Razones Por Las Que Se Debe Evitar La Amargura - Estudio Bíblico

Razones Por Las Que Se Debe Evitar La Amargura - Estudio Bíblico
Razones Por Las Que Se Debe Evitar La Amargura - Estudio Bíblico

¿Quieres saber por qué se debe evitar la amargura? La frustración que dura demasiado puede conducir fácilmente a la ira, que a su vez generará la amargura en nuestro corazón. Cuando has estado soltero durante demasiado tiempo, después de un tiempo es fácil caer en la amargura.

A menudo escuchamos mensajes sobre la bendición, la victoria... Y nos hacemos la pregunta: "¿por qué Dios no me bendice con un marido?". Aunque obedecemos a Dios tanto como sea posible, también oramos para que Dios nos traiga a la persona adecuada y nos guíe... ¡Pero sin embargo nada llega, nuestro celibato permanece!

Lo difícil a veces es cuando nosotros mismos solteros, presenciamos el matrimonio, o el nacimiento de hijos en nuestra familia o en nuestro círculo de amigos, y nuevamente le preguntamos al Señor: "Señor, ¿cuándo llegará mi turno?". "

Índice De Contenidos

    Cómo evitar la amargura en nuestro corazón

    Una frustración que duró demasiado puede llevarnos fácilmente a la ira, que eventualmente generará amargura en nuestro corazón. Muy a menudo, en un caso como este, ni siquiera nos damos cuenta de que gradualmente nos hemos deslizado hacia una actitud de resentimiento. Si este es nuestro caso, aquí hay algunas razones por las que no debemos quedarnos en la amargura.

    Aquí puedes leer sobre: ¿Cómo conquistar la amargura a través del perdón?

    1.  Al evitar la amargura, quitamos el deteriora de nuestra relación con Dios

    La amargura nos pone en una relación de adversidad con Dios, culpamos al Señor por nuestro celibato, y pensamos que nos está infligiendo un castigo, no lo es, porque la Biblia declara que Dios nos ama con amor incondicional.

    • 1 Juan 3: 1Dios quiere hacernos el bien, está de nuestro lado y reserva lo mejor para nosotros
    • Isaías 41:10Mientras esté soltero, la fuente de su fortaleza es: una relación amorosa íntima y personal con el Señor Jesucristo.

    La amargura nos impide ver nuestra promesa con los ojos de la fe, la amargura hace que nos enfoquemos en el problema más que en el Señor.

    Al evitar la amargura quitamos el aislamiento de nuestro entorno

    Si queremos una pareja, una actitud amarga y resentida puede fácilmente alejar a la persona destinada para nosotros. Ningún hombre o mujer tiene el deseo de unirse con una persona amargada o enojada.

    • Gálatas 5:22 Esta amargura, inconscientemente puede castigar, o causar daño a nuestra familia y seres queridos, por lo que estas personas se alejarán más rápido que nosotros.

    Al igual que Dios, estas personas que nos rodean, los miembros de nuestra familia, desean lo mejor para nuestras vidas, pero nuestra mala actitud puede lastimarlos.

    • Efesios 4:31 - Hebreos 12:15 La amargura en nuestra vida puede aumentar cuando recibimos fácilmente las mentiras del diablo, sus palabras y sugerencias están destinadas a ser contrarias a los planes de Dios. Jeremías 29:11

    Al evitar la amargura, socavaremos las mejores cosas que hay en nosotros

    Si nuestras palabras son negativas, si nos menospreciamos y no apreciamos quiénes somos, es una forma de negarnos a ver lo mejor que has depositado en nosotros.

    • 1 Corintios 6:20 Dios nos creó con bienes, capacidades, dicen talentos… No debemos por la amargura del celibato, compararnos con los demás, devaluarnos y socavar lo que has hecho de nosotros en Jesús-Cristo. Salmo 139:  14

    Cosas que podemos hacer para evitar la amargura

    1. Vuélvete al Señor y pídele que quite las heridas y la amargura de nuestro corazón, reconoce que necesitamos su ayuda, entrégale nuestro problema.
    2. Agradezca al Señor por todas las cosas buenas que ha puesto en nuestra vida, los dones que ha depositado en nosotros y también agradézcale por la fe, por nuestro futuro esposo y por el maravilloso plan que ha planeado para nuestra vida.
    3. Amado y apreciado a las personas que nos rodean, aleja la envidia, los celos y la ira, porque esperamos en el Señor, deseamos ser una bendición para los que nos rodean.

