Historia De La Creación: Dios Creó Hombre Y Mujer

Ya has escuchado esta frase antes “Dios creó hombre y mujer”, nos lo enseñan desde que somos niños.  Pero ¿alguien se ha detenido a explicar concretamente lo que fue la creación de nuestro señor? Seguramente muy pocas veces, por lo cual es un tema en el que en general nos limitamos a hablar de Adán y Eva como los primeros humanos. Pero en este artículo te mostraremos los aspectos más importantes de la creación.

Dios creó hombre y mujer
Dios creó hombre y mujer
Índice De Contenidos

    La historia de la creación: Dios creó hombre y mujer

    En Génesis 1:27, la Biblia dice que Dios creó a la humanidad "hombre" y "mujer". “Entonces Dios creó al hombre a su propia imagen, a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó ". La historia de la creación no termina en el capítulo 1 de Génesis, sino que continúa en el capítulo 2. Allí leemos de Dios sacando una costilla del costado del Hombre, Adán, y formando a la Mujer, Eva.

    Luego de esto Dios les dice “vayan y fructifíquense hasta llenar la tierra”, luego de esto les da la potestad de que se enseñoreen de los animales. Además les habla de que pueden comer de todos los árboles que están allí menos de uno, y ya sabemos que pasó después: la serpiente los tentó y ellos accedieron a desobedecer a Dios.

    ¿Qué significa hombre y mujer?

    Sin duda, las palabras hebreas para "hombre" ( z ā k ā r ) y "femenino" ( n ĕqē b â ) se refieren a la humanidad como un binario sexuado, con sutil referencia etimológica a los órganos sexuales que distinguen a los machos de las hembras.

    La razón de Dios detrás de la creación binaria de la humanidad

    "Por lo tanto, un hombre dejará a su padre y a su madre y se aferrará a su esposa, y se convertirán en una sola carne". (Gen 2:29) Por supuesto, aquí encontramos el mismo versículo que Jesús cita para fundamentar su definición de matrimonio, reafirmando así la naturaleza intemporal de esta verdad que Dios construyó en la urdimbre y la trama de la creación (Mt 19: 5 ; Marcos 10: 7 ).

    De esta manera, el matrimonio es el modo diseñado por Dios para llevar a cabo su otro propósito declarado detrás de su creación de una humanidad binaria en la comisión que dio en Génesis 1:28.

    Podemos decir que si bien la historia de la creación en Génesis 1 puede enfocarse más explícitamente en el sexo biológico, la historia (continuada) de la creación en Génesis 2 claramente habla de la creación de Dios de la humanidad en dos, y por lo tanto, necesariamente, binarios, los géneros correspondientes.

    Porque en Génesis 2 leemos que Dios creó no solo a la humanidad como "hombre" y "mujer", sino como "hombre" y "mujer" con roles relacionados. Él los creó con el propósito de que se hicieran compañía y que fueran ayuda mutua el uno para el otro. Encontramos que el género, la masculinidad y la feminidad, en realidad están arraigados: varón y hembra los creó y no hay un tercer sexo.

    Esta es la razón por la cual el macho y la hembra son (únicamente) el tipo de pareja que puede reproducirse (Génesis 1:28;  2:20). Es por eso que la homosexualidad, un hombre acostado con un hombre como con una mujer (Lev. 18:22), está mal.

    Es por eso que el apóstol Pablo puede hablar de las asociaciones homosexuales como una desviación de las relaciones naturales o la función natural de las relaciones sexuales entre hombres y mujeres (Rom. 1: 26-27). En cada caso, el argumento solo funciona si se supone una equivalencia entre la biología de la diferencia sexual y las identidades correspondientes de hombre y mujer".

    Es una buena noticia que Dios creó a la humanidad masculina y femenina. No tenemos que sufrir bajo la angustia existencial de la autodefinición. Es Dios quien nos define, y Dios nos ha creado y llamado hombres y mujeres.

    Perspectiva bíblica sobre la homosexualidad

    Dios da el sexo como una expresión de amor para ser compartido y disfrutado exclusivamente entre un esposo y una esposa. La Biblia no deja espacio para la confusión o la ambigüedad en lo que respecta al comportamiento homosexual. La Escritura lo considera explícita e implícitamente como algo que está fuera de la intención de Dios al crear al hombre y a la mujer como seres sexuales que llevan su imagen y semejanza.

    "No hay lugar para el odio, los comentarios hirientes u otras formas de rechazo hacia quienes experimentan atracción por el mismo sexo o se identifican como homosexuales, lesbianas o bisexuales". A esto le agregaríamos la observación crucial de que, aquí, como en otras partes de la vida cristiana, el ejemplo y el mandamiento de Cristo nos obliga a proclamar la verdad de Dios.

    Debido a que los humanos estamos hechos a la imagen de Dios, Jesús nos enseña a considerar a toda la humanidad como algo invaluable, incluidos aquellos que afirman o adoptan etiquetas o comportamientos que creemos que la Biblia asocia con el pecado sexual. La prioridad del amor para el cristiano es incuestionable, y la causa del amor se avanza diciendo la verdad con gracia y compasión.

    En cuanto al "matrimonio" entre personas del mismo sexo, no vemos lugar para él dentro del contexto de la palabra: Dios creó hombre y mujer, en su creación no hubo medios hombres, ni medias mujeres, solamente definió sexo masculino y femenino. Además dice que se unirían en una sola carne hembra y varón, nunca habló de hombre con hombre o mujer con mujer.

    En otro fragmento de la biblia nos afirma que los comportamientos homosexuales son “abominación a Jehová”. Aparte de esto, hay algo muy importante que resaltar: si Dios hubiera querido que hombre y hombre se juntaran, hubiera creado otro Adán y no hubiese tenido que sacar una costilla para la creación de su compañera.

    La claridad de la verdad de Dios sobre el asunto de la homosexualidad permanece sin cambios a pesar de los métodos hermenéuticos diseñados para justificar el comportamiento homosexual. La Biblia prohíbe todo tipo de promiscuidad sexual, tanto heterosexual como homosexual.

    Existen grupos de personas que desean expandir esta conducta por todos los rincones, solamente para sentirse bien o sentirse aceptados, o más concretamente, para quitarse psicológicamente de encima el peso de esa acción que de por sí ellos saben que está mal. Sin embargo la biblia es muy clara “hombre y mujer los creó” y no hay contradicción a eso.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir