Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles

¿Alguna vez has tenido roto el corazón? Tener el corazón roto puede significar mucho en estos días. Aunque esta expresión se puede usar a la ligera, también se puede utilizar para describir una situación desgarradora o un estado mental que surgió a raíz de eventos catastróficos.

Pero, para estas cosas, Dios (Elohim) siempre está presente. A continuación te dejaremos este estudio titulado “Cómo restaurar tu corazón en tiempos difíciles” donde aprenderás como enfrentar y superar esas penas que te afligen con la ayuda del Creador.

También te puede interesar: Dios Puede Perdonar La Infidelidad Y Restaurar Tu Matrimonio

Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles
Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos Difíciles
Índice De Contenidos()

    Restaurando tu corazón - Lo que es

    Un corazón roto es una metáfora muy conocida, que describe el sufrimiento psicológico que se puede sentir ante la pérdida de un ser querido, ya sea por divorcio, separación o muerte, el abandono de un padre, amigo o hijo, traición o un amor no correspondido.

    ¿Cómo afecta una pérdida en el creyente?

    ¿Te has sentido desconsolado cuando has sufrido una pérdida terrible? Todos los creyentes en algún momento de la vida nos hemos sentidos desconsolados por situaciones a la cual no le hayamos solución.

    Esto no solo nos puede pasar a nosotros, sino que también puedes afectar a las personas que nos rodea. Pero ¿Qué cambios pueden notarse en el estado de ánimo de una persona decaída? Estos son algunos de los hechos que son palpables a la vista:

    • Te sientes física, mental y emocionalmente agotado.
    • Se comienza a notar la desesperación.
    • Se ve que estás exhausto.
    • Hay apatía.

    Todos estos estados de ánimo se reflejan y es lo que significa tener el corazón roto. Pero, hay una solución para restaurar tu corazón mediante la palabra de nuestro Adon (Señor) Jesucristo (YAHSHÚA HA MASHIAJ). Veamos que dice:

    Versículo para comenzar a restaurar tu corazón

    Como mencionamos anteriormente, tener un corazón roto nos lleva a tener desánimo y hasta un poco de apatía por todo, incluso se pierden las ganas de leer “La palabra de Dios (Elohim)”.

    Aunque te sientas mal, trata lo más posible de tomarte un tiempo para buscar su voz a través de la Biblia. Te aseguramos que encontrarás las palabras que necesitas escuchar (o leer en este caso). Pero, para darte un empujón hacia adelante, te dejamos algunos versículos para restaurar tu corazón:

    • Isaías / Yeshayah ´yah 41: 10 y 13: es una porción de la palabra donde se enfatiza la ayuda que Dios (Elohim) para nosotros. NO te sientas solo en momentos de angustia ya que, en su palabra expresa claramente lo siguiente: “No tengas temor, Yo estoy contigo” y en el versículo 13 lo vuelve a repetir: “¡No tengas temor; Yo te ayudaré!”. Como podrás ver este es un capitulo te ayudará a restaurar tu corazón.

    Pasos para restaurar tu corazón roto

    Aquí hay algunos pasos que puedes seguir para que Cristo (MASHIAJ) sane tu corazón roto.

    Comienza cuestionándote

    Pregúntate a ti mismo ¿Por qué, Dios (Elohim) puede restaurar tu corazón? Naturalmente, queremos saber por qué. Puedes encontrar la respuesta bíblica a preguntas importantes como: “¿Por qué parece que Dios se esconde?” ; “¿Por qué te deja sufrir?”; “¿Por qué dejó morir al ser que amabas?”; “¿Por qué permite que haya desastres naturales?”; “¿Por qué permite estos ataques o estas guerras?”

    Esta es una medida por la cual puedes comenzar a pensar si realmente Dios (Elohim) es el culpable, pero la realidad es que él no causa lo que pasa en la tierra. El libre albedrio que posee el hombre son la causales de todo lo malo que nos suceden. Al reconocer nuestra parte del error, naturalmente comenzamos a mirar desde otro punto de vista.

    Evita una mentalidad negativa

    Cómo Restaurar Tu Corazón En Tiempos DifícilesEvita a toda costa preguntarte: “¿Cuál es el punto? ". No adoptes esta mentalidad, derivando en reacciones que son mecanismos destructivos, como: abuso de alcohol, uso de drogas o deambular sin rumbo, perdiendo el tiempo.

    La amargura que puedas sentir acerca de tu situación puede desencadenar estas reacciones, al igual que la ira (el aspecto "consumidor" de la depresión). Si tu corazón está roto, cambiarás. Aun así, este cambio no tiene por qué ser destructivo, aunque parezca, por un tiempo, serlo. Dios (Elohim) ha prometido: “habito en lugares altos y en santidad; pero yo estoy con el contrito y el humillado, para reavivar los espíritus abatidos, para reavivar los corazones contritos” (Isaías / Yeshayah ´yah 57:15). Dios puede ayudarte a evitar caer en un comportamiento destructivo. Y si ahí es donde has caído, Él puede ayudarte a salir de ahí.

    No te lamentes más

    Debes seguir adelante. Decide no lamentarte sin cesar. No estoy diciendo que lo superes o que dejes de llorar. Pero no te detengas en el pasado una y otra vez, lamentando lo irremediable. Ten cuidado con los consejos de personas que ciertamente tienen buenas intenciones pero que te obligan a reflexionar sobre el pasado.

    El apóstol Pablo perdió su carrera, su reputación en la comunidad, el respeto de sus compañeros y posiblemente incluso su esposa. Sin embargo, decidió cambiar de perspectiva: “Hermanos, no creo que lo haya entendido; pero hago una cosa: olvidando lo que queda atrás y avanzando hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio de la vocación celestial de Dios en Jesucristo” (Filipenses / Filpyim 3: 13-14).

    “No te ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, y Dios, que es fiel, no permitirá que seas tentado más allá de tus fuerzas; pero con la tentación también preparará la salida, para que la soportéis” (1 Corintios / Korintyim alef 10:13).

    Ora sin cesar

    Ora frecuentemente. Esto es esencial si quieres que Dios (Elohim) comience a restaurar tu corazón. Parece que incluso las personas que no son particularmente piadosas se vuelven a Él cuando tienen el corazón quebrantado. No hay nada de malo en eso. Si nunca has hablado con tu Creador, no te resultará difícil. Simplemente ábrele tu corazón con sinceridad. Llora, si es necesario.

    Lee mucho su palabra

    Satura tu mente con versículos bíblicos sobre consuelo, ayuda, amor, fortaleza, esperanza y paz. Estas no son palabras mágicas con poderes curativos místicos que deben recitarse una y otra vez sin pensar. Estos pasajes, si los crees y los pones en práctica, te mostrarán cómo restaurar tu corazón.

    Medita mucho

    Piensa en estas cosas. Esto es lo que dice el apóstol Pablo después de proporcionar una lista de cosas para reflexionar en Filipenses 4: 8. En resumen, se trata de pensar detenidamente en lo que leemos en la Biblia. Tener el corazón roto es espiritual y requiere un recurso espiritual. La meditación como se describe en la Biblia es un remedio espiritual.

    Enfócate en el propósito principal

    Descubre el propósito de la vida. Jesús les dijo a sus discípulos que no se preocuparan por lo que iban a comer o beber, o qué ropa usar; estas son necesidades básicas. Y les hizo preguntarse: "¿No es la vida más que la comida, y el cuerpo más que la ropa?" (Mateo / Mattiyah 6:25)

    Para aquellos que tienen el corazón roto, las preguntas que deben hacerse podrían ser: ¿No es la vida más que el matrimonio, que amistad, que una carrera, que salud?

    Cuando perdemos estas cosas, nos aplasta, nos desgarra, pero su pérdida puede hacernos seguir el consejo que Jesús dio al final de esta discusión: "Busca primero el reino y la justicia de Dios" y Él prometió: "Y todos estas cosas se os darán más” (Mateo / Mattiyah 6:33).La principal razón por la que naciste es para no ser dueño de lo que perdiste. Tu vida tiene un propósito mucho más trascendente e inimaginable.

    Ten confianza en Él

    Lo mejor está por llegar. Se acerca un mundo mejor. Y está lejos de ser solo un eslogan. Es "la ventana que se rompe en caso de emergencia"; a lo que recurrimos cuando todavía tenemos el corazón roto.

    Dios prometió, a través de Isaías, que "el rey reinará con justicia, y los príncipes gobernarán con justicia". Cada uno de ellos será como refugio del viento y refugio de la tormenta, como corrientes de agua en lugar seco, como sombra de gran peña en tierra sedienta” (Isaías / Yeshayah ´yah 32: 1-2).

    El rey es Cristo (MASHIAJ). El mundo que Él va a gobernar será diferente, lleno de vida, una gran familia, donde todos gozarán de buena salud, llenos de esperanza. Nada de lo que esta vida nos da, para bien o para mal, se puede comparar con lo que está por venir. Así que anímate, por esta excelente noticia. Es veraz.

    Cristo restaura tu corazón roto.

    Estás herido. Lo sé porque vives en un mundo caído y destrozado. Algunas de las heridas que te infliges a ti mismo y otras son el resultado del pecado de otros. Algunas lesiones son causadas simplemente por vivir en un mundo caído. A pesar de sus orígenes, puede estar seguro de que Dios puede restaurar tu corazón roto y sanar tus heridas.

    Aquí puedes leer: El Tribunal De Cristo – La Verdad Del Juicio Del Trono Blanco

    No hay herida que Dios no pueda curar.

    Si perteneces a Cristo (MASHIAJ), tu identidad no es ser una víctima. No importa cuán profundas sean tus heridas o cuán grandes sean tus cicatrices, tu verdadera identidad no es la de un hombre herido. Te han lavado. Te has vuelto puro. Has sido sanado. Sí, es posible que aún tengas cicatrices. Pero ya no son heridas abiertas, son más bien muestras de sanación y gracia.

    No importa qué heridas o cicatrices tengas, ora hoy para que el Señor te conceda la máxima curación. No hay herida demasiado profunda que Cristo no pueda llenar con su bondad y compasión.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir