Qué Pasó En La Cruz Del Calvario: Lucas 23: 39-49

El sacrificio de Cristo en la cruz del calvarioAlgo asombroso sucedió en la Cruz del Calvario. Fue un evento real en el reino de la realidad, e infinitamente más real para Dios. Solo Dios puede salvarnos. Si no se hubiera molestado en traer al mundo a su cordero santo, pereceríamos desde hace millones de años.

Gracias a Dios se nos ha otorgado 'tan gran salvación'. Las vestiduras de la salvación, las más caras jamás hechas, se cernían en el Calvario. Lo que Dios hizo para salvarnos es insondable.

La Cruz del Calvario parecía resumir todas las fuerzas negativas que deprimen a la raza humana. Pero esto no fue una derrota; era la omnipotencia en acción, la omnipotencia convirtiendo cada negativo en positivo, un acto supremo con un resultado supremo.

Jesús se volvió indefenso para los indefensos, indeseable para los indeseables e inmundo para los inmundos; enfrentó la muerte por los moribundos y el horror por los aterrorizados. Sufrió la injusticia por todos los que estaban oprimidos y entregó su reputación por ellos.

Quizás te puede interesar: Simón De Cirene Lleva La Cruz De Jesús. Detalles Y Enseñanzas

Índice De Contenidos

    ¿Qué pasó en el calvario?

    Más allá de todos los milagros, la muerte de Cristo en la cruz del Calvario fue un acto de tal grandeza que el mundo nunca podrá superarlo. Gracias a este acto de bondad sucedieron muchas cosas que iremos explicando a lo largo de este artículo:

    1. El pacto eterno de gracia se cumplió completamente

    En la Biblia, se habla de la redención y la salvación como el resultado de un pacto eterno. La sangre de Cristo se llama "la sangre del pacto eterno" (Heb. 13:20). Esto significa que Su muerte marca la culminación del cumplimiento de los términos de ese pacto. Ese pacto eterno se revela entre Dios el Padre y Dios el Hijo.

    De acuerdo con los términos de este pacto, Dios el Padre escogió a una multitud de pecadores culpables que merecen el infierno de la raza caída de Adán. Las condiciones de este pacto fueron la satisfacción perfecta de la ley y la justicia de Dios, la justicia perfecta, que ningún pecador podría producir ni siquiera con sus mejores esfuerzos (Rom. 3:20).

    Según los términos de este pacto, Dios el Hijo acordó asumir la responsabilidad de salvar a todos los que el Padre le había dado. Dios el Hijo tenía que encarnarse, estar bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la maldición de la ley (Gálatas 4: 4-5). Obedeció la ley perfectamente, incluso hasta la muerte en la cruz del calvario, y así satisfizo todas las condiciones del pacto eterno de gracia en el tiempo.

    En esta gran obra, Él por sí mismo estableció para sus ovejas una justicia eterna de valor infinito por la cual Dios el Padre podría justificar a los impíos. Esto es lo que se terminó en la cruz del calvario (Juan 17: 4; 19:30). La salvación misma no se acabó, ya que las multitudes por las que Cristo murió aún no habían nacido. Se cumplió el pacto, se introdujo la justicia, se preparó el terreno de la salvación.

    Cristo, por sí mismo, para su pueblo, cumplió todas las condiciones del pacto eterno de gracia. Aseguró la salvación de todos los que representaba, todos por quienes vivió, obedeció, murió y resucitó. No perderá ni a uno de ellos, ya que su justicia exige su salvación y gloria final. Él pagó su deuda en su totalidad y ellos deben recibir los beneficios de Su pago.

    2. Las escrituras del antiguo testamento se cumplieron

    Todo el Antiguo Testamento es principalmente la revelación de Dios de su propósito de salvar a los pecadores, basado en la justicia del Mesías prometido. Desde la primera revelación de esta promesa en Génesis 3:15 hasta el último capítulo de Malaquías, hay una revelación continua y progresiva tanto de la Persona como de la obra cumplida del Señor Jesucristo en la cruz del calvario.

    El Antiguo Testamento enseña cómo ese pecado exige muerte y la justicia exige vida. Pero también enseña que no hay justicia entre la humanidad pecadora. Dios tuvo que enviar a Su Hijo para lograr que la humanidad fuera salva. Todos los sacrificios del Antiguo Testamento que fueron ordenados por Dios no eran más que tipos de Cristo y la salvación basada en Su expiación.

    Cada vez que se hizo un sacrificio, Dios quiso que enseñara los principios del Evangelio; representación, sustitución, satisfacción e imputación, todo por Cristo, el Mesías prometido. Todas las representaciones de la Ley mosaica eran, en esencia, un "maestro de escuela para llevar [a Israel] a Cristo, para que la nación fuera justificada por la fe" (Gálatas 3:24).

    La historia de Israel como nación no tuvo un significado eterno excepto como una revelación de la gloria redentora de Dios en Cristo y como una preparación para la venida del Mesías para establecer la justicia para Su pueblo. Cristo es el Cordero inmolado desde la fundación del mundo en el sentido de que fue designado antes de que el mundo fuera creado.

