Santo es el que pelea contra el pecado con todas sus fuerzas

Santo es el que pelea contra el pecado, en muchas ocasiones de la vida hemos escuchado estas palabras, y es así, vivimos en una lucha eterna entre lo carnal y lo espiritual, entre hacer lo que Dios nos manda que hagamos y desobedecerlo, sin embargo el Espíritu Santo, nos ayuda en esa lucha diaria, para que seamos Santos como Jesús es Santo y la Biblia, nos alimenta.

Te invito a leer: La Semilla del Pecado. ¿Qué Está Mal en Nosotros?

Índice De Contenidos

    Santo es el que pelea contra el pecado con todas sus fuerzas

    El individuo atraviesa por dos tipos de luchas contra el pecado, una carnal y otra espiritual, el cristiano por lo general está consciente de su lucha contra el pecado, en especial porque su meta una vez que ha conocido a Jesús es imitarlo, por su parte Satanás, es enemigo de Jesús, y de todo aquel, que desee salvar su alma, entonces buscara, sumergirlo en el pecado, para que no llegue a su meta.

    El tipo de lucha espiritual de un cristiano se describe en: Efesios 6:12 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” el cristiano debe fortalecerse con la palabra de Dios y no alejarse de Cristo, es la única forma de vencer el pecado.

    Una vez que el hombre conoce a Jesucristo, lucha en contra del pecado, y por otro lado el diablo, va a luchar para separarnos de Cristo, pero la Biblia nos dice que no todo el tiempo el pecado es generado por el diablo en Gálata 5:12 “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis

    En Romanos 8:1 dice: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” a su vez en Romanos 8:5 nos enseña que, ser cristiano es estar en el espíritu, para no pensar ni actuar en las cosas de la carne, el cristiano, debe pensar en las cosas de Dios, ya que desde el momento, que conocemos a Cristo somos de él.

    Debemos siempre poner nuestros pecados delante de Dios y arrepentirnos de todo corazón, con la fuerza de voluntad de no volver a pecar, somos obra de Dios creación suya porque él lo dijo, somos hechos a su imagen y semejanza, con la salvedad, que el hombre fue débil y peco, pero tenemos a Jesús, que murió en una cruz, y resucito para que seamos salvo, el pago el precio del pecado.

    Una lucha carnal o externa

    El humano por naturaleza es imperfecto, lujurioso, orgulloso, mentiroso, codicioso entre otros pecados que tiene de por sí, es una repetición de la historia de Adán y Eva porque el diablo, anda asechando para hacer caer a todo cristiano en el pecado, él, mostrara el pecado como algo inocente, involucrando al humano en sus deseos carnales, a tal punto de llevarlo a desobedecer a Dios.

    El humano tiene libre albedrío, lo que hace que se imponga el yo, en los actos que realiza bajos su sabiduría e inteligencia carnal, en donde predomina el egoísmo, el pecado se impone y eso, alejan al Espíritu de Dios, es decir, el humano por su propio esfuerzo no podrá vivir en el espíritu, ya que su naturaleza no se lo permite, por ello necesita que Jesús tome las riendas de su vida y tener un buen vivir.

    El adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; son el tipo de pecado que asecha todos los días al humano, de acuerdo a Gálata 5:19–20–21 y en Romanos 12:1 se exhorta al cristiano, a presentar su cuerpo en sacrificio a Cristo.

    Existen algunos seres, que deciden apartarse por su propia cuenta de estos pecados, entregando su vida a Cristo, en otros es el mismo Dios, que los aparta de esos pecados, Satanás no puede controlar nuestras mentes pero, lo que si puede, es contaminar, nuestros sentidos, nuestro entorno de esa forma, el humano sigue pecando esclavizando su alma y alejándose cada día más de Dios.

    En Romanos 7:18 dice: “Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo” como se evidencia, el pecado esta allí, en la carne de cada ser humano, sin embargo, Dios nos da la solución para no caer en esta tentación y librarnos del pecado e ir en busca de la salvación, y esto se logra por medio de Jesucristo y orando sin parar.

    Otra recomendación que nos dio Jesucristo para librarnos del pecado, está en Marcos 9:43 “Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado”¿qué es lo que debemos cortar? ¡Señores! la ocasión, ese momento en que no resistimos y pecamos, ese espacio de tiempo o lugar debemos evitarlo.

    Por ejemplo si existen lugares en donde el pecado se presenta en una de sus máximas expresiones, y usted decide estar presente, por curiosidad o por lo que sea, usted sabe que allí va a pecar, entonces en Marcos 9:45 Jesús nos dice: “Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado”

    En este orden de idea, aléjese de lugares donde sabe que va a pecar, no tome la palabra de Dios tan literalmente, pídale a Dios, ojos y oídos espirituales, en este versículo se le invita a alejarse de lugares pecaminosos que le harán daño solamente a usted, y posiblemente habrá pensado, que si para estar con Dios tendría que quitarse los pie mejor no, ahora ya sabe el trasfondo del versículo.

    De la misma manera Dios, hace sus recomendaciones en Marcos 9:47 cuando se refiere aquellas personas que al mirar caen en pecado por múltiples razones, llámese codicia, lujuria, deseo por lo ajeno, envidia entre otros. El pecado no está en mirar, sino en la intensión con que se mira, la pornografía, lleva al individuo a lo más bajo, haciendo que el humano entre en ese inframundo de pecado.

    Aléjese de  la causa que lo va a llevar a pecar, cada uno conoce su interior y su cuerpo, él, le indica cuando esta cerca del peligro, de hecho por lo general sabemos que situación es peligrosa o de pecado para cada uno, si usted sabe, cual es la suya aléjese, pídale a Dios fuerza de voluntad y ore sin parar, aférrese a la palabra de Dios, para resistir a la tentación y al pecado.

    El hombre y sus dos realidades por alimentar

    El hombre vive una lucha constante entre la carne y el espíritu, y en todo lo relacionado con Dios, debe comandar es el espíritu y es a él, al que debemos alimentar con la oración, leyendo la Biblia y creyendo que Jesucristo el hijo de Dios es nuestro salvador, si decide alimentar la carne con, excesos, brujería, hechicería, odio, envidia solo conseguirá perder su alma e irse al infierno eterno.

    Santo es el que pelea contra el pecado
    Santo es el que pelea contra el pecado

    Recordando una vez más, que usted tiene el libre albedrío de su vida, usted, decide a quien va a alimentar, si a la carne, que al final lo llevara a perder su alma, en un fuego eterno, un alma por la que Jesús pago con sangre en la cruz, o alimentar al espíritu, el cual dejara que Jesucristo lo guíe por el camino, de la verdad, la salvación y eternidad, reinando en un cielo nuevo.

    Qué debe hacer el cristiano para alimentar el espíritu

    El cristiano debe alimentar el espíritu, por medio de  la oración de rodilla, sentado, parado, donde este, siempre debe permanecer en oración, leer la Biblia pero antes pedirle al Espíritu Santo discernimiento, para entender y poner en práctica esas enseñanzas, tan elementales para un cristiano, de ser necesario congréguese en la iglesia que su corazón y espíritu le indiquen, Dios se encargara, solo pídaselo.

    El cristiano debe ser bautizado en agua, donde muere para el mundo y vive para Cristo, y leer la palabra de Dios porque a los hijos de Dios, se les ha mandado a predicar el evangelio a toda criatura, y es importante que tenga siempre en su mente y corazón que predicar el evangelio, no es juzgar a su prójimo, al prójimo debemos amarlo como a nosotros mismos y la tarea de juzgar es solo de Dios.

    Dios manda a que le alabemos juntos y en armonía, entonces pídale en oración que le depare una iglesia en donde usted, se vaya a sentir grato para servirle, haga actividades, infórmese más de Dios por medio de la Biblia, y conozca las  experiencias o testimonios de su prójimo con Dios, que de seguro son espectaculares, y viva las suyas, porque Dios le ama y se lo hará sentir siempre.

    La vida de un cristiano no es fácil y nunca lo será, jamás, dejará de  ser atacado por el enemigo, siempre habrá luchas contra el espíritu, pero lo maravilloso de todo, es que Dios está con usted, y su esfuerzo por ser mejor, por cumplir de buena manera la palabra de Dios, será recompensado, porque cada batalla ganada es un avance en su vida espiritual, usted hará la voluntad de Dios.

    La vida Cristiana es demandante, y solo el amor a Dios, el deseo de salvar su alma del pecado y poder disfrutar de una vida eterna, al lado de Jesucristo y sus seres queridos que han conocido a Jesús y están en el cielo con nuestro creador, debe llevarnos a esforzarnos, Dios no quiere sacrificios, él desea un corazón contristo y humillado, un corazón así, nunca despreciara Dios.

    En conclusión, Jesucristo dijo se santos como yo soy santo, y esa posición espiritual, solo la logramos obtener cuando, imitamos cada paso que dio Jesucristo en la tierra, amando a Dios sobre todas las cosas, nos alejamos del pecado y nos esforzamos en no repetir la falla, orando sin parar y fortaleciéndonos en la palabra de Dios que es la Biblia.

    Cuando amamos a Dios por sobre todas la cosas, le damos la prioridad  a Dios en nuestras vidas y acciones, cuando oramos, se activan los dones que Dios, nos dio en 2 Timoteo 1:7 dice: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propioy en Romanos 12:2, nos dice que no nos conformemos que cambiemos y veremos la voluntad de Dios que es perfecta.

    No preocupéis por el que dirán, el cristiano sabe que seguir a Cristo es salvación para su alma y obtendrá vida eterna, es necesario esforzarse y  no andar en la carne, o hacer cosas relacionadas con ella, ya que nos lleva al pecado y perdición, Dios quiere que vivamos, en una naturaleza nueva con él, en el espíritu, porque cuando somos de Cristo, crucificamos la carne con sus pasiones y deseos.

    A partir de este momento, no le importe el qué dirán, enfóquese en la mano extendida de Jesucristo donde está la salvación de su alma, y usted, agarrarse de esa mano, y deje que Cristo tome el control de su vida, él, le dice en: Josué1:9 “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

     Puedes leer: Qué Es Un Impío En La Biblia. Diferencia Entre Impío Y Pecador

                                                                                   Dra. Mercedes Pérez Sarrameda

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información