    Es importante saber que la amargura es una elección, que no se instala de la noche a la mañana, sino que somos nosotros quienes le dejamos un espacio, o un lugar en nuestro corazón. De la misma manera, también podemos dejar un lugar en nuestro corazón para que Dios coloque allí la fe, la libertad y la esperanza.

    Cómo evitar la amargura y nuestros pensamientos

    Ya hemos visto que la ira en sí misma no es un pecado. Son los peligros de la ira los que causan problemas. Por eso Dios nos anima a no permitir que la ira se convierta en pecado. Hay varias advertencias en la palabra de Dios:

    • Ten cuidado de que nadie se prive de la gracia de Dios; no sea que brote alguna raíz de amargura y cause angustia, y muchos se contagien de ella. (Hebreos 12:15)
    • Sepan esto, mis amados hermanos. Por tanto, todos sean prestos para escuchar, tardos para hablar, tardos para la ira: porque la ira del hombre no cumple la justicia de Dios (Santiago 1: 19-20)
    • Que toda amargura, animosidad, ira, clamor, calumnia y toda maldad  sea ​​quitada  de entre ustedes (Efesios 4:31).

    Puedes evitar la amargura en tu corazón. Comienza con tu actitud hacia la ira. Si tiene un problema con la ira.

    Ejemplo o testimonio para evitar la amargura por Leroy Eims

    Sigamos el consejo de Leroy Eims, un líder cristiano que también ha tenido una batalla con la ira en su vida:

    “Poco después de convertirme en cristiano, se me aconsejó que hiciera aplicaciones personales de la Biblia en mi vida. Uno de los primeros libros de mi estudio fue la Carta de Pablo a los Colosenses.

    Al estudiar el capítulo tres, el Espíritu Santo llamó mi atención sobre esto: “Pero ahora tú también,  rechaza todo esto: ira, animosidad, maldad, calumnias, palabras groseras que saldrían de tu boca” (Col 3.8).

    Traté de saltarme este versículo, pero el Espíritu me repetía las palabras "echa fuera toda ira". En ese entonces tenía un temperamento violento, y cada vez que ella rompía la fe, me apresuraba a golpear la puerta más cercana con el puño.

    Aunque a menudo me ensangrentaba los dedos y en una ocasión había destruido por completo un hermoso anillo de ónix y diamantes que me había regalado mi esposa, no podía parar.

    Y, sin embargo, ante mí estaba la palabra de Dios: "Expulsa toda ira. Para mí estaba claro que esto no era solo un buen consejo dado a la gente de Colossus hace siglos. Era Dios hablándome en este momento. Así que esta semana le hice una promesa a Dios. Me había hablado del pecado de mi ira y le prometí que trabajaría en ello...

    Pasos que tomo Leroy Eims para evitar la ira

    • Mi primer paso fue memorizar el versículo y repasarlo todos los días durante varias semanas.
    • Oré y le pedí al Señor que me recordara este versículo cada vez que surgiera una situación en la que pudiera enojarme. Y le pedí a mi esposa que orara por mí y recordara este pasaje si me veía fallar en mi promesa al Señor. Así que Colosenses 3: 8 se convirtió en parte de mi vida y, gradualmente, Dios quitó ese pecado".
    • Oré y le pedí al Señor que me recordara este versículo cada vez que surgiera una situación en la que pudiera enojarme. Y le pedí a mi esposa que orara por mí y recordara este pasaje si me veía fallar en mi promesa al Señor.

    Así que Colosenses 3: 8 se convirtió en parte de mi vida y, gradualmente, Dios quitó ese pecado".

