4 Tipos de amor según la biblia

Existen 4 tipos de amor según la biblia, Eros, Storge, Philia Y Amor Ágape. El amor de forma general puede ser definido como una emoción que tiene grados de intensidad que se manifiestan de forma distinta. Se puede afirmar que en nuestra vida el amor siempre ha estado presente, y generalmente solemos usar expresiones como “amo el helado”, “amo ir al cine”, “amo a mis hijos”, “amo a mi esposo”, “amo a mi familia”, entre otras.

Te invito a leer: ¿Que Es El Amor De Dios? Características

Sin embargo, para los cristianos creyentes fieles de Dios, el amor abarca más que un gusto o una simple emoción y pone a prueba nuestra verdadera fe. Según la biblia e amor puede ser fácilmente confundido por el sentimiento que nace cuando nos enamoramos. Pero este tipo de amor es algo que puede durar muy poco, si no se crean las bases sólidas de una relación afectiva.

El amor es una palabra que la podemos ver de forma continua en la biblia, y señala que este término es procedente de Dios y que se debe aplicar en la vida diaria, donde el hombre debe amar a su prójimo como a sí mismo, manifestando de esta manera el amor personal y con esto viene dada la autoestima, confianza, seguridad y aceptación propia.

Por lo cual cuando una persona no se ama, es muy poco probable que pueda dar amor a los demás, incluso a Dios. Esto se puede ver reflejado en la biblia:

“El que aún no ha amado, aún no ha conocido realmente a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:8).

De esta manera que una de las características más significativas de Dios, es sin duda alguna, el amor, ya que le ofrece la oportunidad al hombre de conocer a su Hijo Unigénito en persona, incrementando la capacidad de poder amarlo y amarse entre sí, debido a que de acuerdo a sus enseñanzas, el hombre ha sido creado a su imagen y semejanza.

Índice De Contenidos

    4 Tipos de amor según la biblia

    El amor puede ser definido como un sentimiento afectivo que se manifiesta hacia algo o hacia alguien, bien sea una persona, o un ser divino. De esta forma podemos sentir amor hacia las cosas que hacemos, hacia nuestra familia y sentir amor hacia Dios.

    Este amor puede ser representa do en diferentes  niveles de intensidad, definiendo de esta manera, su fuerza. Esta sensación produce sobre la persona respuestas que pueden transformar la manera de pensar, la toma de decisiones y las acciones que ejecute.

    Dentro de las creencias cristianas, basadas en la biblia, Dios ama a los hombres y se apiada de ellos, por esta razón mando a su único hijo a este mundo para que pudiera liberar a los hombres del pecado y de sus propias aberraciones, ofreciéndoles el pacto divino y una vida llena de gracia.

    Tipos de amor según la biblia
    Tipos de amor según la biblia

    En este sentido, la biblia nos muestra que Dios es amor y que ama a todos los hombres por igual. A pesar de que el amor es visto como un signo de creencia legítima y poderosa, actualmente en la sociedad se ha tergiversado un poco el concepto expresado en la biblia, causando cierta confusión con los términos “deseo y amor”. Sin embargo, a pesar de que el amor se pueda manifestar también  como un deseo o necesidad de tener cerca a una persona o ser, no implica que desear algo esté relacionado directamente con el amor.

    De esta manera en la biblia podemos encontrar 4 tipos de amor encerrados en términos griegos: Eros, Storge, Philia y Agape, los cuales se caracterizan por el amor romántico, familiar, fraternal y el amor divino de Nuestro Creador. Si analizamos cada uno de ellos podremos darnos cuenta de significado real del amor, y como obedecer el mandato de nuestro Señor Jesucristo de “amarnos unos a los otros”.

    En este sentido, es importante que todo creyente cristiano conozca el significado del amor según a biblia, ya que en el mundo hay muchos enfoques que nos pueden confundir con respecto a lo que es el amor. Al respecto te explicamos los 4 tipos de amor según la biblia:

    1.- El amor Eros

    El término “Eros” es de origen griego y denota amor carnal, romántico, sexual, erótico, sensual y romántico. Este tipo de amor está asociado al impulso o deseo carnal, donde la persona busca saciar sus ambiciones eróticas de manera egoísta, cuyo objetivo principal es la satisfacción propia, sólo ocupándose  de sí mismo.

    Eros se caracteriza entonces por ser vanidoso, cuyo objetivo es  buscar sexo casual, y no se interesa por los sentimientos ni fidelidad de otras personas. A pesar de que el vocablo Eros no aparece como tal en la biblia, en los libros como Cantar de los Cantares y 1 Corintios se muestra ese tipo de amor y nos resaltan la importancia de no dejarnos vencer por esos pensamientos pecaminosos y carnales que pertenecen a las cosas propias del mundo.

    En la biblia solo se permiten aquellas relaciones sexuales que estén dentro del matrimonio, por lo cual este tipo de amor se limita a aquellas parejas que estén unidas por Dios.

    Te puede interesar leer: Oración De Amor A Dios. Oracion Poderosa Para Dios

    En este sentido la promiscuidad de todo tipo resultaba ser un problema dentro de la cultura griega antigua y representaba uno de los grandes obstáculos que el apóstol Pablo tuvo que combatir cuando fundó las iglesias en el Mediterráneo oriental.  En 1 Corintios, Pablo les exhorta a los jóvenes creyentes para que no se dejen arrastrar por la inmoralidad.