    Todo el Antiguo Testamento apuntaba a Cristo como se revela en el Evangelio de la salvación eterna y la gloria final basada únicamente en Su justicia. Cada creyente del Antiguo Testamento conocía y creía este Evangelio de salvación basado en la justicia del Mesías prometido y esperaba su venida. El Nuevo Testamento registra Su primer advenimiento y señala al Mesías que ha venido y ya ha establecido una justicia.

    3. Los atributos de dios fueron honrados, magnificados y revelados

    En la cruz del Calvario, Dios mostró Su gloria redentora. Esta es la revelación y el honor de cada uno de los atributos de Su santo carácter. Dios muestra algo de Su gloria en la creación, en la providencia e incluso en la condenación, pero es solo en la redención de los pecadores por el Señor Jesucristo que vemos los atributos del carácter de Dios trabajando consistentemente juntos para lograr el propósito soberano de Dios de salvar a su gente de los pecados.

    Esta es la gloria más alta de Dios. Esta es la luz del conocimiento de la gloria del Creador en el rostro de Jesucristo (2 Cor. 4: 6). En la redención de los pecadores basada en la justicia de Cristo, vemos la santidad, la justicia, la verdad, la rectitud de Dios, su odio al pecado, así como su amor, misericordia, gracia y compasión.

    Todo lo que Dios es en Su esencia, Su mismo Ser, fue magnificado y honrado y revelado en esta gran salvación por Jesucristo en la cruz del calvario. Esto nos muestra tres verdades:

    1. Cristo tuvo que ir a la cruz del calvario para glorificar a su Padre en la salvación de los pecadores.
    2. La única manera en que Dios podría ser glorificado como Dios justo y Salvador se basa en la justicia de Cristo.
    3. La suma de todos estos atributos de dios expresa la manera en que dios se identifica como dios justo y salvador, o como dios que justifica al impío.

    Tal vez quieras saber: Por Qué Jesús No Bajó De La Cruz: 3 Razones

    Las enseñanzas que nos deja el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario

    Hay infinidades de cosas que podemos aprender al analizar lo que fue el sacrificio de Jesús en la cruz del calvario. A continuación te explicamos algunas de estas:

    1. La realidad del pecado

    Legalmente, cuando vemos el pecado imputado a Cristo, aprendemos que dondequiera que se impute pecado, la ley de Dios debe pronunciar una maldición. La ley de Dios exige la muerte dondequiera que se impute el pecado.

    Cristo no pecó, no conoció pecado, era santo, inofensivo y sin mancha (Lucas 23: 14,41; Heb. 7:26). Sin embargo, cuando el pecado fue cargado a Su cuenta, Dios tuvo que castigarlo en Él. Moralmente, cuando vemos a la humanidad caída, vemos que la esencia del pecado radica en el hecho de que los hombres caídos aman las tinieblas y odian la luz (Juan 3: 19-20; 7: 7; Hechos 4: 26-28; Heb. 13).

    ¿Por qué? Es porque "la mente carnal es enemistad contra Dios" (Rom. 8: 7). Esto muestra que todos los hombres por naturaleza están en estado de culpa, condenación, contaminación e incredulidad, y todos sus esfuerzos por salvarse a sí mismos son obras muertas.

    Pero por naturaleza nos negamos a creer esto, porque no nos sometemos a la norma de Dios del bien y del mal, de salvos y perdidos. La humanidad caída juzgó a Cristo. Nosotros, como humanidad, revelamos nuestro odio a la santidad cuando crucificamos al Señor de la Gloria.

    2. La realidad de la justicia

    Aprendemos que la justicia es el estándar de juicio para toda la humanidad (Hechos 17:31) -En el Juicio, los pecadores no serán comparados con otros pecadores. Serán comparados con Cristo, y todos los que se quedan cortos son pecadores, y la paga del pecado es muerte (Rom. 6:23).

    Debemos tener una justicia que responda a las demandas de la ley y la justicia de Dios, o pereceremos. No podemos producirla. Dios el Espíritu Santo no puede producirla a través de nosotros. Dios envió a Cristo para hacerlo, y debemos recibirla por fe, confiando en que Él ha cumplido con todas las condiciones y que Su justicia es todo lo que necesitamos en cuanto a la base de la salvación (Rom. 10: 9-10).

    También aprendemos que así como el pecado exige condenación y muerte eterna, la justicia exige justificación y vida eterna. Así como donde se imputa el pecado, el resultado debe ser la muerte, donde se imputa la justicia, el resultado debe ser la vida. Cristo murió, pero no se quedó muerto. Dios el Padre lo sacó de la gracia, porque Cristo satisfizo la ley y la justicia.