    Pasos para evitar la amargura y nuestros pensamientos

    Si la ira no se trata con la palabra de Dios, puede dar lugar a amargura. Este resentimiento comienza con una raíz, pequeña al principio y difícil de detectar.

    Pero eventualmente, crece hasta el punto en que infecta a otros ¿Qué hay que hacer? Dios nos da la solución y el poder: su gracia. “Mirad que nadie se prive de la gracia de Dios” (Hebreos 12:15). La gracia, es decir, su poder, está disponible para ayudarte a superar y eliminar la amargura que hay en tu vida.

    1. Ten un espíritu perdonador para evitar la amargura

    Recuerda cuántos pecados les ha perdonado Dios y podrás perdonar a otros también.

    • Sean bondadosos unos con otros, sean compasivos, sean misericordiosos unos con otros, como Dios les ha dado en Cristo. (Efesios 4:32)

    Entonces el amo mandó llamar a este siervo y le dijo: Siervo impío, te perdoné íntegramente tu deuda, porque me rogaste; ¿No deberías tener piedad de tu compañero como yo me compadecí de ti? (Mateo 18: 32–34).

    Alguien que no comprende el perdón que Dios da, no puede entender cómo perdonar a los demás. Jesús incluso agregará que no conoce la salvación si no comprende el perdón de Dios:

    • Así es como los tratará mi Padre Celestial si cada uno de ustedes no perdona a su hermano con todo su corazón (Mateo 18:35).

    2. Confía en que la justicia de Dios prevalece para evitar la amargura

    Debes dejar que Dios actúe en tu amarga situación:

    • No se venguen ustedes mismos, amados míos, sino permitan que la ira actúe, porque escrito está: Venganza mía, yo pagaré, dice el Señor (Romanos 12:19).

    Dios hizo la promesa de que Él mismo recompensará todos los males en la medida perfecta. Su justicia prevalecerá. Ningún mal escapará a su mirada. Él ve el mal más de lo que tú lo ves.

    Él lo odia más que tú también. Y reclama el derecho de venganza. ¿Crees en esta promesa? ¿Confías en que Dios actuará por ti de una manera más justa que tú? Si es así, este texto te dice que vas a dejar de saborear la venganza. Dejarás eso a Dios y serás libre de otorgar bien por mal y bendecir a los que te persiguen.

    3. Recuerda la fidelidad de Dios ayuda a evitar la amargura

    Durante el tiempo de Jeremías, el pueblo de Dios fue derribado por los juicios de Dios. Pero en lugar de reflexionar sobre sus circunstancias, se les animó a pensar en la fidelidad de Dios:

    • Recuerda mi humillación y mi vida errante, el ajenjo y el veneno; Mi alma lo recuerda bien, está aplastado dentro de mí. Esto es lo que quiero volver a mi corazón, por eso espero: es que la benevolencia del Señor no se agota, y sus misericordias no se acaban; Se renuevan todas las mañanas. ¡Grande es tu lealtad! Jehová es mi porción, dice mi alma; por eso quiero esperarlo. Bueno es Jehová con los que en él esperan, con los que le buscan. (Lamentaciones 3: 19-25)

    4. Dios puede cambiar el mal por el bien.

    La historia de José nos muestra a un hombre que podría estar amargado. Fue vendido por sus hermanos, difamado por la esposa de su jefe y olvidado en la cárcel, pero no se olvidó de Dios. José vio cómo Dios permitió sus circunstancias e incluso quiso usarlas para el bien:

    • Habías formado el plan para lastimarme, Dios lo convirtió en bueno, para lograr lo que está sucediendo hoy y salvar la vida de un gran número de personas. (Génesis 50:20)

    Seis actitudes reveladoras para evitar la amargura en nuestro corazón

    • "Cuida tu corazón más que cualquier otra cosa, porque de él provienen las fuentes de la vida". Proverbios 4.23

    Dios nos ha dado la responsabilidad de guardar nuestro corazón y lidiar con cualquier resentimiento oculto. Él nos dará la gracia de perdonar, pero depende de nosotros dar el primer paso. Para ello debemos empezar por escudriñar nuestro corazón.

