Qué Es Un Efod En La Biblia. Significado, Propósito E Importancia

En este artículo te diremos qué es un  Efod en la biblia y cuál es su significado. Sabemos que el  Efod era una herramienta que formaba parte de las ceremonias, un artículo especial, ornamentado (con adornos) y realizado a mano con un gran significado. Se hacía un esfuerzo considerable para hacer el  Efod, debido a que tenía mucho peso simbólico.

La palabra  Efod no se ve mucho hoy en día y, no obstante, tiene un gran peso en la Biblia cuando hablamos de honor y ceremonia. El rey David usó esta prenda cuando bailó ante el Señor cuando llevaron el arca desde la casa de Obed-Edom hasta la Ciudad de David.

El hermano de Moisés (llamado Aarón), se colocó el  Efod y otras prendas sacerdotales como vestimenta formal para estar en el tabernáculo, el santuario portátil utilizado por los israelitas para adorar a Dios en los años que estuvieron en el desierto. El  Efod también fue usado por el profeta Samuel durante el servicio a Dios.

Pero, ¿qué es un  Efod según la biblia? ¿Se trata de una vestimenta o una joya? ¿Por qué tenía tanta importancia en la antigüedad? Continúa tu lectura y sabrás cuál es el significado bíblico y espiritual del  Efod.

Quizás te puede interesar: El Tabernáculo. Medidas, Elementos Que Lo Conforman

Índice De Contenidos

    ¿Qué significa ' Efod' en el Antiguo Testamento?

    Existen dos significados para el término  Efod. Básicamente se trata de una prenda o artículo que se debe usar para ocasiones especiales y sagradas. En Éxodo y Levítico, Dios describe a Moisés exactamente qué planes debe llevar a cabo Aarón para su servicio sacerdotal, incluyendo cómo lavarse y qué hacer.

    Qué es un Efod

    El  Efod se incluye entre las vestiduras sagradas que Aarón debe usar. Los otros elementos son un pectoral, una túnica, una túnica tejida, un turbante y un cinto (Éxodo 28: 4). Hay muchos detalles a tomar en cuenta en la descripción que hace Dios del  Efod.

    Como Él especifica, el  Efod debe elaborarse “de oro y de hilo azul, púrpura y escarlata, y de lino finamente torcido”. Es necesario que tenga dos hombreras unidas a dos de sus esquinas, para que pueda ser abrochado. Su cinturilla hábilmente tejida debe ser: de una sola pieza con el  Efod y confeccionada en los mismos materiales (Éxodo 28: 6-8 NVI).

    Además, dos piedras de ónice deben ser montadas en oro y sujetadas a las hombreras del  Efod. Estas piedras deben llevar grabados los nombres de las 12 tribus de Israel; seis nombres en una y seis en la otra. Dos cadenas de oro trenzadas deben conectar las piedras (v. 9-14).

    Importancia del  Efod

    El  Efod fue de gran importancia. Fue el primero en la lista de las vestiduras sacerdotales. La fabricación de estas vestiduras sacerdotales, junto con otras preparaciones para los importantes detalles del tabernáculo del Señor, ocupa varios capítulos en Éxodo: primero se explica cómo deben hacerse y se describe la elaboración en sí.

    En Éxodo 39, podemos ver cómo los israelitas obedecieron en esto e hicieron el  Efod exactamente como Dios ordenó. Poco después, en Levítico 8, vemos cómo Moisés adornó a Aarón con vestiduras sacerdotales y se las abrochó todas. Por lo tanto, Aarón y sus hijos fueron establecidos como sacerdotes de Dios de acuerdo con todos los mandamientos.

    Pero el  Efod no solo se menciona en Éxodo y Levítico. Años más tarde, se describe al profeta Samuel, que agradó a Dios vistiendo un “Efod de lino” mientras servía al Señor cuando era niño (1 Samuel 2:18). También podemos observar al rey David usando esta vestidura de lino en 2 Samuel 6:14 y 1 Crónicas 15:27 mientras él y otros transportaban el arca del pacto a Jerusalén.

    ¿Cuál fue el propósito espiritual del  Efod?

    Sabemos que el  Efod era una herramienta de ceremonia, un artículo especial, ornamentado y hecho a mano con gran significado. Las piedras de ónice estaban destinadas a ser piedras conmemorativas. Se nos dice en Éxodo 28:12, que representan a los hijos de Israel, literalmente, los descendientes del patriarca bíblico Jacob, también conocido como Israel, a través de sus 12 hijos que nacieron de sus dos esposas, Lea y Rebeca y dos concubinas, Bilha y Zilpa.