    Pagó la deuda de su pueblo. Bebió la condenación seca para ellos y proporcionó el precio de rescate de la justicia que exige su salvación completa y gloria final (Rom. 4: 23-25). La realidad de la justicia nos enseña que todos por quienes Cristo vivió, obedeció y murió deben ser salvos. No puede perder ni a uno de ellos porque cumplió todas las condiciones exigidas.

    Él proporcionó una justicia que permite a un Dios santo y justo permanecer santo y justo y salvar a los pecadores. Todos por quienes Cristo murió serán salvos. Oirán y creerán el Evangelio de Dios y se arrepentirán de las obras muertas. Llegarán a la fe en Cristo y al arrepentimiento.

    3. Aprendemos cómo Dios salva a los pecadores

    La base de la salvación es la justicia de Cristo, todo el mérito se le atribuye a su obediencia y muerte a favor de los pecadores. Si te acercas a Dios por cualquier otro motivo, perecerás. Si vienes a Dios solo en este terreno, serás salvo. El instrumento para esto es el Evangelio en el poder del Espíritu Santo, y el medio es la fe en Cristo. Esto se ve en el ejemplo del ladrón que fue salvo (Lucas 23: 42-43).

    Era un pecador culpable que merecía el infierno. En el relato de Mateo, incluso este ladrón se burló de Cristo al principio (Mat. 27: 41-44). Si la salvación o cualquier parte de ella hubiera estado condicionada a una como esta, seguramente habría perecido.

    Fue llevado eficazmente bajo el Evangelio. Se le hizo comprender quién era el hombre en la cruz del medio: el Mesías enviado por Dios para salvar a su pueblo de los pecados. Este ladrón se despertó para comprender que esta Persona era el Señor de nuestra Justicia. Su fe fue por encima de las circunstancias.

    ¿Qué vio este ladrón con el ojo físico? Vio a un desgraciado derrotado, sufriente, colgado de una cruz. Vio a un hombre débil e indefenso (menos que un hombre). ¿Qué vio con el ojo de la fe? Vio al Señor de la Gloria, el Rey de reyes que vendría pronto a Su reino mediador. Vio al Salvador.

    Este ladrón sabía que Cristo estaba cumpliendo todas las condiciones de Su salvación. Confió en la justicia de Cristo como su única base de la misma. Esto es lo que todo pecador necesita ver, comprender y creer. Dios ha prometido la salvación eterna para todo pecador; desde un ladrón en la cruz hasta un fariseo religioso como Saulo de Tarso, que viene a él suplicando los méritos de la sangre y la justicia de Cristo.

    Creación sin cruz

    Pensar en la creación sin la Cruz, es tener una visión distorsionada de las cosas. Leemos sobre secretos ocultos antes de la fundación de la tierra. La Cruz en la creación es el secreto de Dios, ahora se nos ha dado a conocer. La Cruz del calvario es el núcleo interno de la verdad. La misma fortalece el tejido de la existencia: en Cristo todas las cosas se mantienen unidas. Significa Sus brazos extendidos en el Calvario.

    Sin eso, el mundo se desmoronaría, el mal lo rompería. Dios no arrojó este globo redondo al espacio y lo olvidó. Dejó al Espíritu de Dios meditando sobre él y la Cruz del calvario en el corazón de toda la humanidad. Este símbolo de amor es la fuerza de toda la vida y existencia, incluyéndonos a ti y a mí.

    La muerte de Cristo fue Su mayor logro y el más hermoso acto de Dios. No fue un error, ni una desgracia, ni un accidente. Cristo no fue una víctima martirizada, sino un poderoso vencedor, nuestro campeón y héroe de Dios. El Padre que está en los cielos lo envió a cazar y destruir al diablo y al mal. Un David más grande se enfrentó a un Goliat más inmenso. El Hijo de Dios derrocó a nuestro mayor enemigo, el pecado, y nuestro enemigo final, la muerte.

    Cristo es el amo de todo. ¡Jesús salva! La obra destructora del infierno de Cristo ha abierto la fuente celestial de recursos para todas las almas que luchan. "El que cree en mí, tiene la vida". Ser salvo significa "nacer de nuevo". "A todos los que le recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios".

    Necesitamos el poder de Dios y Dios necesita mano de obra. La salvación es un esfuerzo conjunto, el Espíritu de Dios desea que no esperemos, sino que sigamos adelante. Somos “colaboradores junto con Cristo”. Dios no nos necesita para dirigir el universo, pero depende de nuestra confianza y obediencia a él. Prediquemos el Evangelio y cumplamos así la Gran Comisión.

    Echa un vistazo a: El mensaje de la cruz. Análisis

    Pensamientos finales

    La crucifixión de Jesucristo en la cruz del calvario se encuentra en el centro de la historia de la humanidad. Marca la culminación de toda la obra mediadora de Jesucristo a favor de los elegidos de Dios que son por naturaleza culpables, contaminados y depravados. La Biblia nos enseña que antes de la fundación del mundo Dios escogió a un pueblo de la raza caída y pecadora de Adán y determinó salvarlos y darles toda la bendición eterna y toda la herencia de la gracia.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano