“Venid A Mí Todos Los Que Estáis Trabajados Y Cargados”: Mateo 11:28 Explicado

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados¿Alguna vez has tenido un momento en tu vida en el que te sentiste abrumado por las cosas de este mundo? ¿Momentos donde la vida parecía tan difícil y no importa lo que hicieras, las cosas no salían bien?

No te preocupes, Dios te dice “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados”.

Todos pasamos por períodos como ese, y son momentos de aprendizaje y prueba que te permiten fortalecerte en Jesús.

De hecho, los cristianos pasamos por estas situaciones más veces de las que crees. Pero la diferencia es que sabemos que podemos descansar en Dios, que podemos dejar nuestras cargas en Sus manos.

Quizás te puede interesar: Dios Está Con Nosotros. Qué Significa

Índice De Contenidos

    “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados”: Mateo 11:28

    Este mensaje está compuesto de varios mensajes que explicaremos por separado y en detalle:

    Venid a mí

    Lo primero que Jesús nos dice es: "Venid a mí" Se nos permite ir a Dios personalmente; no hay nada entre él y nosotros. La sencillez de la promesa de Jesús es sorprendente y refrescante. Jesús no nos ofrece un camino cuádruple hacia la iluminación que da la paz sino que simplemente se ofrece a sí mismo como la solución universal a todo lo que nos agobia".

    Y su sencilla promesa es audaz: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cansados". Jesús es quien dice ser: el Verbo eterno hecho carne, nuestro Creador (Juan 1: 1-3, 14 ; Juan 8:58 ; Hebreos 1: 1-3). Su simple promesa implica un poder detrás de ella más que suficiente para levantar lo que nos agobia.

    ¿Qué significa venir a Jesús?

    Cuando leemos el contexto de esta promesa (Mateo 11-12), su significado se vuelve claro. En su reprimenda a las ciudades (Mateo 11: 20-24) y a los líderes religiosos (Mateo 12: 1–8) que vieron de primera mano sus obras milagrosas, demostrando tan claramente quién era él (Juan 5:36), y aun así se negaron a creer en él, sabemos que cuando Jesús dijo, "ven a mí", quiso decir, "cree en quien digo ser y, por lo tanto, en lo que puedo hacer por ti".

    Y aquí es donde se ponen a prueba nuestras almas abrumadas. ¿Creeremos en él? ¿Confiaremos en él? Queremos que nuestras almas descansen en el conocimiento de cómo y cuándo se abordarán nuestros agobiantes problemas. Pero Jesús no proporciona esos detalles. Simplemente nos promete que se ocupará de ellos.

    Jesús no quiere que nuestras almas descansen en el cómo y el cuándo, como si fuéramos lo suficientemente sabios para comprenderlos y determinarlos. Más bien quiere que nuestras almas descansen en la seguridad de que cumplirá su promesa de la mejor manera en el mejor momento.

    “Venid a mí”, dice, “echa sobre mí vuestras ansiedades porque yo me preocupo por vosotros” (1 Pedro 5: 7). “Confíen en mí con todo su corazón y no se apoyen en su propio entendimiento” (Proverbios 3: 5), dice, “y hallarán descanso para sus almas”.

    Dios te quiere, de hecho, Él te quiere tanto que Jesús murió en la Cruz solo para probarlo. Jesús no tenía que venir a esta tierra y morir, pero el amor de Dios es tan grande, y nos deseaba tanto que decidió venir. Tómate un momento para considerar eso y entenderás que eres amado.

    Todos los que están cargados

    Dios nos hace saber quién necesita descanso: son los que trabajan y están agobiados, pero ¿qué significa eso? En este contexto, los que trabajan son aquellos que se esfuerzan por hacerlo todo por su cuenta y fracasan.

    Sé que en mi vida cuando trato de hacer todo con mis propias fuerzas, no sale bien. Cuando estás sobrecargado, es como si tu espíritu, tu mente, tu voluntad y tus emociones no pudieran funcionar porque tienes ese peso sobre ti que intentas levantar por ti mismo. Hace que te sientas deprimido, ansioso, entre otras cosas.

    Entonces, ¿qué dice Dios cuando estamos cansados? Él nos dará descanso, y lo mejor es que incluso nos dice cómo y eso es tomando Su yugo sobre nosotros y aprendiendo de Él. Entonces, ¿de qué nos da Dios descanso?

    1. Miedo

    No tenemos que tener miedo de nada en este mundo porque Dios está con nosotros y nos protege sobrenaturalmente. ¿Alguna vez estuviste tan cerca de tener un accidente automovilístico y estabas seguro de que iba a suceder, pero en el último momento no fue así? Ese es Dios manteniéndote a salvo.

    2. Desesperanza

    En Jeremías 29:11 Dios dice: "Porque yo sé los pensamientos que tengo de ti, dice el Señor, pensamientos de paz y no de maldad, para darte un futuro y una esperanza". Dios tiene buenos planes para tu vida y puedes descansar sabiendo que no importa cómo sea tu vida ahora, si confías en Dios, mejorará.

    3. Adicciones

    Todos empezamos pensando que siempre podremos controlar ese pecado que estamos a punto de cometer, ya sea el alcohol, el tabaquismo, las drogas o la pornografía; y por un tiempo, puedes. Eventualmente, la adicción lo tiene a su alcance y ahora lo controla. Dios quiere liberarte y darte descanso de la tortura a la que estás sometido. En Isaías 58: 6 se nos dice:

    • Soltar las ataduras de la maldad.
    • Deshacer las cargas pesadas.
    • Dejar ir libres a los oprimidos.
    • Romper todo yugo.

    Dios puede tomar esa adicción y aplastarla en tu vida si se lo permites. Para algunas personas, será instantáneo, y para otras, será un proceso en el que Dios sana su corazón de las cosas que causaron la atadura en primer lugar.

    4. Depresión

    La depresión te priva de la capacidad de disfrutar la vida y no solo te lastima mentalmente sino también físicamente. Esa no es la voluntad de Dios para ti y no fuiste creado de esa manera. Dios quiere que vivas una vida plena y puede sanar tu mente mientras das esos pasos de fe para encontrar Su descanso.

    Tal vez quieras saber: Lo Que Le Duele A Dios: 4 Cosas Que Lastiman A Tu Creador

    Toma mi yugo y aprende de mí

    En el siguiente versículo dice “Toma mi yugo”. Pero si lo que nos promete es descanso, ¿por qué nos dice que nos pongamos su yugo? Se coloca un yugo sobre una bestia de carga para hacer algún trabajo. ¿Jesús nos ofrece descanso o trabajo?

    Esa es precisamente la pregunta que Jesús quiere que hagamos: ¿Qué obra debemos hacer por él que supuestamente nos dará descanso? Jesús respondió a esta pregunta en Juan 6:29: "Esta es la obra de Dios: que creáis en el que él ha enviado". Respondió en Juan 15: 4:

    “Permanece en mí” (como un sarmiento en una vid).

    Creer y perseverar: ese es realmente todo el trabajo que Dios requiere de nosotros. La fe (creer y permanecer) se basa en las promesas esperanzadoras de Dios. Ese es el yugo que Jesús nos llama a ponernos.

    Y lo que está sucediendo aquí es un cambio de yugo. En la cruz, Jesús tomó nuestro inconcebible e insoportable yugo pesado de la condenación y el castigo del pecado, y nos ofrece a cambio el yugo fácil y la carga ligera de simplemente confiar en él.

    Él hace todo el trabajo y nos da el resto. Y su obra no solo aborda completamente nuestro problema del pecado, sino que también proporciona el suministro de cualquier otra necesidad que tengamos (Filipenses 4:19). ¡Todo lo que debemos hacer es confiar en él!

    Y por si fuera poco, al hacerse humano y habitar entre nosotros, Jesús hace posible que aprendamos de él a vivir por fe. Por eso el autor de Hebreos nos dice:

    Miren a Jesús, el fundador y consumador de nuestra fe, quien por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y está sentado a la diestra del trono de Dios. (Hebreos 12: 2)

    Cree, permanece y sigue sus pasos (1 Pedro 2:21). Ese es el yugo ligero que Jesús nos llama a ponernos. Es el único yugo que existe que nos da descanso para nuestras almas.

    ¿Cuándo se encuentran en descanso nuestras almas?

    Nuestras almas solo encuentran descanso en la esperanza. Eso es lo que buscamos frenéticamente cada vez que nuestras almas están agobiadas e inquietas: esperanza. Y eso es lo que la mayor parte del marketing de la mayoría de los productos del mundo intenta ofrecernos: esperanza.

    Pero son falsas esperanzas de descanso del alma, que sólo proporcionan una distracción temporal o enmascaran brevemente los efectos de nuestras almas agobiadas. Realmente no alivian nuestras cargas.

    "Jesús es la única respuesta a todas las preguntas, preocupaciones, temores y necesidades que tendremos".

    Jesús sabe que solo él es nuestra salvación, nuestra fortaleza, nuestra roca poderosa, nuestro refugio. Él es la única respuesta a todas las preguntas, preocupaciones, temores y necesidades que tendremos. Y así, él mismo se ofrece de manera simple y completa. Porque nuestra esperanza es de él. Solo en él encontraremos descanso para nuestras almas.

    ¿Cómo encontrar el descanso de Dios?

    Entonces, ¿cómo encontramos el descanso de Dios? Llegamos a ser como Jesús a través del Espíritu Santo. No puedes hacerlo solos. No se trata de esforzarse más, sino de confiar más.

    A medida que das esos pequeños pasos de fe (los cueles son diferentes para cada persona), y Dios viene por ti, SABES que puedes confiar en Él, en esa única cosa que te da el valor para intentar lo siguiente. Es solo cuando experimentamos a Dios que nos volvemos más como Jesús y podemos descansar en Él.

    Es un proceso

    Aprender a descansar en Dios toma tiempo y es un proceso. Es como pelar una cebolla. Pela una capa y piensa que la ha logrado y aprendido lo que es el reposo de Dios, solo para encontrar que hay otra capa para que la descubras, aprendas y disfrutes. Es un viaje de toda la vida que solo mejora cada vez más si lo permites.

    Pregúntale a Dios hoy cuál es el primer y pequeño paso para encontrar Su descanso y luego haz lo que Él le dice que hagas. ¿No estás seguro de cómo escuchar Su voz? Aprende a buscarla. El proceso es diferente para todos porque eres diferente a todos. Deja que Dios te muestre el mejor camino y luego sé agradecido cuando des esos primeros pasos.

    Vayamos juntos a Jesús

    La gran invitación de Jesús para que vayamos a él, intercambiemos yugos y encontremos descanso no es para que lo hagamos de forma aislada. Tiene la intención de que vayamos a él en comunidad, nos unamos. Esa es una gran razón por la que existe la iglesia:

    “Cree, permanece y sigue el ejemplo de Jesús. Y encontrarás descanso para tu alma".

    Todos soportamos cargas y nos cansamos, pero de diferentes maneras, por diferentes razones y, a menudo, en diferentes momentos. Cuando estamos cansados, nos desanimamos fácilmente y podemos ser dados a la incredulidad cínica. En esos momentos, a menudo no somos los mejores predicadores de nuestras almas. Necesitamos que otros nos digan la verdad y nos ayuden a creer en Jesús.

    Es por eso que no debemos descuidar “reunirnos, como es costumbre de algunos, sino [seguir] animándonos unos a otros” (Hebreos 10:25). Debemos “exhortarnos unos a otros todos los días, para que no seamos endurecidos por el engaño del pecado” (Hebreos 3:13).

    Entonces, si estás cansado, por cualquier razón, por compleja que sea, Jesús te invita a venir. Ven, toma su ligero yugo de creer en él. Y si es difícil, no vengas solo. Ven a Jesús con y a través de un amigo creyente. Cree, permanece y sigue el ejemplo de Jesús. Y encontrarás descanso para tu alma.

    Necesitas saber: ¿Cómo Sentir La Presencia De Dios Hoy? 4 Maneras De Experimentarla

    Pensamientos finales

    “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados” es una expresión muy hermosa que nos dice todo lo que Jesús desea hacer por nosotros. Nuestro Dios no quiere que carguemos solos con ese peso que puede agobiar nuestra vida, Él anhela que le entreguemos nuestras cargas y además promete hacernos descansar.

    Él nos ofrece el yugo fácil para que podamos disfrutar verdaderamente de nuestras vidas liberándonos de las preocupaciones y el pecado. Dios no nos hizo para estar deprimidos y pensar que la vida no vale la pena; nos hizo para un propósito, solo debemos saber encontrarlo con su ayuda.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información