    Además de ser un objeto sagrado, el  Efod es un símbolo del pueblo, así como de sus pecados. Dios le dice a Moisés que las dos piedras sobre el  Efod son, de hecho, “piedras conmemorativas para los hijos de Israel” y que “Aarón llevará los nombres sobre sus hombros como memoria delante de Jehová” (Éxodo 28:12).

    Tal vez quieras conocer: 7 Personajes de la biblia que escucharon la voz de Dios e hicieron su voluntad

    Son parte del ritual que la gente debe realizar para comunicarse con Dios, tanto para adorar a Dios como para expiar sus pecados. Estos hijos: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, José y Benjamín, todos llegaron a ser jefes de sus propios grupos familiares, que comprenden el pueblo de Dios, Israel.

    Este es el mismo pueblo que Moisés sacó de Egipto y lo llevó a la Tierra Prometida. Pero la gente se había descarriado, como nos dice la Biblia. Entonces Dios, hablando a través de Moisés, le dio al pueblo instrucciones sobre cómo debían vivir. En el monte Sinaí, Dios le ordenó a Moisés que le dijera al pueblo:

    “Ahora, si me obedecen plenamente y guardan mi pacto, entonces de entre todas las naciones serás mi posesión más preciada. Aunque toda la tierra es mía, seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa” (Éxodo 19: 5-6 a).

    La gente sabía que no solo estaban sujetos a sus deberes, sino que también estaban obligados bajo la amenaza de aniquilación por parte de Dios mismo a seguir los mandamientos. Intentaron seguir todo lo que Dios ordenó, desde sus reglas sobre cómo hacer un sacrificio correctamente y cómo construir el tabernáculo, hasta quién puede entrar a la tienda y cómo deben prepararse ceremonialmente para este trabajo.

    El  Efod fue una de estas instrucciones, tan significativa como el resto. Solo el sacerdote especial podía usar el  Efod. Era una parte integral de estar ceremonialmente listo para servir a Dios. Sin el  Efod —o el pectoral, la túnica o el fajín— el sacerdote no era apto para servir. Él no estaba preparado, no era lo suficientemente “limpio” y “santo” para hacer la obra del Señor. El  Efod le permitió hacer su trabajo y escuchar correctamente a Dios.

    ¿Cómo habló Dios a su pueblo a través del  Efod?

    Antes de Jesús, la mayoría de la gente no hablaba simplemente con Dios acerca de Su voluntad, ya sea por temor a que no fueran lo suficientemente santos e incurrieran en Su ira o porque Dios típicamente solo hablaba a través de Sus profetas.

    Entonces, cuando querían saber la voluntad de Dios, consultaban a un sacerdote o profeta, quien luego hablaba con Dios en su nombre. Aquellos que hablaban con el Señor, usaban artículos sagrados, como el  Efod para comunicarse.

    Por ejemplo, en 1 Samuel 23, cuando David escuchó que Saúl estaba conspirando contra él, fue al sacerdote Abiatar y le pidió que trajera el  Efod (v. 9). Entonces David le pidió a Dios que lo guiara, y Dios le dijo qué hacer. Más tarde sucedió lo mismo; David necesitaba la guía de Dios, por lo que volvió a pedirle a Abiatar que le trajera el  Efod (1 Samuel 30: 7).

    Entonces David le preguntó a Dios, y Dios le dijo lo que tenía que hacer. Mucho más tarde, la Biblia nos dice que Dios que Israel fuera destruida debido a su gran desobediencia.

    Pensamientos finales

    No necesitamos un  Efod para hablar con Dios hoy, así como ya no necesitamos sacrificar corderos en el altar para expiar nuestros pecados. Dios envió a Su Hijo, Jesús, para ser nuestro Salvador y “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14: 6). Jesús eliminó la barrera entre nosotros y Dios.

    Echa un vistazo a: Top 10 Héroes De La Fe En La Biblia

    No tenemos que temer la ira de Dios cuando nos acercamos a Él o pensamos que no puede escucharnos. Hebreos 4:16 nos dice que podemos “acercarnos al trono de la gracia de Dios con confianza, para recibir misericordia y encontrar la gracia que nos ayude en nuestro tiempo de necesidad”.

    Y como se nos dice en 1 Juan 5:14, “Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos algo según su voluntad, él nos escucha”. Jesús es nuestro "sumo sacerdote", nuestro Redentor, y Él es todo lo que necesitamos.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información