    “De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción? Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho” (1 Corintios 5: 1-4)

    2.- El amor Storge

    El término “Storge” es de procedencia griega y exalta el amor fraternal, permanente, espontaneo, honesto y es propio del amor que sentimos por la familia. Se relaciona con la unión íntima y afectiva que se presenta en la familia, bien sea entre padres e hijos o hermanos.

    Este tipo de amor se caracteriza por presentar el vínculo afectivo que manifiesta de forma natural sentimientos de aprecio, lealtad, protección, solidaridad, necesidad, cooperación y preocupación por el bienestar de nuestros allegados. Esto se ve reflejado en la palabra: “Ámense los unos con los otros con amor fraternal” (Romanos 12:10).

    Al respecto podemos encontrar muchos ejemplos del amor familiar, tal como la protección que demostraban Noé y su esposa, el amor de Jacob por sus hijos, y el amor sólido que las hermanas María y Marta tenían por su hermano Lázaro.

    3.- El amor Philia

    La palabra Philia es de origen griego y significa amor entre dos personas, donde se exalta el afecto entre seres queridos y los afectos que pueden manifestar los cristianos con respecto a su prójimo. Este tipo de amor se encuentra asociado con una unión muy poderosa y afectiva entre las personas. Se caracteriza esencialmente en ese sentimiento que surge entre las amistadas cercanas. La palabra nos habla de este tipo de amor:

    “Ámense unos a otros como yo los he amado a ustedes. Nadie tiene un amor más grande que aquel que sacrifique su vida por sus amigos” (Juan 15:12-13)

    En este sentido, el amor Philia es el tipo de amor más extenso según la biblia, puesto que busca principalmente el bienestar común, la cooperación, el compromiso, el amor al prójimo, cuidado y respeto con aquellas  personas que nos son cercanas, pero que no tienen necesariamente algún  vínculo familiar. La palabra lo refleja en la siguiente cita: “El amigo ama todo el tiempo, es como si fuese un hermano en tiempos de angustia” (Proverbios 17:17).

    En este sentido, el amor Philia se refiere al tipo de amor íntimo que aparece en la Biblia y que los cristianos en su mayoría practican unos a otros. Este vocablo griego refleja el  vínculo emocional que se manifiesta en las amistades verdaderas y sinceras. Es el tipo de amor más general que se presenta en las Escrituras y que abarca el amor que nos proclamó Cristo y que o puso como mandato: “En esto todos sabrán que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros.” (Juan 13:35)

    4.- El amor ágape

    El término griego más conocido dentro del Nuevo Testamento es “ágape”. Este tipo de amor se refiere al amor de Dios hacia nosotros. Se trata de un amor sacrificial y no temporal y el mejor ejemplo esta representado en el siguiente pasaje bíblico:

    “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

    Nuestro amor está condicionado y se basa en el afecto que las otras personas sientan por nosotros. Pero el amor de Dios es perfecto, infinito, poderoso y lleno de misericordia y favor.

    Este tipo amor es el de mayor fuerza y se asocia con el  amor puro e incondicional de Dios, un amor entregado al sufrimiento, la esperanza y la tolerancia. Nunca muere, nunca sucumbe, nunca se desvanece.

    Por esta razón el amor ágape es un amor absoluto, sacrificial, enriquecedor, perfecto y puro, que Dios puede tener sobre una deidad, el hombre, la naturaleza o la unión de todos estos. De esta manera, el amor del Señor es poderoso e incondicional, no hace acepción de personas, así que siente simpatía por igual. Esto lo podemos apreciar en la palabra:

    “El amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos haya amado tanto a nosotros como para enviarnos a su hijo en sacrificio por todos nuestros pecados” (1 Juan 4:10).

    En este sentido, el amor ágape es el más alto de los cuatro tipos de amor según la Biblia. Esta palabra define el amor incomparable de Dios hacia la humanidad. Es el amor divino que proviene de Dios. Y este amor fue demostrado por Jesucristo, quien amo a su Padre y le fue obediente en todo momento, y dio la vida por la humanidad por amor. Luego de su resurrección, Jesús le preguntó al apóstol Pedro si lo amaba. En lo que Pedro respondió tres veces que sí, pero la palabra que utilizó fue phileo o amor fraternal. Esto lo podemos apreciar en el siguiente pasaje:

    "Después de comer, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te quiero. Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te quiero. Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me quieres? Pedro se entristeció de que le dijera por tercera vez: ¿Me quieres?, y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas." (Juan 21: 15-17)

    Finalmente se puede afirmar que el amor es una de las sensaciones más fuertes que puede percibir el hombre, y le genera apoyo, seguridad, protección, apoyo y aspectos positivos en su manera de actuar y observar su entorno. El verdadero amor es sincero, protector, confiado, paciente, perseverante y bondadoso. No se muestra resentido, egoísta ni interesado.

    Puedes leer: El amor ágape según la Biblia. 4 Aspectos resaltantes

    El amor verdadero es incondicional y aunque existan adversidades no perecerá, mas prevalecerá pese a las tentaciones que se nos presenten en la vida. Así que el verdadero amor proviene de Dios porque el es amor, y solo así podemos conocerlo reamente, reconociendo que nos amó a nosotros primero. El verdadero amor es descrito en la palabra de la manera siguiente:

    “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Corintios 13:4-13)

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    1. Manuel Sango Guaman dice:

      Gracias mí estimado profesor por favor me puede ayudar con mas información acerca de la misionología

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano