10 Versículos De Salvación Y Sus Interpretaciones

Versículos de salvaciónCuando vas a hablar del reino de Dios, una cosa importante es conocer realmente lo que dice nuestro Señor de esto, y nada mejor que estos versículos de salvación para exponerte el tema en detalle.

Por supuesto, en la biblia puedes encontrar muchas citas bíblicas que hablan de la salvación, porque justamente esto es lo que busca Dios para todos los cristianos. Sin embargo algunas de estas son más difíciles de interpretar que otras.

Debemos tener cuidado cuando escudriñamos as escrituras, ya que podríamos estar enseñando una doctrina falsa debido a una interpretación errada de la palabra.

Para ayudarte a saber de lo que se está hablando, no solamente te hemos colocado las citas bíblicas sino también una explicación detallada de las mismas.

Quizás te puede interesar: La palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo son la fuente de salvación

Índice De Contenidos

    Versículos de salvación

    A continuación, hemos colocado una serie de versículos que hablan sobre la salvación, junto con interpretaciones que pueden ayudarte a comprender más fácilmente lo que se está tratando de decir en cada uno de estos:

    1. Romanos 6:23

    Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

    Este es uno de los versículos de salvación más representativos, pues habla literalmente de esta como lo que realmente es; la dádiva de Dios. Aquellos que se entregan al pecado morirán tanto física como eternamente, mientras que los cristianos tienen asegurada la vida eterna.

    El salario implica que el castigo por el pecado es lo que uno se ha ganado y lo que merece. El don gratuito es lo opuesto a algo que merecemos, lo cual encaja con el énfasis de Pablo en la justificación solo por gracia, a través de la fe (confiar en Cristo para la justificación; ver Rom. 1:17; Rom. 3: 21–4: 25).

    2. Filipenses 2: 12–13

    Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, así ahora, no sólo como en mi presencia, sino mucho más en mi ausencia, obrad vuestra propia salvación con temor y temblor, porque es Dios quien obra en vosotros.

    Los filipenses han obedecido (Fil. 2: 8) en el pasado y deben continuar haciéndolo mientras trabajan en su salvación con temor y temblor. No pueden contentarse con glorias pasadas, sino que necesitan demostrar su fe día a día mientras nutren su relación con Dios.

    Pero si bien la justicia de Dios es una causa para una vida sobria, no es como si Pablo quisiera que los filipenses estuvieran ansiosos por no ser lo suficientemente buenos como para merecer el favor de Dios.

    Es Dios quien obra en ti. Pueden regocijarse en la presencia empoderadora de Dios incluso mientras trabajan arduamente para vivir una vida cristiana responsable. Aunque parezca sugerir la salvación por obras, está claro que Pablo rechaza tal enseñanza (cf. Fil. 3: 2-11).

    La obediencia continua de los filipenses es una parte inherente de su salvación en cierto sentido. Pero como demuestra Filipenses 2:13, estas obras son el resultado de la obra de Dios dentro de su pueblo. Incluso el deseo de hacer el bien proviene de Dios; pero también trabaja en el creyente para generar elecciones reales del bien, de modo que los deseos resulten en acciones.

    3. Juan 14: 6

    Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”.

    Entre los versículos de salvación que podemos citar no hay uno más explícito para todas aquellas personas que se preguntan cuál es el camino para ser salvos. Jesús, como el único camino al Padre, cumple los símbolos y enseñanzas del Antiguo Testamento que muestran la exclusividad del reclamo de Dios (Éxodo 26:33).

    Jesús es el único "camino" a Dios (Hechos 4:12), y solo él puede proporcionar acceso al Padre Celestial. Jesús como la verdad cumple la enseñanza del Antiguo Testamento (Juan 1:17) y revela al Dios verdadero (cf. Juan 1:14, 17; Juan 5:33; Juan 18:37; también Juan 8:40, 45–46; Juan 14: 9).

    Jesús solo es la vida que cumple las promesas del Antiguo Testamento de "vida" dadas por Dios (Juan 11: 25-26), teniendo vida en sí mismo (Juan 1: 4; Juan 5:26), y por lo tanto puede conferir vida eterna para todos los que creen en él (p. ej., Juan 3:16). Cuando Jesús dice "yo soy", hace un reclamo de deidad.

    4. Romanos 1:16

    Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primeramente y también al griego.

    Pablo explica por qué está tan ansioso por predicar el evangelio en todas partes: el evangelio es el poder salvador de Dios, en el cual se revela la justicia que viene de lo alto. Debido a su falta de tamaño, fama u honor en los corredores romanos de poder e influencia, los cristianos pueden sentirse tentados a avergonzarse del mensaje.

    Sin embargo, Pablo dice que no hay nada de qué avergonzarse, porque de hecho es un mensaje que viene con el poder de Dios y que trae a la gente a la salvación. Primero indica la prioridad de los judíos en la historia de la salvación y su elección como pueblo de Dios.

    El papel de los judíos es un tema importante en Romanos, como se ve especialmente en la discusión en Romanos cap. 9-11. El griego no se limita aquí a las personas de Grecia, sino que se refiere a todos los gentiles.

    5. Juan 1:12–13

    Pero a todos los que lo recibieron, que creyeron en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios, que nacieron, no de sangre ni de la voluntad de la carne ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.

    Este es otro texto que habla de la salvación. Jesús es la puerta al reino de Dios y todos los que lo reciben serán llamados hijos de Dios y serán salvos. “Recibirlo” implica no sólo un acuerdo intelectual con algunos hechos sobre Jesús, sino también acogerlo y someterse a él en una relación personal. “Creer en Jesús” implica confianza personal. “Su nombre” se refiere a todo lo que es cierto sobre él y, por lo tanto, a la totalidad de su persona.

    El hecho de que sea “Nacido, no de sangre, sino de Dios” deja en claro que ni el nacimiento físico, ni la ascendencia étnica, ni el esfuerzo humano, pueden hacer que las personas sean hijos de Dios, sino solo la obra de Jesús (Juan 8: 41-47; cf. Juan 3:16). Esto extiende la posibilidad de convertirse en hijos de Dios a los gentiles y no solo a los judíos (Juan 11: 51–52; cf. Juan 10:16).

    Echa un vistazo a: La Salvación No Es Por Obras. Efesios 2: 8-10. Explicación

    6. Efesios 1:13–14

    En él también vosotros, cuando oísteis la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y creísteis en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo prometido, que es la garantía de nuestra herencia hasta que la poseamos, para alabanza de Dios.

    Efesios 1: 13 también entra en la categoría de versículos de salvación. Nos habla de un sello que está involucrado, el sello del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios protege y preserva a los cristianos hasta que alcanzan su herencia (Efesios 4:30; 2 Corintios 1:22; 1 Ped. 1: 5; Apocalipsis 7: 2-3). Dios derrama su Espíritu Santo sobre todos sus hijos para garantizar su parte en su reino eterno.

    7. Juan 3:3–6

    Jesús le respondió: "De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios". Nicodemo le dijo: “¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede entrar por segunda vez en el útero de su madre y nacer? “Jesús respondió”: “De cierto, de cierto os digo, que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”

    Esta discusión sobre la necesidad del renacimiento espiritual desarrolla aún más la referencia anterior a los "hijos de Dios" que son "nacidos de Dios" (Juan 1: 12-13; cf. Juan 8: 39-58; Juan 11: 51-52). La frase “nacer del agua y del Espíritu” en Juan 3:5 se refiere al nacimiento espiritual, que limpia del pecado y trae transformación y renovación espiritual.

    El agua aquí no se refiere al agua del nacimiento físico, ni es probable que se refiera al bautismo. El trasfondo probablemente sea Ezequiel 36:25-27, donde Dios promete: “Te rociaré con agua limpia y quedarás limpio, y te daré un corazón nuevo, y pondré mi Espíritu dentro de ti".

    Si deseas más información sobre el tema “nacer de nuevo”, consulta Juan 2:29; 3:9; 4: 7; 5:1, 4, 18. El reino de Dios, un tema importante en los otros evangelios, se menciona en Juan 3: 3, 5 (revisa la referencia al reino de Jesús en Juan 18:36).

    8. Juan 3: 16-18

    Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del único Hijo de Dios.

    Aquí está el resumen más famoso del evangelio en toda la Biblia. Porque se conecta al v. 15 y explica lo que sucedió para hacer posible que alguien pueda “tener vida eterna” (Juan 3:15), es decir, a través de la fe en Cristo. “Dios amó tanto al mundo” fue una declaración asombrosa en ese contexto porque el Antiguo Testamento y otros escritos judíos habían hablado solo del amor de Dios por su pueblo Israel.

    El amor de Dios por el mundo hizo posible que “todo aquel” (Juan 3:15) que crea en Cristo, no solo los judíos, tenga vida eterna. El amor de Dios por el mundo no fue un mero sentimiento, sino que condujo a una acción específica: dio a su único Hijo a sufrir y morir y, por lo tanto, cargar con el castigo por los pecados.

    El propósito de dar a su Hijo era hacer que el gran regalo de Dios de la vida eterna estuviera disponible para cualquiera, para quien crea en él, es decir, para quien confía personalmente en él. “No perecer” significa no caer en el juicio eterno.

    Tener vida eterna quiere decir disfrutar de una vida de gozo abundante y bendición inconmensurable en la presencia de Dios para siempre. Aquellos que creen en Cristo tienen esa “vida eterna” y ya experimentan sus bendiciones en este tiempo presente, todavía no completamente, pero en una medida significativa.

    Aquellos que no creen y no confían en Cristo no tienen una posición positiva ni neutral ante Dios. Ya están condenados ante Dios por sus pecados porque no han confiado en la solución de Dios para la culpa; el único Hijo de Dios. Este versículo también refuta la afirmación de que una persona sincera que sigue cualquier religión (que no acepta a Jesús) puede tener vida eterna con Dios.

    9. Tito 2: 11-14

    Porque la gracia de Dios ha aparecido, trayendo salvación para todas las personas, enseñándonos a renunciar a la impiedad y a las pasiones mundanas, y a vivir una vida de dominio propio, recta y misericordiosa en la era presente, esperando nuestra esperanza bienaventurada, la aparición de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, que se entregó a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y para purificar para sí un pueblo para su posesión, celoso de buenas obras.

    La gracia de Dios que salva también enseña a vivir de una manera nueva, y así deben vivir los cristianos. Uno no puede realmente pretender ser un receptor de la gracia salvadora sin ser también un alumno de la "gracia instructora". Este cambio en el estilo de vida tiene sus raíces en la expiación (Tito 2:14) y la expectativa del regreso de Cristo (Tito 2:13).

    La frase “Traer la salvación” para todas las personas a veces se malinterpreta en el sentido de que todos (sin importar como actúen o en qué crean) serán salvos. Sin embargo, no es así. La gracia salvadora enseña a sus destinatarios a decir no al pecado y sí a la bondad. En la época actual se enfatiza que esta bondad debe vivirse aquí y ahora.

    El griego para el término esperar (prosdechomai) a menudo conlleva una connotación de entusiasmo. Poner la mente en la verdad del regreso de Cristo impulsa a la persona a trabajar por la rectitud (1 Juan 3: 2-3). Pablo ancla su llamado a la misericordia en el hecho de que uno de los propósitos de la muerte de Jesús fue santificar a su pueblo. Abandonar la misericordia es despreciar el sacrificio de Cristo.

    10. 1 Tesalonicenses 5: 9–10

    Porque Dios no nos ha destinado a la ira, sino a obtener la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros para que, despiertos o dormidos, vivamos con él.

    “Porque” conecta este versículo de salvación con 1 Tes. 5:6–8 en general o la exhortación específica en 1 Tesalonicenses 5:8 a ponerse el casco de la esperanza. Pablo reafirma lo que dijo en 1 Tesalonicenses 5:4: los tesalonicenses no tienen nada de qué preocuparse, porque no están destinados a la ira sino a la salvación en la segunda venida.

    "Despertad" alude a la preocupación de los cristianos vivos con respecto a su destino en el día del Señor (1 Tesalonicenses 5:1-11), mientras que "dormidos" alude al destino de los cristianos fallecidos (1 Tes. 4:13-18). En la segunda venida, los cristianos experimentarán una nueva calidad de vida en la compañía de Cristo.

    Te invitamos a leer: ¿La Salvación Se Pierde? Mitos Y Verdades

    Pensamientos finales

    Allí tienes algunos de los más explícitos versículos de salvación que puedes encontrar en la biblia. Estos te muestran con detalle lo que significa la salvación, cómo puedes obtenerla, cuál es el único camino para llegar al reino de Dios y mucho más. Esperamos que estas citas bíblicas te hayan llenado de conocimiento y puedas entender un poco más el tema de la salvación y sus implicaciones. Que Dios te llene de bendiciones.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información