    Nos gustaría repetir esta verdad: todo lo que Dios nos pide es para nuestro bien.

    Es posible que no sepa si hay o no rencor en su corazón. Si ha adquirido el hábito de vivir con resentimiento, es posible que le resulte difícil recordar a todas las personas a las que necesita perdonar. O tal vez hay alguien a quien crees que has perdonado, pero todavía hay un poco de amargura en tu interior. Aquí hay seis actitudes que indican un rencor oculto.

    El resentimiento siempre domina.

    Pablo dice en 1 Corintios 13.5 que el amor "no se acuerda del mal". ¿Mantienes una cuidadosa cuenta de los males que sufres? ¿Los almacena en un disco duro mental, en caso de que necesite descargarlos para refrescar su memoria? Si hay alguien cuyas ofensas registras, es una señal de que no lo has perdonado.

    Siempre nos jactamos del buen comportamiento.

    Es fácil pensar al mirar a otras personas: "¡Yo nunca haría eso! ¡No puedo creer que él pudiera haber hecho algo así!". Los propios justos nunca ven sus pecados, pero son inmejorables para ver los de todos los demás.

    El rencor sigue quejándose

    ¿Recuerdas la parábola del hijo pródigo en Lucas 15? No pasó mucho tiempo antes de que el hermano mayor se quejara del regreso de su hermano menor.

    • Lucas 15:29 “Mira, respondió el hijo: Yo he trabajado para ti todos estos años. Y jamás he desobedecido tus órdenes. Pero nunca me has dado un cabrito para celebrar con mis amigos”

    En lugar de celebrar el regreso del hijo pródigo, todo lo que pudo hacer fue quejarse de que nunca pudo ir de fiesta con sus amigos.

    El resentimiento empuja, divide y separa – Debemos evitar la amargura

    Veamos otro testimonio que nos ayudará a evitar la amargura en nuestro corazón. Es importante impedir que este sentimiento entre en nuestra vida:

    • Siempre que Dave, mi esposo, tenía una palabra que me ofendía, mi reacción espontánea era alejarme de él. Seguí repasando sus comentarios en lugar de perdonarlo y pasar página. No quería estar en la misma habitación que él y por la noche dormía en el borde de la cama. Al negarme a perdonarlo, estaba desperdiciando mi energía emocional y dejándome robar mi alegría.
    • El resentimiento acusa, relata la ofensa y la recuerda constantemente. El hijo mayor no dejó de recordarle a su padre que su hijo menor se había ido de casa y dilapidado su herencia en una vida disoluta. Básicamente le dijo: "¿Cómo puedes dar una fiesta en su honor, papá?" ¿Continúa hablando de ofensas o lesiones pasadas?

    El rencor es celoso e irrita las bendiciones del otro.

    No es fácil aceptar que el que te ha ofendido sea bendecido. Pero así como el padre dio una fiesta en honor al hijo pródigo, Dios quiere mostrar su bondad y amor por cada uno de nosotros. Y podemos aprovecharlo o perderlo, como hizo el hermano mayor.

    Nos gustaría repetir esta verdad: todo lo que Dios nos pide es para nuestro bien. Vivir con rencor no te llevará a ninguna parte. De hecho, solo servirá para hacerte sentir miserable. La buena noticia es que Jesús abrió un camino para liberarnos de los rencores y permitirnos vivir en gozo y paz. Una acción para hoy

    Confía en Dios y pídele que te ayude si necesitas perdonar a alguien. Quiere que disfrutes tu vida al máximo. ¡Es por eso que hazte un favor y perdona!

    Versículos de la Biblia para evitar la amargura

    Cuando la ira no se maneja bien, puede convertirse fácilmente en amargura. La amargura es un veneno que puede provocar problemas físicos y emocionales. Cuando aprendes a manejar la ira de manera saludable, puedes evitar la amargura. Un consejero cristiano compasivo puede ayudarte a superar este problema.

    Los efectos de la amargura

    Cada incidente de amargura comienza con dolor. Ya sea que alguien te lastime de manera deliberada o no intencional, la herida puede ser profunda. Si lo niega y no lo procesa con perdón, el dolor que experimenta puede convertirse en amargura.

    La amargura mina tu alegría.

    Puede robarle la bondad a tu vida. Pinta un cielo azul de negro y te mantiene en cautiverio. La amargura te lastima mucho más que a la persona que originalmente te lastimó. Puede destruir tu paz.

    Cuando te mantienes durante mucho tiempo, la amargura puede crear problemas de salud. Puedes experimentar los siguientes síntomas:

    • Dolores de cabeza
    • rechinar los dientes
    • interrupción del sueño
    • presión arterial alta
    • úlceras
    • y otros problemas de salud.

    Estos problemas pueden provocar problemas de salud graves como diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Es importante lidiar con la amargura para evitar estos problemas de salud que pueden disminuir su calidad de vida.

    La amargura no te ofrece ningún beneficio. Incluso puede causar distancia en tu relación con Dios. Un espíritu amargo crea un sufrimiento incalculable. A menudo, una persona que lucha contra la amargura puede superarla por completo con la ayuda de un consejero cristiano calificado.

    Hay que evitar la amargura y el resentimiento en las relaciones

    La amargura nunca afecta a una sola persona. Si estás amargado, tu amargura se derrama sobre todos los que te rodean. Tu negatividad puede hacer que otros te eviten. Es posible que escuchen tus historias de por qué te amargaste, y luego se preocupen de que puedas amargarte con ellos por infracciones similares. La amargura puede dañar las relaciones en:

    • Tu matrimonio
    • En tu familia
    • En tu lugar de trabajo
    • En tu iglesia
    • y en tu comunidad.

    Todos hemos experimentado el dolor de otra persona. Algunas heridas son enormes y pueden parecer insuperables. Sin embargo, puede superar el resentimiento en las relaciones si recibes asesoramiento profesional.

    Incluso puedes sentirte amargado hacia Dios por una pérdida que experimentaste. Es parte de la naturaleza humana culpar a Dios por cosas que podría haber hecho que salieran de otra manera. Tu amargura hacia Dios podría estar creando grandes problemas en tu vida espiritual. Tu consejero puede ayudarte a abordar las raíces del problema para encontrar la libertad que necesitas.

    Hay que evitar la amargura con el perdón y límites

    La clave para evitar la amargura es el perdón. Cuando perdonas, dejas que la otra persona se salga del apuro por sus errores. Puedes entregar tu dolor a Dios, quien lo manejará con perfecta justicia. Entonces puedes dar un paso hacia la libertad en lugar de ser retenido por la esclavitud de la amargura.

    La persona que te hizo daño no necesita disculparse o enmendarte para que el perdón ejerza su poder curativo. El perdón es un acto de tu voluntad. No requiere ningún contacto con su agresor. Es simplemente un acto de fe entre tú y Dios.

    Digamos que la persona que te lastimó fue tu padre. Sus errores pueden haber tenido un impacto negativo en toda su vida. Es posible que esté guardando rencor contra sus padres, incluso si han fallecido. Al perdonar a tus padres, liberas el deseo de obtener lo que nunca tuviste. Puedes entregar tu dolor a Dios, quien tomará tu amargura y la reemplazará con paz.

    Si su agresor todavía está en su vida, es posible que deba establecer límites contra el comportamiento inapropiado para protegerse contra una mayor amargura. Una vez que perdonas, no significa que la reconciliación sea necesaria o incluso sabia en algunos casos. Puedes perdonar mientras colocas límites de protección a tu alrededor. Los límites te ayudarán a elegir la libertad sin lastimarte una y otra vez.

    El perdón y el establecimiento de límites son pasos difíciles de tomar por tu cuenta. Puedes obtener perspectiva y ayuda práctica de un consejero cristiano. Tu consejero te escuchará, validará tus preocupaciones y te ayudará a elaborar un plan para deshacerte de la amargura.

    Versículos de la Biblia para ayudarte a evitar la amargura

    Para superar por completo los efectos de la amargura en tu vida, es beneficioso meditar en las Escrituras con respecto a la amargura. Una vez que aprenda lo que la Biblia tiene que decir sobre este problema, puede evitar caer en las mismas trampas que antes. Puedes elegir un mejor camino con la ayuda de Dios.

    Ejemplo de Job

    • Por tanto, no callaré; Hablaré con la angustia de mi espíritu, me quejaré con la amargura de mi alma. - Job 7:11

    Job sufrió grandes pérdidas aunque no merecía ninguna de ellas. Decidió desahogar su amargura ante Dios en lugar de reprimirse. Esta elección también es sabia para ti. Cuando desahogas la amargura de manera segura, puedes encontrar la curación.

    En los salmos

    • Aunque me hayas hecho ver problemas, muchos y amargos, restaurarás mi vida; de las profundidades de la tierra volverás a sacarme. - Salmo 71:20

    Toda persona tiene temporadas difíciles que pueden resultar amargas. Pero Dios promete darnos restauración. Quiere que pongamos nuestra esperanza en él para que podamos superar nuestra amargura. Él no quiere que nos quedemos atrapados en nuestros problemas, sino que sigamos adelante con su guía.

    En lamentaciones

    • Recuerdo mi aflicción y mi andar errante, la amargura y la hiel. Los recuerdo bien, y mi alma está abatida dentro de mí. Sin embargo, esto lo recuerdo y, por lo tanto, tengo esperanza: debido al gran amor del Señor, no somos consumidos, porque su compasión nunca falla. Son nuevos cada mañana; grande es tu fidelidad. - Lamentaciones 3: 19-23

    Cuando te sientas resentido, este pasaje puede ofrecerte un gran consuelo. Dios recuerda las razones de tu enojo y amargura, incluso mejor que tú. Sabe que te tientan a elegir la negatividad en lugar de la positividad. Pero quiere que recuerdes su bondad y fidelidad todos los días. Quiere que te concentres en la esperanza que trae cada nuevo día mientras caminas con él.

    En el nuevo testamento

    • Deshazte de toda amargura, rabia e ira, peleas y calumnias, junto con toda forma de malicia. - Efesios 4:31 NVI

    Este versículo deja en claro que la amargura es un gran problema. Dios quiere que lo eliminemos de nuestras vidas para que no se convierta en problemas mayores. Trabaja duro para eliminarlo y estarás en la voluntad de Dios.

    Evitar la amargura desde su raíz

    Procura que nadie se quede corto de la gracia de Dios y que ninguna raíz amarga crezca para causar problemas y contaminar a muchos. - Hebreos 12:15

    Si tienes una raíz amarga, afecta a los demás, lo veas o no. Al eliminar esa raíz amarga, preserva la paz y la fe entre sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y otros. Vale la pena luchar no solo por ti sino por todos los demás involucrados.

    Evitar la amargura con terapia de manejo de la ira

    ¿Crees que la terapia de manejo de la ira es solo para personas con temperamento fuera de control, cuyos arrebatos de ira causan estragos en público? Este tipo de terapia también es útil para quienes lidian con la amargura de formas menos notorias.

    Como se dijo anteriormente, la amargura puede causar problemas de salud y problemas de relación. Para manejar esos problemas, es posible que necesites una terapia de manejo de la ira.

    También puedes aprender sobre: El Poder Del Perdón - El Perdón Es Necesario - Ayuda Bíblica

    Los terapeutas te ayudan a formar nuevos hábitos para reemplazar los patrones de comportamiento destructivo. Tu consejero te guiará a través de los pasos del duelo para poder perdonar a su ofensor. Con su ayuda, puedes vivir una vida más sana y conectada.

    Conclusión

    Como puedes ver, esta es la forma de evitar la amargura en nuestros corazones. Te aconsejamos que si tienes problemas, trata de consultar a un profesional y ver qué terapias pueden ayudarte más a superar la amargura. El atento personal de consejeros experimentados es una opción muy viable. Esperamos haberte ayudado con esta información. Dios te bendiga.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano