¿Tengo Que Ir A La Iglesia? 8 Razones Para Asistir

Una persona que dice: "Creo en Dios y quiero ser bautizado, pero no quiero ir a la iglesia", suena como un hombre que le dice a su novia: "Te amo; quiero casarme contigo, pero no quiero vivir contigo. Está diciendo que quiere los beneficios del matrimonio, pero no la relación que lo acompaña. Parte de la experiencia cristiana es tener una relación con la comunidad de creyentes.

Cuando alguien vive como un ermitaño de la sociedad, tiende a volverse excéntrico. Aislarse de los demás comienza a afectar la mente; el cerebro se atrofia. De la misma manera, es importante que los cristianos sean sociables con los demás creyentes en la adoración y las reuniones corporativas para evitar volverse personas sin ningún conocimiento de la espiritualidad. La iglesia es parte del don de Dios.

Por qué ir a la iglesia
Por qué ir a la iglesia

En Juan 13:35 Jesús dice: "Por esto todos los hombres sabrán que ustedes son mis discípulos, si se aman los unos a los otros". ¿Sabías que el amor y la unidad de la iglesia podrían ser una parte poderosa de nuestro testimonio al mundo en los últimos días? El diablo seguramente se da cuenta de que el mundo no creería si existe división. Él ha estado trabajando hacia ese objetivo desde el principio.

Índice De Contenidos

    8 Razones por las que hay que ir a la iglesia constantemente

    Aquí hay 8 razones poderosas por las que debes asistir a la iglesia semanalmente:

    1. Porque Dios lo dice

    Dios nos dice en su Palabra que "no dejemos de reunirnos". (Hebreos 10:25). La Biblia incluso llega a llamar a la Iglesia la "Novia de Cristo", es decir, su amada. Si amas a Jesús, amarás las cosas que Él ama. La Iglesia es muy importante para Dios, por lo que debería ser siempre importante para nosotros. Dios no nos llamó a reunirnos y adorar para cargarnos, sino para bendecirnos. ¡La asistencia a la iglesia puede convertirse en una de las mayores bendiciones en tu vida y la de tu familia!

    2. Es lo que hizo Jesús

    Lucas 14: 6 dice: "Jesús regresó a Nazaret, donde lo habían criado y, como siempre, fue al lugar de reunión el sábado". La Biblia nos dice que "como siempre", otra traducción de la Biblia dice "como era su costumbre" Jesús fue al lugar de culto. Cuando decimos que somos seguidores de Cristo, se supone que debemos hacer lo que Jesús ha hecho. ¿Qué haría Jesús? Jesús iría a la iglesia, y nosotros como seguidores de Cristo, deberíamos hacer lo mismo. Si tomamos en serio nuestra vida en Cristo, entonces deberíamos ir a la iglesia regularmente.

    3. Adorar a Jesús juntos es poderoso

    Jesús vive dentro de nosotros por Su Espíritu cuando creemos en Él, ¡esta es una verdad profundamente increíble! Pero también hay algo bíblicamente poderoso acerca de reunirse con otros creyentes para adorar. Jesús dijo: "Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo entre ellos". (Mateo 18:20) Así que no solo vive en nosotros por su Espíritu, sino que está en el "medio" de nosotros cuando nos reunimos para adorarlo.

    4. Necesitamos comunidad cristiana

    Todos anhelamos comunidad y conexión con los demás. Dios nos da este regalo al reunirnos en la iglesia y/o en grupos más pequeños en las casas de los demás. Se cumple algo dentro de nosotros para hacer vida con los demás, alentarnos mutuamente y participar auténticamente en las vidas de los otros. La televisión cristiana, los podcasts, los libros y las conferencias son adiciones maravillosas a nuestras vidas espirituales, pero nada puede tomar el lugar de una comunidad cristiana consistente a través de la iglesia local.

    5. Crecemos más juntos que solos

    Puede ser complicado cuando nos metemos en la vida del otro. Todos somos humanos y nadie es perfecto. Por lo tanto, se requiere esfuerzo, intencionalidad y gracia de Dios para hacer la vida juntos, incluso como creyentes. Reunirse regularmente con otros creyentes al ir a la iglesia, se convierte en un proceso de refinamiento mediante el cual nos ayudamos mutuamente, oramos unos por otros y nos alentamos a querer seguir a Cristo de todo corazón. Es una cosa realmente hermosa.

    6. Es un ejemplo positivo

    Ir a la iglesia es un ejemplo positivo. Cuando vas cada domingo, estás dando un buen testimonio, uno que las otras personas notan. Es un ejemplo que se convierte en una inspiración para los demás. Las personas que intentan mejorar sus vidas y desean un cambio positivo se verán impactadas por un ejemplo de alguien comprometido con ir a la iglesia regularmente.

    7. Es un buen hábito

    Hebreos 10:25 dice: “Algunas personas han dejado el hábito de reunirse para adorar. Pero no debemos hacer eso. Deberíamos seguir alentándonos unos a otros, especialmente porque saben que el día de la venida del Señor se está acercando”. La Biblia nos dice que hay un buen hábito en ir a la iglesia de forma regular.

    Algunos han desarrollado el mal hábito de faltar a la congregación. Tal vez hayan dejado el hábito o quizás todavía no lo hayan desarrollado. El domingo por la mañana ofrece muchas opciones, ofrece la opción de dormir, la de salir con amigos, la de leer el periódico dominical y todo tipo de alternativas relacionadas con la recreación. Sin embargo, Dios nos llama a que nos reunamos con nuestros hermanos en Cristo.

    8. Es importante para la salud mental

    La iglesia es un lugar alentador. Todos necesitamos aliento. La vida es dura y muchas veces difícil. Todos nos encontramos con varios tipos de desafíos; problemas de salud, problemas financieros, conflictos dentro de nuestras familias, entre otros. Tenemos la oportunidad de alentarnos unos a otros y eso es parte de lo que se trata en la iglesia. El servicio dominical es donde comienza la comunión. En las clases, grupos y los servicios, es donde conoces a las personas en un nivel más profundo.

    Pero comienza el domingo; lo que ayuda al compañerismo y las relaciones con las personas cristianas, es el hecho de ir a la iglesia. Cada domingo que vayas, habrá gente que te estará buscando, preguntándose si estás allí. Cuanto más estés en la iglesia, más involucrado estarás, más personas te extrañarán y notarán que no estás cerca. Es maravilloso ser parte de una iglesia local, es como tener una familia muy grande.

    Ir a la iglesia es un hábito que debes adquirir, puesto a que fortalece tu vida espiritual, y además hace que no te sientas solo con tus problemas. No dejes que las excusas se interpongan en el camino de lo que sabes que Dios te está llamando a hacer. Dios te fortalecerá y te dará poder para hacer lo que Él desea que hagas, y para que le des ese espacio que necesita para cumplir su propósito en tu vida.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    1. Patricia marandino dice:

      No puedo asistir al culto porque hay uma persona que no puedo ver alli es mi enemiga

      1. Meudys Ochoa dice:

        Hola Patricia, Dios te bendiga. Esa palabra enemigo no cabe en la vida de un cristiano, a menos que sea para referirse al maligno. Quizás el hecho de que es persona vaya a la misma iglesia que tú, sea una oportunidad para la reconciliación. Quizás la persona al verte sienta arrepentimiento si te hizo algún daño

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información