Qué es bendición según la biblia. Reflexión

Qué es bendición según la biblia, ésta se refiere a las promesas que Dios nos ha hecho en su palabra, en la cual asegura que bendecirá a todos sus hijos que lo aman y que creen fielmente en él.

Pero se debe comprender que la bendición y el éxito son cosas distintas, ya que algunos han tergiversado su palabra, afirmando que los creyentes siempre tendrán éxito en todo lo que hagan. Lo cual es falso, ya que en la vida tendremos que pasar por muchos obstáculos y que nuestra fe va a determinar nuestros logros en la vida terrenal.

Índice De Contenidos

    Qué es bendición según la biblia. Reflexión

    El vocablo “bendición, bendecir” posee una densidad particular en la espiritualidad judía. Según el hombre, esta palabra significa alabanza, exaltación, admiración, agradecimiento. Pero De acuerdo con Dios significa compromiso de don, promesa de favores, garantía de bienes, manifestación de benevolencia,

    La bendición de Dios proviene del latín benedicere (decir bien) y según la Biblia es una fórmula de oración, una invocación a Dios para que observe a su pueblo con benevolencia y lo ayude en los momentos de dificultades. Los evangelios nos muestran cómo Jesús bendecía a los niños que le presentaban: “El Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos. Trajeron a unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orara sobre ellos” (Mt 19,13-15).

    De igual forma bendecía los alimentos:  “Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos”       (Mc 6,41), bendecía a los apóstoles antes de subir al cielo: “Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo”  (Lc 24,50-51), entre muchas bendiciones que se pueden presenciar en la biblia.

    Te invito a leer: Top 8 Versículos De Bendición | Palabras De Bendición Para Ti

    El éxito persona y la bendición de Dios

    Por lo general se tiende a confundir la bendición con el éxito que obtengamos en la vida, pero debemos comprender que son cosas diferentes, aunque surja la duda con respecto al hecho del por qué aparecen problemas en nuestra vida cuando amamos a Dios, confiamos en él y andamos en sus caminos de amor y justicia.

    La misma palabra nos habla de que en este mundo tendremos problemas y aflicciones y que si andamos con Dios él nos librará, y esta es una de esas promesas de sus bendiciones en nuestra vida y lo podemos apreciar en la siguiente cita:

    “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”  (Juan 16:33)

    Por otro lado, hay movimientos religiosos que se han encargado de difundir la idea de que si andamos con Dios, nada nos pasará, y suelen emplear frases para manipular a los creyentes, de manera que escuchen lo que quieren oír y no dejen de asistir a sus iglesias. Algunos lo hacen con intenciones mercantilistas, otros por ignorancia y falta de entendimiento

    De igual forma se utiliza la biblia para manipular y hacer creer cosas que no pertenecen a la rea enseñanza, tal como abrir el salmo 91 en nuestra sala para que nos proteja de todo mal. Lo cual es absolutamente algo errado que rompe con el verdadero mensaje de fe.

    En este sentido, el éxito no va de la mano con la bendición de Dios según la biblia, ya que si esto fuera cierto se podría considerar la obra de Cristo un fracaso, puesto que en el mundo podemos encontrar mucha maldad y cosas injustas. Para el no creyente resulta absurdo que este tipo de cosas suceda aún cuando estén escritas en la palabra de Dios:

    “Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona” (Marcos 7:20-23)

    Pero entonces qué es la bendición de Dios según la biblia, ésta debe entenderse como el acompañamiento que Dios nos hace para que cuando estemos en medio de las dificultades, podamos sobrepasar los obstáculos y obtengamos a victoria.

    Así que Dios no te promete que estarás libre de dificultades y sufrimiento, sino que al final su gloria se hará presente para bendecir a sus hijos y darles una enseñanza. La bendición de Dios no es un premio de lotería, ni consiste en evitar las batallas de la vida, sino que a bendición de Dios es saber que él siempre estará ahí para darnos fortaleza, para no dejarnos desamparados en los momentos de angustia.

    La bendición de Dios es descubrir que Jesucristo viaja con nosotros en el mismo barco y a pesar de que pensemos que está dormido, vela por nosotros y nos da aliento para que nos alejemos de la tentación de lanzarnos al agua en medio de la tormenta. La bendición es la certeza de que Dios nunca nos dejará solos en medio del peligro.

    4 Aspectos Principales para definir la bendición de Dios

    En la biblia se emplea el término “bendición” basado en cuatro aspectos relevantes que se deben considerar para comprender la bendición de Dios según la biblia:

    1.- Jehová bendice al hombre

     “La bendición de Jehová... eso es lo que enriquece, y él no añade dolor con ella.” (Pr 10:22.) En este versículo se habla de que Jehová bendice a los que aprueba cuando los protege, favorece, guía, prospera y cubre todas sus necesidades. La voluntad de Jehová para con sus hijos en la tierra, se reveló cuando él las hizo. En el caso de los géneros animales creados en el quinto día, la bendición de Dios fue una declaración de su propósito con respecto a ellos:

    “Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra” (Gé 1:22.)

    Qué es bendición según la biblia
    Qué es bendición según la biblia

    Con respecto a la bendición de Dios sobre Adán y Eva al final del sexto día, hubiera permanecido si hubieran sido obedientes, ya que él hizo provisión para poder satisfacer todas sus necesidades espirituales y físicas. Tal como se puede apreciar en el siguiente pasaje:

    “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Gé 1:28)

    Por otro lado, cuando Noé y su familia salieron del arca, Jehová los vio con favor, los bendijo y les dio a conocer Su voluntad para ellos. Si hacían la voluntad de Jehová, prosperarían con su favor y protección: “Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra” (Gé 9:1.)

    En cuanto a la bendición de Abrahán y su descendencia resulta ser muy relevante para toda la humanidad, ya que Jehová bendijo a Abrahán y Sara cuando reavivó sus facultades reproductivas de forma milagrosa, lo cual les permitió tener un hijo en su vejez, e hizo que Abrahán prosperará y lo usó de forma pictórica para anticipar cosas mayores.

    El hecho de que Dios bendijera a Abrahán a darle un hijo tiene aún mayor significado cuando le hizo a promesa de bendición de ser gente de todas las naciones mediante Isaac a quien representó a Jesucristo. Esto lo podemos apreciar en la siguiente cita bíblica:

    “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones” (Gál 3:8)

    En este sentido, la bendición de Jehová según la biblia se basa en la obediencia a él. Por el contrario, la maldición de Jehová es para los que desobedecen su palabra. Pero cuando la bendición recae sobre los creyentes obedientes produce prosperidad tanto espiritual como material y se manifiesta en su hogar, animales, tierra, alimentos y en cada proyecto de su vida:

    “Las bendiciones son para la cabeza del justo.” (Pr 10:6, 7.) Así que cuando el pueblo de Jehová es obediente y fiel él se complace en mantener abiertas las compuertas de los cielos y hacer caer bendiciones hasta que no existan más carencias.

    2.- El hombre bendice a Jehová

    La manera en la que el hombre bendice a Jehová principalmente es mediante la alabanza. Además se le bendice mediante expresiones de gratitud a reconocerlo como Aquel de quien fluyen todas las bendiciones, hablando bien de él en todo momento, sirviéndole y adorándole.

    De igual forma e hombre puede bendecir a Jehová al predicar las buenas nuevas, tal como se puede apreciar en la siguiente cita: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mt 24:14)

    Así mismo, el hombre ha bendecido a Jehová por librar a su pueblo de la opresión, por actuar conforme a su voluntad, satisfacer sus necesidades, por su dignidad, asumir el poder, ser la cabeza todo, por impulsar a su pueblo a apoyar su adoración, por guardar el pacto, proteger a sus siervos, por su sabiduría, soberanía y amor hacia Dios.

    Puedes leer: 7 Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios e hicieron su voluntad

    En este sentido, el libro de los salmos, bendice, glorifica y exalta continuamente a Jehová y le pide a todos en los cielos y en la Tierra que alaben su nombre por todo lo que ha hecho por nosotros. También el hombre bendice a Jehová por la dádiva de su Hijo Jesucristo, tal como o revela su palabra:  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn 3:16)

    3.- El hombre bendice a Cristo

    El hombre debe también bendecir a Jesús, Elisabet bendijo a la madre de Jesús, María, y al fruto de su vientre aún no nacido. Por lo cual, el origen celestial de Jesús, su venida en el nombre de Dios como su Hijo, su ministerio, su sacrificio, su sacerdocio, su realeza y su bondad hacen que con justicia sea exaltado como un ser bendito. Así como lo manifiestan las Sagradas Escrituras:

    “tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: !!Hosanna! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!”(Jn 12:13) Tal como el Salmo 118:26, lo expresó la muchedumbre debía aclamar y alabar a Jesús como el bendito de Dios cuando hiciera su gran entrada en Jerusalén.

    4.- El hombre bendice a su prójimo

    El hombre puede bendecir a su prójimo mediante Dios, ya que él siempre será la fuente principal para hacer cumplir las bendiciones que pronunciamos. En otras situaciones, cuando el hombre bendice a su prójimo, resulta ser una expresión de gratitud, es un reconocimiento por las buenas cualidades o por un trabajo bien realizado.

    Con respecto la autoridad de Dios para poder bendecir o la cualidad de cumplir la bendición, Pablo reveló el siguiente principio cuando habló acerca de la superioridad del sacerdocio de Melquisedec sobre el de Leví: “Ahora bien, sin disputa alguna, lo menor es bendecido por lo mayor”. (Heb 7:7.), ya que al ser rey y sacerdote de Dios, Melquisedec pudo manifestarse con autoridad y de forma profética para bendecir a Abrahán. Esto lo podemos apreciar en la siguiente cita bíblica:

    “Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo” (Gé 14:18-20)

    En este sentido aquellas personas que contribuyen con la alabanza de Jehová han sido bendecidas en gran manera, así Moisés bendijo a Bezalel y a los demás trabajadores cuando culminaron la construcción del tabernáculo.

    De la misma manera, a los líderes espirituales de la nación, se les autorizó para bendecir al pueblo en muchas ocasiones. También el sumo sacerdote Elí bendijo a los padres de Samuel por la dádiva de su hijo destinada para el servicio del tabernáculo.

    Por otro lado, David bendijo al pueblo luego de llevar el Arca a Jerusalén, y Salomón con sabiduría hizo lo mismo cuando dedicó el templo a Jehová. Por su parte, Simeón cuando estaba anciano, bendijo a los padres de Jesús, quien de igual forma bendijo a los niños que se acercaban a él.

    Sandra Faría

    Hija y sierva de Dios, Profesora en el área de Lengua y Literatura, Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la UPEL-Maracay. Con experiencia en la docencia, en la redacción y edición de artículos en diferentes blogs en la web.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    Únete a nuestro Boletín informativo

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano