Qué Significa Tener La Unción De Dios

¿Quieres saber qué significa tener la unción de Dios? En los Salmos nos hablan del anuncio profético de la venida de Jesucristo como Hijo del Señor. El que es hijo es ungido con aceite. Este aceite no es un aceite cualquiera. Es un aceite santo, un aceite de consagración. Esto se puede ver en los siguientes pasajes:

  • “Tu trono, oh Dios, es para siempre; El cetro de tu reino es un cetro de justicia. A más la justicia y aborreces la maldad: Por eso, oh Dios, tu Dios te ha ungido con óleo de alegría, para privilegio sobre tus colegas. Salmos 45 v 6 - 8
  • “¡Soy yo quien ungió a mi rey en Sion, mi santo monte! Publicaré el decreto; El Señor me dijo: ¡Tú eres m i hijo! Hoy te engendré. Salmos 2 v 6 – 7

Te invitamos a quedarte con nosotros para que conozcas que significa esta frase bíblica.

Índice De Contenidos

    La unción del Señor en el AT (Antiguo testamento)

    Qué Significa Tener La Unción De Dios
    Qué Significa Tener La Unción De Dios

    El Señor le ordenó a Moisés, en Éxodo 30 v 22-33, que tomara "las mejores especias aromáticas, (...)" y que hiciera " con ellas" un aceite para la santa unción, una composición de perfumes según el arte del perfumista".

    Aquí puedes aprender sobre: La Práctica De La Unción De Sanidad Según Santiago

    El que fue ungido con este aceite fue " קדשׂ " " qadash " , es decir santificado, consagrado, santo. Fue marcado, identificado como en contacto con la santidad de Dios, llamado a vivir en la intimidad del ambiente de la gloria del Señor.

    Este aceite de la unción no era de uso común, el Señor le especificó a Moisés:

    No harás similar, en las mismas proporciones; ella es santa, y la consideraréis santa. Cualquiera que componga tal cosa o se la ponga a un extraño, será excluido de su pueblo. Éxodo 30 v 32 – 33

    El uso del aceite como la unción de Dios

    El uso de aceite en el Antiguo Testamento era común para marcar objetos, personas o lugares importantes:

    • También, Jacob, cuando tuvo la visión nocturna de la escalera, cuando despertó, derramó aceite sobre la piedra que había servido de almohada para consagrarla y llamó a este lugar "BethEl" que significa la casa de Dios. (Gn 28 : 18)
    • Aarón y sus hijos fueron ungidos con aceite para ser dedicados al Señor. (Éx 30 : 30)
    • La Tienda de Reunión, el Arca del Testimonio, la mesa y todos sus utensilios, el candelero y sus utensilios, el altar del incienso, el altar de los holocaustos y todos sus utensilios, la vasija con su base fueron ungidos con aceite para sean consagrados, todo lo que les toque será santificado. (Éxodo 30 v 26-29)
    • El primer rey, Saúl, fue ungido (1 Sam 10 v 1), luego David, (1 Sam 16 v 13), luego los demás.

    La unción de Dios se simboliza con el aceite de santidad

    Este aceite de unción es sinónimo de santidad. Santidad es sinónimo de presencia de Dios. Cuando Dios está presente, su Espíritu está allí. El Espíritu de Dios vistió al que había sido elegido para compartir las buenas nuevas:

    • "El espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para llevar buenas nuevas a los necesitados" (Isaías 61 v 1)

    Esta unción fue sobre Jesús, llamado Cristo, "Ξριστος" "Christos", el Ungido. Esta unción que había recibido le dio todo el poder en la tierra y el cielo (Mateo 28 v 18). Esta unción fue la manifestación de un poder que vivía en él, estaba revestido de él, inundando todo su ser, con un propósito (Isaías 61)

    Jesús no había recibido esta unción en esta tierra para ser adorado, reconocido, reinar, enriquecerse o llamar la atención sobre él. No, nada de eso, todo lo contrario, sino sanar corazones, proclamar liberación y libertad, publicar los decretos de Dios, consolar, conceder y dar. La unción en cuestión aquí, que puso en Jesús, es un poder que lo llevó a venir no para ser servido sino para servir, hasta el punto de dar la vida.

    • “Así vino el Hijo del Hombre, no para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20v28)

    El instinto religioso de la unción de Dios

    Nuestra naturaleza carnal nos empuja al instinto religioso. El instinto religioso es la peor trampa de un cristiano, porque cree que tiene razón, pero de hecho está en la apariencia de la verdad, habiendo distorsionado la palabra de Dios para su propio beneficio. Vemos un ejemplo muy claro de esto en el Evangelio de Lucas en el capítulo 9.

    Mientras Jesús se prepara para ir a Samaria para pasar algún tiempo allí, pide que le preparemos alojamiento. Pero los samaritanos se negaron. Fue entonces cuando los discípulos Santiago y Juan, viendo esto, dijeron:

    • Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo y los consuma?

    Santiago y Juan querían usar el poder de Dios para afirmar su poder justo sobre los samaritanos. No habían entendido nada.

    • Jesús les respondió: “Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió, diciendo: No sabéis de qué espíritu os animáis. Porque el Hijo del Hombre no vino para perder las almas de los hombres, sino para salvarlos".

    Santiago y Juan se inspiraron en lo contrario de lo que animó a Jesús. Es la misma fuente de inspiración que impulsó al apóstol Pedro a oponerse a Jesús cuando éste anunció que iba a morir en la cruz. Así como Jesús reprendió a Jacobo y Juan diciéndoles que no sabían qué espíritu los animaba, Jesús reprendió a Pedro diciéndole:

    • "¡Quítate de delante de mí, Satanás!" eres escandaloso conmigo; porque vuestros pensamientos no son los pensamientos de Dios, sino los de los hombres (Mateo 16 v 23)

    Pasajes demostrativos de la unción de Dios en el nuevo testamento

    Estos dos pasajes son la demostración perfecta de la antítesis de la unción de Dios. Esto es lo que permitió a Jesús, por evidencia, revelar a los apóstoles lo que condicionó la manifestación de la unción:

    • En Lucas 9, Jesús explica que Cristo, que es el Ungido, no vino a perder, sino a salvar. Dios manifiesta su unción para la salvación de las almas porque su plan es un plan redentor.
    • En Mateo 16, después de haber reprendido a Pedro, Jesús desvela el camino que lleva a la vida eterna: “(…) Si alguno quiere venir en pos de mí, renuncie a sí mismo, que se haga cargo de su propia cruz, y que él Sígueme. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que la pierda por mí, la encontrará.

    La unción de Dios no se manifiesta en una oleada de convicción o manifestación emocional, sino que se manifiesta en la vida de aquellos que han renunciado a ellos, a sus ambiciones, a su ministerio, a sus planes, a sus expectativas, para desear solo a Él y solo a Él.

    Señal de la de la unción de Dios

    La señal de la unción de Dios es un desbordamiento interior de su presencia.

    • El Salmo 23 v5 nos dice: “(…) Unges mi cabeza con aceite, y mi copa rebosa."

    Los que están vestidos con esta unción tienen su copa rebosante. Este desbordamiento tiene el efecto de fertilizar nuestra vida en Él. El Salmo 133, que anuncia proféticamente la constitución de la Iglesia, el cuerpo de Cristo, abre la realidad espiritual de lo que sucede cuando la vida se desborda del propio cuerpo:

    • “Es como el aceite precioso que, derramado sobre la cabeza, desciende sobre la barba, sobre la barba de Aarón, que desciende sobre el borde de sus vestidos. Es como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí el Señor envía bendición, Vida, por toda la eternidad."

    Este aceite que fluye sobre la vida de los redimidos está íntimamente ligado a la renuncia a nuestra vida psíquica, a nuestro "yo", a nuestra voluntad de querer lo que Él quiere.

    La unción de Dios nos rocía

    Mientras estemos en la reivindicación, en nuestra propia justicia, en la argumentación, en la defensa de nuestros intereses, estamos privados de su unción. Debemos odiar nuestra vida carnal (Juan 12 v 25) si queremos acceder a la vida eterna.

    Es en este preciso momento que la unción fluye sobre nuestra vida y que el desborde interior inunda nuestro ser como el rocío que desciende por la ladera de la montaña. Cuando el rocío está ahí, no sirve de nada señalarlo, todo el mundo lo nota.

    Asimismo, cuando la unción toma la vida de una persona, desprende una fragancia inconfundible. Nadie necesita mencionarlo, todos pueden inhalar su aroma inimitable. Fertilizados con su presencia, nos convertimos en portadores de los frutos inherentes a su naturaleza:

    • "Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fidelidad, mansedumbre, templanza (…)" (Gálatas 5 v. 22).

    Es la consecuencia de la unción en la vida de quienes la llevan. Esta unción es la cobertura de Cristo en nosotros. Para revestirnos de ella hay que experimentar el despojo interior (2 Co 5 v 4) de esta naturaleza que nos impide revestirnos del

    Hombre nuevo, del Hombre interior (Ef 3 v 16-18), el que es del naturaleza de Dios. La renuncia no es cosa fácil, duele, incisiva, es la circuncisión interior de la que habla Pablo. Es la divina operación quirúrgica que Dios realiza en nuestra vida a través de las circunstancias que nos hacen sufrir para que podamos acceder a la posibilidad de perder nuestra vida y así ganar la suya.

    También puedes leer sobre: El aceite de la santa unción y los cinco ministerios de Dios

    La cobertura de la unción de Dios tiene un precio. . . el de nuestra vida.

    • “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida, la perderá, y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. (Juan 12 v 24-25)

    Conclusión

    Como puedes ver, el significado de tener la unción de Dios implica un cambio total en nuestra manera de ser al aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y salvador. La unción de Dios no trae sobrenatural, sino algo más espiritual. Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano