y sus discípulos estaban escuchando.

    Al leer sobre esta historia, ¡estos versículos a veces dejan a la gente confundida! Después de todo, parece que Jesús maldice la higuera simplemente porque tenía hambre y no tenía fruto para darle, ¡aunque dice que ni siquiera era la temporada de los higos! Parece un poco extremo a primera vista, ¿no es así, especialmente teniendo en cuenta que ni siquiera era la temporada para ellos? ¡Pero esto es solo a primera vista!

    Examinemos esto un poco más y veamos qué lecciones de la higuera maldita Jesús está tratando de enseñarnos. En Israel, hay entre dos y tres cosechas de higos por año. Cada ciclo de cultivo pasa por el mismo proceso. El árbol primero produce su fruto y luego se forman las hojas. Entonces, si ves una higuera con sus hojas, puedes suponer que sus higos ya han crecido.

    Tal vez quieras saber: Qué Es La Vid: Simbolismo De La Viña En La Biblia

    Entonces Jesús, en el versículo 12, ve la higuera a la distancia y nota que tiene sus hojas. Tenía todas las razones para creer que también poseía la fruta. Sin embargo, al llegar al árbol, solo vio hojas. ¡No tenía higos! Al darse cuenta de esto, la maldijo, pero la pregunta del millón es ¿Por qué la maldijo y qué quería enseñarnos con esto? Observemos las respuestas:

    1. No debemos dar una apariencia falsa

    Jesús maldijo la higuera porque tenía la apariencia de dar fruto, pero era engañosa. Le faltaba fruta. ¡Daba una impresión falsa de llevar higos, lo que hizo que Jesús se enojara con este árbol! Debido a que la Biblia es bastante clara en que aún no era la temporada de los higos, parecía estar más avanzada que las demás y parecía a distancia ofrecer algo sustancial, pero no brindaba nada más que hojas. Todo fue una simulación. Esta falsa apariencia, en esencia, era hipocresía.

    2. Dios no tolera la hipocresía

    Hay muchas ocasiones en las Escrituras donde Jesús abordó el tema de la hipocresía. Este árbol era una representación de la misma, pero hay otros escenarios: Uno de estos se presenta en Mateo 23: 27-28:

    ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Sois como sepulcros blanqueados, que se ven hermosos por fuera pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de todo inmundo. De la misma manera, por fuera pareces justo a la gente, pero por dentro estás lleno de hipocresía y maldad.

    Tumbas Blanqueadas

    Como las tumbas blanqueadas a las que Jesús hace referencia en estos versículos, la higuera se veía hermosa por fuera. ¡Parecía que estaba dotada de frutas! Pero al examinarla más de cerca, era una mentira. No tenía nada.

    La parábola de Jesús y la higuera hace hincapié en decirnos que no era la temporada de los higos. Así que este árbol dio la falsa apariencia de ser más avanzado, más fructífero que los que lo rodeaban.

    ¡Parecía tener higos cuando todos los demás a su alrededor no los tenían! Se convirtió en algo que no era. Una de las lecciones que podemos aprender de esto es que Jesús no tolera la hipocresía y la falsedad.

    3. Debemos vivir una vida fructífera

    Este es un ejemplo de advertencia para nosotros de Jesús mismo. Debemos tener cuidado de no darle al mundo la apariencia de tener el fruto del Espíritu, cuando en realidad no somos diferentes del mundo.

    Podemos dar la apariencia de tener una vida fructífera pero, cuando la gente mira más de cerca, ¡no hay nada más que hojas! Los frutos del Espíritu son: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5: 22-23).

    Echa un vistazo a: Los dones y frutos del Espíritu Santo según la biblia

    Pensamientos finales

    La higuera maldita nos deja entre otras la enseñanza de que no debemos actuar con hipocresía o vivir una vida falsa, porque Dios aborrece eso en gran manera. Por más que aparentemos ser o tener algo, en algún momento, cuando nos observen más de cerca se darán cuenta de que todo era una gran mentira. Esto hará que perdamos credibilidad ante los demás y, en el peor de los casos, que las personas se decepcionen del cristianismo gracias a nuestra actitud.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información